Pasatiempos: “Sopa de Letras” - Parroquia de San Mateo Apostol

San Francisco de Sales (24 de enero)
Es el patrono de los periodistas. Fue un
escritor nacido en el año 1567 en Saboya que
buscaba la transmisión de la verdad evangélica. Durante su infancia su madre le narraba
el Catecismo y a los 14 años ingresó en la Universidad de París. Destacó en retórica y filosofía, se entregó al estudio de Teología y se
consagró a Dios. A los 24 años obtuvo el Doctorado en Leyes y en 1593 fue ordenado sacerdote. Predicó por muchas ciudades y participó
en la reconquista del Chablais. En esta ardua
tarea comenzó su carrera de escritor elaborando una serie de panfletos de la Doctrina de la
Iglesia. Gracias a su labor el número de conversiones aumentó y restableció la fe Católica
en la provincia. Ocupó el cargo de Obispo de
Ginebra durante 21 años y murió en 1622. Su
última palabra fue el nombre de Jesús.
Pasatiempos: “Sopa de Letras”
!! SOLUCIONADO !!
¿Serias capaz de encontrar en esta sopa de letras las siguientes palabras, que están relacionadas con la
profesión de periodista, de la que
San Francisco de Sales es su
Patrón?:
ARTICULO, GACETA, REPORTERO,
CRONISTA, SEMANARIO, BOLETIN,
REPORTAJE, CORRESPONSAL,
ROTATIVA, PERIODICO
( La Solución la puedes ver en www.parroquiasanmateo.es)
Horario de Misas: de lunes a Sábados : 9.30 y 19.30
Domingos y Festivos : 9.30 , 12.00 y 19.30
Todos los Domingos a las 12h., Retransmisión en Directo de
“La Santa Misa” en : www.parroquiasanmateo.es
En “Diferido” visitando >> http://www.youtube.com/user/parroquiasanmateo
Hoja-Boletín Parroquial
de uso Interno
Distribución Gratuita
Pastoral Medios de Comunicación Social - Parroquia de San Mateo
Plaza de San Miguel nº 1 -14900-Lucena (Córdoba)
Tlf. 957500775 Email: pastoralmcs@parroquiasanmateo.es
Pagina Web: www.parroquiasanmateo.es
18 de Enero 2015
Parroquia de San Mateo
Año 1 — Nº 17
“LA VIOLENCIA HOMICIDA ES ABOMINABLE,
CUALQUIERA QUE SEA EL MOTIVO” (Francisco)
Los
dramáticos
atentados del terrorismo islamista los
pasados días 7, 8 y 9
en Francia han conmovido a la opinión
pública mundial y
han provocado los
pronunciamientos
de condena de gran
parte de la opinión
pública y de los líderes de los países civilizados.
El Papa Francisco, en
un comunicado emitido el día 8 desde el
Vaticano
afirmaba:
“Cualquiera
que
sea el motivo, la
violencia homicida
es abominable, no
se puede justificar
nunca, hay que garantizar y proteger
con decisión la vida y
la dignidad de todos”.
Está claro que la vida rrorismo islamista, se ha
es un don sagrado, el
primero de los derechos de
la persona, contra el que
nadie puede atentar ni sentirse con algún derecho.
Nadie puede asesinar en
nombre de nadie y, menos
aún, en nombre de Dios. El
asesinato no es respuesta a
ninguna ofensa. Como dice
el Papa todo asesinato es
abominable, cualquiera
que sea el motivo. Y no hay
justificación posible.
Junto a la condena por
la matanza realizada en la
redacción de la revista
“Charlie Hebdo” por el te-
hecho, con toda razón, una
firme defensa del derecho a la libertad de expresión, pilar fundamental de toda democracia,
condición indispensable de
una sociedad democrática y pluralista. Por eso
tal derecho está recogido
por la Organización de Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, está recogido en nuestra Constitución y en las constituciones
de todos los países democráticos y en sus leyes.
( Continua en la pág.. siguiente)
( ...viene de la pág.. Anterior)
Pero en algunas ocasiones parece olvidarse que este derecho,
como todos, está regulado por las
leyes y tiene sus limitaciones.
Como cualquier derecho, debe
ejercerse con responsabilidad
y conlleva ciertas obligaciones. No
se trata de un derecho absoluto:
su límite aparece cuando se vulneran los derechos de otras
personas, cuando entra en conflicto con otros derechos. Y no se
trata sólo de que las leyes condenen las posibles infracciones, sino
de que se produzca también una
condena social de determinados
comportamientos y, sobre todo, de
que existan unos límites morales que cada persona se impone
desde su propia conciencia. Cuanto más desarrollada se encuentra
la sensibilidad moral de una persona, más se retrae de ofender
a los demás, con independencia
del juicio que le merezcan sus
ideas, valores y actuaciones.
Por ello debe diferenciarse
entre “libertad de expresión”
y la” provocación intencionada”, la “ofensa gratuita”. La
diferencia está muy clara. Se expresa en el propósito del que
ejerce tal derecho, en la intención de quien se expresa. La libertad, tal como es descrita, es para
“expresar”, no para provocar.
Obviamente, una persona que te
pare en la calle y te espete un
insulto no está ejerciendo ningún
derecho protegido constitucionalmente. (La Iglesia católica está
sufriendo dolorosas experiencias
de ese tipo de provocaciones en
que personas y creencias
son
objeto de insultos, escarnios y
ofensas gratuitas. Pero los católicos no tomamos venganza de esas
ofensas y, si es necesario, ponemos la otra mejilla). El Papa, en
su comunicado, además de condenar tajantemente los atentados y
asesinatos, hace una llamada a
evitar este tipo de ofensas y provocaciones ya que socavan la convivencia pacífica, causan violencia
moral, atacan la dignidad de las
personas, y exhorta, en consecuencia, a cultivar el respeto a los
otros.
A modo de resumen podríamos
hacer nuestras las afirmaciones
que el abogado don José Mª de
Pablo hace en la prensa de estos
días: “Ni burlarse de una religión es libertad de expresión,
ni asesinar es la respuesta. Mi
solidaridad con las víctimas.
Mi repudio a los asesinos. No
se puede aceptar que la burla
de los sentimientos religiosos
sea libertad de expresión. Pero
menos aún que se asesine en
nombre de Dios”.
Canal "San-Mateo tv", Amplia su Programación Dominical
Desde el pasado domingo día 11 de enero,
nuestro Canal Multimedia de tv., ha ampliado
los contenidos de sus Emisiones Dominicales.
Al comenzar el Curso Pastoral 2014-2015, se incluyo en la Programación Dominical, el mensaje que
nuestro Obispo dirige semanalmente a toda la Diócesis, LA VOZ DEL PASTOR, y a partir de este domingo, se ha ampliado con el INFORMATIVOSEMANAL de Magnificat.tv (que muy cortésmente,
nos cede este canal de televisión).
Este INFORMATIVO-SEMANAL, está incluido en
la programación que este canal Católico de televisión
pone en antena y que forma parte del proyecto evangelizador de los Franciscanos de María, cuyo fundador
es el sacerdote, Santiago Martin Rodríguez, licenciado en Biología, Teología Moral y Periodismo, Consultor del Pontificio Consejo para la Familia, Escritor y
Columnista de la Razón, colaborador de EWTN y
conocido presentador del programa TESTIMONIO
que semanalmente emitía TVE.
( La emisión comienza a las 11.30h en www.parroquiasanmateo.es)
Evangelio según san Juan 1,35-42
( Domingo II del Tiempo Ordinario (B) (18 de Enero 2015) )
En
aquel tiempo, Juan se encontraba de
nuevo allí con dos de sus discípulos. Fijándose
en Jesús que pasaba,
dice: «He ahí el Cordero de Dios». Los dos
discípulos le oyeron
hablar así y siguieron
a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: «¿Qué
buscáis?». Ellos le respondieron: «Rabbí —
que
quiere
decir
“Maestro”— ¿dónde vives?». Les respondió:
«Venid y lo veréis». Fueron, pues, vieron dónde
vivía y se quedaron con Él aquel día. Era más
o menos la hora décima. Andrés, el hermano
de Simón Pedro, era uno de los dos que habían
oído a Juan y habían seguido a Jesús.
Éste se encuentra
primeramente con
su hermano Simón
y le dice: «Hemos
encontrado al Mesías» —que quiere
decir, Cristo—. Y le
llevó donde Jesús.
Jesús, fijando su
mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo
de Juan; tú te llamarás Cefas» —que quiere
decir, “Piedra”.
Comentario al Evangelio
H
oy vemos a Jesús que venía por la
ribera del Jordán: ¡es Cristo que pasa! Debían
ser las cuatro de la tarde cuando, viendo que
dos chicos le seguían, se ha girado para preguntarles: «Qué buscáis?» (Jn 1,38). Y ellos,
sorprendidos por la pregunta, han respondido:
«Rabbí —que quiere decir “Maestro”— ¿dónde
vives? (...) ‘Venid y lo veréis’» (Jn 1,39).
También yo sigo a Jesús, pero... ¿qué quiero?, ¿qué busco? Es Él quien me lo pregunta:
«De verdad, ¿qué quieres?». ¡Oh!, si fuera suficientemente audaz para decirle: «Te busco a
ti, Jesús», seguro que le habría encontrado,
«porque todo el que busca encuentra» (Mt 7,8).
Pero soy demasiado cobarde y le respondo con
palabras que no me comprometen demasiado:
«¿Dónde vives?». Jesús no se conforma con mi
respuesta, sabe demasiado bien que no es un
montón de palabras lo que necesito, sino un
amigo, el Amigo: Él. Por esto me dice: «Ven y
lo verás», «venid y lo veréis».
Juan y Andrés, los dos mozos pescadores, fueron con Él, «vieron dónde vivía y se quedaron
con Él aquel día» (Jn 1,39). Entusiasmado por
el encuentro, Juan podrá escribir: «La gracia y
la verdad se han hecho realidad por Jesucristo» (Jn 1,17b). ¿Y Andrés? Correrá a buscar a
su hermano para hacerle saber: «Hemos encontrado al Mesías» (Jn 1,41). «Y le llevó donde Jesús. Jesús, fijando su mirada en él, le
dijo: ‘Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas’, que quiere decir “Piedra”» (Jn
1,42).
¡Piedra!, ¿Simón, una piedra? Ninguno de
ellos está preparado para comprender estas
palabras. No saben que Jesús ha venido a
levantar su Iglesia con piedras vivas. Él tiene
ya escogidos los dos primeros sillares, Juan y
Andrés, y ha dispuesto que Simón sea la roca
en la que se apoye todo el edificio.
Y, antes de subir al Padre, nos dará respuesta
a la pregunta: «Rabbí, ¿dónde vives?». Bendiciendo a su Iglesia dirá: «Yo estaré con vosotros cada día hasta el fin del mundo» (Mt
28,20).
Rev. D. Lluís Raventós