NOVEDADES

Aportes
C e le
l eb r ac i ó n
p ar a l a
Homilía y guión para la Santa Misa
28 durante el año
Ciclo A. Color:Verde
12 de octubre de 2014
Año XVIII - Nº 1044
Aportes para la homilía
Vayan y conviden a todos
al banquete de vida eterna
Is 25, 6-10a; Sal 22; Fil 4, 12-14. 19-20;
Mt 22, 1-14
Hoy se nos invita a ser llamadores
y convidadores del Padre, que quiere
que traigamos a su mesa a tantos hambrientos y sedientos de él, que corren
peligro de intoxicarse con viandas sin
sustancia o en mal estado, vinos agrios,
aguas contaminadas y fangosas. Dios es
amor y desde siempre viene preparando
ilusionado el banquete de la vida eterna,
y nos exhorta a rechazar las mundanas
exquisiteces que indigestan y matan, nos
llama a abrir nuestro apetito al sabor exquisito de las cosas de Dios, ahondando
en la oración y meditación, frecuentando
los Sacramentos, etc., pues sólo Dios
puede satisfacer plenamente nuestra
hambre y sed de verdad y justicia, de
amor y esperanza, de paz y felicidad y
hoy, ese Dios amor nos llama y envía a
cuantos buscan sin hallar lo que sacie esa
hambre, para que felizmente encuentren
en nuestras palabras y ejemplos aquello
que los orienten hacia las fuentes de la
salvación.
Lamentablemente hay muchos ciegos
o ingenuos voluntarios que confiadamente siguen lo que no es del evangelio y,
para peor, hacen callar a los que tratan
de abrirles los ojos y convencerlos de
sus errores, mentiras y maldades. Y esto
desde los antiguos profetas hasta Juan el
bautista, siguiendo por Jesús y sus apóstoles, los mártires de todos los tiempos,
calumniados y difamados, condenados y
asesinados impunemente, tal como Jesús
había advertido, la dolorosa pero gloriosa
historia de la Iglesia que no deja de llamar
a todos al banquete del cielo.
Y así, en medio de la ignorancia, la
incredulidad y la rebeldía reinantes, muchos se preguntan: pero, ¿será que hay
otra vida después de la muerte, por la
cual valga la pena preocuparse, si nadie
volvió a contar nada? Otros argumentan
que hay que tener fe, como encogiéndose de hombros y aduciendo que ¡nada
es seguro! Cuentan que la Virgen estaba
por lavar la Santa Síndone que hoy veneramos, entonces Juan exclamó: ¡No,
Madre, déjala, los hombres del futuro
necesitarán verla así para creer en Jesús! A lo que la Virgen contestó: Mira hijo,
para quien quiera creer, con mirar el sol
le basta. Pidamos humildemente, como
el papá del epiléptico: creo, Señor, pero
aumenta mi fe. Más de una vez Jesús
promete vida y resurrección eterna al
que cree en él y lo sigue fielmente. Pablo
asegura también que, así como el Padre
resucitó a su Hijo, también resucitará y
llevará con Jesús a quienes hayan vivido
(Continúa en la p. 4).
Aportes - 1
Guión para la Santa Misa
1) Introducción
Hermanos: ¡Cuánto anhelamos
vivir felices, en plenitud física
y espiritual, en salud y paz, en
justicia y amor fraterno! ¡Eso es
vida!, es tocar el cielo con las manos,
asistir al gran banquete de la vida, cuyo
anticipo palpitamos en cada misa, en
torno a Jesús, compartiendo nuestra
fe, en mutua caridad, confiados en sus
promesas.
Comencemos cantando…

2) Saludo de bienvenida
Queridos hermanos: que la gracia
y la paz de Dios, nuestro Padre, y
de Jesucristo nuestro Señor, unidos en su Espíritu Santo, estén siempre
con todos ustedes.
Somos una familia de hermanos, congregados en torno a Jesús, esperando el
día cuando el Padre nos haga sentar en la
mesa del banquete de las bodas eternas,
cuando él sea todo en todos y nosotros,
todos uno eternamente en él. ¿Lo creemos firmemente así, estimulándonos a
remar contra la correntada que pretende
frenarnos y desviarnos? ¿Tratamos de
entusiasmar con palabras y ejemplos a
los que nos rodean?
3) Acto penitencial
Comencemos esta misa analizando nuestra actitud ante las
promesas de Dios. Digamos con
sinceridad:

Perdona, Señor, nuestras dudas
y negligencias.
– Tú sabes, Señor, que nuestras ansias son tan grandes que la espera nos
impacienta, la poca fe pierde terreno
y lo gana la desesperanza, mientras
nos acechan las tentaciones.
Aportes - 2
– Sabemos que los bienes de este
mundo son limitados, caducos y nunca
nos llenan, pero nos quedamos en la
idea de poseer e idolatrar egoístamente los bienes.
– Tú aseguras que quien te sigue y
persevera con su cruz hasta el final
alcanza resurrección y vida eterna,
somos también conscientes de todo
esto y te pedimos perdón.
– Porque rezamos muy de memoria el
creo en la resurrección y la vida eterna, pero al momento de obrar como es
debido no tenemos escrúpulos en dar
mal ejemplo.
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone
nuestros pecados y nos dé la vida
eterna. Amén.
4) Liturgia de la Palabra
Primera lectura (Is 25, 6-10a): Siglos antes de Jesús, el profeta Isaías
augura un mundo de felicidad y vida
plena y nos exhorta a alabar a Dios
por sus maravillas en bien de los hombres.
Salmo responsorial (Sal 22): El Salmo 22 proclama: ¡El Señor es mi Pastor!,
y lo bendice agradecido por sus cuidados
y providencia. ¡Lo importante es que seamos ovejas obedientes!
Respondemos: El Señor nos prepara
una mesa.
Segunda lectura (Fil 4, 12-14. 19-20):
Desde la cárcel de Roma, Pablo agradece
a los filipenses las atenciones recibidas,
aunque asegura estar acostumbrado a
todo, ¡y Cristo lo reconforta!
Evangelio (Mt 22, 1-14): La parábola
del banquete de bodas que, aunque algunos lo rechacen, Dios lo abre a quienes
ponen su buena voluntad y participan
digna y santamente dispuestos.

5) Oraciones de los fieles
Dios nos creó para vivir con él, en
plenitud de vida y felicidad. Pidámosle una fe firme y una esperanza perseverante, en el fiel cumplimiento
de sus palabras. Digámosle:

alza la copa de la salvación e invoca el
Nombre del Señor. Junto al pan y el vino
presentemos nuestro sincero empeño de
perseverar sobre las huellas de Jesús y
llegar bien dispuestos a la mesa eterna,
vestidos de su gracia y santidad…
Cantemos…
Danos cumplir tu voluntad con
fidelidad y coherencia.
7) Comunión
Llegamos, Señor, a tu mesa can4 Los cristianos somos en el muntando con una nostalgia muy hondo como el alma en el cuerpo, decía
da, anhelando el Paraíso y con la
san Anselmo. Que fieles a tus palabras
espera ilusionada en la promesa
vivamos dando testimonio de la vida
de
que
quien confía en el Señor no se
futura. Oremos...
verá defraudado. Esta comunión con el
4 Cuando el dolor nos oprima y la ilusión Cuerpo y la Sangre de Jesús es un antiya no brille, que tus promesas nos cipo de cuanto viviremos eternamente. En
alienten a seguirte con entusiasmo, esta espera, vayamos a unirnos a Jesús
ilusionados y por cuanto nos aguarda. eucaristía.
Oremos…
Cantemos…
4 Para que, quienes viven encandilados
por los bienes caducos de este mundo, 8) Despedida y bendición final
abran sus ojos a la maravillosa claridad
Dentro de un tiempo comprobaque se avizora al horizonte de nuestros
remos que la resurrección de la
días. Oremos…
carne y la vida eterna no eran
4 Para que jamás veamos la muerte poesía mística, sino juramento de un Dios
como el fin de todo, sino como la que no se queda en palabras.
puerta abierta a la vida verdadera, al
Ahora, más que creer, la cuestión es
banquete eterno con Dios y de toda la vivir preparados para cuando el Padre
humanidad junto a él. Oremos…
nos reciba sonriente: ¡Vengan a participar
4 Te pedimos para que nuestros difun- del gozo de su Señor!, y nos siente a su
tos, que ya llegaron a tu presencia, mesa vestidos con su gracia y santidad.
Y que hasta ese momento:
rueguen para que nosotros vivamos
anhelantes y esperanzados. Oremos…
El Señor nos bendiga y nos proteja,
tenga
piedad y nos muestre su rostro,
Señor, danos avanzar por este
mundo precario con tanta ilusión, nos mire siempre con amor y nos conque animemos a todos a prepa- ceda su paz. Que la bendición de Dios
todopoderoso, Padre, X Hijo y Espíritu
rarnos para tu banquete eterno. Amén.
Santo descienda y permanezca con todos
nosotros. Amén.
6) Presentación de las ofrendas
¿Cómo pagaré al Señor todo el
Encontrá en:
bien que me hace?, pregunta el
www.sanpablo.com.ar
Salmo. Y, ¿cómo le pagaremos el
Recursos para la catequesis,
banquete con que nos espera al
Librería virtual y mucho más...
fin de nuestros días? Así escuchamos:


Aportes - 3
(Viene de la p. 1).
como él y hayan perseverado con fe,
aguardado su manifestación al fin de
los tiempos.
Sucede que vivimos entre muchos
que no conocen al Señor y por eso también se resisten a creer en él. Felices
nosotros si leemos su palabra con avidez
y la estudiamos en profundidad porque,
entonces, nuestra vida tendrá ese aliciente que nos impulsará a dar nuevos
pasos adelante y, sobre todo, será un
poderoso atractivo, ese testimonio/
invitación al banquete del Señor, para
cuantos ven que vivimos convencidos y
entusiastas lo que sabemos y creemos,
y lo traducimos en esperanza activa, en
un amor a Dios, alegre y obediente, y
en una caridad fraterna por encima de
egoísmos y demás.
Seamos también conscientes de
que, si por desgracia arrastramos el
evangelio como una obligación y no con
la alegría ilusionada de quien descubrió
el más grande y rico tesoro, entonces,
ese testimonio/invitación no será tal,
carecerá de eficacia y hasta resultará
contraproducente, como cuando Mahatma Gandhi reprochaba: Me gusta el
evangelio pero no veo que lo cumplan.
Por el contrario, si nuestra vida cristiana
se concreta en obras de fe, esperanza y
caridad, atraerá a muchos que necesitan
comprobar que vale la pena ser cristiano, pues habrán encontrado verdadero
sentido y trascendencia a estos cuatro
días locos que vivimos, y que la vida
no termina en un cajón bajo tierra sino
que la muerte es como un trampolín
que eleva a alturas infinitas de vida y
felicidad, y también ellos darán gracias
a Dios porque, a través nuestro, pueden
sentirse ciudadanos del cielo y convidados al banquete eterno.
¡Señor Jesucristo!, asumiste y redimiste nuestra humanidad viciada de
pecado y ahora vives resucitado junto
al Padre, enseñándonos a apetecer tus
palabras de vida eterna como el más
provechoso alimento.
Te pedimos que nos ayudes a liberarnos de nuestras rebeldías y soberbias, a
superar los errores y mentiras, a dejar a
un lado los odios y egoísmos para“revestirnos del hombre nuevo”, bañarnos en tu
gracia y perfumarnos con el buen olor de
Cristo, y lucir el traje de fiesta apropiado
para ese festín eterno.
Danos fervor apostólico para no desanimarnos cuando alguno rechaza tu
invitación y nos miran y condenan como
fanáticos, manipuladores de conciencias,
quizá por ignorancia o porque se dejan
arrastrar por ideas que no son del evangelio, sin fuerzas para volver a la verdad
de tus caminos.Tú que vives y reinas por
los siglos. Amén.
La caridad es el traje de fiesta, porque
nuestro Redentor la revestía cuando
vino para unir a sí como esposa a su
Iglesia. Es el amor de Dios que movió al
Hijo a unir a sí a los elegidos.
San Gregorio Magno
Aportes para la Celebración es un subsidio litúrgico preparado por el equipo de redacción de El Domingo, periódico religioso de la
editorial SAN PABLO, propiedad de SOCIEDAD DE SAN PABLO (PAULINOS). Riobamba 230, C1025ABF BUENOS AIRES, Argentina.
Teléfono: (011) 5555-2416/17/21/24. Fax: (011) 5555-2439. E-mail: director.eldomingo@sanpablo.com.ar - www.sanpablo.com.ar Impreso por G. S. Gráfica s.r.l., Cnel. Charlone 958, B1868DZF Piñeyro, AVELLANEDA (Bs. As.), Argentina.
En el Uruguay:
San Pablo: Colonia 1591 (11200) MONTEVIDEO, tel.: 24018332, cels.: 094943071/095728681, Mail: libreria@san-pablo.com.uy
Aportes - 4