¿CÓMO CONTRIBUYEN LAS RELACIONES PÚBLICAS EN EL

¿CÓMO CONTRIBUYEN LAS RELACIONES PÚBLICAS EN
EL POSICIONAMIENTO DE SU EMPRESA?
Por: Fernando Antonio Martínez
fmartinez@afcomuniacionestrategica.com
El autor es Socio Director de AF Comunicación Estratégica,
firma dedicada a la consultoría de Comunicación y Relaciones Públicas.
C
ada vez más, en un mercado tan cambiante
y competitivo, las organizaciones corren el
riesgo de desaparecer o perder cuotas de
mercado si no hacen saber a sus públicos, de
forma estratégica, consistente y coherente, que
existen. De ahí la importancia de que las empresas
ocupen un lugar relevante en la mente de sus
públicos. Algunos investigadores consideran que
una organización que no se comunica con su
entorno, no existe, está muerta. Las Relaciones
Públicas constituyen una herramienta de gran
valor y utilidad para dar a conocer una empresa y
sus productos, está comprobado que las mismas
representan uno de los patrimonios principales de
las empresas para colaborar con su gestión de
posicionamiento.
La notoriedad es fundamental en el panorama
económico actual. Por ello, las organizaciones
deben contar con un grado de notoriedad que les
ofrezca la licencia para producir y vender sus
productos a los consumidores. Esto no quiere
decir que la notoriedad se convierta en el fin único
de una campaña de relaciones públicas, tampoco
que la empresa deba aspirar, como si fuera un
candidato a una posición política, a que todo el
mundo la conozca. Nuestro mensaje es que la
empresa procure administrar su notoriedad de
forma estratégica para lograr posicionarse con el
perfil adecuado para sus propósitos de negocios.
Es importante señalar, que la imagen y reputación
de una empresa se construye con conductas y
acciones que sean comunicadas de forma
estratégica y no necesariamente con la publicidad
que se realiza de un producto. Las ventajas de las
Relaciones Públicas es que ofrecen información
veraz,
sin mediación económica. Hay una
diferencia abismal entre ser conocido o no ser
conocido, tanta como entre ser o no ser
simplemente, porque si otros no nos conocen, no
existimos para nadie, recordemos que LO QUE NO
SE COMUNICA NO EXISTE.
Pero comunicar o informar no es suficiente,
debemos asegurar que la empresa desarrolle un
programa de relacionamiento, haciendo uso de
unas Relaciones Públicas Estratégicas, logrando
establecer RELACIONES DE BENEFICIO MUTUO
CON SUS DIFERENTES PÚBLICOS. En ese sentido,
hacemos la observación de que los consumidores
no son los únicos públicos de las empresas, y es
que el concepto público, grupos de interés o
audiencias clave es muy amplio y abarca diversos
sectores, como son; empleados, inversionistas,
proveedores, autoridades, grupos empresariales,
medios de comunicación, comunidades, entre
otros.
Para lograr el POSICIONAMIENTO deseado, se
requiere un proceso continuo y planificado de
persuasión. No es por menos que las Relaciones
Públicas se consideran “LA INDUSTRIA DE LA
PERSUASIÓN”, pues las mismas juegan un rol
relevante de persuasión frente a los grupos de
interés influyendo en éstos para formar un criterio
u opinión hacia una empresa o una marca, lo que
se traduce en un “posicionamiento” en la mente
de dichos grupos. Se trata de informar
continuamente a nuestros públicos, no me refiero
a ser noticia diaria, es buscar un balance creando
confianza para generar credibilidad.
Página | 1
Las Relaciones Públicas no nos dicen, “vota por
este político”, “consume o cree en este producto”
o “en esta idea”, éstas buscan persuadir a través
de acciones concretas que sean coherentes y
consistentes para que votemos, creamos o
aceptemos lo que como empresa deseamos
comunicar y lograr. En síntesis, las Relaciones
Públicas son un instrumento poderosísimo para la
obtención de credibilidad y confianza, así como
para el entendimiento entre una organización y
sus distintos públicos.
corresponden con la forma de conducir sus
operaciones; sus estructuras, su gente, sus
productos o servicios, su relación con el entorno,
etc.
De modo que para ser exitosos en una buena
estrategia de Relaciones Públicas, se debe
conducir inteligentemente nuestras acciones
basándonos en algunos de los siguientes
conceptos:

No quiero dejar de mencionar, que el perfil de
una empresa, no lo determina ella misma, sino sus
audiencias y la forma en cómo una compañía se
relaciona con esos grupos, de manera que el
posicionamiento puede ser positivo, fruto del
modelo de negocios o de relacionamiento que
tiene la institución, pero también pudiera ser
negativo, por el manejo ante esos grupos de
interés.



Hacemos la reflexión de que si una entidad cuenta
con una excelente campaña publicitaria de sus
productos o servicios, haciendo uso de un
conjunto de mensajes de alto impacto, existe un
gran número de personas que se crearán una
imagen de esa empresa. Sin embargo, el resultado
de una campaña de este tipo dependerá de otros
factores para que ésta contribuya o no con la
imagen y posicionamiento sostenibles de una
institución.
Nos referimos que en esta fórmula debemos
considerar la forma en que se construyen los
mensajes y si los mismos están alineados con la
misión, visión y valores de la institución. De igual
manera es preciso contar con la coherencia, de lo
que se dice y lo que se hace, es decir, si los
mensajes que estoy enviando como empresa, se


Las organizaciones deben definir con
claridad cuál es su objetivo de
posicionamiento, es decir, cómo desean
ser percibidas ante sus audiencias.
Los mensajes que desarrolle la entidad,
deben generar credibilidad y confianza
para que éste sea persuasivo.
El mensaje deberá ser claro, preciso,
directo y concreto y contestará a cuándo,
cómo, dónde y por qué.
Es de gran relevancia identificar con
claridad los medios que se utilizarán para
transmitir estos mensajes.
Una vez persuadido el público final, éstos
se encargaran de transmitir corrientes de
credibilidad,
creando
un
efecto
multiplicador.
No olvidar que siempre tenemos que
tener en cuenta, a quién queremos
persuadir y cuál es el objetivo.
De nosotros depende el ser o no ser: porque si
no nos conocen, no existimos para nadie. Eso
sí, otro tema será cómo queremos que nos
conozcan, es decir, la imagen que nos gustaría
que los demás tuviesen de nosotros de
acuerdo a nuestros comportamientos y a la
Comunicación Corporativa Estratégica que
realicemos.
Página | 2