CUENTOS MITOS Y LEYENDAS Provincia Warnes

CUENTOS MITOS Y LEYENDAS
Provincia Warnes
1
L
PRESENTACIÓN
as políticas asumidas por el Gobierno Autónomo
Departamental en el ámbito cultural están definidas por dos
áreas de acción: la valoración de la cultura a través de la
implementación de espacios adecuados para la expresión de
manifestaciones culturales en un ambiente de intercambio que
permita rescatarlas y fortalecerlas. Además el fomento al respeto,
valoración y afirmación de todas las identidades culturales del
departamento.
En este marco, la presente colección rescata para las futuras
generaciones un conjunto de cuentos, mitos y leyendas que
reflejan la identidad cultural de cada una de nuestras subregiones.
A través de ese imaginario, místico en algunos casos, cada
narración nos abre paso a múltiples dimensiones en su lectura.
En ellos se ven reflejados valores, fe, analogías con la realidad
actual, simbolismos y cosmovisiones.
Pero esencialmente, este material es un espacio para que los
jóvenes expresen las diversas facetas que representa la memoria
oral de sus pueblos, incentivando nuevos valores en el género
literario, apostando al continuo desarrollo cultural cruceño y que
hoy finalmente ponemos al alcance de la población en general.
Rubén Costas Aguilera
GOBERNADOR DEL DEPARTAMENTO
3
L
SOBRE ESTA EDICIÓN
a Secretaría de Educación y Cultura, con el propósito de
estimular la creatividad de los estudiantes y principalmente
recuperar el acervo cultural guardado en la memoria oral y
escrita de cada provincia; a través de su Dirección de Cultura y
Turismo, encara desde la gestión 2012 el Concurso de Cuentos,
Mitos y Leyendas.
El presente material es el resultado de las obras ganadoras de
estos concursos: cuentos con temáticas y contenido regional,
acompañados de ilustraciones y con redacción vertida en
español. No obstante, se buscó privilegiar a aquellos documentos
que se presenten en su dialecto regional con su correspondiente
traducción.
Los participantes en esta primera etapa fueron estudiantes desde
5to de primaria hasta 5to de secundaria. Se estimuló que sus
obras estuviesen desarrolladas en base al diálogo con personas
de la tercera edad que habiten en sus municipios, fomentando
así el diálogo intergeneracional.
Cada relato juvenil es amplio y diverso en cada lugar; refleja el
contexto natural, cultural e histórico; creatividad en la redacción,
descripción de lugares, personajes y diálogos narrados con
modismos de la zona.
El jurado compuesto por personalidades ligadas al ámbito literario
y cultural, deliberó y definió los cuentos, mitos y leyendas que
mejor mostraban la singularidad de su población.
Esta publicación pretende contribuir a rescatar, revalorizar y
promover este tipo de expresiones, además de compartir el
conocimiento transmitido de generación en generación por la
tradición oral como parte de su patrimonio intangible. Y como
fin definitivo, fortalecer la identidad cultural de cada una de las
subregiones del departamento.
4
ÍNDICE
Título
Pag.
El Jipa
6
La historia del pan de arroz Warneño
8
El encanto
10
La curiosa
12
El fantasma de la lluvia
14
El hombre jichi
17
Amor en la Enconada
20
El diablo sin rostro viste de blanco
24
Alma de draguero
27
5
EL JIPA
Cuenta mi abuelito la leyenda del barrio El Jipa, de cómo y dónde
nace el nombre El Jipa.
Todo sucedió cuando dos cazadores caminaban cerca del arroyo y
del otro lado un borrachito que estaba perdido en el campo, gritaba
¡Jiiipuuu!; en esos años todo era monte, solo había caminos pero
no caminos como ahora. Y la gente decía es un borracho que está
perdido, poco después el borrachito llegó al camino cercano al arroyo
volviendo a gritar ¡Jiiipuuu! Y de lo perdido que estaba gritaba con
más fuerza ¡Jiiipuuu! Entonces los cazadores se escondieron del
borracho porque pensaron que era un fantasma, viendo pasar de
cerca al borrachito escuchan que decía Jipa, pero elay había sido
que estaba con hipo y decía ¡Jipa!, ¡Jipa!, los cazadores no supieron
donde se fue el borrachito.
Estudiantes: Alberto Blanco Rivero, Yesica Suárez Abrego, Greisy Coímbra, Fernanda
Rodríguez, Carmen Rosario Arias
Relator: Fortunato Nery Arteaga
Unidad Educativa: José Manuel Baca
Maestra (o): Ivana Antelo Núñez
6
Entonces el verdadero Jipa es el arroyo que ahora es conocido como
Villa El Jipa. Anteriormente al Jipa le decían La Enconadita. Al arroyo
iban muchas lavanderas de Warnes, donde había un charco de agua
clarita hicieron sus pozos y como en esos años no utilizaban jabón
de pasta, ni estrujador, utilizaban chala de maíz y con eso lavaban,
con esa agua clarita enjuagaban su ropa y cuando secaba la ropa
no olía a quiabó.
Los cazadores llegaron al arroyo en el cual había muchos frutos, la
gente de La Enconadita cuando no había que comer se iba al arroyo
a comer guapomó y cuando no había guapomó se comía guayabilla.
Entonces es así que se conoce el Barrio El Jipa, por el borrachito que
decía ¡Jiiipuuu! Y en realidad de cerca decía ¡Jipa!
7
LA HISTORIA DEL PAN DE ARROZ
WARNEÑO
Estudiante: Vladimir Flores Salas
Relator: Serafina Egüez
Unidad Educativa: Walter Azeñaz Bernal
Maestra (o): María Ester Ortíz
8
Cuenta la señora Serafina, que empezó a hacer el pan de arroz
cuando en esos tiempos no había harina de trigo, hasta los ricachos
comían el horneau de arroz que era hecho de harina de arroz,
preparándolo de la siguiente manera:
Molían el arroz en el tacú hasta que se convertía en harina, luego
la mezclaban con manteca de chancho; después cocían la yuca,
también la manteca no había como hay en lata ahora, era manteca
que cuando la gente carneaba sus chanchitos sacaban esa manteca
y era almacenada en latas y de ahí sacaban con una tutuma y le
echaban a esa masa y después se mezclaba con el queso y ese
queso era criollo, ellos tenían vacas entonces hacían su propio
queso a su manera bien rico, y eso se deja que madure en la masa
del pan de arroz porque le daba sabor, el gusto es el madurito que
hincha cuando madura, entonces empezaba la gente a poner ese
horneadito salía rico, bueno así tomaba la gente su café con ese
horneau de arroz, una comida sana y rica.
Las primeras personas que hacían el pan de arroz fueron: Doña
Clafira Román de Vaca, estos panes de arroces eran muy cotizados
ya que enviaban encomiendas a USA y la gente que quería comer
tenía que madrugar y hacer cola para poder comprar; cuando murió
Doña Clafira y Doña Eliza de Morales hizo después Doña Josefa
Araúz, hoy en día hay muchas señoras que todavía siguen moliendo
su arroz para hacer el pan de arroz como era antes.
9
EL ENCANTO
Hace mucho tiempo en un yomomo, lugar húmedo y fangoso donde
pocas veces caminaban y las veces que lo hacían fácilmente se
hundían, porque era un lugar muy blando.
Dicen los moradores de Warnes que habían cavado un paúro.
Una tarde cerca del anochecer, una mujer acompañada de su hijo
fue al paúro a acarrear agua para su consumo, llenó su cántaro y lo
colocó sobre su cabeza; de regreso a su casa caminaba y caminaba
y de pronto se da cuenta que su hijo no estaba a su lado, éste
desapareció misteriosamente.
La señora lo buscó por todos los rincones del paúro creyendo que
era una jugarreta de su pequeño y al no encontrarlo tiró el cántaro
de agua desesperada y comienza a gritarle por su nombre ¡Felicio!
¡Felicio! ¡Felicio!
Al ver que no respondía empezó a fatigarse, cuando de repente
escuchó que el niño estaba muy asustado desde el fondo del yomomo
y gritaba ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Mamá!
Mientras más desesperado era el grito, la voz del niño se alejaba y la
10
madre a lo lejos veía que se hundía el niño hasta que se perdió en el
pozo, sintió un terrible silencio y empezó a correr gritando.
La madre muy desesperada no sabía qué hacer, fue a pedir ayuda a
los vecinos y pobladores de Warnes. En su ayuda vinieron muchos,
pero nadie se atrevió a meterse al yomomo porque decían que el
pozo se lo había tragado al niño, todos quedaron con pánico desde
entonces y nunca más se acercaron.
De ese modo se formó el pozo que es un encanto muy peligroso, de
donde la comunidad prohibió sacar agua y de esa manera el lugar
fue abandonado. Ahora es un hermoso barrio llamado guajojó con
muchos habitantes.
Estudiantes: Jesús Álvaro Mamani, Nayeli Huayhua,
Julio Ovando, Raúl Justiniano, Eulalia Cruz
Unidad Educativa: Eugenia Ravasco
11
LA CURIOSA
No se vayan a confundir con la curiosa de Santa Cruz, ésta curiosa
es de nuestro Warnes aunque nosotros preferíamos el nombre de
viejinga metiche y chismosa.
Se contaba que había una casa hecha de tacuara donde vivía la
viejinga metiche, le decían así porque siempre todas las tardecitas
sacaba la cabezinga por la ventana, pues sabía que no tardaban
en pasar los borrachos, era la que siempre los criticaba y miraba
feo. Los borrachos pues, como vivían en un poblau donde todos se
conocían porque era muy chico Warnes, pues se enteraban hasta de
lo que no hacían. Ya bien enojados todos los borrachines querían ya
callarle la boca a la viejinga, pero una tarde alguien misteriosamente
los ayudo…
Como era de costumbre la vieja sacaba la cabeza pa` espiar,
entonces percibió a un hombre que traía una bolsa negra, la viejinga
ya miraba la bolsa antes que al hombre, éste se le acerca y sin dejar
que le vea el rostro le dijo muy amablemente: Disculpe ¿Me haría
el favor de cuidar mi bolsa un momento? yo vuelvo por ella, no me
tardo. La señora accedió.
Estudiantes: María del Rosario Melgar S.
Relator: Higinio Melgar Melgar
Unidad Educativa: Eugenia Ravasco
Maestra (o): Ruth Espinoza
12
Llegó la noche y aquel hombre no volvía por su bolsa, la viejinga
desesperada por saber que había dentro. Llegó el día siguiente y
dijo: ¡Aaa no! Si no vino ayer, ya me la aguante pero ahora no, abrió
la bolsa y se encontró con un montón de canillas de muertos. Nunca
más volvió a espiar la viejinga, nunca más volvió a fijarse, ni criticar
a nadie.
Se cuenta que este hecho solo pudo ser obra y astucia de uno solo
… el mismo diablo.
13
EL FANTASMA DE LA LLUVIA
El pueblo de Santa Rosita es un lugar chico y tranquilo de mucha
historia tradicional, muy conocida por el jocheo de toros y el pan de
arroz que se realiza en el mes de octubre a disfrutar del fandango en
Santa Rosita con mucha comida, bebidas tradicionales y champuneo
de bandas.
Al frente de la plaza de la tradición, se encuentra el pahuichi de Don
Antonio Miranda quien vive con toda su familia numerosa.
Antonio.- Se levanta de la silla donde acostumbra sentarse para
observar la plaza y a tres hermosas peladas, Norma, Doris y Jaquelín
que están de visita en el pueblo de Santa Rosita.
Antonio.- Las saluda y les pregunta ¿Cuál es el motivo de su visita?
¿Buscan a algún familiar?
Doris y sus amigas se detienen y responden: No…
Norma pregunta: ¿Cuál es su nombre de usted? Y Jaquelín a la
vez pregunta ¿Usted es oriundo del lugar? Antonio medio aturdido
responde: Si, desde que nací el 5 de mayo del año 1948 vivo en
este lugar y mi nombre es Antonio Miranda Patujú, hijo de Don Diego
Miranda Cuéllar y Doña Antonia Patujú S. no conozco mucho solo
Warnes, lugar donde estudie en el Colegio Constantino Cuéllar hasta
segundo medio.
Doris.- ¿Actualmente en que se desempeña? Agricultura en la
hacienda La Cabaña. Y ustedes ¿Quiénes son? ¿Qué les trae al
pueblo de Santa Rosita? Nosotras somos estudiantes en la ciudad
de Warnes del Colegio Elvira Castedo Vda. De Jordán y venimos a
conocer algunas leyendas, cuentos que seguramente se han dado
en esta región.
Norma.- ¿Usted conoce alguna de ellas? Si, por supuesto se
escuchan tantas como por ejemplo el silvaco, el carretón de la otra
vida, el lobo de la poza, el fantasma de la lluvia y otras, sobre todo
el fantasma de la lluvia que ocasiona terror a los lugareños por su
14
espantoso grito que anuncia la llegada de la lluvia y por ende la
llevada de niños solos y jóvenes borrachos.
Jaquelín.- ¡El fantasma de la lluvia!
Antonio.- Si, porque desde hace mucho este fenómeno natural es
conocido de generación en generación y va atemorizando a la gente
del lugar, acarreando todo cuanto tiene a su paso, en especial a niños
y jóvenes, es más ¡yo lo vi al fantasma de la lluvia!
Norma.- ¿Cómo?
Antonio.- Pasen a mi pahuichi se los voy a contar… la puerta se
abrió sin ruido, empujada por una mano cautelosa, ya sentadas y al
unísono las voces de Doris, Norma y Jaquelín preguntaron ¿Cómo
sucedió?
Antonio.- Bien el fantasma de la lluvia se manifiesta cuando llueve
torrencialmente, previo grito horripilante que lanza anunciando lluvia,
las calles de Santa Rosita quedan silenciosas, sin gente y cuando
aparece el fantasma de la lluvia, con su grito espantoso empieza a
acarrear todo lo que encuentra a su paso, más aún si son niños solos
o jóvenes borrachos.
Jaquelín.- ¿Usted vio al fantasma de la lluvia?
Antonio.- Yo viví esta experiencia con mis nietos y mi hijo Carlos; lo
sentí y vi su figura media borrosa entre la lluvia.
Norma.- ¿Qué pasó?
Antonio.- Con el grito espantoso que lanza el fantasma de la lluvia,
cuando todos corren, amarran y esconden a sus hijos pequeños.
Un día intentó llevarse a mis nietos encantándolos con la lluvia, lo
espante con el cola e peji y se esfumó, era como una persona que
tenía una fuerza increíble con el agua.
También intentó llevarse a mi hijo Carlos, que es el más bellaco de
mis hijos, un día en el que se había quedado tomando unos culipis,
justo la noche anunciaba lluvia el fantasma de la lluvia, con un grito
15
desgarrador sintió que se le aproximaba a él. Le entró escalofríos en
todo el cuerpo de pánico, empezó a gritar porque intentaba llevárselo.
Pude escuchar los gritos de mi hijo y logré salvarlo.
Doris.- ¿Cómo lo salvo?
Antonio.- Corrí hasta la mecánica de mi hijo, que está a unos pasos
de la casa donde vivimos, lo vi todo desfañangao medio acurrucao
a mi hijo Carlos, cuando intenté levantarlo sentí un empujón y con
fuerza trató de arrebatarme a mi hijo.
Jaquelín.- ¿Qué hizo usted?
Antonio.- Quedé apapayau por el susto y lo apeduque con fuerza a
mi hijo porque estaba a punto de perderlo, quedó diferente a lo que
era antes.
Jaquelín.- Gracias por su relato.
Antonio.- De nada, vuelvan existen en la región abuelos que conocen
otras historias.
Estudiantes: Norma Rodríguez Casas,
Jaquelín Huallpa Choque, Doris Ríos Aldana
Relator: Antonio Miranda Patujú
Unidad Educativa: Elvira Castedo
Maestra (o): Rosmery Zapata
16
EL HOMBRE JICHI
17
Hace muchos años atrás en la comunidad Valle Sánchez de la
provincia Warnes, cuentan los abuelos que en las cercanías de una
laguna con un hermoso paisaje colorido de árboles, con nidos de
aves, como loros, parabas, que extendían sus hermosas alas de
colores que combinaban con las flores silvestres.
Era un hermoso lugar donde la gente hacia sus siestas en hamacas
a la sombra de los árboles, un día muy temprano, un señor salió
de cacería; estando en el bosque ya un largo rato, sintió un fuerte
dolor, miró alrededor y para su gran susto era una víbora que lo había
mordido, se fue a su casa lo más rápido que pudo, contó lo sucedido
a su esposa que al curarlo se dio cuenta que en su piel se habían
quedado los colmillos de la víbora. Después de que lo curaron se
quedó dormido, en altas horas de la noche sintió una sensación muy
rara, asombrado vio como su piel estaba cambiando, tenía escamas
y empezó a transformarse en mitad hombre y mitad víbora.
18
Estudiantes: Owen José Lerins Vaca Delgadillo,
Diego Marcelo Castellón Calderón, Víctor Alejandro
Coímbra Vincenti, Kathia Borhorquez Pinto, Juliana Gutiérrez T.
Relator: Ramona Xillez
Unidad Educativa: Valle Sánchez
Maestra (o): Carmen Rocío Frías
Después de eso empezó a corretear a las personas que vivían en
las cercanías de la laguna para comérselas, sin poderse salvar ni
su familia, después de causar esos grandes daños se hundía en la
laguna a reposar.
Las personas asustadas después de muchos intentos por atraparlo,
ya sin esperanzas se unieron una vez más y planearon una trampa,
con la cual lograron atraparlo atándolo a un tronco para quemarlo,
así lo mataron. Finalmente las personas pudieron dormir después de
mucho tiempo tranquilas. Pero al pasar los días sucedió algo raro;
personas y animales desaparecían del lugar y por las noches se
escuchaba ruidos en la laguna que causaban miedo a todos, con
esto todas las personas deshabitaron las orillas de la laguna, muchos
decían que el espíritu del hombre aparecía convertido en jichi que
salía en las noches a posarse en sus orillas, desde entonces hasta
hoy todavía cuentan que él aparece. Esta laguna es ahora conocida
en Valle Sánchez como el Club Náutico.
19
AMOR EN LA ENCONADA
En el pueblo de La Enconada actualmente Warnes, vivía Fortunato,
un simpático trabajador y humilde muchacho.
Todas las mañanas asistía a su querida escuela Emilio Finot, la única
que había en el pueblo. La mayoría de sus compañeros venían de
las quintas aledañas de Marina, Tapera, Candelaria y otras.
Por las tardes iban en el carretón junto a su padre al chaco; para
Fortunato más que una obligación era su anhelo, porque le encantaba
cabalgar en su caballo sobre las inmensas parcelas llenas de
vegetación y árboles frutales que poseía su padre, más una gran
cantidad de cabezas de ganado que tenía que pastorear.
Y ¿Quién se iba a faltar a la fiesta del Rosario? Si había comida
para escoger desde pan de arroz hasta majau, con la tamborita y los
juegos que más le gustaba a la gente, pues quien más que Fortunato
ganaba el juego del pejichi a pesar de que fuera un juego torpe, a
los hombres les gustaba, a veces lograba llegar a la punta del palo
encebau y a atinarle al hoyo del quinto. Después venia el jocheo
de toros en el centro de la plaza, que era un cercado de alambres
y de postes de totaices, los toros enfurecidos levantaban mucha
tierra y todos se metían al centro para poder jochearlo, al terminar
el jocheo todos salían barcinos y revolcados. Esta fecha era la más
emocionante, esperada y bien organizada del pueblo.
A Fortunato, como le encantaba su pueblo, todo era tranquilo, los
vecinos se conocían muy bien entre sí, era gente muy hospitalaria,
educada, culta y muy trabajadora. Aquí nadie se moría de hambre
porque se servían de los cultivos y del ganado vacuno, esta fue y
sigue siendo una tierra prodigiosa.
Cuando llegaba el tiempo de la yuca, Fortunato y su padre iban a
cosechar de su chaco para venderlas en la calle comercio donde
estaba ubicado el mercado. La gente en sus carretones vendía sus
productos, o si no, hacían el trueque con los otros venteros.
La familia de Fortunato no sufría de nada porque su padre carneaba
20
y ordeñaba las vacas para vender carne y leche. Pero lo que
nadie sabía en esta historia, era que Fortunato moría de amor por
una linda muchacha de rubios, largos cabellos y una hechizadora
sonrisa llamada Nilda, era ella quien ocupaba todos sus sueños,
pensamientos e ilusiones.
Solo la podía ver cuando pasaba hacia el chaco y no más, pero
como su padre entregaba leche allí cada mañana, podía ser esta
una excusa para poder verla, pero ¿Cómo? Si en la mañana tenía
que ir a la escuela, pues decidió sacrificar unas horitas de sueño solo
para verla, todo por amor.
La había observado tanto que se sabía su rutina: Se levantaba
temprano para darles de comer a los chanchos y gallinas, los fines de
semana se iba a lavar la ropa de sus primos y su abuela con quienes
vivía en un arroyo cercano, lavaba con jabón de lejía y balsamina,
al terminar se acostaba a descansar sobre la orilla esperando que
seque la ropa y el almuerzo que sus primos le traerían.
21
Un fin de semana de esos, Fortunato pastoreaba las vacas en horas
de la tarde, de pronto se acordó que Nilda estaría en aquel lugar
lavando ropa, así que dejó las vacas enderezo su caballo y se fue a
puro galope. Llegó y ahí estaba, tan hermosa los dos se miraron y
empezaron una plática agradable; en el cielo se notaba lo tarde que
era pero Fortunato no quería dejarla sola, de pronto escuchó unos
caballos, eran sus primos que venían por ella. Fortunato se despidió,
agarró su caballo y se marchó pues ya era muy tarde y se había
olvidado de las vacas; notó que su padre se había ido, así que tuvo
que irse solo.
El caballo iba muy rápido cuando de pronto relinchó muy asustado
y amenazaba con tirarlo, Fortunato no sabía que pasaba, entonces
miró hacia atrás y un bulto negro estaba a punto de sentarse en el
caballo, pues era la viudita… toda la sangre se le subió a la cabeza
y lo único que pensó fue en no mirar atrás y hacer correr más rápido
al caballo. Llegó a su casa y estaba tan despavorido y tieso que al
querer bajarse se cayó.
Todos salieron en su encuentro lo notaron muy pálido y su nariz
sangraba, sin poder hablar entró a su casa, se había llevado un gran
susto, al parecer fue uno de sus peores días.
Pero para Nilda no, porque después de tan linda conversación no
pudo dormir bien, toda la noche pensando en él al parecer se estaba
enamorando.
Cada día se veían más y charlaban cada vez mejor. Una noche
Fortunato se atrevió a ir a su casa a cantarle una canción acompañado
de su guitarra, pero la abuela de Nilda lo corrió con un balde de agua,
al siguiente día la encontró recogiendo agua de noria, allí le robó un
beso; su padre lo había visto todo y se lo llevó del brazo sin decir nada.
Lo castigo sin dejarlo salir por varios días, pero se escapaba para
verla y decirle cuanto la quería. Luego de dos semanas se mudaron
a un lugar más alejado, pero antes le dijo a Nilda que volvería por
ella.
La razón de que su padre haya reaccionado así, era porque quería
que fuera cura y tenía que mantenerse culto hasta que cumpliera
22
la mayoría de edad (21 años) día en que tendría que partir hacia
el seminario. Fortunato no quiso cumplir el deseo de su padre y
montado en su caballo se marchó en busca de Nilda. Cuando
Fortunato llega, claro que Nilda aceptó porque había mantenido vivo
ese amor durante mucho tiempo, solo así su cuento de amor podía
terminar en “felices por siempre”.
Al pasar los años formaron una bonita familia y luego volvieron
nuevamente al pueblo como familia, juntos pasaron problemas
y pudieron solucionarlos, enfermedades, malos ratos, alegrías,
etc. pero pudieron mantener su amor vivo en el tiempo, pudiendo
presenciar todos los cambios que sufrió el pueblo de La Enconada
hasta convertirse en la hermosa y gran ciudad de Warnes..
Estudiante: Melissa Hilary Arteaga Justiniano
Relatores: Nery Rafael Arteaga Vargas, Hilda Viera Delgadillo
Unidad Educativa: José Manuel Baca
23
EL DIABLO SIN ROSTRO VISTE DE
BLANCO
Estudiantes: Pablo Adair Campos Urquiza,
Edil Sánchez Sánchez, Diego Alcocer Nosa
Relator: Raúl Sánchez Costaz
Unidad Educativa: Valle Sánchez
Maestra (o): Daly Yazmín Patsi Rojas
24
Según el relato de un poblador de la comunidad de Valle Sánchez
situada en la Provincia Warnes, un poblador nos cuenta, que años
antes algo sobrenatural aparecía por la madrugada en lugares
específicos y donde había poca luz;
Un grupo de pelaos luego de haber salido de un buri compartían en la
plaza central de la zona, ubicada frente a la capilla Nuestra Señora del
Valle, según cuentan ellos oyeron ese mismo caso pero lo ignoraron y
seguían compartiendo entre ellos, sin saber que un día de esos iban
a toparse con algo inesperado, pasaban los segundos, los minutos,
las horas, hasta que llegó la madrugada, eran aproximadamente
las tres de la mañana y empezaron a contar leyendas y cuentos de
miedo como todo joven. A la media hora siguiente ellos se reían de
esos cuentos… alguno empezó a sentir miedo, porque la plaza no
estaba modernizada así que se oían y veían cosas sobrenaturales.
Cuatro y treinta de la madrugada, era sábado, los amigos se
cansaron de contar sus cuentos, otros dormían en la misma plaza y
en esa época estaba por llegar el invierno, entonces amanecía tarde,
bueno el caso es que querían ir a sus casas porque hacia friecito
y empezaron a decir ¡Vámonos! Pero como habían contado esos
cuentos, tenían pues miedo, eso era obvio, así que se fueron tarde
a sus casas, suerte de esos pelaos que vivían en la misma calle así
que se fueron en grupo.
Ese día sábado, fueron a hacer su propio buri en casa de uno de los
amigos, era más adentro de Valle Sánchez. Empezaron a compartir
bailado y bebiendo, como dicen barril sin fondo, contaban de sus
enamoradas, de chicas y todo lo demás. Llegó la media noche y lo
más obvio fue que no hablaron para nada de los cuentos y leyendas,
pero empezó a llegar el sur, con viento frio, arrastrando hojas y arena;
ya cuando iban caminando de retorno a sus casas, pasaron por un
camino muy estrecho y donde no había casas cercanas, cuando
de repente… se toparon con un ser sobrenatural, que al parecer
apareció de la nada, uno de ellos les recordó los cuentos de la noche
anterior y se asustaron, sus corazones empezaron a latir rápido, muy
rápido y le echaron al pique… y el ser sobrenatural que vestía falda
larga y un manto resplandeciente color blanco los miró sin decirles
25
nada, no se le veía la cara no tenía rostro al parecer, los muchachos
llegaron a la iglesia asustados y de ahí cada uno se fue rápido a su
casa.
Pasaron semanas después de lo sucedido aquella noche de invierno
y el grupo de amigos volvió a juntarse, los habían invitado a todos al
mismo buri. Todos asistieron como siempre y compartieron, bailaron,
estaban muy felices, sin saber lo que les esperaba. Llego la hora de
volver a sus casas, salieron todos juntos, pero uno de ellos habló y
dijo ¿Qué les parece si nos sentamos un rato a descansar? Y todos
se sentaron a descansar y a charlar un poco. Eran las dos de la
madrugada y de un rato a otro uno de ellos dice: ¡Miren allá! ¡Está el
diablo! Y todos volcaron a mirar y cuando miraron se dieron cuenta
que se trataba del mismo ser sobrenatural que les había aparecido
semanas atrás.
Se llenaron de coraje y se fueron todos a querer agredirla pero el ser
que apareció de la nada seguía su paso ligero y sutil, vestía de blanco
resplandeciente y un manto largo a la moda antigua. Volteó la cabeza
ligeramente y les miró, ellos se detuvieron al ver que esa mujer no
tenía rostro, no se le veía piel ni carne, era algo sorprendente, en ese
instante pudieron darse cuenta que se trataba del mismísimo diablo,
sin rostro y vestido de blanco. ¡Ah maldito demonio! Le gritó el grupo
de muchachos y el diablo sin rostro, sin importarle nada siguió con su
paso ligero y sutil camino al cementerio.
Menos mal que solo fue un susto y no tuvieron que lamentar alguna
tragedia.
26
ALMA DE DRAGUERO. Avaricia del diablo
Hace mucho tiempo, en las riberas del Río Piraí (Terracor),
existía dos dragueros (explotadores de áridos) la leyenda
cuenta: Porfidio uno de los dragueros tenía la intención de ir a
cazar; Casimiro su amigo y compañero de trabajo escuchando
lo comentado dice: ¡Porfidio alluj puej!!! Cruzando el río hay
harto conejo alcanza pa` todos los velatacuses! Porfidio dando
respuesta dijo: Ya puej vamos, así te llevaj también pa` tu
pahuichi.
Estudiantes: Ana Karen Camacho, Ericka Durán Cuellar,
Alejandra Céspedes, Neida Solíz Cruz, Jhoselin Peña M.
Relator: Rufino Cuéllar
Unidad Educativa: Terracor Warnes
27
Ya en el camino, con una doble intensión mintiéndole a su
compadre del alma llegando al lugar acordado y mientras Porfidio
cazaba, Casimiro se apartó empezando con un ritual demoniaco.
Porfidio al oírlo se fue acercando al lugar donde estaba Casimiro
sorprendiéndolo: ¡Que!!! Elay tus cosas puej!!! Dijo exclamando
Porfidio. Responde Casimiro: ¡No puej che! ¡Callá sonso, podemos
los dos ser platudos y de la alta sociedad!!! Escuchando esa
respuesta Casimiro sin pensar en las consecuencias y seducido
por la sensación de ser rico y poderoso, aceptó la propuesta
tan tentativa y empezaron nuevamente con el acto demoniaco
invocando al gran emperador del mal, teniendo como su poder la
riqueza y la avaricia para obtener su alma, tentándolo a cambio
de dinero y poder.
Casimiro y Porfidio, viendo que ni polvo daba de querer aparecer
y cansados de insistir se fueron a casa de Porfidio; llegando a su
casa le presentó a Paucarina su esposa y a su velatacú.
Porfidio dice: -Hey Chelita, vení puej- y presentándola a su
amigo – Paucarita Jiménez Cachaute- Exclamó para Casimiro y
después se retira.
Casimiro también habiéndose retirado para su pahuichi ya en el
camino confundido se preguntaba: ¿Por qué no se mostró?
Al día siguiente volvieron al mismo lugar y con las mismas
intensiones ambiciosas, pero no se mostró entre ellos y
nuevamente con desilusión cada uno volvió para su morada.
Al día siguiente, un martes de carnaval lo invocaron con gran
esperanza cuando de repente ¡se mostró ante ellos el rostro
del demonio…! Porfidio y Casimiro al verlo se atemorizaron, El
demonio les dio lo que ellos tanto ambicionaban obtener, pero a
cambio les pidió en pago el alma de cada uno, por lo que ellos
se mostraron muy temerosos, saliendo despavoridos rumbo a su
casa, en esos momentos estaban atormentados por aquel gran
pecado mortal, cuidando su alma y su vida.
Llegando a su casas se dieron cuenta que tanto sus narices
28
y sus encías estaban sangrando, por el tremendo susto que
se llevaron, sin poder hablar ni dar explicaciones por lo que
había sucedido; Paucarita, se llevó un susto tremendo y sin
que su marido supiera explicarle lo llevó directamente donde
un curandero “Chamán”, al saber que llegaba el curandero les
dijo: - Ustedes son como uno de los tantos, en cuerpo y alma
son del gran rey del mal, solo serán curados con un trabajo a
cuestas; luego al final del sahumerio les dio un líquido llamado
“coa” supuestamente.
Luego de tanto tiempo, de tantas pesadillas soñadas que el
diablo se los llevaría tal y como se los dijo el chamán. Fueron
cuatro años, pero cada día de sus vidas fue un infierno.
Llegó el gran día, el final justo un día martes de carnaval, Porfidio
se fue a las riberas del río, sin ningún pensamiento en mente
ignorando los saludos, la gente fue notando que ni reconocía a
nadie, no sabían cuál era su ira, parecía demente y loco. Nunca
jamás se supo dónde y porqué se fue, lo que se sospechó y
atemorizó es que pasó al infierno como cobro del demonio por los
cuatro años de oportunidad de vida, nadie reclamó simplemente
desapareció suponiendo así que el demonio se llevó con vida y
alma.
Casimiro su amigo no volvió más a la casa de su amigo durante
los cuatro años, ni dio señal de vida.
29
Dirección de Cultura y Turismo
Av. Omar Chávez esq. Pozo
Telf.: 3333249
Santa Cruz - Bolivia
www.santacruz.gob.bo
30