texto completo en PDF - Nestlé Nutrition Institute

Annales Nestlé
Reimpreso con autorización de: Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31-38
DOI: 10.1159/000335336
Introducción de alimentos sólidos a lactantes
pretérmino en países desarrollados
D.J. Palmer a M. Makrides b
Escuela de Pediatría y Salud infantil, Universidad del Este de Australia, Perth, W.A., e bInstituto de Investigación del Niño
y la Mujer y Escuela de Pediatría y Salud Reproductiva, Universidad de Adelaide, Servicio de Salud para Niños, Jóvenes y
Mujeres, Adelaide, S.A., Australia
a
Mensajes clave
Antecedentes
• Los lactantes pretérmino (< 37 semanas de
gestación) tienen requerimientos nutricionales
aumentados.
• El desarrollo adecuado del control cefálico es importante para la ingesta segura de alimentos sólidos.
• Con base en la evidencia actual disponible, tres
meses o 13 semanas de edad corregida parece ser
la edad apropiada para comenzar los alimentos sólidos con alto contenido en proteínas, energía y nutrientes para la mayoría de los lactantes pretérmino,
a fin de asegurar el consumo óptimo de nutrientes
desde el nacimiento obtenidos en la dieta líquida.
• Al utilizar la edad corregida de tres meses como
guía, los lactantes más prematuros nacidos a la
edad de 23 semanas de gestación podrían tener
una edad no corregida de siete meses, mientras
que aquellos nacidos casi a término a las 36 semanas tendrían una edad corregida de cuatro meses,
por lo que ambos extremos del espectro pretérmino ingerirían alimentos sólidos en el periodo ideal
desde el punto de vista del desarrollo.
• Se requiere mayor investigación para proporcionar
lineamientos basados en evidencia, concernientes
a la introducción de alimentos sólidos para los
lactantes pretérmino en los países desarrollados.
Palabras clave
Alimentación complementaria • Disposición del desarrollo
• Eccema infantil • Lactantes pretérmino • Introducción de
alimentos sólidos
© 2012 Nestec Ltd., Vevey/S. Karger AG, Basel
0250–6807/12/0606-0031$38.00/0
Fax +41 61 306 12 34
E-Mail karger@karger.ch
www.karger.com
La adición de alimentos sólidos a la dieta de los lactantes es
un proceso requerido para proporcionar nutrición adecuada, a medida que el lactante sea incapaz de consumir un
volumen suficiente de leche para cumplir sus necesidades
nutricionales. El reto del tiempo de este importante cambio dietético para los lactantes pretérmino (< 37 semanas
de gestación) debe considerar el retraso en el proceso de
su desarrollo motor grueso, los requerimientos nutricionales aumentados, la inmadurez orgánica, la permeabilidad
intestinal aumentada y el riesgo incrementado de hospitalización por infecciones. El control cefálico adecuado es
importante para asegurar la adecuada ingesta de alimentos sólidos: este hito del desarrollo puede retrasarse en los
lactantes pretérmino hasta los tres meses de edad corregida. Un ensayo controlado y aleatorizado mostró mejoría
del consumo energético con la introducción de alimentos
sólidos densos en nutrientes desde las 13 semanas de edad
no corregida, lo que dio como resultado una mejoría en el
estado nutricional de hierro y una mayor tasa de crecimiento durante la lactancia. No existe evidencia actual para un
incremento en las tasas de infección con la introducción
temprana de alimentos sólidos en los países desarrollados,
ni tampoco de reducción de la maduración de la función renal. Sin embargo, un estudio observacional determinó que
los lactantes pretérmino a quienes se les había introducido
cuatro o más alimentos sólidos antes de las 17 semanas
de edad corregida, o quienes tuvieron cualquier alimento
sólido previo a las 10 semanas de edad corregida, tuvieron
un incremento en el riesgo para desarrollo de eccema. Se
requiere un adecuado balance entre los beneficios nutricionales de introducir alimentos sólidos desde las 13 semanas
de edad no corregida, con el riesgo incrementado del desarrollo de eccema, además de asegurar la disposición del
A/Prof. Debra J. Palmer
School of Paediatrics and Child Health, University of
Western Australia
Princess Margaret Hospital for Children
GPO Box D 184, Perth, WA 6840 (Australia)
Tel. +61 8 9340 8681, E-Mail dpalmer@meddent.uwa.edu.au
desarrollo. Con base en la evidencia actual, tres meses (13
semanas) de edad corregida parece ser la edad apropiada
para iniciar los alimentos sólidos densos en nutrientes para
la mayoría de los lactantes pretérmino. Mayor investigación, con énfasis en las consecuencias tanto a corto como a
largo plazo, debe ser lo suficientemente válida para proporcionar lineamientos más específicos basados en evidencia
concernientes a la introducción de alimentos sólidos para
los lactantes pretérmino.
Copyright © 2012 Nestec Ltd., Vevey/S. Karger AG, Basel
Introducción
La introducción de alimentos sólidos es requerida por
cualquier lactante con el objetivo de proporcionarle nutrición adecuada, a medida que sea incapaz de consumir un
volu­men suficiente de leche para cumplir sus necesidades
nutricionales. Los lactantes pretérmino (< 37 semanas de
gestación) tienen requerimientos nutricionales aumentados,
en especial de energía,1,2 proteínas,2-4 ácidos grasos poliinsaturados de cadenas largas,5,6 hierro,7,8 zinc,9,10 calcio11 y selenio.12,13 Como resultado del nacimiento pretérmino, estos
lactantes suelen tener depósitos limitados de nutrientes debido a que han perdido el crucial último trimestre del embarazo cuando suceden la transferencia activa y la acumulación
de nutrientes en el feto, así como un crecimiento rápido. Las
elevadas demandas nutricionales y la inmadurez orgánica de
los lactantes pretérmino se combinan para dificultar el lograr
un consumo dietético que les permitirá alcanzar tasas adecuadas de crecimiento intrauterino.
Al nacimiento, la edad gestacional del lactante tendrá una
influencia sobre su estado nutricional. Después del nacimiento, el progreso nutricional también se verá afectado por la cantidad y el tipo de leche (leche materna/fórmulas/ambos), el
uso de fortificantes de la leche humana y/o fórmulas, así como
suplementos de vitaminas y minerales. Algunos lactantes nacidos pretérmino también tienen condiciones médicas asociadas, como enfermedad pulmonar crónica, lo cual incrementa
sus requerimientos nutricionales.14 Por ello, dos lactantes nacidos con el mismo peso a las 28 semanas de gestación podrían
Por ello, dos lactantes nacidos con
el mismo peso a las 28 semanas de
gestación podrían tener diferencias
significativas en su estado nutricional
posnatal a las 12 semanas de edad no
corregida (esto es, 0 semanas de edad
corregida).
32
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
tener diferencias significativas en su estado nutricional posnatal a las 12 semanas de edad no corregida (esto es, 0 semanas
de edad corregida).
Los lactantes pretérmino son una población muy heterogénea debido a que su edad gestacional al nacimiento puede
variar entre 23 y 36 semanas. Durante el último trimestre del
embarazo existe un importante crecimiento, maduración orgánica y desarrollo en el feto. Un lactante nacido a las 24 semanas de gestación tiene que utilizar al menos los primeros tres
meses de su vida posnatal para lograr el tamaño del lactante de
término, así como la maduración e hitos del desarrollo fuera
del útero. Por ello, se requiere claridad al describir la edad actual de un lactante tanto no corregida (edad posnatal, número
de semanas desde el nacimiento), como corregida (edad postérmino, se toma en cuenta la edad gestacional al nacimiento).
En la alimentación infantil con frecuencia
se recomienda a los padres que si un
bebé presenta disminución en el reflejo
de protrusión lingual, puede sentarse
en posición recta en la silla, sostener
adecuadamente su cabeza, abrir su boca
e inclinarse hacia la cuchara, entonces
está listo desde el punto de vista del
desarrollo para la introducción en la
dieta de alimentos sólidos.
Los lineamientos actuales para la introducción de alimentos sólidos para los lactantes de término no pueden aplicarse
de manera directa a los lactantes pretérmino. Sin embargo,
existe investigación limitada concerniente a la edad óptima y
el tipo de alimentos que se deben introducir, y si este periodo
de importantes cambios dietéticos influye en la salud y el desarrollo posteriores. Esta revisión evalúa la evidencia disponible
sobre beneficios y riesgos potenciales del tiempo de la introducción de alimentos sólidos a los lactantes nacidos de forma
prematura (< 37 semanas de gestación).
Lactantes pretérmino y progreso
del desarrollo
El desarrollo del adecuado control cefálico es importante para
la ingesta segura de alimentos sólidos. Se ha observado que
los lactantes pretérmino tienen retraso en el desarrollo motor
grueso en comparación con los lactantes nacidos de término,
incluso después de la corrección de prematurez.15 Por lo tanto, la
preparación del desarrollo es un factor importante que debe ser
considerado antes de iniciar la dieta con alimentos sólidos. En la
Palmer /Makrides
Cuadro 1. Practicas de introducción de alimentos sólidos: estudio observacional en lactantes con bajo peso al nacer o pretérmino
Estudio Participantes
Tamaño de la
muestra
Edad gestacional
(EG), en semanas;
peso al nacimiento (PN), kg
Lactantes
con alimentos sólidos
introducidos
antes de los 5
kg %
Edad del lactante
al momento de la
introducción del
primer alimento
sólido en semanas
Lactantes
con alimentos sólidos
introducidos
antes de los 4
meses (edad
corregida) %
Tipo y
frecuencia de
los primeros
alimentos
introducidos
n = 253 información EG media = 34.4 21
Norris Lactantes
de 253 lactantes
± 1.83 (rango 28
et al.,24 pretérmino,
2002
nacidos des- (100% de térmia 36) PN medio
de enero de
no) (incluyó 34
= 2.34 ± 0.49
1997 hasta
gemelos y 3 grupos (rango 0.96 a
diciembre de de trillizos)
3.60)
1998
Reino Unido
Edad media 17.1
± 0.23 desde el
nacimiento
Edad media 11.5
± 0.21 desde el
término
95
84.6% arroz
para bebés
2.8% fruta
EG media = 33
50
Morgan Lactantes con n = 198
(n = 158, 81.9% na(rango 24 a 42)
et al., 23 bajo peso
2006
al nacer
cimientos únicos) PN medio= 1.80
nacidos,
(rango 0.6 a 2.5)
entre 1996 a
1998 Reino
Unido
Edad media 17
(rango 8 a 36)
desde el nacimiento
Edad media 11
(rango –1 a 27)
desde término
No reportado 82.4% arroz
para bebés
n = 230
Fanaro Lactantes
et al.,25 pretérmino, información de 156
2007
nacidos
lactantes (67.8%
entre enero
terminación) (inde 2004 y
cluyó 14 gemelos
diciembre de y un grupo de
2005 Italia
trillizos)
Edad media 22.2
± 0.4 desde el
nacimiento
Edad media 15.1
± 0.39 desde
término
61
EG media = 32.6 18.1
± 0.24 (rango 24
a 36)
PN medio = 1.981
± 0.0541 (rango
0.595 a 4.06)
46.8% fruta
29.1% arroz
en una
sopa de
verduras
alimentación infantil con frecuencia se recomienda a los padres
que si un bebé presenta disminución en el reflejo de protrusión
lingual, puede sentarse en posición recta en la silla, sostener
adecuadamente su cabeza, abrir su boca e inclinarse hacia la cuchara, entonces está listo desde el punto de vista del desarrollo
para la introducción en la dieta de alimentos sólidos.
Se piensa que la edad a la que se introducen los alimentos
sólidos es crucial en muchos lactantes para aprender a comer,
puesto que durante el primer año de vida la mayoría de los lactantes presenta una transición de la alimentación por succión de
la dieta líquida al proceso de masticación de alimentos con más
consistencia, típicos de la dieta familiar. No se sabe si el tiempo
de estos hitos de progresión están preprogramados o influenciados por las experiencias orales, pero los lactantes que no tienen
la oportunidad de practicar varias habilidades de alimentación
a las edades apropiadas parecen estar en riesgo de problemas
de alimentación más adelante.16 Se piensa que si los sólidos son
introducidos en etapas tardías, muchos lactantes pueden crear
una resistencia a tener algo que no sea leche en su boca. Con respecto a estas consideraciones, se piensa que el tiempo ideal para
la introducción de alimentos con mayor consistencia es entre
los seis y nueve meses de edad. 17-19 De esta manera, King16 con-
cluyó que a la mayoría de los lactantes pretérmino se les debe
ofrecer alimentos sólidos de consistencia grumosa antes de los
nueve meses de edad no corregida. También existe la creencia
de que la introducción de alimentos sólidos ayuda al desarrollo del lenguaje a través del incremento en la variedad del uso
de los músculos de la lengua y los maxilares. Al tomar en cuen­ta
los procesos del desarrollo, King16 sugirió que la mayoría de los
lactantes pretérmino podrían estar preparados para los alimentos sólidos entre los cinco y ocho meses de edad no corregida,
considerando que el niño tiene mínimo tres meses de edad no
corregida, es decir, cuando el desarrollo motor grueso permita
seguridad en la alimentación.
Alimentos sólidos y
lactantes pretérmino
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
Lineamientos actuales concernientes a la
introducción de alimentos sólidos en lactantes
pretérmino
Para los lactantes de término, los lineamientos han estado
cambiando en los últimos 40 años respecto a la edad óptima
para introducir alimentos sólidos. En la década de 1970, las
guías generales recomendaban la introducción de alimentos
sólidos a partir de los cuatro meses de edad; en la década de
33
1980 se recomendó de los tres a los seis meses de edad, y en
la década de 1990 fue de los cuatro a seis meses de edad. En
2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS)20 cambió
su recomendación global a seis meses para alentar la lactancia
materna exclusiva hasta ese momento. En 2008, la European
Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology y el Nutrition
Committee revisaron la literatura y prácticas existentes, y llegaron a la conclusión de que en los países europeos industrializados la alimentación complementaria no debe ser introducida
antes de las 17 semanas (cuatro meses) y no más allá de las 26
semanas (seis meses) de edad.21
Sin embargo, para los lactantes pretérmino faltan lineamientos concernientes a este tema. La única guía relacionada con la
introducción de alimentos sólidos para lactantes pretérmino fue
el consejo del Departamento de Salud del Reino Unido que se
publicó en 1994,22 el cual recomendó la introducción de alimentos sólidos cuando el niño pretérmino alcanzara el peso de 5 kg,
hubiera perdido el reflejo de extrusión, y fuera capaz de comer
con una cuchara. A diferencia de los lineamientos para alimentación complementaria en lactantes de término, estas guías no
incluyeron recomendaciones sobre la edad adecuada.
introducción de alimentos sólidos estuvo asociada con el peso
al nacimiento (r = 0.293; p < 0.001), mientras que en otra cohorte pretérmino del Reino Unido24 no se encontró efecto del
peso al nacimiento para la introducción de alimentos sólidos.
Fewtrell y colaboradores26 también han reportado información de una cohorte de lactantes pretérmino (n = 228), nacidos entre 1995 y 1997 en el Reino Unido, y encontraron que el
peso al nacer, el peso a las seis semanas y la ganancia de peso
entre el nacimiento y las seis semanas (de edad corregida) no
fueron predictores de la edad a la cual los alimentos sólidos
fueron introducidos. La falta de una correlación consistente
entre el peso al nacimiento o el progreso de ganancia de peso
y la edad de la introducción de alimentos sólidos en la dieta
de los lactantes pretérmino podría explicarse por las variadas
experiencias posnatales, incluidos el nivel de la intervención
médica requerida y el progreso individual con la tolerancia a
la alimentación.
Por otra parte, a la mayoría de los lactantes pretérmino se
les introduce a la alimentación sólida antes de los cuatro meses
(edad corregida), que es la guía recomendada para los lactantes
de término por la European Society for Pediatric Gastroenterology,
Hepatology y el Nutrition Committee21 (Cuadro 1). El Cuadro 1
también muestra las diferentes prácticas entre países concernienLa introducción de alimentos sólidos en
tes a la edad de la introducción de alimentos sólidos, y estas difelactantes pretérmino: prácticas comunes
Con lineamientos disponibles limitados, los estudios observa- rencias también han sido observadas en un estudio comparativo
cionales proporcionan información concerniente a las prácti- multinacional realizado por Yee y colaboradores.27 Este estudio
comparativo27 investigó la incas comunes para la introductroducción de alimentos comción de alimentos sólidos en
lactantes pretérmino. El Cua- Con la excepción del arroz para lactantes plementarios en lactantes pretérmino (n = 375) en tres países
dro 1 resume los estudios relefortificado con hierro, los alimentos
(Chile, n = 49; Reino Unido, n =
vantes publicados en el Reino
sólidos tempranos no son buenas fuentes 51 y Estados Unidos, n = 275) y
Unido23, 24 e Italia25 desde 1994.
Dos de las cohortes24,25 inclu- de aquellos nutrientes que los lactantes encontró que a los cuatro meses
de edad corregida (postérmino)
yeron lactantes nacidos prepretérmino requieren, como energía,
98% de los lactantes en el Reino
término y una investigó lactantes nacidos con bajo peso proteínas, ácidos grasos poliinsaturados Unido, 67% en EU y 41% en
Chile habían iniciado alimen(incluidos algunos lactantes
de cadenas largas, zinc y calcio.
tos sólidos. Es interesante notar
nacidos de término).23 A peque también se encontraron disar de que los lineamientos
ferencias entre estos países con
de 1994 del departamento de
salud22 recomendaron que los alimentos sólidos se iniciaran respecto al tipo de alimentos sólidos introducidos a los lactantes
cuando el niño pretérmino alcanzara los 5 kg, 18% de los lac- pretérmino (Cuadro 1). Con excepción del arroz fortificado con
tantes pretérmino en el estudio italiano y 21 a 50% de los lac- hierro para lactantes, los alimentos sólidos tempranos no son
tantes del Reino Unido iniciaron alimentos sólidos antes de buenas fuentes de los nutrientes que los lactantes pretérmino realcanzar este peso. En la cohorte italiana25 hubo una relación quieren, como energía, proteínas, ácidos grasos poliinsaturados
directa entre el peso al nacimiento y el peso al destete (r = 0.55; de cadenas largas, zinc y calcio.
p < 0.001). Fanaro y colaboradores25 también encontraron que
Con respecto a los posibles factores influyentes, la edad
los lactantes con muy bajo peso o peso bajo extremo al nacer materna joven24,25 y la alimentación con fórmulas se han asofueron mayores en edad pero más bajos de peso cuando los ciado con una introducción más temprana de alimentos sólialimentos sólidos fueron introducidos en comparación con dos a los lactantes pretérmino.24–26 Sólo en el estudio de Norris
los lactantes de bajo peso o peso normal al nacimiento. En la y colaboradores24 se encontró la introducción más temprana
cohorte del Reino Unido de bajo peso al nacer,23 la edad de la de alimentos sólidos asociada con el sexo masculino. Fanaro
34
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
Palmer /Makrides
y colaboradores25 encontraron que las niñas estuvieron significativamente más bajas de peso al nacimiento y al tiempo
del destete, pero no se encontraron diferencias en este estudio
concernientes a la edad del destete entre ambos sexos. En resumen, los estudios observacionales en países desarrollados han
encontrado que los alimentos sólidos son introducidos a la
mayoría de los lactantes pretérmino antes de los cuatro meses
de edad corregida y que los alimentos sólidos introducidos en
un inicio fueron bajos en densidad de nutrientes. Los estudios
observacionales nos informan de las prácticas comunes, pero
se requieren ensayos de intervención para valorar los beneficios y riesgos potenciales asociados con el tiempo y tipo de
alimentos sólidos introducidos a los lactantes pretérmino.
Estudios aleatorizados controlados
A la fecha sólo ha habido un estudio aleatorizado controlado
(EAC) conducido en el Reino Unido de 1998 a 1999 que ha
investigado el tiempo y la calidad nutricional de los alimentos
sólidos para los lactantes pretérmino. Este ensayo incluyó 68
lactantes pretérmino que tuvieron un peso medio al nacimiento de 1.47 ± 0.434 kg y edad gestacional media de 31.4 ± 2.9
semanas.28 A las familias aleatoriamente colocadas en el grupo
de intervención (n = 37) se les aconsejó introducir alimentos
sólidos desde las 13 semanas de edad posnatal, considerando
que el niño pesara al menos 3.5 kg. También fueron aconsejados para utilizar alimentos sólidos con alto contenido proteico
(2.3 a 5.0 g/100 g), energía (300 a 450 kJ/100 g), así como el uso
La interrogante que surge de estos
hallazgos es si la observación de un
riesgo reducido de infección estuvo
relacionada con la introducción de la
alimentación con fórmulas, o bien, el
inicio de alimentos sólidos.
ción con 14.9 semanas (6.3 semanas de edad corregida) comparado con 17.8 semanas (9.9 semanas de edad corregida) para el
grupo control (p = 0.003). Ellos encontraron que a los seis meses
de edad gestacional corregida la media del consumo diario de
energía, proteínas y carbohidratos fue mucho más alta para el
grupo de intervención, mientras que el consumo de otro tipo de
nutrientes fue más elevado sin alcanzar significancia estadística.28 Otros hallazgos significativos para el grupo de intervención
fue que la media de la concentración de hemoglobina se incrementó entre los 0 y seis meses (de edad corregida), y que el consumo medio diario de hierro fue más elevado a los 12 meses (de
edad corregida). En contraste, la media de hierro sérico para el
grupo control disminuyó durante este tiempo. Los lactantes del
grupo de intervención también tuvieron una tasa media de crecimiento más elevada en estatura por semana (5.1 vs. 4.9 mm; p
= 0.04) entre 0 y 12 meses de edad corregida. Sin embargo, no
hubo diferencias significativas entre los dos grupos en cualquier
punto para las medidas de peso y circunferencia cefálica28.
La fortaleza de este EAC es que incluyó un número de
marcadores nutricionales, que incluyen peso, estatura, circunferencia cefálica, evaluación de consumo diario de energía,
proteínas y minerales, así como niveles de hemoglobina, hierro sérico y ferritina sérica. Una limitación mayor del estudio
es que la mayoría de los lactantes (p = 0.02) del grupo de intervención había recibido leche más fortificada que el grupo
control, lo que brindó a estos lactantes un mayor número de
nutrientes en su dieta líquida temprana. Otras limitaciones del
estudio incluyen el tamaño pequeño de la muestra y el hecho
de que no hay información con respecto a los daños potenciales a la salud a corto o largo plazo de la introducción temprana
de alimentos sólidos, como se discutirá más adelante.
Posibles daños de la introducción temprana
de alimentos sólidos
Riesgo de infección
de fórmulas lácteas para lactantes pretérmino además de los
alimentos sólidos. Al grupo control (n = 31) se le recomendó
introducir alimentos sólidos desde las 17 semanas de edad posnatal, considerando que el niño pesara al menos 5 kg. También
se le recomendó usar alimentos sólidos con alto contenido en
proteínas (1.5 a 5.0 g/100 g) y energía (250 a 450 kJ/100 g) con
especial hincapié en que la densidad de energía y el contenido
de proteínas tuvieran valores bajos mínimos, de 250 kJ/100 g y
1.5 g/100 g, respectivamente, en comparación con el grupo de
intervención.
La edad posnatal media a la cual el primer alimento sólido
fue introducido fue mucho menor en el grupo de interven­
En ciertas regiones o países el riesgo de infección derivado de la
introducción de alimentos sólidos es alto debido a la exposición
a agua, alimentos o utensilios de alimentación contaminados.
Aunque los aspectos de seguridad e inocuidad de los alimentos
deben ser prioritarios, estos pueden ser de importancia variable
según el ambiente. El estudio PROBIT,29 conducido en Bielorrusia, incluyó 17,046 lactantes de término y encontró una disminución en las infecciones gastrointestinales en lactantes que
fueron exclusivamente amamantados durante seis meses en
comparación con los lactantes a quienes se les brindó lactancia
materna exclusiva durante tres meses. En fecha más reciente, en
Grecia, Ladomenou y colaboradores30 dieron seguimiento a 926
lactantes de término hasta los 12 meses de edad, y encontraron
que los lactantes que fueron amamantados de manera exclusiva
por seis meses tuvieron menos episodios de infecciones respiratorias agudas, otitis media aguda y candidosis oral que sus pares
Alimentos sólidos y
lactantes pretérmino
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
35
Por lo tanto, la mayoría de los lactantes
pretérmino debe tener una función
renal suficiente para procesar el
incremento de la carga renal de solutos
derivados de los alimentos sólidos
densos en nutrientes.
que fueron parcialmente o no amamantados. La interro­gante que
surge de estos hallazgos es si la observación de un riesgo reducido de infección estuvo relacionado con la introducción de la
alimentación con fórmulas o bien el inicio de alimentos sólidos.
Un estudio en el Reino Unido,31 que incluyó 15,980 lactantes de
término, encontró un riesgo incrementado de hospitalizaciones
debido a diarrea o infecciones del tracto respiratorio inferior
en lactantes alimentados con fórmulas, sin efecto de la edad al
momento de la introducción de alimentos sólidos sobre el riesgo de hospitalización. Este resultado sugiere que es el cese de la
lactancia el factor predictor de riesgo de infección. Cabe señalar
que estos tres estudios descritos evaluaron lactantes de término. Esta información podría no extrapolarse de forma directa a
los lactantes pretérmino, quienes son más vulnerables y tienen
mayor posibilidad de ser hospitalizados por infecciones que sus
contrapartes de término.
Con énfasis especial en los lactantes pretérmino, Morgan
y colaboradores32 cotejaron información de dos ensayos de
intervención de fórmulas infantiles que incluyeron lactantes
pretérmino (total n = 467), que fueron llevados a cabo entre
1993 y 1997 en el Reino Unido. En un análisis combinado de
estos dos estudios no hubo evidencia de una asociación entre la
introducción de alimentos sólidos a ≤ 12 semanas o > 12 semanas corregidas (postérmino) de edad y el número de episodios
de gastroenteritis (diarrea más vomito) o infecciones del tracto respiratorio inferior. Por lo tanto, la información disponible
no apoya una asociación entre el tiempo de la introducción de
alimentos sólidos para lactantes pretérmino y la incidencia
de infecciones comunes de la infancia en países desarrollados.
peso al nacimiento < 1,501 g) después de egresar del hospital
y no encontraron diferencias entre aquellos lactantes (n = 26)
que habían recibido alimentos sólidos entre las dos semanas y
los cuatro meses (edad corregida) en comparación con aquellos (n = 24) a quienes les dieron alimentos sólidos a los cuatro
a seis meses (edad corregida). Por lo tanto, la mayoría de los
lactantes pretérmino debía tener función renal suficiente para
procesar la incrementada carga renal de solutos derivada de
los alimentos sólidos densos en nutrientes.
Desarrollo de alergias
Debido a que se sabe que los lactantes pretérmino tienen una
permeabilidad intestinal incrementada,35 se ha propuesto que
ellos podrían tener un riesgo más elevado para desarrollar
alergias alimentarias debido al aumento en la exposición a
proteínas extrañas de los alimentos en asociación con la introducción temprana de alimentos sólidos. Liem y colaboradores36 reportaron sobre la cohorte de nacimiento de Manitoba
de 1995 en Canadá, de la cual 881/13,980 (6.3%) lactantes fueron pretérmino (edad gestacional < 37 semanas). La tasa global de alergia alimentaria en esta cohorte fue de 4.2% y no se
encontraron riesgos significativos incrementados para alergia
alimentaria desde el nacimiento hasta los siete años de edad
tanto para los lactantes prematuros o de bajo peso al nacer. En
Noruega, Kvenshagen y colaboradores37 encontraron que no
hubo diferencia en la prevalencia de eccema/dermatitis atópica a los dos años de edad de 36/161 (19.9%) lactantes pretérmino y 63/351 (17.9%) de término. Las reacciones adversas a los alimentos se encontraron en 15.8% de los niños con
dermatitis atópica, con una prevalencia similar en los niños
Debido a este contraste entre los
reportes, se requieren EAC diseñados
de manera específica para valorar los
riesgos y beneficios de la edad y la forma
en las que son introducidos los alimentos
sólidos en lactantes pretérmino.
Maduración de la función renal
Otra consideración importante es la posible inmadurez de
la función renal como resultado del nacimiento pretérmino.
Esto es relevante, ya que la recomendación de utilizar alimentos sólidos densos en nutrientes en los EAC de Marriott y colaboradores28 resultaría en un elevado consumo de proteínas
y, por ende, un incremento en la carga renal de solutos. Sin
embargo, se ha encontrado que la maduración de la función
renal ocurre después del nacimiento sin considerar si el niño
es de término o pretérmino.33 D’Souza y colaboradores34 investigaron los niveles bioquímicos séricos de 50 lactantes pretérmino (nacidos a las 28 a 32 semanas de gestación con un
36
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
pretérmino (15.6%) comparada con aquellos nacidos a término (15.9%). Tampoco hubo diferencias en la prevalencia de
alergia alimentaria mediada por IgE en niños con dermatitis
atópica entre los lactantes pretérmino (2/32, 6.2%) y de término (6/63, 9.5%). En ambos estudios, la falta de una diferencia
en alergia alimentaria entre los lactantes de término y pretérmino podría ser explicada por medio de otro estudio que reporta que la permeabilidad intestinal de los lactantes parece
adaptarse rápidamente después del nacimiento, sin considerar
la edad gestacional al nacimiento.38
Palmer /Makrides
Sin embargo, son de
y colaboradores28) antes de alparticular significado los La recomendación de utilizar alimentos canzar los 5 kg de peso.
En su revisión de este
resultados de Morgan y cosólidos elevados en proteínas, energía
tema, King16 también destacó
laboradores39, cuyo estudio
y densos en nutrientes una vez que
que los lactantes pretérmino
observacional investigó 257
los alimentos sólidos son introducidos nacidos de las gestaciones
lactantes pretérmino nacidos
más cortas podrían ser de
en el Reino Unido y encontró
es importante para los lactantes
incluso 10 meses de edad no
que los lactantes con cuatro o
pretérmino.
corregida antes de alcanzar
más alimentos sólidos introlos 5 kg y, por ello, resistentes
ducidos a ≤ 17 semanas de
a tener algo más que leche en
edad corregida tuvieron un
su
boca.
Al
tomar
en
cuenta
los
procesos del desarrollo, King
riesgo incrementado (OR 3.49) para desarrollar eccema a los
sugiere que la mayoría de los lactantes pretérmino podrían es12 meses de edad corregida. Este estudio también reportó que
tar preparados para los alimentos sólidos entre los cinco y ocho
la introducción de alimentos sólidos antes de las 10 semanas
meses de edad no corregida, tiempo en el cual el niño tiene al
de edad corregida se asoció con un riesgo incrementado para menos tres meses de edad corregida, es decir, cuando cuenta
desarrollo de eccema (OR 2.94). Este estudio tuvo una alta pre- con un adecuado desarrollo motor grueso para garantizar la
valencia de eccema (35.8% de los lactantes a los 12 meses de alimentación segura. Con base en la limitada evidencia dispoedad postérmino) y una alta tasa de abandono (21.9%), lo que nible, se podría concluir que la edad corregida de tres meses
sugiere una posible participación de un sesgo de finalización. (13 semanas) puede ser una edad apropiada para comenzar la
En contraste con estos hallazgos, otro artículo realizado por el introducción de alimentos sólidos para la mayoría de los lacmismo grupo y publicado el mismo año32 cotejó información tantes pretérmino. Los lactantes nacidos alrededor de las 23
de dos ensayos de intervención de uso de fórmula en lactantes semanas de gestación podrían tener una edad no corregida de
pretérmino en el Reino Unido (total n = 467). Este último artícu- siete meses, mientras que aquellos lactantes nacidos más cerca
lo32 no encontró evidencia de una asociación entre la edad de de término a las 36 semanas de gestación podrían tener una
la introducción de alimentos sólidos (≤ 12 o > 12 sema­­nas edad no corregida de cuatro meses. Al utilizar la edad no correde edad postérmino) y la incidencia de eccema, con un total de gida, ambos extremos del espectro pretérmino podrían ingerir
21% de los lactantes pretérmino reportados con desarro­­llo alimentos sólidos en el periodo ideal desde el punto de vista del
de eccema a los nueve meses (edad corregida). Debido a este desarrollo. La introducción de alimentos sólidos al considerar
contraste entre los reportes, se requieren EAC diseñados de la edad corregida de tres meses (13 semanas) también podría
manera específica para valorar los riesgos y beneficios de la reducir el incremento en el riesgo potencial de desarrollo de ec39
edad y la forma en la que los alimentos sólidos son introduci- cema observado por Morgan y colaboradores . Tres meses de
edad corregida es un periodo más tardío que el recomendado
dos en lactantes pretérmino.
en el EAC de Marriott y colaboradores;28sin embargo, garantizar el consumo nutricional óptimo desde el nacimiento en la
Conclusiones
dieta líquida hasta que los alimentos sólidos sean introducidos
Con evidencia limitada disponible y la heterogeneidad de la
mejorará el estado nutricional. La recomendación de utilizar
población infantil pretérmino, el consejo individual concer- alimentos sólidos elevados en proteínas, energía y densos en
niente a la introducción de alimentos sólidos debe conside- nutrientes una vez que éstos son introducidos es importante
rar la edad gestacional del lactante al momento de nacer, el para los lactantes pretérmino. Se requiere mayor investigación
consumo nutricional temprano, el estado nutricional actual y para proporcionar guías basadas en evidencia específicas para
los requerimientos así como progresos en el desarrollo y pre- los lactantes pretérmino y los estudios deben investigar tanto
paración. Las únicas guías publicadas específicamente para las consecuencias inmediatas como a largo plazo del patrón y
lactantes pretérmino22 recomiendan que la introducción de tiempo de la introducción de alimentos sólidos en la salud posalimentos sólidos debe aconsejarse cuando el niño alcanza un terior y en los resultados del desarrollo.
peso de 5 kg, ha perdido el reflejo de extrusión y es capaz de
comer con una cuchara. Sin embargo, fuimos incapaces de enDeclaración de conflictos de interés
contrar alguna evidencia que apoye la recomendación de los
Los autores declaran no tener conflictos de interés o de
5 kg. Algunos lactantes cuya ganancia de peso y crecimiento se
alguna otra índole en relación con el contenido de este
artículo. La escritura de este artículo fue apoyada por el
ha enlentecido podrían beneficiarse de alimentos sólidos denNestlé Nutrition Institute.
sos en energía (como los introducidos en el EAC de Marriott
Alimentos sólidos y
lactantes pretérmino
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
37
Referencias
1 Brooke OG: Energy requirements and utilization of the low birthweight infant. Acta Paediatr Scand Suppl 1982; 296: 67–70.
2 Tsang RC, Uauy R, Koletzko B, Zlotkin SH
(eds): Nutrition of the Preterm Infant. Cincinnati, Digital Educational Publishing, 2005.
3 Hay WW, Thureen P: Protein for preterm infants: how much is needed? How much is
enough? How much is too much? Pediatr Neonatol 2010; 51: 198–207.
4 Zello GA, Menendez CE, Rafii M, Clarke R,
Wykes LJ, Ball RO, Pencharz PB: Minimum
protein intake for the preterm neonate determined by protein and amino acid kinetics.
Pediatr Res 2003; 53: 338–344.
5 Clandinin MT, Chappell JE, Heim T, Swyer
PR, Chance GW: Fatty acid utilization in perinatal de novo synthesis of tissues. Early Hum
Dev 1981; 5: 355–366.
6 Martinez M: Tissue levels of polyunsaturated
fatty acids during early human development. J
Pediatr 1992; 120:S129–S138.
7 Berglund S, Westrup B, Domellöf M: Iron supplements reduce the risk of iron deficiency
anemia in marginally low birth weight infants. Pediatrics 2010; 126: e874–e883.
8 Griffin IJ, Cooke RJ, Reid MM, McCormick KP,
Smith JS: Iron nutritional status in preterm
infants fed formulas fortified with iron. Arch
Dis Child Fetal Neonatal Ed 1999; 81:F45–F49.
9 Friel JK, Gibson RS, Kawash GF, Watts J: Dietary zinc intake and growth during infancy. J
Pediatr Gastroenterol Nutr 1985; 4: 746–751.
10 Fuller NJ, Bates CJ, Evans PH, Lucas A: High
folate intakes related to zinc status in preterm
infants. Eur J Pediatr 1992; 151: 51–53.
11 Bishop NJ, Dahlenburg SL, Fewtrell MS, Morley R, Lucas A: Early diet of preterm infants
and bone mineralization at age five years.
Acta Paediatr 1996; 85: 230–236.
12 Daniels L, Gibson R, Simmer K: Selenium
status of preterm infants: the effect of postnatal age and method of feeding. Acta Paediatr
1997; 86: 281–288.
13 Loui A, Raab A, Braetter P, Obladen M, de
Braetter VN: Selenium status in term and preterm infants during the first months of life.
Eur J Clin Nutr 2008; 62: 349–355.
14 McLeod G, Simmer K, Benninger H, Mitoulas L,
Doherty D, Sherriff J: Preterm infants with chronic lung disease: are protein and energy intakes
after discharge sufficient for optimal growth? J
Paediatr Child Health 2010; 47: 127–133.
38
15 van Haastert IC, de Vries LS, Helders PJ, Jongmans MJ: Early gross motor development of
preterm infants according to the Alberta Infant
Motor Scale. J Pediatr 2006; 149: 617–622.
16 King C: An evidence-based guide to weaning
preterm infants. Paediatr Child Health 2009;
19: 405–414.
17 Coulthard H, Harris G, Emmett P: Delayed
introduction of lumpy foods to children during the complementary feeding period affects
child’s food acceptance and feeding at 7 years
of age. Matern Child Nutr 2009; 5: 75– 85.
18 Northstone K, Emmett P, Nethersole F, ALSPAC Study Team, Avon Longitudinal Study
of Pregnancy and Childhood: The effect of age
of introduction to lumpy solids on foods eaten
and reported feeding difficulties at 6 and 15
months. J Hum Nutr Diet 2001; 14: 43–54.
19 Skuse D: Identification and management of problem eaters. Arch Dis Child 1993; 69: 604–608.
20 World Health Organization: 54th World
Health Assembly Global Strategy for Infant
and Young Child Feeding: The Optimal Duration of Exclusive Breastfeeding. Geneva,
World Health Organization, 2001.
21 Agostoni C, Decsi T, Fewtrell M, Goulet O,
Kolacek S, Koletzko B, Fleischer Michaelsen K,
Moreno L: Complementary feeding: a commentary by the ESPGHAN Committee on Nutrition.
J Pediatr Gastrenterol Nutr 2008; 46: 99–110.
22 Department of Health: Weaning and the
Weaning Diet. Report on Health and Social
Subjects No. 45. London, HMSO, 1994.
23 Morgan JB, Williams P, Foote KD, Marriott
LD: Do mothers understand healthy eating
principles for low-birth-weight infants? Public
Health Nutr 2006; 9: 700–706.
24 Norris FJ, Larkin MS, Williams CM, Hampton
SM, Morgan JB: Factors affecting the introduction of complementary foods in the preterm
infant. Eur J Clin Nutr 2002; 56: 448–454.
25 Fanaro S, Borsari G, Vigi V: Complementary
feeding practices in preterm infants: an observational study in a cohort of Italian infants. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2007;
45(suppl 3):S210–S214.
26 Fewtrell MS, Lucas A, Morgan JB: Factors associated with weaning in full term and preterm infants. Arch Dis Child Fetal Neonatal
Ed 2003; 88:F296–F301.
27 Yee J, Smith AM, O’Connor DL, Auestad N,
Adamkin D, Connor WE, Connor SL: Introduction of complementary foods in preterm
Reimpreso con autorización de:
Ann Nutr Metab 2012;60(suppl 2):31–38
infants varies among countries. J Am Diet
Assoc 2001; 101:A76.
28 Marriott LD, Foote KD, Bishop JA, Kimber
AC, Morgan JB: Weaning preterm infants: a
randomised controlled trial. Arch Dis Child
Fetal Neonatal Ed 2003; 88:F302–F307.
29 Kramer MS, Chalmers B, Hodnett ED,
Sevkovskaya Z, Dzikovich I, Shapiro S, Collet
JP, Vanilovich I, Mezen I, Ducruet T,Shishko
G, Zubovich V, Mknuik D,Gluchanina E: Promotion of Breastfeeding Intervention Trial
(PROBIT): a randomized trial in the Republic
of Belarus. JAMA 2001; 285: 413–420.
30 Ladomenou F, Moschandreas J, Kafatos A,
Tselentis Y, Galanakis E: Protective effect of
exclusive breastfeeding against infections
during infancy: a prospective study. Arch Dis
Child 2010; 95: 1004–1008.
31 Quigley MA, Kelly YJ, Sacker A: Infant feeding, solid foods and hospitalisation in the first
8 months after birth. Arch Dis Child 2009; 94:
148–150.
32 Morgan JB, Lucas A, Fewtrell MS: Does weaning influence growth and health up to 18
months? Arch Dis Child 2004; 89: 728– 733.
33 Aperia A, Zetterstrom R: Renal control of fluid homeostasis in the newborn infant. Clin
Perinatol 1982; 9: 523–533.
34 D’Souza SW, Vale J, Sims DG, Chiswick ML:
Feeding, growth, and biochemical studies in
very low birthweight infants. Arch Dis Child
1985; 60: 215–218.
35 Roberton DM, Paganelli R, Dinwiddie R,
Levinsky RJ: Milk antigen absorption in the
preterm and term neonate. Arch Dis Child
1982; 57: 369–372.
36 Liem JJ, Kozyrskyj AL, Huq SI, Becker AB:
The risk of developing food allergy in premature or low-birth-weight children. J Allergy
Clin Immunol 2007; 119: 1203–1209.
37 Kvenshagen B, Jacobsen M, Halvorsen R:
Atopic dermatitis in premature and term children. Arch Dis Child 2009; 94: 202–205.
38 van Elburg RM, Fetter WP, Bunkers CM, Heymans HS: Intestinal permeability in relation
to birth weight and gestational and postnatal
age. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 2003;
88:F52–F55.
39 Morgan J, Williams P, Norris F, Williams CM,
Larkin M, Hampton S: Eczema and early solid
feeding in preterm infants. Arch Dis Child
2004; 89: 309–314.
Palmer /Makrides