0642 flyer productos_K-S1

de relax
el diario de coahuila Viernes 17 de octubre de 2014 Email: sociales@eldiariodecoahuila.com.mx
Vinos blancos
Los vinos blancos jóvenes y frutados se complementan muy
bien con pescados a la plancha y carnes blancas con vegetales.
Los vinos blancos de paladar untuoso, armonizan muy
bien con pescados ahumados, sushi, centollas, ostras y
almejas.
Los vinos blancos con crianza o fermentados en barricas
de roble de variedades como Chardonnay, Semillón, Sauvignon Blanc y Pinot Gris, combinan muy bien con mariscos,
langostas, carnes de ave a la brasa y pescados marinados.
Nos dice la sommelier Vianney Vázquez
maridajes
Cuáles
son los mejores
Comparte
importantes tips que
te ayudarán a resolver
tus dudas
Vino rosado
Los vinos rosados son ligeros por naturaleza. Son
servidos frescos (10˚C a 12˚C) y pueden acompañar diversos platos, en especial con pescados
azules o “grasos” (atún, sardina, arenque, salmón,
anguila,...), mejillones, paellas y arroces, pastas,
verduras cocidas o guisadas, carnes de cerdo y
pollo.
Los vinos rosados se elaboran a partir de diversas variedades de uva dependiendo del país o
región.
1
2
3
Con platos fríos servir vinos
ligeros.
Combinar vinos y platos
con similar intensidad de
sabor.
En una comida con varios
pasos, servir los vinos más
ligeros antes que los más robustos, los vinos blancos secos antes que los vinos tintos,
los vinos nuevos o “jóvenes”
antes que los más evolucionados o “añejos”, los vinos
fríos antes que los servidos a
temperaturas superiores.
La acidez del vino debe
compensar o superar la
acidez del plato.
Los vinos dulces no maridan bien con mariscos
y carnes.
Evitar combinar platos
muy salados con vinos
tintos con muchos taninos.
Combinar platos salados
con vinos dulces o con vinos con elevada acidez.
Combinar alimentos grasos y aceitosos con vinos
con elevada acidez.
Los vinos tintos maduros
son difíciles de maridar
con moluscos y pescados.
4
5
6
7
8
9
Fotos: Oliverio del Ángel / EL DIARIO
Consejos
V
ianney Vázquez es
una joven sommelier
que representa a Casa
Madero y que a su corta edad
cuenta ya con una sólida trayectoria en esta área.
Ella comenta que el color
del vino no basta para decidir
su lugar en la comida, se debe
tener en cuenta la potencia, la
acidez y los aromas propios
de la variedad. El maridaje
y la armonización consisten
en lograr encontrar la mejor
combinación entre un menú y
el vino. Y precisamente de este tema nos da algunas sugerencias respecto a las mejores
combinaciones.
Maridar un vino con un determinado plato significa buscar que ambos se destaquen
y se complementen, evitando
que ninguno desvirtúe al otro.
Un plato muy condimentado
puede apagar el sabor de un
vino suave. O a la inversa, un
vino robusto neutralizará a un
plato de sabor menos pronunciado.
Vinos tintos
Los vinos tintos jóvenes y de cuerpo
medio de variedades maridan bien con
carne vacuna, carne de cerdo y pescados a la parrilla, risottos con hongos,
legumbres estofadas y paellas.
Los vinos tintos más estructurados, con crianza en barricas de roble,
se reservan para platos con cocciones
largas y sabores pronunciados como
carnes de caza (jabalí, ciervo, conejo
y liebre) y pastas rellenas o con salsas
de carne.
Vinos
espumantes
El vino espumante o con burbujas es una bebida asociada con lo
festivo que se bebe durante todo
el año. A la hora del maridaje, se
sirve tanto como aperitivo como
para acompañar platos y postres.