Somos ciudadanos del mundo ¿Cómo ser protagonistas - Alboan

Año 2, septiembre 2006
Somos ciudadanos del mundo
Somos ciudadanos del mundo,
cada uno tiene un origen, una cultura, un idioma, sus problemas, pero al fin y al cabo todos
somos iguales. Antes de nacer nadie nos da a
elegir quién o qué queremos llegar a ser, porque si así fuese, no habría pobreza, hambre y
mucho menos sufrimiento.
Ese sufrimiento es algo que tendremos que
acarrear por haber nacido en este u otro lugar
¿y hemos hecho algo para merecérnoslo? No,
aún no y tenemos que aprender a sobrellevar
sus consecuencias: marginación, desprecio,
egoísmo… comentarios que salen de la boca, en
mi opinión, de ignorantes, personas que han
tenido la suerte de nacer en X lugar y no tienen
problemas para salir adelante, pero que si no
hubiesen sido los afortunados, esperarían, exigirían del prójimo ayuda y apoyo.
Estas personas que desprecian a otras, no
saben lo que es sufrir de verdad, se limitan a
pensar que ellos no tienen por qué pagar los
errores de los demás, y ya se sienten libres de
culpa. La cuestión no es descifrar de quién es la
culpa, ya es demasiado tarde, sino que, yo propongo, ponernos en su lugar, para darnos cuenta de la realidad, una realidad cercana y que
nos rodea día a día.
Nuestro bienestar es un regalo, una suerte que
nos han asignado y que podemos utilizar para
mejorar el bienestar de los demás. ¿Te gustaría
a ti que hicieran eso por ti? Sí, ¿verdad?
¿A qué esperas?
Silvia Parra Aguilar
Colegio San Francisco Javier, Tudela. 4º ESO
Aída Izurzun Jiménez.
Colegio La Salle, San Sebastián. 3º ESO.
¿Cómo ser protagonistas de nuestro mundo?
Esta pregunta es la que mucha gente tiene
en la cabeza y no le encuentra solución alguna.
¿Cómo ser protagonista en nuestro mundo?
Pues yo os voy a dar mi opinión. Yo creo que para
ser protagonista de nuestro mundo no nos tenemos que criticar entre nosotros, ni robarnos, ni
muchas más cosas. Todo esto nos lleva a la violencia, al dolor, al sufrimiento… Tampoco hay que ser
racistas, porque últimamente nos pasamos con
los que no son de nuestra raza. Yo pienso que
todos somos iguales.
La violencia es un problema muy serio que nos pasa en nuestras vidas
habitualmente, y no nos damos cuenta. No os penséis que la violencia
sólo es lo que pasa en Irak ni en ningún sitio de éstos, sino lo que nos
ocurre en el colegio y en casa también es violencia. Todo esto hay que
solucionarlo y para ello tenemos que empezar nosotros a no criticar ni
nada por el estilo. Pues no sé qué deciros…
Así es como hay que ser protagonistas
de nuestro mundo…
David Comerón.
Colegio San Ignacio de Loyola, San Sebastián. 1º ESO.
A pesar de que desde ALBOAN
apostamos por un lenguaje
inclusivo, hemos respetado el
formato original de los textos
publicados.
Para conseguir logros que beneficien a todos y a todas podemos empezar tomando
parte en la familia, en el aula y en el barrio. Nuestras actuaciones en estos contextos
contribuyen a la transformación mundial y permiten que seamos protagonistas en la
configuración de un mundo más digno y justo para todas las personas.
Una experiencia interesante
de participación
¿Qué puedes hacer tú
por tu barrio?
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................................................................
El Consejo Infantil de Cardedeu, una bonita población de unos once
mil habitantes cercana a Barcelona, se quejó al Ayuntamiento de que se
regaba un parque muy concurrido justo a la hora de la salida de las escuelas. Es decir, cuando los niños podían utilizar el parque lo encontraban siempre encharcado. Naturalmente, ante la queja del consejo de niños, el
Ayuntamiento cambió enseguida el horario de riego del parque.
Esos niños y niñas son muy aficionados a escribir cartas a su alcaldesa o a
otros concejales, a los medios de comunicación local, etc. Denuncian o
piden cosas que les afectan directamente a ellos y a los niños y niñas de su
edad pero, en ocasiones, también atienden cuestiones relativas a los más
pequeños, a los ancianos o a la población en general. A veces consiguen lo
que quieren, otras no y, a veces, sólo en parte. Pero, en cualquier caso, los
propios niños y niñas y las personas adultas que dinamizan el consejo infantil se preocupan de que se les escuche y de que, sea lo que sea, reciban
siempre una respuesta y una explicación.
Los Consejos Infantiles son un espacio de encuentro para reflexionar, hablar
y hacer propuestas sobre aquellos aspectos relacionados con la vida cotidiana de su ciudad que consideran necesarios para que todos sus habitantes
(niños y niñas, adultos, ancianos, mujeres…) mejoren sus condiciones de
vida. En definitiva, participar en un consejo infantil es implicarse en la vida
social mediante el uso de la palabra y de la acción cooperativa.
J. Trilla, A. Novella. “Educación y participación social de la infancia”.
............................................................................................................................................................................................................................................................................
¿Qué representa este dibujo?
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
Maitane G.
Colegio La Salle, San Sebastián.
...............................................................................................................................................................................................................................................................................
Medio ambiente y conciencia ciudadana
“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla
mientras el género humano no escucha”.
Con esta frase denunciaba Víctor Hugo el “maltrato” que sufre el medioambiente por parte del
hombre.
su conciencia. Y es que el ser humano es tan egocéntrico que no admite la existencia de un problema hasta que no lo sufre como tal.
Muchos son los que han levantado la voz y han
avisado de los problemas que llegan y que llegarán si seguimos este paso. No vemos límite a la
hora de desarrollarnos y aunque eso nos abra
unas fronteras, nos aprisiona por otro lado.
Y es que a la vez que el tiempo ha hecho al ser ¿Qué más le da a un europeo que su coche contahumano más sabio, también lo ha hecho más mine si no es él quien muere contaminado? o
despreocupado por la tierra que lo engendró. No ¿qué más le da a un americano talar un bosque si La vida humana es compleja, pero es el hombre el
que ha hecho que lo sea aún más. No entiendo
hay decálogo alguno capaz de frenar las
manos que empujan a la naturaleza a su “La tierra proporciona lo suficiente para satisfacer cómo el hombre no se avergüenza al mirar lo que
las necesidades de cada hombre, no la codicia
le rodea, es el que menos tiempo lleva sobre la
destrucción, pues el hombre, cegado por
faz de la Tierra y es el que más daño le está
su codicia, ha llegado a creer que es supede cada hombre”. (Mahatma Gandhi).
haciendo. Ya no es que no piense en las generarior a lo natural, que puede subsistir por
no es a él a quien le dejan sin hogar? Pues tan ciones futuras, es que ahora está dejando de lado a
su cuenta.
complicada es todavía la mente humana que es las presentes. Y será cuando la Tierra diga “hasta
Y es ahora, cuando todavía no es demasiado capaz de tocar la luna y no es capaz de responder aquí”, cuando el hombre mire con rencor lo que le
tarde, cuando el hombre se lleva las manos a la a la pregunta que susurra el viento: ¿será el hom- rodea, todo aquello que vivo y que deja vivir.
cabeza y busca, en un intento desesperado, un bre tan egoísta como para llegar a destruirse a sí
Rodrigo Sánchez Bayona
culpable al que pasarle la carga que pesa sobre mismo?
Colegio San Francisco Javier, Tudela. 4º ESO.
Janire García.
Colegio La Salle, San Sebastián.
¿Qué crees que te diría la tierra?
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................
..........................................................................................................................................................................................................................................................................................................
María Abancéns.
Colegio San Ignacio de Loyola, San Sebastián. 1º ESO.
Yon Gómez Vidal.
Colegio La Salle, San Sebastián.
3º ESO.
Todos iguales, todos con los mismos derechos
escuchaba el sonido de la pertinaz lluvia
sobre las aceras. Alicia aún se hallaba
algo perpleja cuando se dio cuenta de
que aquello no podía prolongarse más,
de manera que le invitó a pasar intentando arreglar aquélla situación. Se sentía
algo estúpida. –Pase, pase, ¿qué quería?
La mujer se acercó lentamente hasta
colocarse enfrente de ella, entonces
pronunció con cierta dificultad, recitando como de memoria las palabras
“déme un kilo de” y luego señaló el
estante donde se encontraban las
naranjas.
Los días transcurrían con tranquilidad cotidiana en el establecimiento de Alicia.
La luz matinal entraba cada mañana por el cristal del
escaparate e iluminaba con tonalidades amarillas el
interior de la frutería.
Al fondo, cerca de la portezuela de la trastienda se amontonaban pilas de cajas de madera apoyadas en las paredes de color verde oscuro donde se había traído la fruta
que después era distribuida en distintas parcelas a lo
largo del mostrador y en algunos estantes de madera.
Aquella frutería era la única en el barrio y gozaba de una
gran clientela, entre la cual, se hallaba un grupo de
mujeres sesentonas, alegres y enérgicas, que apreciaban a Alicia y que siempre se reunían juntas para comprar en su tienda y solían soltar algún que otro chisme
con el que reírse un rato o ponerse a discutir a voz en
grito sobre lo alto que estaba el precios de no sé qué
cosa. Alicia había terminado por apreciarlas bastante a
pesar de que en ocasiones resultaban algo molestas y
siempre las saludaba con cariño cuando entraban en su
frutería.
Una tarde lluviosa de sábado, mientras pasaba un trapo
por el mostrador notó la presencia de una silueta que
pasaba tras el escaparate y tras unos instantes se colocaba ante la puerta. En esos segundos antes de levantar
la cabeza hacia la entrada había percibido algo anormal
en aquella forma, de tal manera que no se le había ocurrido pensar en que fuera una persona. Alzó los ojos al
tiempo que la campanilla sonaba anunciando que la
puerta estaba abierta.
Alicia reaccionó con rapidez, cogió una bolsa de plástico
y llenándola del contenido señalado se volvió para enseñársela, la mujer asintió sonriendo. Parecía agradecida.
Pesó la bolsa y le dijo el precio, entonces sacó de un bolsillo un billete y pagó. Alicia le entregó su compra y salió
de la tienda diciendo “adiós” marcando con fuerza la “s”
final.
Alicia la vio desaparecer por el límite del escaparate
andando sin paraguas y con la bolsa de naranjas en la
mano. Aun no se había formado una opinión clara sobre
aquella mujer, pero en aquel momento le inspiraba lástima y se arrepintió de no haberle ofrecido algo con qué
cubrirse.
En el mostrador se encontraban las incondicionales
Maite y María, esta vez acompañadas por el resto, Julia
y Berta. Alicia, aprovechando su estado les preguntó
con lentitud.
–¿Estáis absolutamente seguras de que ellos son algo
tan malo?
–Pero Alicia, quitan el trabajo, se quedan vagueando por
las cafeterías, ¿es que no los has visto? –dijo Berta.
–Te miran mal por la calle, hablan entre ellos y no sabes
lo que dicen.
–Eso es normal, si hablan un idioma distinto –saltó Alicia
algo exasperada.
–Pero es la forma en que lo hacen.
–¡Pero no lo harán todos!
La miraron en silencio casi todas con el mismo gesto de
incredulidad.
-Ven, pasa, ¿qué te pongo?
Se abrió paso insegura entre el resto de mujeres, Alicia
notaba cómo en el tenso silencio habían cambiado el puntero de sus gélidas miradas dirigiéndolas ahora hacia sí
misma, produciendo en ella un sentimiento de triunfo
ante los insultos que habían sido dichos contra la cultura
de aquella mujer inocente que se encontraba al margen
de todo.
“Deme un kilo de”, volvió a repetir, haciendo que se dibujara en su boca una sonrisa que reforzó su posición y
señaló de nuevo hacia el canasto de las naranjas, se volvió e hizo con seguridad todos los movimientos de aquella tarde del sábado. Cuando se puso de nuevo ante ella le
entregó la bolsa, la mujer sacó el dinero y dijo gracias
marcando la “s”. Luego miró de reojo a las otras clientas
que aún miraban a Alicia. Dijo “adiós” atrayendo su atención hacia ella.
Abrió la puerta y se marchó.
Alicia se giró hacia sus amigas:
–Le has dejado colarse – dijo Berta con seriedad.
–Yo no he visto que estuvieras haciendo cola.
–Estábamos antes.
–Os habéis quedado mirándola con una cara que daba
vergüenza.
–Ya te hemos dicho lo que pensamos sobre ellos.
–Pues ya habéis visto que yo no pienso igual.
De pronto se hizo un silencio, las clientas intercambiaron
miradas.
–¿Queréis algo más?
La miraron desafiantes pero algo las retuvo y, lentamente,
se fueron marchando sin dejar de mirarla y entonces ella se
quedó sola en la frutería, al otro lado del mostrador.
Le parecía increíble que en esos minutos hubiera exteriorizado todas aquellas cosas y de pronto pensó las posibles consecuencias que acarrearían su posición: aquel
grupo de mujeres tenía una gran influencia en el barrio y
tal vez pagaría caro haber dejado pasar a aquella mujer
por delante de ellas, de todas maneras al recordarla y
también las miradas de las otras, creyó haber hecho lo
correcto.
–¿Y las mujeres? ¡Al fin y al cabo sólo habláis de hombres todo el rato…
En las semanas siguientes vio cómo el número de clientes
bajó notablemente y los que venían ya no conversaban
con ella ni la trataban como de costumbre. Intuyó que
todo se debía a aquella discusión.
Sin duda era aquel atuendo lo que le había impedido definirla cuando la había vislumbrado a través del cristal.
Alicia no pudo terminar aquella frase. La vio antes de
que las demás dieran la vuelta extrañadas. Se trataba de
nuevo de aquélla mujer. En medio de aquel silencio se
dirigió hacia el grupo haciendo mover los pliegues de su
túnica.
Se quedó a medio entrar con un pie en el umbral de la calle
y otro sobre los azulejos blancos de la tienda. Fuera se
De vez en cuando le entristecía ver que había llegado a
esta situación pero las veces que aquella mujer, de la que
nada sabía, entraba en su establecimiento, recordaba que
el dar la cara por ella, que era en realidad haber defendido sus ideas, había merecido la pena.
Alicia advirtió las frías miradas que sus amigas le dirigían. Rebosando indignación se dirigió hacia ella:
Estrella Pérez Ramos.
Colegio San Francisco Javier, Tudela. 4º ESO.
Aquel rostro amarillento se dirigía a ella con la inseguridad
de un animal, seguramente, a modo de respuesta por la
brusca reacción que había tenido cuando la había mirado.
La mujer tenía los ojos oscuros y la mirada inquieta y se
hallaba cubierta de un largo vestido hasta los pies y un
pañuelo que le escondía el cabello y le afeaba el rostro.
¡¡¡¡No te olvides!!!!
¡Puedes ser protagonista de nuestro próximo periódico! Solo tienes que enviar una noticia,
cómic o dibujo a ALBOAN antes del 15 de mayo de 2007.
Más información en:
ALBOAN
Bilbao
San Sebastián
Pamplona
Padre Lojendio 2 • 48008 Bilbao
Tel.: 944 151 135 • Fax: 944 161 938
E-mail: alboanbi@alboan.org
C/ Ronda 7, 4º I • 20001 San Sebastián
Tel.: 943 275 173 • Fax: 943 320 267
E-mail: alboangi@alboan.org
Avenida Barañain 2 • 31011 Pamplona
Tel.: 948 231 302 • Fax: 948 264 308
E-mail: alboanna@alboan.org
www.alboan.org