“Cómo relanzar Andalucía desde la crisis: el ejemplo de Finlandia”

Juan Martínez Barea, director de la Cátedra “Sánchez-Ramade” de Iniciativa + Innovación
del Instituto Internacional San Telmo, propone nuevas vías de acción para superar la crisis y
construir la Andalucía del futuro.
“Cómo relanzar Andalucía desde
la crisis: el ejemplo de Finlandia”
ANALIZANDO LOS RESULTADOS DEL INFORME PISA SOBRE LA CALIDAD EDUCATIVA DE
LOS DIFERENTES PAÍSES DEL MUNDO, PUEDE VERSE, DE FORMA DIRECTA, CÓMO SERÁ
EL FUTURO DEL MUNDO.
Carmen Camacho Baena
ccamacho@santelmo.org
El pasado martes 3 de febrero, en la
sede del Instituto Internacional San Telmo de Málaga, más de un centenar de
empresarios y directivos malagueños
atendieron la presentación del último
trabajo de investigación realizado por
la Cátedra “Sánchez-Ramade” de I+I
del Instituto Internacional San Telmo.
El acto estuvo presidido por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre,
por el presidente de la Fundación San
Telmo, Eustasio Cobreros Vime y por
el patrono y secretario general de la
Fundación Sánchez-Ramade, Álvaro
Sánchez-Ramade Moreno.
El profesor Juan Martínez Barea, director de esta Cátedra y autor del informe
“Finlandia: cómo superar una crisis
económica y convertirse en el país
más competitivo del mundo”, analizó
cómo este país, que en 1990 estaba
sumido en una profunda crisis económica, pudo, en sólo 10 años, convertirse en el país más competitivo del
mundo. El trabajo tiene como objetivo
sacar todas las lecciones que puedan
extraerse de este extraordinario desempeño económico y que puedan ser
aplicables a Andalucía, para ayudar
a superar la actual situación de crisis
económica y crear los cimientos de su
prosperidad futura.
70
vida académica
santelmo
La crisis y el sistema educativo son dos
temas que preocupan a los andaluces,
sobre todo, después de las conclusiones del último informe PISA 2006 que
adjudicó un nuevo suspenso al sistema
educativo español, en el que Andalucía
se llevó la peor nota. Nos encontramos
en un momento favorable para presentar informes de investigación con el fin
de generar debates sobre estos y otros
muchos temas.
El autor afirmaba que “analizando los
resultados del informe PISA sobre la
calidad educativa de los diferentes países del mundo, puede verse de forma
directa cómo será el futuro del mundo.
Porque aquellos países que queden en
los primeros lugares (Finlandia, Canadá, Hong Kong, Nueva Zelanda, Australia), serán los que tengan empresas
con mejores profesionales, gobiernos
con mejores dirigentes y ciudadanos
más preparados y exigentes. Serán,
en definitiva, los países más preparados para ganar el futuro.”
La innovación: una apuesta
segura
El profesor Martínez Barea afirmó en su
presentación del informe que Finlandia
fue capaz de superar la grave crisis
económica de los 90 y convertirse en
el país más competitivo del mundo,
gracias a una serie de medidas tomadas por los sucesivos gobiernos del
país que tuvieron como objetivo prioritario reforzar la posición competitiva
de sus empresas a través del impulso
de un elemento crítico: su capacidad
de innovación. La innovación se convirtió en el factor crítico de desarrollo
de Finlandia, gracias a la construcción,
por parte del gobierno, de un sistema
público de apoyo a la innovación de
primerísimo nivel mundial. Se organizó un conjunto fuerte de agencias públicas de financiación e impulso de la
ciencia, la tecnología y la innovación,
el fomento de los “clusters” sectoriales de empresas, y la creación de una
verdadera sociedad de la información.
“Esta serie de medidas sólo tuvieron
éxito gracias a la existencia en Finlandia de unos recios cimientos sobre los
que construir este sistema de innovación. Estos cimientos sobre los que
Finlandia ha construido su prosperidad
lo conforma fundamentalmente el mejor sistema educativo del mundo, que
hace que los ciudadanos finlandeses,
en todos los ámbitos profesionales,
tengan una formación de primer nivel
mundial, que facilita que empresas,
administraciones públicas, universidades y ciudadanos actúen como agentes de innovación.”
Primero, la educación, luego todo
lo demás
Juan Martínez Barea propuso, como
principal lección del estudio, la construcción en Andalucía de estos cimientos sobre los que construir su
prosperidad futura, en forma de una
“pirámide de la prosperidad”, compuesta de tres pilares fundamentales:
el sistema educativo, el sistema de
innovación y el sistema empresarial.
“Muchas regiones del mundo, en un
intento por mejorar la prosperidad de
sus ciudadanos, dirigen sus esfuerzos
al sistema empresarial o al de innovación. Sin embargo, todos estos esfuerzos pueden ser infructuosos a menos
que se ataque directamente a la base
de la pirámide, al sistema educativo.
A aquellas regiones del mundo que
piensen a largo plazo y deseen crear
los cimientos de su prosperidad futura
habría que darles el siguiente consejo: primero la educación, luego todo lo
demás.”
El profesor Martínez Barea proponía
como primera medida y pilar fundamental para la Andalucía del futuro,
“crear un gran pacto de estado entre
todos los partidos políticos, grandes
actores sociales, empresas y ciudadanos, para rediseñar y lanzar un sistema educativo de primer nivel mundial,
que será la base sobre la que crear la
prosperidad futura de Andalucía”.
Para ello, el autor propuso la creación
de un sistema educativo de “triple hélice”, en el que las familias, el entorno
socio-cultural y las escuelas jueguen
su papel, y se complementen para
ofrecer la mejor de las educaciones a
los niños andaluces. ”Debe fomentarse
en los niños los valores del esfuerzo, el
mérito y la ambición; debe fomentarse en ellos una visión internacional y
global, que mire al futuro y a la tecnología; y debe trabajarse por establecer
en las escuelas y, progresivamente en
toda la sociedad, una verdadera meritocracia, donde el mérito encuentre su
recompensa. Niños con esos valores
serán los que puedan crear un futuro
de prosperidad para Andalucía.”
“Sobre un sistema educativo fuerte,
moderno y profesional, Andalucía podrá construir el resto de pilares de su
“pirámide de la prosperidad”: un sistema de innovación de primer nivel munsantelmo
vida académica
71
dial y un sistema empresarial competitivo y de alta productividad.”
Afirmó el autor que el sector público crea las condiciones para que se
produzca la innovación, pero que los
verdaderos actores críticos de la prosperidad de las regiones son las empresas. “El papel del Sistema Nacional de
Innovación de Finlandia, en crear un
entorno amigable para la innovación,
ha sido crítico en el desarrollo del país.
Pero las empresas finlandesas han
sido, en definitiva, las que han tenido
un protagonismo directo en el desarrollo de la innovación, la competitividad y
la prosperidad del país. Este papel crítico de las empresas finlandesas arroja
luz sobre el camino a seguir por Andalucía para avanzar en la construcción
de su pirámide de la prosperidad. La
fuente principal de crecimiento económico, a largo plazo, es el aumento de
la productividad de las empresas. Todo
crecimiento económico sin crecimiento de la productividad tiene, hablando
metafóricamente, las patas muy cortas: es un crecimiento no sostenible
en el tiempo, y de corto plazo”.
“Tanto el gobierno como las propias
empresas andaluzas deben hacer una
apuesta clara y decidida por el aumento continuo de la productividad.
Para ello, el gobierno tiene dos herramientas fundamentales: la política
educativa y la política tecnológica; y
las empresas, paralelamente, dos estrategias: la formación sus trabajadores y la innovación en sus productos
y servicios. El gobierno debe invertir
en la educación de sus ciudadanos,
pero también en la formación de sus
trabajadores, directivos y empresarios.
72
vida académica
santelmo
La inversión en educación tiene resultados a largo plazo, y es absolutamente necesaria; pero la inversión en formación de trabajadores, directivos y
empresarios puede arrojar resultados
a corto y medio plazo, y es una palanca de acción decisiva para mejorar la
competitividad de las empresas de la
región.”
El autor concluyó el trabajo afirmando
que “la actual crisis económica puede
ser, contrariamente a lo que se piensa,
una gran oportunidad para Andalucía.
Tanto el caso de Finlandia como el de
otros países del mundo (como por
ejemplo, Irlanda) muestran que una
gran crisis, si se aprovecha de forma
adecuada, puede ser el revulsivo que
necesita un país para transformarse
y ganar el futuro. La crisis que sufrió
Finlandia en 1990 fue el motor de
“destrucción creativa” que necesitaba el país para transformarse en una
sociedad moderna e innovadora. La
recesión sirvió para iniciar un proceso
de rediseño de todo el país, desde el
propio gobierno y sus agencias públicas, a las empresas, haciendo las
reestructuraciones necesarias para
que sus empresas, incluida Nokia,
pudieran convertirse en líderes globales al final de la década. Andalucía puede aprovechar la actual crisis
económica para iniciar un proceso de
“destrucción creativa”, tanto del sistema público como de sus empresas,
para analizar sus competencias críticas, estudiar las grandes tendencias
de los mercados globales, y rediseñar
sus actividades, sus estructuras y su
gama de productos y servicios, para
hacer de Andalucía una región espe-
cializada en la creación de productos
y servicios de alto valor añadido. Andalucía necesita importantes cambios
estructurales para transformarse en
una región innovadora y competitiva internacionalmente. Sin embargo,
para ello, se necesitan medidas de
transformación profunda, muchas de
ellas impopulares y con un alto coste
social. La crisis puede ser la llama que
inicie el proceso de transformación
que Andalucía necesita, pero para ello
las administraciones y las empresas
andaluzas deben tener la visión y la
valentía de realizar los enormes cambios que la región necesita, muchos
de ellos dolorosos, y cuyos resultados
sólo podrán verse a largo plazo.”
“Andalucía puede aprovechar la actual crisis
económica para iniciar
un proceso de “destrucción creativa”, tanto del
sistema público como
de sus empresas, y así
analizar sus competencias críticas, estudiar las
grandes tendencias de
los mercados globales,
rediseñar sus actividades, sus estructuras y
su gama de productos y
servicios”.