Salir al ruedo

Consejo Editorial
Jorge Rodríguez Gómez
Freddy Ñáñez
Felipe Saldivia
Gustavo Borges Revilla
Directora
Mercedes Chacín
Editor Jefe
Carlos Cova
DirecTORa de Arte
Edarlys Rodríguez
COORDINADOR DE FOTOGRAFÍA
Jesús Castillo
Asesor Editorial
Reinaldo González
Redacción
Rocío Cazal
Mabe Chacín
Kay Yam Hung
Gustavo Mérida
Diseñadoras
Zonia García
Fátima Rodríguez
Ilustrador
Alfredo Rajoy
Fotógrafos
Ambrosio Plaza
Jonathan Mendoza
CORRECTOR
Rodolfo Castillo
LOGÍSTICA
Idania Bracamonte
Daniela Fernández
Edi Cordero
Colaboran en esta edición
Clodovaldo Hernández, Malú Rengifo, Yanira
Albornoz Ríos, Mauricio Sánchez, Andrés Eloy
Hernández, Jessica Mena, Melany Pérez, María
Centeno, L. “Razor” Balza y Nataly Sanoja.
Fotografía de portada: Ambrosio Plaza.
Impresión
Complejo Editorial Alfredo Maneiro
Editorial Papirus Impresores 2004, C.A.
epale.ciudadccs@gmail.com/@epaleccs
Comercialización y Ventas:
0212-8080323/0426-5112114
Distribución: 0212-3686750
Depósito Legal: pp201202dc4166
contenido
02
04
Simone de Beauvoir
Mancheta y demás
05
08
Mujeres en obra
Una garganta con alma antigua
10
11
Janis según Kaybeliz
La lucha tiene cara de mujer
— perfil
— CIUDAD
— mitos
— EL MENJURJE
— música
— miradas
18
20
Salir al ruedo
Inspirado
21
24
Constancia en ruedas
Sibaritas y pelabolas
26
27
Cine y medios digitales
Rajatabla (II)
31
32
— minicrónicas
— entrevista
— crítica y media
— cruci
compacto
— sexodiversidad
— gastronomía
— cuento
— cuentos
del arañero
Una publicación de la
Revista Gratuita Circula los domingos con el Diario Ciudad CCS
búscala de lunes a viernes en nuestra sede: esq. san jacinto,
edif. gradillas "c", piso 1, al lado de la taquilla única de servicios municipales
Premio Nacional de Periodismo “Simón Bolívar”, 2014.
Premio Municipal de Periodismo “Guillermo García Ponce”, 2014.
02
PERFIL
03
Simone de Beauvoir:
la bandera
que ondea aunque
no haya viento
Pionera de las luchas feministas, polémica por naturaleza, cuestionadora de las grandes instituciones
de la sociedad —como la familia, el matrimonio,
la maternidad y la educación—, la filósofa, escritora
y docente francesa se adelantó a su época y aún hoy
sigue estando a la vanguardia
POR Clodovaldo Hernández
ILUSTRACIóN ALFREDO RAJOY
Convencida de que los lentos avances logrados hasta ese tiempo
por la mujer habían tenido como epicentro el trabajo, Beauvoir
sostenía que sería ese mismo factor el que le garantizaría su plena
libertad en el futuro. También afirmaba que la emancipación solo se
logrará en la medida en que se produzca un gran cambio cultural.
“Mientras no se haga realidad una perfecta igualdad económica en
la sociedad, y mientras las costumbres permitan a la mujer disfrutar
como esposa y amante de los privilegios que corresponden a alguPor si lo anterior fuera poco, era atea y estaba a favor de todas las cau- nos hombres, el sueño de un éxito pasivo se mantendrá, frenando
sas populares y revolucionarias del mundo. Para completar su genio y su propia realización”.
figura, era la pareja (no la esposa, por supuesto que nunca se casaron)
de Jean-Paul Sartre, uno de los pensadores más prominentes del siglo Especialmente duros fueron sus juicios en torno al matrimonio y la
XX. Con él, aparte de la relación amorosa, compartió el existencialis- maternidad. “Las cargas del matrimonio siguen siendo mucho más
pesadas para la mujer que para el hombre (…) El cuidado de los
mo, la tendencia filosófica que ambos ayudaron a edificar.
hijos y las tareas domésticas están a cargo, de forma prácticamente
Sus planteamientos en torno al rol de la mujer en la sociedad, recogi- exclusiva, de la mujer”, expresó, causando gran escándalo.
dos en 1949 en el libro El segundo sexo, constituyen una de las fuentes
de inspiración del movimiento feminista que creció vigorosamente Además de filósofa, ensayista y docente, Beauvoir fue una gran esdurante la segunda mitad de la centuria y que, en buena medida, es critora. Publicó las novelas La sangre de los otros, Los mandarines y
responsable de que se hayan atenuado y, en algunos casos, eliminado La mujer rota; y textos autobiográficos como Memorias de una joven
las discriminaciones que afectaban a las mujeres, incluso en países formal, La plenitud de la vida, Una muerte muy dulce, Final de cuentas y La ceremonia del adiós. En este último libro, que se centra en su
como Francia, considerada cuna de los derechos humanos.
larga relación con Sartre, revela algunas de sus conversaciones.
Simone de Beauvoir era polémica por naturaleza. Todavía hoy sus
frases más célebres causan urticarias. “La familia es un nido de per- Daniela Saidman, desde tierras guayanesas, traza con rasgos poéversiones”, “La naturaleza del hombre es malvada; su bondad es cul- ticos el retrato de Simone: “Era una de esas banderas capaces de
tura adquirida”, “El esclavo que obedece es el que eligió obedecer”, ondear aunque no haya viento, tal vez porque era la brisa que sabe
“Es lícito violar una cultura, a condición de que se le haga un hijo” volar ideas y caricias. Una mujer excepcional para su tiempo y para
nuestro tiempo de mujeres libres, liberadas y liberadoras”.
son apenas algunas de sus afirmaciones más conocidas.
Simone de Beauvoir cuestionó el matrimonio, la maternidad impuesta y la familia como expresiones de una sociedad patriarcal, organizada en torno a los machos. Criticó la educación que imponía
todos esos valores y defendió el derecho al aborto. Estas luchas, que
aún hoy resultan tremendamente revulsivas, las emprendió a mediados del siglo XX, así que es posible imaginar la profundidad del impacto que causaba esta notable francesa cada vez que abría la boca.
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
04
el menjurJe
«
Mujeres
a Rajatabla
«
cine
Amazonas,
el negocio de este mundo
De Carlos Azpúrua. Sala Cinemateca
del Museo de Bellas Artes. Hoy, 4:30 pm.
barrio nuevo
y tricolor
Hay alguien allí
¿No la vio? Usqtbdv (*). Casi que es inaceptable. Anda rodando por el interior.
La información de la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor que
saldría en la prensa (alguna. Otras, lo niegan) estaría llena de datos y
cifras como arroz picao. Aquí, les decimos sencillamente que la pintura
de brocha gorda —luego del friso— es lo último que se pone y lo único
que quienes no viven en el barrio ven. Entonces, luego de escaleras aptas,
cloacas canalizadas, huecos tapados y etcétera, es cuando usted, habitante exclusivo de la clase media, observa la pintura. ¿Y el cariño al pocotón
de edificios viejos de la avenida Presidente Medina, en la parroquia San
Pedro? Cariño auténtico sin mirar a quién.
Celarg francés
(*) Usted sí que tiene bolas de verdad.
Ponerle salsa de maíz Heinz
(u otra marca) a una auténtica
cachapa con auténtico queso
de mano.
Desde mañana, y hasta el último día de este
mes, a las 5 y 7 pm, en la sala Cine Celarg 3,
pasarán 11 películas francesas y dos en coproducción con Túnez y Marruecos. La peli más
vieja data de 1953. Las entradas cuestan Bs. 30
y la sala no es grande. Si está acostumbrado al
ritmo hollywoodense, bájele dos y pruebe otra
manera de disfrutar un filme.
En París, el 24 y 25 de enero y tocando juntos
desde hace 20 años, Gustavo Dudamel y la
Orquesta Sinfónica Simón Bolívar enaltecerán el talento venezolano en el final de esta
nueva gira por Europa, que abarcó cinco
países. En la gráfica el concierto en Bruselas.
Edición Número Ciento. Año 03. ÉPALE CCS
Cinestesia
Arrancan el jueves próximo. Con un tuit
lo dijeron: “¡Pendientes!”.
Caracas, 3 de octubre de 2014.
05
CIUDAD
MUJERES EN OBRA:
CONSTRUYENdo
SU TECHO
MADRES, HIJAS, TRABAJADORAS O AMAs DE CASA, NO IMPORTA EL ROL QUE CUMPLAN... ELLAS, CON TRABAJO Y ORGANIZACIÓN, CONSIGUEN UN SUEÑO: TENER UN HOGAR PROPIO EN EL
CAMPAMENTO de MUJERES EMPRENDEDORAS, HECHO POR SUS
PROPIAS MANOS
POR KAY YAM HUNG
FOTOGRAFÍAs JONATHAN MENDOZA
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
06
nes de semana, como lo pudimos constatar
el sábado pasado, cuando se incorporaron
luego de las festividades navideñas.
“Para obtener mi vivienda tuve que trabajar como obrero”, comenta Karen Cortés,
madre de tres hijos (Karelys, Blaiky y Jhoskarly). Afirma que no fue un trabajo sencillo, pero aprendió de quienes ya estaban
capacitados. A todas les enseñaron cada
una de las tareas que podían realizar, como
vaciar las placas para lanzar el concreto,
después palearla, pasarle el cepillo y, finalmente, poner todo parejo.
Comenzaron las jornadas de trabajo para construir la torre A
El trabajo de construcción de obras suele
ser considerado exclusivo para los hombres
y, digamos que, más allá del machismo, esto
tiene que ver también con la fuerza física
que requiere. Pero, ¿quién dice que no lo
pueden realizar las mujeres? De Sociedad a
Camejo, un grupo de compañeras trabajan
en el campamento Nueva Comunidad Socialista Mujeres Vencedoras, dejando claro
que no existe reto alguno que no puedan
superar.
Son 32 familias que se unieron y a las que
se les asignó el terreno junto con el financiamiento para la construcción después de cuatro años de lucha. Hace un
año fue entregado en obra gris y todos
los miembros de las familias pusieron
manos a la obra.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Al llegar al lugar se puede apreciar que dos
torres están listas —la B y la C— y justo al
lado se encuentran los movimientos de tierra en el espacio que ocupará la torre A.
La organización es esencial en la comunidad, sin ella no hubiesen terminado tan
rapidamente. Sus horas de trabajo están
apuntadas en un cuaderno donde las voceras las van contabilizando. “Este es un
punto esencial”, según nos cuenta la vocera principal de la obra, Yulimar Colina, pues quien trabaje más obtendrá más
beneficios.
Todas estas mujeres son un ejemplo de lucha: no esperan que les caigan las cosas del
cielo ni mucho menos que se las regalen.
Yulimar todos los días se levanta antes de
que salga el sol y lo primero que hace es
asignar a cada una de las mujeres las actividades planificadas para ese día. Luego de
eso lleva a su hija de 9 años al colegio, en El
Paraíso, regresa y sigue supervisando que
todo vaya en orden.
Desde hace unos seis meses Yagneglis
Chancay, conocida como Yuyi, habita su
vivienda acompañada de los suyos. Esta
muchacha de tan solo 25 años es una de las
principales voceras de producción solidaria del campamento y, además, trabaja en No se limitan a la autoconstrucción: lo que
están haciendo estas familias es un proyecuna banca de caballos con su esposo.
to integral, en el que todos los miembros
Las jornadas de trabajo son libres, el cam- tienen derecho de palabra y pueden partipamento abre desde las 7 de la mañana y cipar en la toma de decisiones, que se reacada uno se va incorporando en la medida liza en asamblea de ciudadanos y ciudadaque su horario se lo permita, sea de día o de nas. Han participado tanto en el diseño de
noche. Hasta en la madrugada se trabaja. la edificación (con sus limitaciones) como
Los días de las jornadas fuertes son los fi- en los detalles de cada espacio.
Caracas, 18 de enero de 2015.
07
“Las mujeres emprendedoras y los hombres
sometidos” es el eslogan que les pusieron los
vecinos y la misma gente que las veía echando pico y pala, cargando bloques, batiendo
cemento, utilizando el güinche, desenredando cabillas o haciendo lo necesario para ayudar, como Greimar, quien tiene seis meses de
embarazo. Por su estado, es la responsable de
recoger la basura, estar pendiente de que los
niños estén en un solo sitio o, simplemente,
salir a comprar algo si hace falta. No se le
hace pesado el trabajo pues, al fin y al cabo,
todo ese esfuerzo será recompensado. La barriga no le impide colaborar y trabajar hasta
que Ashley quiera salir.
muy pronto
La Nueva Comunidad Socialista Mujeres
Vencedoras espera terminar la construcción para finales de abril. Entre las tres torres habrán construido 32 apartamentos:
sencillos, de dos y de tres habitaciones, todos con un baño.
En la parte del frente estarán unos locales
que ellos mismos manejarán. Allí venderán
productos elaborados en varios espacios
socioproductivos de la ciudad.
Al lado de las torres B y C se encontrará el
parque Hugo Chávez, espacio que se pretende adecuar, en la medida de lo posible,
para contar los pasos que dio el Comandante en sus primeros años de vida.
Pero ahí no queda todo. Los planes contemplan que en la parte baja de la torre C funcione un Simoncito junto con una biblioteca.
Pasen por el frente de esta obra y palpen
cómo con constancia, organización y mucho trabajo en equipo se pueden lograr las
metas propuestas. Vayan y hablen con las
protagonistas de este proyecto para que les
cuenten sus experiencias.
Juntas hacen que el trabajo sea más fácil
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
08
MÚSICA
Anna Rosa Rodríguez
Una garganta
con alma antigua
tras una especie de revelación, a los 8 años de edad,
supo lo que quería hacer por el resto de su vida:
cantar. Luego del academicismo, del canto lírico y una
"pasantía" por las bandas sagrado familión y tapuruiná,
actualmente se enfoca en el canto experimental
POR mabe chacín
FOTOGRAFÍA Ambrosio plaza
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
09
A los 8 años Anna Rosa Rodríguez tuvo
una revelación. Ese momento luminoso lo
recuerda como si fuera ayer: un cuarteto de
cuerdas y una cantante lírica, Monica Danielle, entonando el “Ave María” en la boda
de su tío. Ante el asombro por la pericia casi
inhumana de aquella mujer, Anna supo lo
que quería hacer por el resto de su vida: cantar. Afición que reconfirmó cuando vio el
filme Farinelli y escuchó por primera vez a
Farinelli Il Castrato, el soprano italiano que
fue castrado —por orden de su hermano—
para que mantuviera, a pesar de su adultez,
su aguda tesitura. Comenzó a estudiar a los
15 años en la Escuela de Música Lino Gallardo y este año, a sus 33, expondrá su recital de grado. Su primera hazaña fue tocar
“Natalia” en la guitarra. “La guitarra clásica
es un instrumento muy íntimo”. Por eso la
hizo su compañera entrañable durante los
turbulentos años de la adolescencia. “Luego
estudié violonchelo y canto lírico. Ahí fue
cuando decidí dedicarme profesionalmente
a la música. Después estudié Etnomusicología en el Iudem, que ahora se llama Unearte,
y en principio yo era la única estudiante de
esa mención, tenía las clases para mí sola”.
Anna siempre ha sentido mucha curiosidad
por la música, “por lo primigenio, por las
raíces y por el origen de todo lo que hago.
Mi interés por el chamanismo, desde niña, al
igual que mi curiosidad por conocer y estudiar la música de tradición oral me llevaron
a estudiar etnomusicología”. Algo recurrente en su imaginario ha sido la figura del psicopompo: un ser mitológico que conduce
almas. “Me gusta verme a mí misma como
un canal. Creo que todo artista lo es, pues
su trabajo consiste en conectar mundos, en
proporcionar experiencias. El artista, a mi
modo de ver, utiliza los sentidos que tiene
fotos mariángel pacheco
El salón está oscuro. Solo la luz de unas
cuantas velas permite ver el rostro de una
mujer que parece buscarse a sí misma dentro de la oscuridad. En el piso: un círculo
y un triángulo delineados con algún polvo
blanco (quién sabe si mágico) le confinan
un espacio para contorsionarse, batirse,
arrastrarse. No hay palabras. Sus escarpados
—pero suaves— movimientos se transmutan en atmósferas y texturas con juegos tímbricos que van creando colores y armónicos:
la voz.
La Garganta: proyecto donde la voz cobra visos de integralidad
más despiertos para concentrar la esencia
de las cosas que lo rodean y hacer un trabajo representativo de esa realidad para que
otros se conecten y construyan significados
a partir de ella. Soy una servidora”.
En 2006, cuando se dio cuenta de que era capaz de improvisar ante un público “más orgánico y cercano”, diferente a la audiencia del
canto lírico, “más delimitada, donde el artista
no puede evitar sentirse escrutado”, decide
empezar su camino por la música experimental. “Comencé a componer caseramente. Empecé a expandirme y a investigar mi instrumento fuera de los esquemas convencionales”.
Así como fue como llegó al Sagrado Familión,
a Tapuruiná (ver Épale CCS Nº 48) y a muchos proyectos donde su propuesta efectista y de atmósfera vocal hacían de perfectos
acompañantes. Trabajó durante tres años en
el mundo de la danza contemporánea con
el coreógrafo cubano Alexey Tarán en compañía del compositor Andrés Level. En 2010
grabó con la agrupación de música barroca
Música Reservata el disco Magnificat, a los
que se le suman dos discos más con Tapuruiná: Tapuruiná (2009) y Los dones del hombre
verde (2014).
Hoy, además de dar clases de música en distintas instituciones, se dedica a su proyecto
personal, llamado La Garganta: “Una curioCaracas, 18 de enero de 2015.
sidad interdisciplinaria” en la que todavía
trabaja conceptualmente y de la que se sabe,
hasta ahora, que tendrá una intención integral: el cuerpo como instrumento plástico,
el dibujo, la performance. Acaba de participar —el 4 y 5 de enero— en el IX Festival
de Performance PerfoChoroní, en el que
mostró su primera obra solista, dedicada a
Mercurio, inspiración que le llegó a través
de un sueño “arquetípico”.
Para crear éteres y contrastes sonoros, Anna
solo se vale de su voz y de un pedal de sustain que le permite hacer distintas capas
de sonido en vivo. “Tal vez por el corte experimental de lo que hago, el escenario, al
menos en Venezuela, sea un poco reducido.
Sin embargo, creo que es algo muy relativo, ya que en las oportunidades en las que
me he presentado en un contexto de calle,
el público se ha mostrado muy interesado.
Mi trabajo es muy intimista y toca temáticas que no son convencionales. Trabajo
mucho con simbología y creo que, dentro
de la contemporaneidad de las cosas que
me interesan, tengo como un alma antigua”.
Para Anna, en el momento en que está cantando deja de ser ella y se convierte en un
instrumento para generar sensaciones. Según
ella, es a través de ese pensamiento que logra
vencer su timidez.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
10
MITOS
jANIS
sEGÚN
kAYBELIZ
POR REINALDO GONZÁLEZ D.
ILUSTRACIÓN jessica mena
Janis Joplin era humana dentro de un sistema
inhumano. Lo sabía, como algunos, y lo asumía, como menos. Decir que cantaba como
negra es apenas otro pequeño pedazo de la
verdad. No solo las negras cantan desde las
vísceras, porque no solo las negras sufren, y
no solo las mujeres, con tres puntos suspensivos, lloran. Pero negras como Bessie Smith,
Aretha Franklin o Billie Holiday alimentaron
su estilo, una exquisita y atormentada mezcla
de rock and roll, folk, jazz, blues y soul.
Para una cuerda de enanos mentales cuya
misión en la vida pareciera ser pegarle etiquetas a cuanta cosa no comprenden, Ella
era “jipi”, con tono despectivo. ¡Apártense!
Son los mismos que llegan a usar “librepensador” como insulto.
televisión estadounidense. Para acompañar
el canto, llevaba a todas partes su autoharp,
una especie de cítara con un dispositivo capaz de silenciar las cuerdas que no forman
parte del acorde deseado. Tuvo relaciones
sexuales y amorosas con hombres y mujeres, casi tantas como despechos —esos
apocalipsis personales a los que vamos sobreviviendo, a decir de Rosa Montero. El 16
de agosto de 1969 participó en el festival de
Woodstock, donde tuvo que repetir “Ball
and chain” y “Piece of my heart”:
I said come on, come on, come on, come on
and take it, take another little piece of my [heart now, baby,
break another little bit of my heart now, [darling, yeah.
hey! have another little piece of my heart Nació el 19 de enero de 1943 en Port Arthur, [now, baby, yeah.
Texas. Vestía largas, suaves y a veces desgas- you know you got it if it makes you feel good.
tadas faldas, pero también jeans si la formalidad le requería un poco más. No componía Y consumía alcohol, marihuana y la muy
canciones, las inventaba, dijo durante una temida heroína, a la que se atribuye su tementrevista en The Dick Cavett Show, de la prana muerte el 4 de octubre de 1970, a los
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
27 años de edad. Por esto es la única mujer
de la lista original del Club de los 27, que
completan Brian Jones, Jimi Hendrix, Jim
Morrison y Kurt Cobain.
Le pregunté a Kaybeliz López, la única
mamá que puede tener mi hija, Habana,
qué pensaba de Janis Joplin. Me respondió
cualquier cosa, pero se quedó dándole a la
cabeza. Horas después me escribiría este
mensaje de texto:
“Janis es dolor, pasión y sensualidad. No se
opacan estos elementos. Es como una de
esas bebidas alcohólicas con las que se emborrachaba, todo mezclado. Tenerla frente
a frente, hablando hipotéticamente, debe
ser intimidante: el tono de su voz, sus nueve vidas de gato vividas con solo 27 años,
todo junto con pelo airado, todo allí. Debió
haber sido una gran experiencia, así como
haber sido uno de los hombres o mujeres
que la amó”.
Kaybeliz debería escribir más seguido.
La lucha tiene
cara de mujer
En revolución ha habido avances en torno a los derechos de la mujer, pero aún faltan logros: no solo más
curules y cargos representativos, sino también conquistar otras leyes progresistas como la del matrimonio igualitario Y la despenalización del aborto
POR Rocío Cazal
FOTOGRAFÍAS Ambrosio Plaza
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
ILUSTRACIÓN JESSICA MENA
11
MIRADAS
12
“¿Esa tipa es feminista? Naaah, ¡y no puede
vivir sin un tipo al lado!”. “Claro, es feminista porque no levanta ni el polvo de lo fea que
es”. “Esas son así por marimachas. Ni maquillaje se ponen. ¡Son desaliñadas!”. Frases
como estas se escuchan a diario de parte de
hombres y mujeres en contra de quienes militan en el feminismo.
Claro, quienes piensan así tienen en mente
el hecho de que ellas pelean titánicamente
contra ellos en una especie de guerra de sexos. No, no se trata de eso. El tema va más
allá de una pugna: es la lucha incansable
por la igualdad de condiciones y en contra
del patriarcado que ha impuesto el sistema
capitalista durante siglos.
Así, de esta manera, lo veía desde siempre
el presidente Hugo Chávez Frías, quien a
través del texto constitucional visibilizó a
las mujeres y promovió la igualdad de derechos entre ellos y ellas.
No en vano, el 16 de septiembre de 2010, tras
tantos logros obtenidos (más los que vendrían y vendrán), Chávez se declaró así: “Soy
feminista, lucho y lucharé sin tregua porque
la mujer venezolana ocupe el espacio que tiene que ocupar en el corazón, en el alma de la
patria nueva de la revolución socialista”.
Por ahí está yendo la cosa, tanto que desde
hace cinco años se han venido reuniendo
unas 30 organizaciones de mujeres, a escala
nacional, en la red de colectivos e individualidades revolucionarias llamada La Araña
Feminista, que busca espacios de encuentro
para discutir y acordar acciones.
Alejandra Laprea, cineasta, integrante del
colectivo Tinta Violeta, así como de la
coordinación nacional de La Araña Feminista, recuerda que cuando se discutió la
Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores
y las Trabajadoras (LOTTT) se reunieron
en mesas de trabajo donde se consolidaron
las propuestas feministas para ese estatuto
jurídico.
“Fue un trabajo de más de un año que se hizo
en todo el país, donde se llegaron a acuerdos
y consensos de estrategia. Hay un artículo que
pasa desapercibido y que para mí es central,
el que contiene el concepto de trabajo. En la
antigua ley, el trabajo nada más era entendido
como el que tiene un empleador con empleado y empleada. El feminismo nacional tenía
mucho tiempo haciendo otra propuesta de
concepto de trabajo, que no es esa relación
de dependencia sino que es toda la actividad
que hacemos y que produce riqueza, no solo
monetaria sino espiritual, y que emana de la
economía del cuidado que abanderaron mujeres como Nora Castañeda: el trabajo que hacemos cuando cuidamos, desde nuestras casas,
cuando decidimos asumir una labor dentro
de la comunidad, el trabajo como un espacio
de realización para la liberación y donde no
hay opresión. Eso lo recoge nuestra actual ley”.
Muchos movimientos feministas se han organizado para exigir sus derechos. FOTO LUIS BOBADILLA / ARCHIVO
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
13
Es por esto que Laprea se suma a decir que el
feminismo es una construcción cotidiana y
permanente hecha en colectivo. “Es una corriente de pensamiento, de accionar político
que es absolutamente radical y revolucionaria porque, sistemática y permanentemente,
se está cuestionando no solo la realidad que
la rodea sino lo que en mí está generando
como pensamiento. Hay muchos feminismos, muchas formas de asumir la militancia.
Convivimos, nos cuestionamos, nos increpamos pero, sobre todo, nos respetamos”.
La guerra simbólica
El problema de ver a las feministas como Las mujeres están en constante aprendizaje de las leyes que las protegen
“raras” viene de los estereotipos impuestos.
Así lo ve María Centeno, caricaturista y artista plástica: “Es lo mismo cuando a los izquierdistas nos decían que éramos comeniños, acomplejados y envidiosos de los ricos.
Es simplemente una guerra simbólica: si se
quiere desprestigiar a un movimiento, se le
dice de todo. A las feministas se nos ha dicho que odiamos a los hombres, que somos
feas y hasta lesbianas. Ojo, estas también
tienen derecho a ser feministas. Es como
una guerra mediática y es un poco de lo que
están siendo objeto todos los movimientos
progresistas del mundo. Simplemente hay
un ataque simbólico”.
Naile Manjarres, periodista y participante en
La Araña Feminista, también piensa que estos planteamientos buscan minimizar el movimiento y dar a entender que el machismo
es igual al feminismo: “También ocurre esto
porque hay mujeres que se asumen feministas y manejan un discurso confrontativo contra el hombre, pero no se puede generalizar.
Parte de la institucionalización del patriarcaLa Carta Magna las visibilizó a todas y, a partir de ella, surgieron otros estatutos jurídicos
do es hacernos ver como resentidas, como
los chavistas ‘somos resentidos’. Lo quieren
ver así porque demandamos justicia y al que
Un poco de historia
oprime, al que le molesta, no le gusta que uno
se queje o se mueva por nuestros derechos”.
Cuando, inicialmente, se instala el feminismo en Alemania, las mujeres estaban
unidas al movimiento comunista (Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo, por ejemplo).
Pero esto no niega los logros. Manjarres y
La clase burguesa o pequeñaburguesa era la que luchaba por los derechos. Así
Centeno están de acuerdo en que en estos 15
ocurrió también en los años 70 en los países anglosajones.
años de revolución se ha avanzado mucho
Ahora, en estos tiempos, el feminismo del siglo XXI es popular porque las mujeres
en torno a los derechos de la mujer. Y no escon discapacidad, pobres, afrodescendientes, indígenas, amas de casa, por ejemplo, han sido las más segregadas. Para las feministas, este movimiento, en cien
para menos, pues —aparte de estar presente
años de historia, como pensamiento y en su accionar político, jamás se planteó ir
en la Carta Magna— se promulgaron la Ley
contra el hombre. El enemigo claro es el sistema patriarcal androcéntrico, que es
Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres
un sistema de valores que impone la idea de que las mujeres valemos menos.
a una Vida Libre de Violencia, la LOTTT,
la Ley para Protección de las Familias,
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
14
El enemigo claro de nosotras es el patriarcado, por eso se lucha por un sistema en el que se reduzca la brecha de desigualdad
la Maternidad y la Paternidad, así como la seres dependientes de las familias y las co- la mujer. Era como salir a la calle a conquisLey de Igualdad de Oportunidades para la munidades, no vamos a tener las mismas tar el derecho civil. Ganamos el derecho a
condiciones para la participación política”.
estar en el espacio público, pero ahora cómo
Mujer, entre otras conquistas.
es eso que puedo votar pero no puedo deciSí, se palpan los logros, pero para Centeno De hecho, en La Araña Feminista revisaron dir sobre mi cuerpo. Ahora empieza a haber
también ha habido retrocesos: “Por primera datos y descubrieron que las jóvenes no tie- una lucha más íntima”.
vez tuvimos una mujer ministra de Defensa nen ni 10% de participación política. Esto
y por primera vez tenemos de Interior y Jus- ocurre porque en las comunidades, en los En este sentido, Bello habla acerca de la deuticia. Ha habido muchas mujeres en cargos consejos comunales, en el PSUV, por ejem- da que hay en cuanto a la ley de derechos
importantes pero, al mismo tiempo, antes plo, quienes están “guerreando”, como se sexuales y reproductivos, que contemplaría
había una ley que garantizaba que 30% de la dice, son las abuelas, quienes ya dejaron de el derecho a decidir sobre el cuerpo de la
mujer y la despenalización del aborto. TamAN debían ser mujeres y ahora tengo enten- cuidar en la casa.
bién recuerda que falta una ley de amas de
dido que somos 16%. La idea es que seamos
casa y la ley de igualdad de género para tener
50% porque somos 50% de la sociedad. No La lucha sigue...
es que seamos ignorantes porque más de la Para Nancy Bello, médica psiquiatra, psico- un cuerpo teórico legislativo que nos permimitad de los graduados en las universidades terapeuta y colaboradora del Movimiento ta seguir avanzando, además del reglamento
somos mujeres, pero hay un convenciona- Ana Soto y del Frente de Mujeres Bicente- de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las
lismo que dice que no estamos preparadas nario 200, el feminismo es una posición, un Mujeres a una Vida libre de Violencia.
para ejercer cargos de representación políti- estilo de vida, una manera de lucha y está de
ca. Hasta en los sindicatos, así sea del magis- acuerdo con sus otras tres compañeras en “Aún hoy en Venezuela estamos luchando
terio, del sector textil o gráfico, la mayoría que los “teorizadores del feminismo” tratan para poder tener interrupción del embason mujeres y los representantes sindicales de enmarcar a las mujeres en un determina- razo. Mira las grandes contradicciones: en
siempre son hombres”.
do patrón porque la visión patriarcal es verla otros lados fue conquistada gracias a las lucomo una enemiga que lucha por dominar al chas progresistas, que no han parado, y aquí
Laprea, por su lado, señala que conquistare- otro, cuando en realidad lo que se busca es la todavía no la hemos conquistado”, señala
Bello, a lo que Centeno recuerda, por otro
mos todos nuestros derechos políticos cuan- igualdad sin subordinación.
lado, cómo Cuba avanzó en este tema en
do el ejercicio, la participación y el protagonismo político sea exactamente en igualdad No solo se trata de estar contra el machis- los años 60, cuando despenalizó el aborto,
de condiciones. “No hemos resuelto el pro- mo, sino de una lucha constante que data de y hace poco lo hizo Uruguay. El resultado:
blema de la cotidianidad. Mientras la mujer hace siglos. “Desde 1938 hasta el 1948, en cero muertes en jóvenes por estas prácticas,
sea la única responsable del cuidado de los muchos países se le dio el derecho del voto a que aquí aún son clandestinas.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
15
Lo logrado
En 15 años se logró la Ley sobre el
Derecho de las Mujeres a una Vida libre de Violencia, el Ministerio y el Instituto Nacional de la Mujer, Banmujer,
52 tribunales de atención de violencia
contra la mujer, la LOTTT, los centros
de atención y formación integral de
la mujer (Cafim), las casas de abrigo, la Misión Madres del Barrio, la
Defensoría del Pueblo, la Dirección de
Protección Integral de la Familia de la
Fiscalía, así como el empoderamiento
y capacitación de mujeres en temas
de derecho, entre tantas conquistas.
“Al igual que hemos logrado en estos 15
años tener soberanía en el país, las mujeres debemos tener soberanía en nuestros
cuerpos. Es absurdo que la Iglesia, el Estado y las leyes tengan poder sobre nuestros
cuerpos, cuando todo el mundo sabe que
penaliza básicamente a las pobres. Las ricas con embarazos no deseados van a clínicas privadas, pagan y salen tranquilas,
sin peligro; pero las pobres tienen que estar
metidas con gente inescrupulosa, haciendo
procedimientos peligrosos y muchas veces
terminan con hemorragias, infecciones,
maltratadas en hospitales, perdiendo la capacidad de tener descendencia o muertas”,
continúa Centeno.
La ley del matrimonio igualitario también
es una deuda, aunque hace pocos días el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, tomó
la batuta en este tema para que sea debatido
en la Asamblea Nacional.
Todas coinciden en que si una pareja heterosexual tiene derechos sucesorales, a casarse, a
tener hijos y a la identidad, ¿por qué los y las
homosexuales no pueden tenerlos? Es simplemente una cuestión de derechos.
La idea de las feministas es que los valores
más retrógrados de la sociedad no se impongan sino que todas podamos tener la
capacidad de reconocernos en la diversidad
y que si hay que luchar contra las posturas
más conservadoras, pues se seguirá en esa
batalla.
Las mujeres han tomado papel protagónico en estos tiempos, pero falta más participación
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
18
minicrónicas
Salir al ruedo
Cuando por fin decidió salir, descubrió que
el camino había desaparecido. La vez que se
lavó la mente de molestias sintió la necesidad de encontrarse en soledad. Meditar podía librarlo bajo la lupa del repaso, escudriñar pasajes, arrojarle valentones a su miedo,
espulgarse de picaduras inexistentes, tomar
elixir para purgarse de delitos no cometidos.
La falsa comunicación lo proveía de una
atención ficticia. Era feliz en desaparecer un
tiempo, ocultarse en su música clásica, retornar en infusiones y frutas de temporada,
coleccionar adverbios de estados de ánimo,
ver los resultados del beisbol, desanimarse
por la posición de su equipo, oír “Medias negras” de Willy Chirino, descomponer el pesimismo con baños repentinos, su repertorio,
pues, instalado como una App de emergencia. Los ocho meses de engavetamiento
lo habían triplicado de cuidados hacia los
carros, su renovación del título de peatón,
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Lo animó el aviso clasificado en El Sol de
Margarita en el que se ofertaba una casita con
un solo vecino a tres kilómetros de distancia.
De repente el dueño le dijo que no quería
venderla y llegó a un acuerdo para que se la
cuidara. Hizo su travesía cotidiana en caminatas entre playa El Agua, playa Parguito y
Paraguachí. Construyó unos anzuelos que lo
libraron de todo mal, sobre todo de la química impura del supermercado. Hizo papagayos que volaba rodeado de la gritería de sus
nuevos amigos que, apenas terminaban sus
tareas, acudían al vuelo cotidiano.
ño de la casa, sin usar manzanillas ni tilo
para curar insomnios urbanos, vivía alejado de los carros, no extrañaba el ruido de
Caracas, no se descomponía, no se componía, hizo un programa de baños solares de
mar con indicaciones precisas para quitar
los guayabos citadinos y las pasiones excesivas por la dialéctica de los orgasmos
innecesarios, se dio cuenta de que sudar
y luego oír salsa a la orilla de la playa lo
curó del amor imaginario por el pastillaje
y construyó un peñero que le sirvió para
darse cuenta de que el inglés del liceo era
totalmente inservible para comunicarse
con los amigos que él paseaba hacia Los
Frailes y le enseñaron a leer a Whitman en
inglés y se lo declamaba mientras les enterraba un pescado en la arena.
Una tarde se dio cuenta de que habían pasado cuatro años sin la presencia del due-
Por Andrés Eloy Hernández
cargaba manzanilla para librarse de estados
gripales, hacía ejercicios de yoga en pleno
metro, desintoxicaba sus abusos con tres limones exprimidos antes de salir el sol.
Caracas, 18 de enero de 2015.
20
SOBERANÍAS SEXUALES
Inspirado
POR GUSTAVO MéRIDA
ILUSTRACIÓN JESSICA MENA
“En una cama de hotel nos sorprendió la mañana, ropa en desorden
y tú la mujer habilitada”. ¿Habilitada? Según el DRAE, es hacer a
alguien o algo hábil, apto o capaz para una cosa determinada.
Pero “habilitados” estamos todos, aunque nos hagan o seamos más
o menos hábiles. Escuchar una y otra vez esta canción del argentino
Luis Ángel Márquez y cantada por el puertorriqueño Eddie Santiago
es el inicio de una inspiración que merece una explicación. No es un
erotismo que avanza sobre los pasamanos de un autobusete; se trata
de hundirse en la letra de algunas canciones llamadas “eróticas”.
“Dos desayunos, señor, para la suite 911. No tema usted si al llamar
solo el silencio responde”. ¿Y la propina? Desconsiderado.
“Tú me quemas. Tú hierves en mi sangre al mirarte, nena, me vuelves loco y no combino mis ideas, no sé lo que me pasa…”.
Honestidad absoluta. Eso, se agradece siempre. Que una mujer te
provoque aquello es inolvidable. Que la veas, que te vea y solo puedas pensar en introducírselo y quedarte ahí una vida y ella que piense en lo que sea, como generalmente hace.
“En una cama de hotel tú y yo en silencio en el alma, dos cuerpos
muertos de sed en unas sábanas blancas”. ¿Recuerdas al mesonero
del room service? Al final, después de un tiempito, y sin que ella lo
esperara, le propuso matrimonio; ella aceptó, se casaron y siguieron
sepultando penas en la piel. Conviviendo se endurece el cuero, lo
que no hay que perder es la ternura. La piel también es un órgano
“...que mientras más lo hacemos todavía más queremos”. Cuidado,
mucho cuidado.
Usen condón. Al igual que en la pasada edición, en la sección “Menjurje”, la sana intención de aconsejar a quienes a veces no quieren
nunca está de más.
Sin apuros. Justifiquen saborearse las humedades sin remordimientos. Monta una guarimba dentro de la sexualidad de quien amas,
si tan irracional eres. Rueda libre los domingos. Canta una canción
con influencia de Jodorowski. Oye a Sabina y a Gino, embadúrnense
de dulce de leche. Pásala contigo mismo y con ella con casi la misma
frecuencia. Créanse poetas, obreros y estudiantes, soldadas o turistas, putas e ignorantes.
Tú no seas patana con él. Tú no eludas sus rituales.
No te creas demasiado. No me creas con los ojos abiertos. No adivines sin soñar.
No te olvides del quinto punto: salvar a la especie humana.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
21
ENTREVISTA
(Casi) EN MOVIMIENTO
Constancia
en ruedas
Un plan "B" significa que hubo un plan "A". Y aunque María
apareció como si fuese un plan "C", resultó grato conversar con una joven que, casi con la misma edad de esta Revolución —y sin querer hablar de política—, tiene claro
cuáles son, entre otras, las funciones de un gobierno,
Uno bueno
POR gustavo mérida
fotografías jonathan mendoza
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
22
Ella se llama Rita. “Ah, ¿la catira?”, me preguntan los otros mototaxistas cuando la
buscaba. Primero estaba en La Bandera y
luego se mudó a El Peaje. “Antes tenía una
Vespa y ahora anda en un Ge Ene”. Pero
nunca la hallé, como dice PTT Lizardo en
“El blues de la cuneta”. Luego, sin la entrevista a la mototaxista me aparecí en la
redacción y me miraron como tenían que
mirarme.
Luego de esquivar, argüir y distraer sin
mucho efecto, encontré el esquivo plan
“B”: “¡A una bombera!”, exclamé orgulloso de la gran idea. Redactar la carta dirigida al cuerpo de bomberas y bomberos
del Distrito Capital, agarrar unas revistas
y llegar a la sede duró un poquito más que
el santiamén.
Pero, a mi modo de ver, las trabas burocráticas que te colocan en las instituciones
para hacer un trabajo, cuando saben que
trabajas en algún medio de comunicación,
se sostienen en el mal trabajo —valgan las
redundancias— de quienes trabajamos en
los medios de comunicación. Es como si
algún burócrata pudiera llegar a pensar:
¿vino un periodista?, pues que se joda, que
pase una carta y espere la respuesta.
No da tiempo de esperar esa respuesta. “¿Y
si buscamos a una bombera de estación de
gasolina?”, pregunta Jonathan, el fotógrafo,
mientras buscamos el plan “C”. “Por estos
lados no hay —me dice un bombero de la
estación de gasolina de la avenida Lecuna—, están por Las Mercedes”.
Casi a las cinco de la tarde llegamos al Parque Extremo Los Ilustres. Allí vimos a María, una jovencita.
—Hola. Háblame un poquito
de ti
—Hola. Me llamo María Alejandra Arias,
tengo 14 años, y… soy skate.
—¿Se puede decir
“patinetera”?
—Ajá.
—¿Cómo es eso?
—Es fino. Me gusta. Es un deporte. Aunque
la gente no lo vea así, sí lo es.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
23
—¿Cómo lo ven?
—Como que somos unos vagos y que nos la
pasamos en la calle, pues, y que no hacemos
cosas buenas.
—¿Qué hacen bueno?
—Estudiamos, arreglamos nuestras casas y
todas esas cosas.
María habla con la dificultad que da la
respiración agitada por el esfuerzo físico.
Se me había ocurrido entrevistarla entre
pirueta y pirueta, hasta que Jonathan, documentalista, escritor y patinetero, además
de fotógrafo, me dijo que de ese modo ella
perdía el ritmo. “Se enfría, se desconcentra”. Así que la ocurrencia llegó hasta allí. Se
siente bastante raro tener casi medio centenar de años y sostener una grabadora, a pie,
en medio de un parque en el que todos, y
María, la única fémina, tienen patinetas o
patines y menos de tres décadas de experiencia en lo que sea. Estaba atravesado.
—¿Cuánto tiempo tienes
practicando?
—Dos años.
—¿Quién te enseñó?
—Nadie. Aprendí sola.
María me cuenta que a los 12 años pidió
“un niño Jesús”. Me dice el nombre de los
trucos o figuras, todos en inglés. Half cab
noise slide, Kicks’n flip, Ollie. Unos le salen,
otros no. “Estoy nerviosa”, me dice mientras
se aleja. Vive en el barrio León Droz Blanco,
muy cerca. Para los que hablan de vagancia, esta gente está aquí sudando y dando
vueltas una y otra vez, con una constancia
que ya quisiera uno para escribir o para lo
que sea.
Empieza el atardecer. Jonathan tiene que
aprovechar la luz; él y María se ocupan de
la sesión de fotos. Sentado viendo hacia el
Paseo Los Ilustres, rememoro lo que antes estaba aquí: nada. Uno se contenta con
Caracas, ¿no?, y con las autoridades que
cumplen. Aquí nadie se mete con nadie. La
sesión de fotos se prolonga y ustedes están
leyendo esta perorata porque me siento
igual que un presentador cuando le piden
que hable más para hacer tiempo porque
todavía el artista no está listo, o lista.
“que sigan haciendo más parques,
más cosas buenas, en toda Caracas,
en toda Venezuela. Aquí se está
creando un grupo, una escuelita
para los niños que quieran venir”
—
Jonathan dice: “Una más”. Terminan.
—¿Qué estás estudiando?
—Tercer año.
—¿En dónde?
—En un liceo.
De inmediato, ella dijo: “No, ¡mentira!”.
Luego me dio el nombre del liceo. En honor
a la verdad, no percibí la broma. Fue muy
rápida, fue buena, y ahora comprendo su
risa al decírmelo.
—¿Tienes novio?
—No.
—¿Por qué?
—Porque no.
Practica este deporte durante todo su
tiempo libre. No quiere hablar de política. Claro, si se percibe la política con etiquetas. Al final hablamos de eso. Admira a
Curren Caples, “un chico que patina”, y a
Leticia Bufoni, brasileña. “Ella patina bastante”. La joven patinetera nombra a otras
que patinan aquí. Hablamos un rato más,
hasta que María se queda en silencio. Yo
también. El fotógrafo se nos une. Pero no
es un silencio incómodo. Ella descansa.
“Jonathan, ¿hay alguna pregunta que quieras hacerle?”. Él piensa un poco y le dice:
“Diría que aproveches este espacio para
que tú, como patinetera, comentes y digas
las cosas que creas que hacen falta, aquí en
la ciudad, para nosotros”.
escuelita para los niños que quieran venir.
Luigi, Daniel, todos ellos. ¿Cosas que hacen
falta en el parque? Bebederos. Que las luces
prendan siempre. El baño. Que pongan policías acostados”.
—¿Por qué?
—Los carros pasan muy duro. Por ejemplo:
una viene patinando y cualquier señora se
quiere acercar a ver, no sé qué. Entonces,
con los policías acostados se puede cruzar
la calle tranquilamente. Cuando se van las
tablas (las patinetas) para la calle vienen y
las parten.
—¿Cuánto cuesta una
patineta?
—Coye, ahorita, alrededor de quince o veinte.
—¿Esa tuya?
—Esta me la dio el Gobierno. Te inscribes
en una página. Ellos vinieron para acá y me
dieron una.
Jonathan le pregunta su opinión de esa
gestión del Ministerio de la Juventud al
entregar patinetas. “Muy bueno, muy
bueno. Está bien, y yo creo que se deberían meter también a las tiendas de skate
y bajar los precios, ponerlos justos. Unos
zapatos para patinar, que si siete mil, diez
mil, y tú te quedas así como ¡cónchale!
Unas ruedas que si dos mil, tres mil. No
hay nada que baje de mil, solo los tornillos. Las tablas se dañan rápido. Mi mamá
no tiene para estar saliendo cada cierto
tiempo a comprarme una tabla de diez
mil bolívares”.
María hace un lado los monosílabos: “Pues
que sigan haciendo más parques, más co- —¿Algo más que quieras
sas buenas, en toda Caracas, en toda Vene- decir?
zuela. Aquí se está creando un grupo, una —¿Tienes agua?
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
24
GASTRONOMÍA
PICHONES DE SIBARITA
BISTRÓ A LA VISTA DE BOLÍVAR
POR Kay yam hung
FOTOGRAFÍAs JONATHAN MENDOZA
Todo aquel que pase por la esquina Gradillas
tiene que echar un ojito hacia el nuevo caférestaurante Bistró del Libertador, que solo
lleva tres semanas con sus puertas abiertas
después de que el alcalde de Caracas, Jorge
Rodríguez, lo inaugurara.
Por los momentos solo ofrecen servicio de
pastelería. Aunque no es mucha la variedad
que va a encontrar, todo lo que degustamos
estaba a la altura de un lugar gourmet. Probamos las tostadas acompañadas de una delicada mermelada de tamarindo. La desesperación por sacarla del pequeño envase
nos atrapó. Su costo, Bs. 130. Pedimos unas
galletas de chocolate para acompañar el
café. Son ricas pero tenga cuidado porque
cada una le costará Bs. 80 y ni hablar de las
calorías que se irán a las caderas.
Su entrada está ubicada al frente de la Plaza Bolívar. No se equivoque con la que está al frente
de la Casa del Vínculo —suele pasar. Al entrar,
será recibido por uno de los muchachos que
trabaja ahí, lo reconocerá de inmediato pues su
uniforme es tan particular como la decoración
del lugar. Tiene 11 mesas adentro y cuenta con A pesar de que su servicio es bueno, les
dos terrazas afuera que son techadas por los ár- recomendaría estar más pendientes de la
barra: tomarse un buen café va de la mano
boles que rodean la plaza.
con que llegue a tiempo y bien caliente.
Antes de adentrarnos en lo que ofrece su menú,
tengo que decirles que, sus precios no son los El lugar se presta para tomarse algo frío
y como uno de sus principales productos
más económicos de la zona.
es la cerveza artesanal (unos 3 o 4 vasos
saldrían de cada botella), no podíamos
dejar de beberla. Para esta tarea me acompañaron tres compañeros cuyos nombres
mantendré en el anonimato; según sus
testimonios la bebida estaba buena, tanto
que pedimos una segunda, no obstante su
elevado costo de Bs. 600 cada una.
Martín Embom es el encargado y nos comenta que el lugar abre de siete de la mañana a siete de la noche. Con entusiasmo nos
habla de que la idea es ampliar la gama de
productos, sin perder por un momento la
calidad del servicio y, principalmente, hacer sentir a los clientes como si estuvieran
en casa para que regresen.
Dentro de unas semanas tendrán a la venta ensaladas, sánduches y ceviches, todo
RECETARIO DEL PELABOLA
El pelabola
fotosintético
POR Malú Rengifo
malurengifo@gmail.com
Esta era una vez un pelabola que se enteró de que existen vitaminas que se agarran de la luz del sol. “¡Caramba!”, exclamó, “¡vitaminas gratis!”, dijo, y partió rumbo a la azotea del edificio —porque el pasaje para Catia La Mar lo estaban cobrando carísimo en
Gato Negro— para tenderse sobre una toalla a recibir los rayos de
nuestro implacable catire caribeño, mientras pensaba en lo generosa que era la madre naturaleza, hasta que se quedó dormido sin
un alma alrededor que le avisara que estaba agarrando un color
ligeramente achorizado. Y allí se quedó, sin siquiera darse cuenta
del leve olor a pelo quemao que empezaban a desprender aquellas
batatas flacas y pelúas, hasta que, un buen rato más tarde, se desEdición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
Esq. Principal
Esq. La Torre
Plaza Bol
Esq. Las Monjas
ívar
25
Restaurante
Bistró del Libertador
Esq. Gradillas
o
ir
le
sg
de
ab
e
rie
u
el
u
p
p
s
A
Im
Se
Calidad
Precio
Ambiente
Atención
gourmet, así como también vinos para que
puedan acompañar la comida.
Bistró del Libertador no es un lugar común: es un sitio acogedor en las inmediaciones del remozado centro caraqueño.
PRóXIMAMENTE
El café-restaurante forma parte de los espacios recuperados por el gobierno bolivariano. En este mismo edificio se abrirá
un restaurante de carnes en el segundo
piso, que en su momento visitaremos para
darles nuestra opinión.
pertó bañado en sudor y satisfecho de haber sintetizado vitaminas Siguió las instrucciones el muchacho. Al pelar el cristal de la sásuficientes para el resto del año.
bila, sospechó de las bondades del remedio. “Capaz me cura, pero
oleré a sobaco con pacuso para siempre”, se dijo, y empezó a so“¿Por qué no te echaste protector?”, le preguntó su casera a aquel pesar qué era peor: si vivir jediondo a guaralito con secutrillo o
joven cuando lo vio tratando de entrar a su habitación, encan- pasar los próximos días en medio de la ardezón, hasta despellejardilado y a medio achicharrar. “Porque estoy pelando bola y eso se completo, cual mapanare, pero solo por delante, que fue donde
es muy caro”, dijo, y justo en ese momento empezó a sentir una se quemó.
leve ardezón en la nariz y los pómulos, a la que no le prestó mayor
atención hasta el día siguiente, cuando despertó con la boca más Optó por la jediondez, así que siguió adelante con el plan: metió
hinchada que María Conchita Alonso y un bronceado a lo Julio en la licuadora el cristal de una penca bien gordita de sábila y lo
Iglesias, después de la quemazón… literalmente.
licuó con aceite de coco. Al terminar agregó un diminuto chorrito
de aceite de rosas y se dio a la tarea de frotarse las manos untadas
Convencido de que no podía dejarse ver por nadie en ese estado con el menjurje por toda la piel lesionada por el sol. Ni su hombría
de sobredosis vitamínica, el pelabola consultó con su casera, do- se vio lastimada ni ha tenido por qué hacerlo. Lo que sí sucedió fue
ñita resabiada en cuanto a plantas y remedios naturales se refiere, que de forma inmediata la ardezón comenzó a desaparecer, al igual
que con mucha paciencia y sin cobrarle ni medio le recomendó que la hinchazón.
empatucarse todo el cuero calcinado con un licuadito de cristal de
sábila, aceite de coco y agua de rosas, o aceite de rosas, que es más Siguió aplicándose el menjurje (que guardó en la nevera para concaro pero es muy bueno (eso sí, de a poquitico el aceite, que cuesta servarlo y aumentar su capacidad refrescante) dos días más y listo.
un ojo de la cara, y pelabola se vive, pero tuerto es como mucho). Recuperó la salud de su piel exageradamente vitaminizada.
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
26
CRÍTICA Y MEDIA
ENREDAD@S
UNA DE CIBERESPIONAJE
En junio de 2013 Edward Snowden,
un ingeniero informático estadounique prueban cómo el gobierno de
EEUU realiza ciberespionaje a través
de la Agencia Nacional de Inteligencia
(NSA) a millones de ciudadan@s en
medio mundo, accediendo a sus datos
personales a través de los servidores
de grandes empresas como MicroYahoo, Facebook,
YouTube o Skype,
además de otras en
el área tecnológica y
de telefonía.
El gigantesco plan
implicó, entre otras
cosas, pinchar los
teléfonos del Papa,
de los presidentes
de México, Alemania y Brasil, y el
ciberespionaje con
la gigante brasileña Petrobras. También comprendía una red de 16 bases
de monitoreo cibernético en el ámbito
internacional. En la capital brasileña
operaba la única de su tipo en América
Latina.
“El espionaje tiene que ver con petróleo, energía y con intereses económicos, y no con la seguridad nacional”,
aseguró el escritor y periodista gringo
Glenn Greenwald, a quien Snowden le
fueron publicados por el columnista
. Quizás por
en el diario
esa razón los más de 1.230 millones de
usuari@s de Facebook o los 255 millones de Twitter no perciban que forman
parte de la población que es vigilada.
nos” publicaron sondeos en los que la
gente
expresaba
que “no le importa
ser espiada porque
no tiene nada que
esconder”. Incluso
se hizo popular la
cuenta Twitter @_
nothingtohide (@_
nadaqueesconder).
Más allá de los comunicados de l@s
jef@s de Estado en
rechazo a la política
injerencista del gobierno estadounidense, no se registraron
protestas
ciudadanas masivas
contra el espionaje masivo en internet. Al contrario, el
crecimiento del uso de redes virtuales
como Facebook, los servicios de Google o aplicaciones privativas se ha incrementado desde entonces. La pregunta
del millón: ¿entiende la gente el valor
de su privacidad como derecho humano o vivimos en una sociedad que acepta con conformidad el ciberespionaje?
Por Yanira Albornoz Ríos
Cinenrollos
CINE VENEZOLANO 2014-2015. Aprovecho esta primera columna de enero para
desearles a todos y todas las mejores vibras
para este año que amanece.
El año 2015 empezó movido, con una muy buena noticia. De acuerdo con cifras que maneja
el presidente del Centro Nacional Autónomo
de Cinematografía (CNAC), Juan Carlos Lossada, la cantidad de espectadores que acudieron
a ver cine venezolano fue de 4,5 millones, la
mejor cifra en toda la historia, superando en
más de 80% la cantidad que hubo en 2013.
Aunado a esto, unas 25 películas fueron exhibidas en las diferentes salas del país.
Sin lugar a dudas, estas cifras son de gran
regocijo. Para este año el crecimiento parece
imparable: se pueden proyectar más de
54 películas, es decir, casi un estreno por
semana. La cantidad de espectadores debería
crecer en la misma medida. Hay números
muy buenos, a pesar de los amargados de
siempre, y este año puede ser definitorio en
la historia de nuestro cine. Por primera vez se
proyectará una película hablada íntegramente
en idioma wayúu; también por primera vez se
exhibirán dos películas animadas. El abanico
de opciones que se perfila para 2015 hará las
delicias de nosotros los cinéfilos. Ahora bien,
¿qué mejorar? Obviamente la promoción y
el mercadeo de las producciones. Muchas
películas pasaron por debajo de la mesa y eso
no puede ocurrir. ¿Sabían, por ejemplo, que ya
está en cartelera la película Dos de trébol?
Por otro lado, darle direccionalidad ideológica
a nuestro cine, especialmente al financiado
con fondos del Gobierno o filmado en los
estudios de la Villa del Cine. Es un punto que
debe ser tomado en cuenta. No es posible que
las películas que atraigan más espectadores sean las que tengan un tufillo escuálido
difícil de esconder. Tampoco deben dejar de
financiarse: es parte del juego democrático,
pero tenemos que promover al cine como el
instrumento ideológico que es.
Tenemos una bonita oportunidad para crecer y mostrar contenidos de calidad, insurgentes, irreverentes, de izquierda. ¡Vamos a
aprovecharla!
Mauricio Sánchez Díaz
diaz.mauricio@gmail.com
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
Caracas, 18 de enero de 2015.
27
CUENTOs
RAJATABLA (Ii)
POR LUIS BRITTO GARCÍA
Ilustraciones L. "RAZOR" BALZA
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
28
Explosión
Que me traigan el cajón quel diputado lo
quiere que me traigan el cajón quel diputado quiere evitar el compló subversivo
que me traigan el cajón que hay que evitar
el desfile en el cementerio la cantadera el
agite que lo traigan como al del otro con
plomacera para que saliera corriendo todo
el mundo y dejaran la urna en medio de la
calle o como al del otro con tumbadera de
puertas y reunión para robarle no sólo el
muerto sino también el osteráizer que lo
traigan y dejen desfondadas las sillas con
asiento de paja para que la funeraria les
cobre como a la otra familia quel cajón
me lo traigan con coronas y todo que lo
traigan sea de roble y con vidrio para ver
la cara como el del muchacho rubito que
repartía volantes que lo traigan sea de cartón piedra como el del que pasaba las medicinas que lo traigan que al diputado le
da cosa si no se lo traen ojo decir trancao
cuando empiecen las mentaderas de madre ojo si los padres se arrechan peinilla
con ellos ojo evitar agitaciones que pasa
como la otra vez que al tratar de meter el
cajón en la jaula tropiezan y se les cae y
el muerto rebota y al que lo tropieza diez
años de pava ojo no olvidar las coronas y
las tarjetas-telegramas que dan los nombres de sospechosos ojo redactar el informe muy bien que le interesa al diputado lo
que pasó y qué dijeron ojo omitir donde
digan coños de madre lo matan y después
se lo roban ojo no fue que lo matamos fue
intento de fuga ojo cómo no fugarlo si el
negro del carajo nos obstinaba si cuando no era la bomba en la embajada norteamericana era la bomba en el oleoducto
si cuando no se empeñaba en quedarse
callado era que nos hacía confesiones falsas y por un tris no allanamos una casa
de la misma misión norteamericana si es
que el carajo después que le saltamos todos los dientes la cogía de abrir la boca
enseñando las encías y eso caía mal si es
que el carajo se escapaba con cédula falsa
o con túnel si es que por aquí por allá el
diputado nosotros esperábamos la bomba
el chispazo la cazabobos la de relojería si
es que no quedaba más remedio que fugarlo ánimo la puerta tumbada a culatazos ánimo planazo aquí peinilla allá tiros
al aire para dispersar tanto doliente ániEdición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
mo las viejas que las encierran en el baño
ánimo rotura de colchones de almohadas
de ropero ánimo no hacer caso de tantos
manos arriba que no dice nada que nos
mira que nos mira ánimo hombro con la
caja ánimo épale que no pasa por el zaguán ánimo que dejen un momento las
metralletas que se enredan en los cerrojos
ánimo que espanten el abejero que cuidado resbalan con tanta margarita espachurrada en el suelo ánimo y estos carajos que
siempre les llevamos los muertos y siguen
haciendo velorio ánimo cataplún cuidado
que el diputado lo quiere enterito ánimo
qué tranca de tráfico carajo y el diputado
que tiene sesión en el Congreso ánimo
descargar en el garaje del sótano cuidado
Caracas, 18 de enero de 2015.
resbalan con las coronas ánimo el cuartito
donde espera el diputado que quiere ver
personalmente el ánimo todos en grupo
con la pata de cabra porque el destornillador muy lento ánimo ¿olerá? ánimo dice
el diputado mejor con el hacha y en efecto
astillas crujidos el diputado que se pasa el
pañuelo por los labios ánimo el homenajeado que aparece dentro del cajón los ojos
cerrados, la boca sin encías, pero llena de
algodón y con la mueca que cae mal y lo
peor de todo ante el diputado, el alambre
fino que va de la tapa que hemos movido
a la pechera de la pechera a la garganta de
la garganta a las pilas de las pilas al percutor eléctrico y el percutor eléctrico que en
este momento hace detonar la.
29
Picnic interrumpido
techo de paja; casa con pared de bloques
sin pintar, techo de asbesto; luego, trecho
baldío con arbustos cubiertos de tierra,
charco de color verde pizarra, caucho Firestone carcomido que aflora en él; seguidamente, casa con pared de barro, pintada
de verde perico con ventanas de tela de
saco, techo de paja, dos grandes peladuras
dejan ver el bahareque; después casa con
pared de bloque, techo de zinc herrumbroso, puertas pintadas de blanco y con
candado, con apariencia de no haber sido
movidas en mucho tiempo. Nuevo espacio
libre, sin arbustos; empiezan nueve estacas
con un metro y medio de alto con tres (3)
luego dos (2) luego un (1) hilo de alambre de púas que se retuerce y hace ovillos.
El sol está alto. Hacia la izquierda, sobre
el techo de zinc de la casa blanca y azul,
una nube pequeña, muy blanca y quieta.
En toda la calle, papeles, trozos de vidrio
verde y mierda de perro, en número indefinible. Frente a la casa pintada de rosado
oscuro, una lata volcada, color amarillo
cobre, invadida por el color pimienta de la
herrumbre.
Señor señoras que me matan sí estimados señores y señoras público presente
me llevan para matarme de repente ustedes y que haciendo picnic se atraviesan en
efecto me llevan para matarme en secreto
abajo señor será unos cien metros más al
lado señora será donde la espesura natural
conforme dirán los periódicos ocultaba la
excavación reciente y todas esas cosas bueno y ustedes haciendo picnic habráse visto
y las caras del agente del comisionado del
inspector y van a matarme la mayonesa en
un momento me matan el pan con mantequilla a lo mejor en otro lado no sea cosa
que los testigos la lata de salchichitas las
aceitunas, no, vámonos, será en otro sitio,
pero ustedes entienden, no, señores, ustedes entienden qué es lo que pasa a qué veníamos a qué me traían, la salsa de tomate,
no cabe la menor duda a un hombre que
lo traen hecho un cristo a un hombre que
los mocos le bajan hasta el cuello porque
la sangre ayuda a un hombre que vienen
ya con las palas porque la fosa era de poca
profundidad dirán los periódicos y lo conocido del occiso en los medios políticos
hizo que los victimarios (¡la policía, carajo!) desconocidos intentaran ocultar el
hecho.
Hacia la izquierda el aire ondula y no se
distinguen bien ni el comienzo de la fila
de casas ni varios cerdos cubiertos de polvo. De allí viene un perro pequeño, blanco
flaco. Tiene una mancha negra en la oreja.
Huele con diligencia los papeles que emergen como una espesa nata de los charcos,
los que se apelmazan bajo el alambre de
púas. Es minucioso, y hediondo. De cerca,
se le notan el rosado borde de los párpados,
el interior de las orejas, mechones de pelo
que estuvieron embebidos en algún líquido
que, al secarse, los ha dejado rígidos como
pinceles endurecidos. El perro se aleja hacia la derecha y está mucho rato examinando el caucho roto. Después pone rígidas las
patas, hace arcadas y vomita, escasamente.
Mira a todos lados, se aleja y sigue husmeando.
Ahora señor ahora señora ahora niñita qué
mal verdad esta nube sobre la ensalada de
gallina sobre la mortadela el oficial que
mira al sargento y el sargento que mira a
los rasos y los rasos que miran la camioneta con sirenas y luz roja, cómo, si el lugar era tan bueno si mariposas vuelan, si
será ahora necesario, porque esto es grave,
eliminar también al señor a la señora a las
dos niñitas que vieron, que podrían contar,
que podrían decir, y lo peor salchichas termo plato de cartón, la expresión del señor
gordo que ha comprendido y que ha comprendido que los agentes comprenden, y la
situación que se plantea, y que no hay forma de saber cómo se decidirá.
Todo este tiempo, un niño desnudo ha estado en el umbral de la casa pintada de verde, sentado en el suelo y pasando un dedo
untado en saliva por la tierra.
La calle
Es de tierra y tiene charcos muy quietos,
de color verde pizarra. Al sur, la hilera de
casas, definidas así: casa con pared de barro, franjas blancas y azul, techo de zinc;
casa con pared de barro, rosado oscuro,
El sol se ha movido. Se oye el zumbido de
una mosca, pero a la mosca no se la ve.
Caracas, 18 de enero de 2015.
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
30
Ella él
Él, que se acuesta con ella, él, que para
atraerla fue poniendo de manifiesto tan
diversos rasgos de carácter, su desilusión,
entre otros, su manera de manejar a lo
pase lo que Dios quiera, entre otros, su capacidad de contar verdades como si fueran
embustes, entre otros. Él que cuenta en
su haber los cien metros planos el gusto
por las medias caras el paralelo y risible
descuido por los zapatos el aprecio por
autores de los que llaman menores el tiro
con rifle la manía de no botar las camisas
viejas el tabaco inglés la confesión de que
cualquier pendejada lo conmueve la constancia —llámenla si quieren testarudez—
irracional, la teoría de que hablar con las
mujeres es perder el tiempo de que mejor
las manos que además siempre deben estar doblando tapas de refrescos monedas
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
quebrando astillas aplastando nueces para Él, ese carajo a quien inventé atribuyéndole
hacerle sentir a ella una cierta impresión las cualidades todas que creí que podrían
atraerla que en efecto la atrajeron y que en el
de peligro de inminente tenaza.
fondo no tienen nada que ver conmigo que
Ella, que tan repetidamente ha puesto de soy otra cosa, que como sabrán ustedes soy
manifiesto su miedo por las ratas cierto enteramente otra cosa.
sueño infantil de desamparo su aversión
hacia las señoras gordas el gusto de que le Ella, que tantos antedichos rasgos inventó
hagan cosquillas en el tercer espacio inter- para atraer, no a mí, sino al monigote falso que
costal derecho su indiferencia por la me- yo había creado, no a mí, sino a ese ser increítafísica su interés en la hiperconductividad ble que todas las noches la posee y que tiene
metálica su compulsión de romper jarro- tan poca existencia como el que ella ha creado.
nes su amor por los cuartos encerrados y
sin muebles su aversión por las jaulas con Ella él quién pudiera reventarle los ojos depajaritos su convicción de que los caraco- cirles a él cabrón a ella puta levantarles la
les arrastran el invisible carro del olvido tapa de los sesos, quien entonces yo y tú misu risa por las señoritas que se platinan su rándonos con horror y con asco desde nuespropensión a crear lenguajes cuyas pala- tra repentina verdad, nuestra extrañeza.
bras son ciertos guiños ciertas formas de
relamerse los labios.
Próxima semana: Rajatabla (III)
Caracas, 18 de enero de 2015.
mujeres del mundo
2
1
4
Levante, cargue
Honduras: guayabera
3
1ra instanOnomaAmeDominio
topeya Enajena- cia de la Figura 3 Sonreir, web
nazan,
para
dos personalide una
carcajear Argentina
intimidan
Trastorne
explosión
dad
con el
tufo
Jersey, sueter
tejido
Figura
central
Pájaro,
jilguero(pl.)
Figura 2
5
Símb.
quím. litio
Pimiento
Figura 4
Hipocorísticos de
Dolores
(inv.)
Vacío, desaguo
Vocal repetida
Todavía
(inv.)
Bóvido
salvaje
Figura 6
Verdura
Ave palmípeda
Embustero, falso
Al por
menor
Hurto,
robo
Rulo,
ensortijado
Figura 1
Símbolo
químico
del helio
Soplonas,
delatoras
Dos en
romanos
Símb. Lx
(inv.)
Clamé,
gimoteé
Acrón.
zona intermedia
entre los
puntos
cardinales norte
y este
Avergüenza
3600 segundos
Maravillas
... Burton,
cineasta
Jarabe
dulce de
frutas
Anda, se dirige
Voz contra aves
Arch. comprimido
Acrón.
very
important
person
Olvidé,
relegué
Amarra
Así sea
Final,
conclusión
(inv.)
&
Faldellín para
bailarinas
Voltean, viran
Negación
Negro en
francés
Compañía
(abrev.)
Sitúo,
coloco
Símb.quím.
radio
M en
números
cardinales
Época
Seda sin
brillo
Vocal
repetida
Dígito
binario
(acrón.)
Norma,
regla
Árbol, cigüeñal
Se encuentran,
se ubican
Fruto de
la vid
Coro,
orfeón
Larguero
Onomat.
de risa
Calidez
ardor
Diverso
Proyectil autopropulsado
6
Muy afide Vocal
Indivisa, Mitad
cionada a
repetida
unitaria semicorchea
Lloroso, bailar
quejumbroso
Tupa,
selle
Carta de
la baraja
Loca,
demente
Figura 5
Símbolo
químico
del osmio
Ocumos
e
L
s
t
e
l
i
t
a
A C O
L
A
P
E
N
I
N O
S
G A
I
N D O
A
X
A
F
M
I
N
U
E
N D O
I
C
E
J
U A N A
S
E
E
O
O
E
A U
R
L
A
S
A
T
A
POR NATALY SANOJA
A
J
www.sinapsispasatiempos.com
epale@sinapsispasatiempos.com
N
I
T
A
G
A
I
N G
S
A D
E
L
R
A
L
M
I
E
A
R
“La mujer que hace un mérito de su belleza, declara por sí misma que no tiene otro mayor”.
Julie de Lespinasse
SOLUCIÓN DEL ANTERIOR
Z
O
V
R O
U
A
B
I
E
D O
C
R
E
Z
T
S
A
S
L
O
J
L
F
O
R
R
E
S
O N A
A Ñ A
P
F
T
U
L
R
A
U
A
L
A D O
P
C
A
N A
R
A
P
I
O D A
S
P
A
S
E
T
C
H
E
V
I
E
N
A
N
T
O N
I
E
T
T
A
A
L
S
O R
B
I
P
O
L
E
T
S
Z
A
I
O
T
32
CUENTOS DEL ARAÑERO
Ni con peluca
POR HUGO CHÁVEZ FRÍAS
ILUSTRACIón MELANY PÉREZ
Una vez, estábamos con Freddy Bernal. Íbamos a una reunión
para Falcón y yo andaba con una peluca. Entonces se me queda
mirando el muchacho que trajo la sopa de chivo y unas arepas.
Era tarde en la noche; él me miraba y yo, tú sabes, ni hablaba, comiendo ahí con la cabeza bajitica. Cuando fuimos a pagar, él no
aguantó y dijo: “Oye, tú te pareces a Chávez, pero con cabello largo”. “No, chico, tú estás loco, qué Chávez ni qué Chávez”. La peluca era muy mala, me la compró Bernal, pero de esas bichas baratas. No teníamos ni una peluca buena, además tenía un mechón
por aquí como verde, como guaperó. Un mechón verde que yo
lo tapaba ahí, y hasta le eché color con un marcador, pero nada,
guaperó se quedó. Entonces, ya era de madrugada, veníamos de
Maracaibo, saliendo de Carora. Me meto al baño y cuando estoy
en el baño, parado ahí donde uno va, vienen dos tipos borrachos,
o medio borrachos, tú sabes. Se me quedan viendo, y yo incómodo, muy incómodo porque estaba en el baño, pues, haciendo
pipí. Le dice uno al otro: “¡A que es Chávez!”. Habían apostado
una caja de cerveza a que era Chávez. ¡Qué tremenda peluca!,
¿verdad? Se ganó la caja de cerveza y yo tuve que beber un trago
ahí con ellos, a celebrar y, claro, me quité la peluca. “Quítate eso
Chávez, qué vas a andar tú así. Todo el mundo te conoce”.
Otro día iba yo con la peluca y un sombrero manejando por no sé
dónde, Táchira creo que era, y aparece una alcabala de la Guardia
Nacional en el camino. “¡Ay, Dios mío, la Guardia!, ojalá que no
me pidan cédula”. Entonces, bajo el vidrio y me dice el guardia:
“Mi Comandante, tenga cuidado con el carrito que es del DIM,
que lo anda siguiendo”. ¡Qué tremenda peluca! Todo el mundo
sabía que era yo que andaba con una peluca.
Yo me disfrazo a veces para ir a un sitio de esos así, ¡ras!, puntual.
Otra vez era una reunión para darle una sorpresa a un ser de lo
más amado de mi vida. Me enteré que estaban reunidos en un
sitio y le dije a estos: “Vamos, peluca”. Entonces alguien me trajo
una peluca, pero así, abierta por aquí, ¿no?, como de indio. Y entonces llegué y, cuando me bajo en el sitio, dice alguien: “Ahí va
Evo”. Yo me reía mucho porque dije: “Es peor la cosa, porque no
van a decir: ‘Ahí va Chávez, ¡agárrenlo!’. ¡No! Van a decir: ‘Ahí va
Evo, ¡agárrenlo!’”. Me parecía mucho a Evo, en verdad, con una
peluca, abierta aquí, en dos.
¡Ay, Dios mío! Yo cuando salí de la cárcel, me divorcié. Tenía una
novia y una noche fuimos a la Hawaii Kai. Tiene unas cabañitas
por allá, y yo me metí pa’ las cabañitas, no andaba disfrazado
nada, andaba ahí bien agarraíto. Empezamos a conversar y estaban tocando música, unas gaitas, era como diciembre. Viene el
Edición Número Ciento doce. Año 03. ÉPALE CCS
mesonero, un timbre ahí, le dije: “Compadre, no vaya a decir que
estoy aquí, por favor, te lo ruego. Quiero estar un rato aquí nada
más”. “No, Comandante, no se preocupe”. ¡No! Al ratico estaba el
animador, allá: “¡Saludamos y bienvenido, el Comandante…”. Me
tuve que ir, porque fotos y no sé qué más. “Gracias, gracias”. Bueno, pero todavía de vez en cuando me disfrazo, y hasta de Evo.
Caracas, 18 de enero de 2015.