O Alto Arnoia pdf free

CASTILLA Y LEÓN
NÚMERO 201 / MARTES 15 DE JULIO DE 2014
innovadorescyl@dv-elmundo.es
INNOVADORES
DE EL MUNDO
> TALENTO JOVEN
Testigo
directo de
los gustos de
la gente
>Síguenos en
>Ángel Lozano
Innovar la
investigación
Innovadores CyL El Mundo
twitter @InnovadoresCyL
PÁGINA 4
> Adolfo Plasencia
> Javier López Tazón
Aprender a
escribir ‘código’
Otra vez
suspendidos
PÁGINA 2
PÁGINA 5
PÁGINA 8
Sabas de Diego y Adriana Casillas, propietarios de Meal Food Europe, sostienen varios gusanos de la harina o ‘tenebrio molitor’. / ENRIQUE CARRASCAL
Primera granja de gusanos de España
>SALAMANCA / Dos jóvenes ponen en marcha Meal Food Europe, una compañía que cría la variedad ‘tenebrio
molitor’, rico en proteínas y que sirve para alimentar al pescado o vender abono. Por José Manuel Blanco
PÁGINAS 4 y 5
> UNIVERSIDAD
> MEDIO AMBIENTE
Los alumnos podrán manejar
Un fertilizante para aumentar la
oficialmente toneladas de datos producción de las tierras
PÁGINA 2
PÁGINA 7
4 INNOVADORES
EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN / AÑO III / MARTES 15 DE JULIO DE 2014
MIRANDO
AL FUTURO
Innovar la investigación
ÁNGEL LOZANO
uchos políticos, docentes y empresarios, se les llena la boca con
todos estos rimbombantes vocablos: Innovación, Investigación,
Desarrollo. Innovación tecnológica por aquí,
innovación creativa por allí. La i se le suma a
I+D y se multiplica el efecto, todavía se nos
llena la boca más… de aire, de nada.
Recordemos que innovación no es lo mismo que novedad tecnológica. Y también aclararemos que investigar es invertir recursos
para obtener conocimiento, en tanto que innovar es invertir conocimiento para obtener
M
valor. O como manifiestan en Europe INNOVA: «Investigar es transformar dinero para
obtener conocimiento», mientras que innovar
consiste en «transformar conocimiento para
obtener dinero».
Estos conceptos se aplican no solo al entorno de los negocios, sino también a muchos
ámbitos de la sociedad, en procesos, en servicios, en productos, en la publicidad y el diseño…El crecimiento económico viene garantizado esencialmente por una acertada
política de Innovación. Hoy día, al igual que
en el mundo empresarial e industrial, la inno-
Detalle de los gusanos ‘tenebrio molitor’ criados en la granja salmantina. / E. CARRASCAL
vación es fundamental en la investigación universitaria. Las empresas y las universidades estarán condenadas a fracasar –y
más en el actual contexto de crisis– si no logran innovar.
En España, según los informes
comunitarios (Innovation Union
Scoreboard. IUS) del primer trimestre 2104, nos situamos en el
puesto 17 de los 28 estados
miembros, aún más abajo que en
2013. ¡España –y con ella Castilla
y León- retrocede en Innovación! Pues lo tenemos claro en nuestra autonomía, con apenas becas y ayudas para Institutos de investigación. Promesas muchas, eso sí.
Pero hoy día, abundan aún sesudos catedráticos e investigadores que afirman que
«los recursos, los esfuerzos económicos de
un país, en Ciencia, debe ir a I+D, y no tanto
a innovación, ya que este último aspecto debe venir añadido del I+D de un país desarrollado». Grave error, porque no solo se trata de
innovar como proceso final de
aplicación del conocimiento al
mercado, sino que estamos afirmando que las propias metodologías y desarrollos de la investigación debe ser innovadores. Innovar no es una mera aplicación de
la investigación de laboratorio.
Existe en la universidad castellana y leonesa una I+i académica
con un perfil distinto al científico,
o sea, desde perspectivas de las
ciencias humanas, de la cultura y
de las artes. Los conceptos de vanguardia y
creatividad se hacen relevantes en este contexto innovador. Desde este perspectiva es desde
donde hablamos y actuamos-, con varios proyectos académicos, que están creando, innovando y cambiando los rígidos, y muchas veces
obsoletos, paradigmas de nuestra educación e
investigación universitaria.
Ángel Lozano es coordinador adémico del Servicio de Producción e Innovación Digital de la USAL
Sabas de Diego y Adriana Casillas, propietarios de la empresa Meal Food Europe. / E. CARRASCAL
> SALAMANCA
Los gusanos, esa rica proteína
Dos jóvenes salmantinos crean la primera granja española especializada en la cría, reproducción y venta
del ‘tenebrio molitor’ para piscifactorías, venta de abono y extracción de quitina. Por José Manuel Blanco
Emprender siempre es complicado. Hacer realidad una idea innovadora puede conllevar muchas
dificultades. Y si el pasajero protagonista es ese viaje es el tenebrio molitor, la cosa se complica
mucho más. Criar, engordar y
vender de forma masiva al popu-
larmente conocido como gusano
de la harina, es lo que se han
propuesto dos jóvenes salmantino, Sabas de Diego y Adriana
Casillas. Para ello han creado
una empresa, MealFood Europe.
Sabas tiene experiencia en empresas alimentarias. «Vimos que
algo fallaba en la cadena alimentaria. Lo más evidente es el tema
del pescado, que come insectos
en su dieta natural pero no tiene
esa opción en el mercado. Desde
el tema de las vacas locas, llevan
comiendo únicamente materia
prima procedente de peces. Es
decir, que para alimentar a un kilo de lubina, necesitamos cuatro
de anchoas, por poner un ejemplo muy visual. O la trucha de
piscifactoría se alimenta de harina de pescado, grasa de pescado… cuando tiene etapas en libertad que sólo come insectos.
Estábamos pensando en eso,
cuando la FAO aparece diciendo
que hay que comer insectos, que
son la proteína del futuro, que ya
hay 2.000 millones de personas
en el mundo que lo comen… Eso
nos ayudó a decidir empezar a
investigar», comenta Sabas.
EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN / AÑO III / MARTES 15 DE JULIO DE 2014
INNOVADORES 5
BIODIVERSIDAD
DIGITAL
Aprender a escribir ‘código’
ADOLFO PLASENCIA
a palabra Code, no necesita mucha
explicación para los anglosajones.
En español, en cambio, hay que añadir otra palabra en inglés para saber
que nos referimos a la programación informática, o sea, al código de software. Si buscas en el diccionario ‘en-línea’de la RAE la
palabra «código» podrás comprobar que, de
sus ocho acepciones, ninguna se refiere a
nada que tenga que ver con la informática ni
con el código que la hace funcionar. Es una
prueba mas de la suma aversión que los nominalistas de la RAE parecen sentir por lo
L
En marzo de 2014 eligieron al
tenebrio molitor, un animal reptante, que necesita una alimentación vegetal y que no pone en peligro el medio ambiente, como el
insecto de su proyecto. «En realidad, ya se vende en el mercado
como alimento para mascotas,
pero a un precio desorbitado.
Además, tiene una composición
química que es de las mejores de
cara a la alimentación animal.
Una vez eliminada el agua, tiene
una proteína cercana al 60%, con
una digestibilidad superior al
90%. Además, el perfil oleico de
su grasa es similar al aceite de
oliva. Su alimentación es en base
a cereales, hortalizas y verduras.
Es un animal cuyo sistema inmune se estudia de cara a enfermedades como el cáncer», explica
Sabas.
Pero, una vez elegido, comenzaron las dificultades porque nadie en el mundo se ha puesto a
digital y las ciencias de la computación (en
descripción de «ciencia» en el mismo diccionario hay también muchas descritas, pero ni
rastro de algo que tenga que ver con lo que
en inglés se llaman Computer Science).
Si abres el libro Software libre para una
sociedad libre, escrito por Richard M.
Stallman —con acceso gratuito en la Web de
«sin dominio» [bit.ly/1m9rHCK]—, en el prólogo, escrito por el catedrático de leyes Harvard, Lawrence Lessig, se puede leer: «El
‘código’ es la tecnología que hace que los ordenadores funcionen. Esté inscrito en el soft-
la mesa. Hay que elegir toda la
técnica, experimentar con las
condiciones ideales para la reproducción, elegir los envases, la
forma de conservarlo… En realidad, tenemos que desarrollar todo el proceso porque sólo existe
en el papel y nos vamos a convertir en la primera granja española especializada en la cría, reproducción y venta de tenebrio
molitor», comenta la joven emprendedora.
El proceso ha sido complicado.
Han tenido que experimentar la
crianza de este insecto en distintas condiciones de ambientes,
luz, humedad, temperatura, de
manejo… «El objetivo es saber
las condiciones ideales para aumentar la productividad. En Salamanca está la segunda piscifactoría más grande de Europa de
ware o grabado en el hardware, es el conjunto de instrucciones, primero escritas
como palabras, que dirigen
la funcionalidad de las máquinas. Estas máquinas (ordenadores) definen y controlan cada vez más nuestras vidas. [...] ¿Qué control
deberíamos tener sobre el
código? ¿Qué comprensión?
¿Qué libertad debería haber
para neutralizar el control
que permite? ¿Qué poder?»
Estas cuestiones decisivas
no han movido a los egregios académicos a estudiar como acepción
la de «código informático». A Bill Gates y
Mark Zuckerberg, sí les parece importante
ya que han donado diez millones de dólares
a Code.org, una organización sin fines de lucro que cree que «cada estudiante en cada
escuela debe tener la oportunidad de aprender programación de ordenadores». Quizá
truchas, con 5.500 toneladas
anuales, que comerán unas 8.000
toneladas de pienso. Conseguir
esas cifras, con un planteamiento eficiente, es casi imposible a
corto plazo, pero para eso esta-
Pese a su juventud,
cuentan con el respaldo
de la FAO y están en el
programa Horizon 2020
El perfil oleico de
estos gusanos es como
el del aceite de oliva y
se alimenta de ‘verde’
los que defienden las humanidades piensen que aprender a programar código informático no debe restar
tiempo en la enseñanza a
esas disciplinas, cosa en la
que estoy de acuerdo, pero
hoy es un hecho que lo digital hace funcionar el mundo.
Y aprender a pensar no esta
reñido con escribir ‘código’.
Como dice Tom Dean, de
Google: «La programación
es un reto para la inteligencia, no sólo porque requiere
concentración y atención al
detalle, sino porque el camino que va desde
la concepción de lo que se quiere lograr con
la realización del código hasta lo que realmente se consigue, requiere arte, visión y
creatividad, así como destrezas mentales imprescindibles». Saque el lector sus propias
conclusiones.
@adolfoplasencia
mos trabajando en distintos prototipos», comenta Sabas. Unos
trabajos que llevan con mutismo
ante el interés que ha despertado
el proyecto.
La peculiar idea de estos dos
jóvenes ha encontrado otros problemas administrativos. «No hay
nada, siempre vamos en el apartado de «otros». Recuerdo que al
principio un funcionario nos digo
que el proyecto era claro, se trataba de una ganadería y teníamos que dar de alta a las madres…», comenta Sabas, antes de
agradecer la comprensión que
están teniendo en la Administración con esa iniciativa.
Sin embargo, estos dos jóvenes
no guardan todas sus cartas a la
alimentación de peces. El tenebrio molitor tiene otros usos. Como la venta de abono orgánico,
su uso como cebo para la pesca
deportiva, o la extracción de quitina de alta calidad para uso industrial. «Incluso hemos tenido
demanda de ellos para degustaciones gastronómicas», asegura
Adriana.
De momento, ya trabajan en su
granja piloto y continúan dando
pasos hacia el éxito. MealFood
Europe acaba de firmar un
acuerdo con la Fundación del
Parque Científico de la Universidad de Salamanca para poner en
marcha parte del proyecto en el
Servicio de Invernadero Experimental del Ciale, y forma de un
programa europeo, Horizon
2020, dentro de un consorcio de
21 empresas repartidas por Europa, África y América, en el que
los principales objetivos son la
investigación y la innovación.
Automatizarán el
proceso para superar a
Asia o EEUU, donde la
producción es manual
criarlos a gran escala. «Montas
una granja de vacas, de cerdos,
ovejas o perros, y enseguida te
lleva el proveedor para todo. Tienes toda la técnica preparada pero en el caso de los insectos, no
existe ni la tecnología primaria»,
asegura.
Introducir insectos en la cadena alimentaria es complicado.
«En la mentalidad europea sólo
plantearlo, ya es innovador. Luego está todo el tema de la técnica, de la maquinaria para trabajar con ellos, que son animales
muy pequeños, de instalaciones… de ello no hay nada», asegura Adriana. Es entonces cuando aparece la Fundación Bases
en sus vidas, y se convierte en un
apoyo en los primeros pasos para crear la innovadora empresa.
«Tenemos que innovar en todo
el proceso. Desde el huevo hasta
La mano de Sabas de Diego sujeta un ejemplar de ‘tenebrio molitor’, el tipo de gusano que crían en su empresa. / E. CARRASCAL