Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad

Nuevos materiales anódicos
para la generación de
bioelectricidad en celdas de
combustible microbianas
Nora Aleyda García-GómezA, Domingo Ixcóatl García-GutiérrezB,
Salomé M. de la Parra-ArciniegaA, Eduardo M. SánchezA*
A
B
Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Ciencias Químicas
Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Ingeniería
Mecánica y Eléctrica
eduardo.sanchezcv@uanl.edu.mx
RESUMEN
Con la intención de contribuir al desarrollo de nuevas tecnologías para la
energía alternativa, en este trabajo se expone un estudio sobre el desarrollo de
redes de nanofibras duales, cuya composición y metodología de formación son
estrategias fundamentales para el desarrollo de biopelículas exoelectrogénicas
sobre su superficie, lo que favorece el proceso de bioconversión de un sustrato
químico a electricidad. Las nanofibras duales favorecen los procesos de
transferencia de carga, siendo la nanofibra de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/
C(semi-grafito) la más efectiva. Debido a esto, este tipo de materiales son
prometedores para su aplicación como electrodos en dispositivos para el
almacenamiento y conversión de energía, de manera particular en celdas de
combustible microbianas.
PALABRAS CLAVE
Nanofibras duales, ánodos, bioelectricidad, celdas de combustible
microbianas.
ABSTRACT
In an effort to contribute to the development and advancement of new
technologies in the area of alternative sources of energy, in the present
contribution a study on the development of dual nanofibres networks, whose
composition and synthesis methodology is fundamental in the growth of
exoelectrogenic biofilms on their surface, which favors the bioconversion of a
chemical substrate into electricity, is presented. The dual nanofibres promote the
electrical charge transfer processes, being the TiO2(ruthile)-C(semi-graphite)/
C(semi-graphite) nanofibres the most effective in this regard. Thus, this type
of materials are promising for their application as electrodes in devices for
charge storage or energy conversion, particularly in microbian fuel cells.
KEYWORDS
Dual nanofibres, amode, bioelectricity, microbian fuel cells.
38
Artículo basado el
trabajo “Producción
de bioelectricidad
utilizando fibras duales
de TiO2/carbón como
electrodo en la celda de
combustible microbiana”
Premio de Investigación
UANL 2014 en el área de
Ingeniería y Tecnología.
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
INTRODUCCIÓN
Problema Energético mundial
En la actualidad más de 7 mil millones de personas
habitamos nuestro planeta, y para el 2050 se estima
que habrá 9.4 mil millones de personas.1 Lo que
implica que este consumo energético se incrementara
de 524 cuatrillones de BTUs (unidades térmicas)
en el 2010 a 630 cuatrillones de BTUs en el 2020,
hasta llegar a casi 820 cuatrillones de BTUs en el
2040. El acelerado desarrollo industrial y económico
mundial se ha sostenido gracias a los combustibles
fósiles, sin embargo en un futuro muy cercano
estaremos sufriendo las graves consecuencias de la
sobreexplotación de fuentes de energía no renovables
y los problemas de contaminación que derivan de su
uso, resultando insostenible nuestro desarrollo de
esta manera por tiempo indefinido. Para cubrir las
demandas en materia de energía de nuestra sociedad,
será necesario desarrollar tecnologías alternas que
nos permitan obtener beneficios energéticos sin
comprometer la calidad de nuestro futuro.
México y el desarrollo de energía
sustentable
Las energías renovables son indispensables para
asegurar la sustentabilidad y el cuidado del medio
ambiente, así como una mayor independencia
energética del país. Es por esto que los temas de
investigación y desarrollo en el área de fuentes
alternas de energía son de vital importancia para el
desarrollo del país, ya que nos permitirán ir mitigando
esa falta de capacidad técnica que actualmente se
tiene, para poder lograr un mayor aprovechamiento
de las fuentes alternas en la generación de energía.
Interesados en participar en el desarrollo energético
nuestro grupo de investigación pretende impulsar
la obtención de energía sustentable a través de la
del desarrollo de materiales novedosos que nos
permitan obtener energía a través del uso de celdas
de combustible microbianas.
¿Qué son las celdas de combustible
microbianas (MFC´s)?
Las celdas de combustible microbianas (MFC, por
sus siglas en inglés) son dispositivos electroquímicos,
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
los cuales convierten la materia orgánica en
energía, en forma de electricidad o hidrógeno
y para este propósito utilizan microorganismos
como catalizadores.2 Generalmente el proceso de
generación de electricidad está acompañado de la
biodegradación de un compuesto orgánico o de
aguas de desecho,3 por lo que de esta manera el uso
de estos dispositivos pueden resolver dos problemas,
el relacionado con la obtención de energía limpia y
el del manejo sustentable de residuos.
¿Cómo funciona una MFC?
Una celda de combustible microbiana está
compuesta por dos cámaras, una anódica y otra
catódica, divididas entre sí, por una membrana de
intercambio protónico. En la figura 1 se presenta un
diagrama de una MFC común. Típicamente la cámara
anódica es mantenida en condiciones anaerobias,
mientras que la cámara catódica debe estar expuesta
al aire. Los microorganismos exoelectrógenos oxidan
la materia orgánica produciendo energía celular
mediante moléculas de adenosín trifosfato (ATP) y
electrones que viajan a través de una serie de enzimas
respiratorias y logran salir de la célula. Enseguida
estos electrones son transferidos hacia el ánodo y
posteriormente fluyen hacia el cátodo como resultado
del potencial electroquímico que se genera entre
el proceso de respiración enzimático y el aceptor
de electrones. El flujo de electrones de la cámara
anódica a la cámara catódica se lleva a cabo a través
de una conexión eléctrica externa. Para conservar la
electroneutralidad del sistema, la transferencia de
electrones del ánodo al cátodo debe ir acompañada
Fig. 1. Celda de combustible microbiana.5
39
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
de un número igual de protones entre estos dos
electrodos a través de la membrana de intercambio
protónico. Por último la combinación de protones
con oxígeno en la cámara catódica produce agua.4
Los electrones y los protones son excretados
por los microorganismos gracias a un proceso
metabólico desasimilativo de la oxidación de los
sustratos orgánicos.6 Una vez que se han liberado
los electrones en la cámara anódica estos deben ser
transferidos hacia el electrodo anódico, por lo que
en este caso el electrodo juega el papel de un aceptor
de electrones extracelular.
¿Por qué utilizar una MFC?
Las MFC´s ofrecen la posibilidad de extraer
alrededor del 90% de los electrones de los compuestos
orgánicos y pueden ser auto-sostenibles y autoregenerables. Posteriormente, los microorganismos
liberan los electrones de sus células y los transfieren
a los electrodos (ánodo) de la celda. El desarrollo
de sistemas que involucran bacterias para producir
electricidad representan métodos innovadores
para la producción de bioenergía. Son tecnologías
económicas y sencillas, debido a que cualquier
materia orgánica biodegradable se puede utilizar en
una MFC. Si la materia orgánica representa un riesgo
ambiental, con esta novedosa tecnología es posible
oxidarla a una especie inocua; de esta forma no solo
resolvemos el problema energético, sino también el
del manejo sustentable de residuos.7
Los retos de las MFC´s
Como se ha mencionado, la tecnología de las MFC
es aún muy reciente, incluso la ciencia del mecanismo
de transferencia electrónica del microorganismo al
electrodo está en etapa de investigación.8 El motivo
principal por el cual estos dispositivos no son
una realidad comercial en la actualidad, se debe a
sus bajos rendimientos de potencia y esto está en
función de la tasa de transferencia de electrones
de los microorganismos al ánodo, la resistencia del
circuito y la transferencia de masa de protones en el
líquido, entre otros factores.9 Uno de los mayores
retos a superar para mejorar el rendimiento de estos
dispositivos electroquímicos radica en la naturaleza
del electrodo anódico, debido a que tiene un rol
fundamental en la transferencia electrónica dentro
40
de la MFC. Las características del electrodo como su
composición y morfología impactan en la formación
de la biopelícula, la transferencia electrónica, la
resistencia del sistema y la velocidad de reacción en
la superficie del electrodo.
La importancia del ánodo en el desempeño
de las MFC´s
Como se ha discutido con anterioridad, de manera
particular el ánodo se relaciona con el crecimiento
de las biopelículas sobre su superficie y determina el
potencial redox final de los microorganismos debido
al flujo de electrones, por lo que es un elemento muy
importante en las MFC, debido a su participación
directa en el proceso de conversión biocatalítica
de un sustrato en electricidad. El electrodo anódico
participa particularmente en el metabolismo de los
microorganismos debido a que al incrementar la
corriente de la MFC, se produce un decremento
en el potencial del ánodo y de esta manera los
microorganismos se ven forzados a entregar los
electrones provenientes de la oxidación de sustratos
reducidos. 10 Por lo tanto se sabe que el ánodo
influye en el metabolismo oxidativo del sustrato.
El material del cual está constituido el ánodo y su
estructura puede afectar directamente el desarrollo
de los microorganismos, la oxidación del sustrato
y la transferencia de electrones, por la resistencia
interna que limita el desempeño de una MFC.11 Se
ha reportado que el material anódico debe presentar
una alta conductividad eléctrica, debe contar con
una gran área superficial, una buena compatibilidad
biológica y debe ser estable químicamente frente a
la solución de la cámara anódica.12 Por lo que es
muy importante la selección y el desarrollo de los
materiales y su morfología.
Composición química de los ánodos en MFC
El desempeño del ánodo está íntimamente
ligado con su composición química, por lo que
es un aspecto importante a considerar. Algunos
materiales como el TiO2 cuentan con propiedades
eléctricas interesantes, debido a que los sitios
vacantes de oxígeno que se encuentran en su
estructura cristalina, le permiten actuar como un
semiconductor eléctrico; además es químicamente
estable y biocompatible, lo que permite su aplicación
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
en distintos dispositivos electroquímicos como
celdas solares y baterías de ion litio. Por otra parte,
se ha empleado la combinación de TiO2/PANI como
ánodo en MFC, y se encontró que este material tiene
la capacidad de albergar una célualas de E. coli.
Con este último acontecimiento queda demostrado
que la combinación de TiO2 con PANI resulta un
excelente anfitrión para el desarrollo de biopelículas
exoelectrogénicas; se conoce que la superficie rugosa
del material anódico favorece el desarrollo de pilis
y estos contribuyen a la transferencia electrónica
extracelular hacia la superficie del ánodo durante
la reacción electroquímica, produciendo 1495
mW/m2.13
Por otra parte, el carbón en algunas de sus
diferentes formas ha sido ampliamente utilizado
como electrodo,14 debido a su alta versatilidad,
precio económico y fácil manejo, además de sus
interesantes características eléctricas y morfológicas.
Se han desarrollado nanofibras carbonáceas a partir
de poliacrilonitrilo (PAN) electrohilado, obteniendo
materiales con una conductividad eléctrica de 840
Scm-1; se ha reportado que las altas temperaturas de
carbonización mejoran el contacto entre las fibras de
la red y favorecen la grafitización.15 En los últimos
años, el sistema de TiO2-Carbón ha sido el centro
de atención de muchas investigaciones, debido a su
potencial aplicación como sensor de gas, electrodo
en baterías de ion litio, en celdas de combustible,
entre otros. La combinación de titanio con carbón,
también mejora la conductividad eléctrica del
material anódico en una MFC, esto se probó con
Li4Ti5O12 con grafeno en una batería de ion litio
debido a que el carbón provee al TiO2 un camino
para la transferencia de electrones.16 En dispositivos
fotocatalíticos también se ha demostrado que los
materiales carbonáceos aumentan la eficiencia
del TiO2 debido a que actúa como una trampa de
electrones y promueve la separación electrónhueco, minimizando la recombinación de cargas
y mejorando la conductividad del TiO2.17 Otro
tipo de materiales que han llamado la atención
recientemente son los polímeros conductores;
la polianilina (PANI) es uno de ellos y tiene
potenciales aplicaciones, por ser altamente estable,
de fácil preparación, y con propiedades redox
comparadas con otros polímeros conductores.18 Las
sorprendentes propiedades electrónicas de PANI,
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
como la conductividad eléctrica, el bajo potencial
de ionización y la alta afinidad electrónica están
asociadas con los electrones π que se conjugan en
el sistema alternándose entre los enlaces dobles y
triples de la cadena polimérica principal.19 Se ha
demostrado que PANI tiene la capacidad de aumenta
la porosidad de los materiales carbonáceos, debido a
que la anilina reacciona con los grupos oxígeno de
la superficie del carbono, produciendo importantes
cambios en la porosidad del material, de tal manera
que adiciones de 6% de PANI pueden producir un
aumento en la capacitancia de alrededor de 20%
del carbón activado (125 a 148 F/g).20 La presencia
de nanotubos de carbón a las películas de PANI
obtenidas por oxidación química, produce un
incremento en el área superficial del electrodo (50.2
m2g-1); así mismo, esta combinación de materiales
mejora la capacidad para la transferencia de carga,
lo cual conlleva a un incremento considerable en la
actividad electroquímica en la reacción anódica en
una MFC.21
Morfología de los ánodos en MFC
La morfología del ánodo es otro factor clave
a considerar, pues ésta es capaz de eficientizar el
flujo de electrones en una MFC. Se ha encontrado
que la optimización de estructuras porosas en el
electrodo con altas áreas superficiales específicas
incrementa la densidad de potencia en las celdas,
puesto que soportará una mayor cantidad de
microorganismos exoelectrogénicos. 22 En los
últimos años los materiales nanoestructurados
unidimensionales como las nanofibras, han atraído
una gran atención por las geometrías que los
distinguen, especialmente su alta relación longitud/
diámetro o área superficial/volumen y sus novedosas
propiedades físicas y químicas responsables de sus
potenciales aplicaciones como electrodos en una
amplia variedad de dispositivos diseñados para la
conversión y almacenamiento de energía.23,24
Arquitectura & propiedades funcionales de
las nanofibras
Cuando las fibras electrohiladas se disponen
de manera aleatoria sobre el sustrato colector
metálico forman redes tridimensionales con efecto
coalescente, y estos puntos de contacto entre
41
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
ellas proveen un camino para la transferencia
electrónica en nanofibras de carbono; por lo tanto
están directamente relacionados con el aumento
o disminución de la conductividad. 25 Además,
nuestro grupo de investigación considera que los
diseños específicos de nanofibras duales podrían
contribuir a mejorar estos puntos de interconexión
coalescentes que acabamos de mencionar y esto
cobraría aún mayor importancia si las nanofibras
individuales que conforman las nanofibras duales
tuvieran diferente composición química y distintas
propiedades eléctricas, entonces se aumentaría
el contacto entre ambas. Se ha demostrado que
se pueden obtener nanofibras duales al hacer una
modificación a la técnica de electrospinning.26
Las nanofibras duales obtenidas se distinguen por
presentar algunas ventajas que han sido probadas
en fotocatálisis como: Una máxima exposición
de ambas nanofibras en la superficie reduciendo
la recombinación de pares electrón-hueco e
incrementando la eficiencia cuántica del sistema;
altas áreas superficiales; y presentan una morfología
que favorece la recuperación del material.27 Estas
características también podrían favorecer en gran
medida las aplicaciones como ánódo, en MFC´s, al
aumentar los puntos de contacto entre ellas, y por lo
tanto la conductividad.28
Por lo expuesto anteriormente, nuestro grupo de
investigación se interesó en desarrollar materiales
anódicos que optimicen el desarrollo de biopelículas
exoelectrogénicas sobre su superficie, para
eficientizar la conversión de energía de un sustrato
bioconvertible en electricidad, al favorecer el
flujo electrónico en una MFC, y entonces obtener
resultados que reditúen en conocimiento científico
de interés para el desarrollo de nuestra sociedad.
METODOLOGÍA
Síntesis de nanofibras duales electrohiladas
de TiO2/C
Las nanofibras duales (d-NF) se obtuvieron por
la técnica de electrospinning de bicomponente,
cuyas condiciones se han reportado en trabajos
previos.25 Dos soluciones precursoras distintas (A
y B) se expulsaron simultáneamente a través de
un spinneret integrado por dos agujas confinadas
en una geometría “side-by-side” (figura 2).
42
La solución precursora (A) para las fibras de TiO2PVP-PANI se preparó mezclando una solución
polimérica compuesta por PVP:PANI (1:4 molar),
disuelta en DMF, y Ti(OiPr)4 disuelta en ácido
acético y etanol. Por último, la solución resultante
se agitó antes ser electrohilada. La solución
precursora (B), para fibras de PAN, se disolvió
PAN en DMF a 8 % w/w.26 la caída doble de las
soluciones A y B, se expulsaron directamente hacia
la placa colectora de aluminio, posteriormente las
nanofibras electrohiladas se expusieron al aire a
temperatura ambiente y una humedad relativa de
40-60 % para promover la hidrólisis del Ti(OiPr)4. El
proceso térmico se llevó a cabo en un horno tubular
(Mini -Mite ™). Las nanofibras se calentaron
(3°C/min ) desde 20°C a 280°C en aire durante 1
h, posteriormente se calcinaron (5ºC/min) a 425oC
durante 1 h con el fin de obtener la fase cristalina
de TiO2. Por último, las nanofibras se carbonizaron
a 1000ºC durante 1 h, en N2.
Caracterización de los materiales
La estabilidad térmica de las nanofibras
electrohiladas, se determinó con un analizador
térmico simultáneo de TGA y DTA (STA6000
PerkinElmer, Inc.) hasta 980°C (15°C/min), en
N2. También se utilizó un calorímetro de barrido
diferencial (Diamond DSC PerkinElmer, Inc.) con
α-Al2O3 como referencia, se calentó de temperatura
ambiente hasta 500oC (15°C/min), en N 2. La
identificación de fases y la determinación de la
estructura cristalina se llevó a cabo utilizando un
difractómetro de rayos X en polvo (D5000 Siemens)
a temperatura ambiente, CuKα (λ=1.5418Å), a 35
kV y 25 μA. La intensidad se midió entre 20º y 80º
por 1 h. Un primer análisis morfológico y elemental
de las nanofibras electrohiladas se realizó con un
microscopio electrónico de barrido con emisión
de campo, FESEM (FEI NovaNanoSEM200, FEI
Company) equipado con un detector EDXS (EDAX).
Un estudio detallado sobre la morfología, así como
la composición de las nanofibras y sus características
estructurales se llevaron a cabo en un microscopio
electrónico de transmisión (FEI TEM Titan G2 80300, FEI Company) y un detector EDXS (EDAX).
La estabilidad electroquímica de las nanofibras
se evaluó mediante voltametría cíclica en un
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
potenciostato/galvanostato (VMP3, Biologic Science
Instrument) y un electrodo de referencia de Ag/AgCl
en KCl 3 M. El comportamiento electroquímico de
las nanofibras se obtuvo mediante espectroscopia
de impedancia, en un potenciostato/galvanostato
(VMP3, Biologic Science Instrument) con software
EC-Lab 10.18 y ZSimWin 3.21. Electrodo de trabajo
(EW), Electrodo Auxiliar (EA) de platino y Electrodo
de Referencia (ER) de Ag/AgCl en KCl 3 M y K2SO4
0.5 M como electrolito soporte. Las mediciones
de corriente se llevaron a cabo en una fuente de
voltaje picoamperimetrica (Modelo 6487, Keithley
Instruments); aplicando un voltaje desde 0 a 200 V,
a temperatura ambiente.
Diseño y ensamble de una media celda de
combustible microbiana
Cultivo y electroactivación de las células
de Eschericha coli K-12: Las células de E. coli
K-12 (Bio-Rad, S.A.) liofilizadas se activaron
anaeróbicamente en una incubadora (1575 ShelLab ®) a 37°C y 200 rpm por 24 h en un medio de
cultivo Luria Beltrani, LB a pH 7. Posteriormente
las células se inocularon al 20% en un medio de
cultivo fresco “Medio Estándar” (MS) compuesto
por 10 g/L de glucosa anhidra, 5 g/L de extracto de
levadura,10 g/L de NaHCO3, 5 g/L de NaH2PO4, y
pH de 7. El cultivo obtenido hasta esta etapa será “E.
coli K-12 cultivo original”, este cultivo fue sometido
a un proceso de tres electroactivaciones aplicando
0.035 V, 0.045 V y 0.05 V por 15 segundos con
un potenciostato/galvanostato (VMP3, Biologic
Science Instrument). Para cada electroactivación
se montó una celda de doble cámara, separada
por un puente salino de KI saturado en medio
sólido. En la cámara anódica se colocó el cultivo
original suspendido en MS y se utilizó una malla
de platino (BAS Bioanalytical Systems Inc.) como
electrodo de trabajo (EW); esta cámara se mantuvo
en anaerobiosis con N2 cromatográfico estéril. En
la cámara catódica se utilizó un electrodo de Cu
en espiral de referencia y electrodo auxiliar; el
electrolito utilizado fue KCl 0.1 M. Todo se esterilizó
previamente y se trabajó bajo condiciones de asepsia.
Entre cada electroactivación se inocularon las células
electroactivadas al 10 % en un medio fresco MS y
el cultivo resultante se mantuvo anaeróbicamente
en incubación (311DS, Labnet International Inc.) a
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
33°C por 24 h; posteriormente se centrifugó a una
velocidad de 2000 rpm, y una temperatura de 4°C
por 15 min, para formar un pellet de inóculo para
la posterior electroactivación. Este procedimiento
se reprodujo hasta la tercera electroactivación, en
donde se obtuvieron las células electroactivadas
con 0.05 V a la que llamaremos “E. coli K-12
electroactivada”.
Desarrollo de la biopelícula sobre las nanofibras
duales: Las nanofibras duales se sumergieron en una
suspensión celular de E. coli K-12 electroactivada en
un medio estándar. Se mantuvo el sistema anaerobio
y en incubación estática a 37°C por 15 días, el
medio se remplazó cada 24 h por un medio estándar
fresco, para asegurar la viabilidad de las células y el
desarrollo de la biopelícula sobre el sustrato.
Desempeño de las nanofibras como ánodo
en una MFC
Para evaluar el desempeño las nanofibras duales
de TiO2-Carbón/Carbón como ánodo en una celda
de combustible microbiana, se utilizó un sistema
de media celda de combustible con tres electrodos.
El electrodo de trabajo (EW) se compuso de las
nanofibras duales de TiO2-Carbón/Carbón soportando
una biopelícula de la bacteria Escherichia coli K12
(Biorad) electroactivada, tercera generación; se utilizó
también un electrodo de Ag/AgCl en una solución
de KCl 3 M como electrodo de referencia (ER) y un
alambre de Pt en forma de espiral como electrodo
auxiliar (EA). La solución anódica consistió de una
solución de glucosa 11 mM como fuente de carbono
en un buffer de fosfatos 50 mM. Además, se añadió
azul de metileno en una concentración de 23.7 mM,
como intermediario electrónico. Los experimentos
se llevaron a cabo con un potenciostato/galvanostato
(VMP3, Biologic Science Instrument) y se realizaron
mediciones cronoamperométricas aplicando un
potencial de 0.2V (vs Ag/AgCl) sobre el electrodo
de trabajo, y se midió la señal de corriente generada.
Todas las operaciones experimentales se llevaron
anaeróbicamente, a una temperatura de 25°C.
RESULTADOS
En esta sección de resultados se analiza
rigurosamente la obtención y el comportamiento
de las nanofibras duales de Ti(OiPr)4-PANI-PVP/
43
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
Fig. 2. Spinnerets diseñados para la obtención de
nanofibras sencillas, duales y coaxiales. a) spinneret
sencillo; b) spinneret dual.
PAN, la información de los otros materiales es
complementaria y contribuye con el sustento de los
resultados del material principal. Las nanofibras
duales de Ti(OiPr)4-PANI-PVP/PAN se representan
de esta manera para indicar que es el material tal
como fue electrohilado, una vez sometido a un
proceso térmico particular nos referiremos a este de
manera general como TiO2-Carbón/Carbón.
Al hacer modificaciones en los spinnerets
utilizados en el equipo de electrospinning, se
electrohilaron redes de nanofibras con diferentes
arquitecturas. Como se muestra en la figura 2 con
los dos spinnerets utilizados se lograron obtener
redes compuestas por nanofibras sencillas y duales
al aplicar una diferencia de potencial entre los
electrodos del equipo de electrospinning de 20 y 25 kV
respectivamente.
En la figura 3 se muestran los resultados del
análisis morfológico obtenido por SEM de las redes
Fig. 3. Micrografías obtenidas por FESEM de las nanofibras tal y como fueron electrohiladas. a) nanofibras sencillas de
Ti(OiPr)4-PVP; b) nanofibras sencillas de Ti(OiPr)4-PANI-PVP; c) y d) nanofibras duales de Ti(OiPr)4-PANI-PVP/PAN.
44
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
de nanofibras electrohiladas (as-electrospun), estas
imágenes confirman la presencia de nanoestructuras
tipo fibras que se interconectaron y producto de estas
interconexiones formaron una red no tejida “mat
non-woven”. Las figuras 2c y 2d corresponden a
la nanofibra dual, en la cual una de las nanofibras
individuales se electrohiló a partir de la solución
precursora A, mientras que la otra nanofibra
individual se electrohiló de manera simultánea a
partir de la solución precursora B. Lo anterior indica
que los chorros paralelos de las dos soluciones
viajaron juntos hacia la placa colectora para formar la
red no tejida de nanofibras duales durante el proceso
de electrospinning. Las fibras individuales que
conforman la nanofibra dual presentan diferencias
morfológicas, debido a que una de ellas presenta
rugosidad.
En la figura 4, se presentan las micrografías para las
nanofibras carbonizadas, en ellas podemos observar
que se conservó la uniformidad en las fibras y no
se apreciaron inestabilidades axisimétricas29 en sus
morfologías. Después del proceso de carbonización
los diámetros disminuyeron notablemente; las
nanofibras sencillas TiO2-C(PVP) cambiaron de
210 nm a 90 nm, las nanofibras sencillas TiO2C(PANI+PVP) cambiaron de 200 nm a 110 nm y
las nanofibras duales TiO2-C(PANI+PVP)/C(PAN)
cambiaron de 500 nm a 120 nm.
A partir de ahora todos los resultados expuestos
para las nanofibras sencillas serán referidos
únicamente a las nanofibras sencillas que contienen
PANI, por lo que las nanofibras serán solamente
representadas como TiO2-C, mientras las duales
como TiO2-C/C.
Se realizó un análisis morfológico y cristalográfico
a las nanofibras duales de TiO2-C/C calcinadas
hasta 1000°C durante 3 h en atmósfera inerte por
TEM en bright field. Al incrementar la temperatura
Fig. 4. Micrografías de las nanofibras carbonizadas obtenidas por FESEM. a) nanofibras sencillas de TiO2-C(PVP); b)
nanofibras sencillas de TiO2-C(PANI)-C(PVP); c) nanofibras duales de TiO2-C(PANI+PVP)/C(PAN).
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
45
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
Fig. 5.Imágenes de fragmentos de las fibras individuales que conforman las nanofibras duales de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/
C(semi-grafito) calcinadas a 1000°C por 3h en atmósfera inerte. a) y b) nanofibra individual de TiO2 embebida en una matriz
de carbón. c) nanofibra individual de carbón; d) patrón de SAED de la nanofibra individual de TiO2.
pudimos observar mediante HRTEM que las
estructuras carbonáceas de las nanofibras individuales
provenientes de PAN incrementaron el ordenamiento
de sus átomos, tal y como se muestra en la figura 5b.
Por otra parte la nanofibra individual policristalina
también sufrió cambios; al realizar estudios de
SAED pudimos corroborar en el patrón de difracción
que se muestra en la figura 5d la presencia puntos
correspondientes a TiO2 en su fase rutilo puro con
estructura tetragonal, mediante la identificación de
las distancias interplanares relacionadas con las
familias de planos {110}, {200}, {111}, {211} y
{220} (JCPDS # 21-1276). Al observar la imagen
de la figura 5a pudimos constatar la presencia de
cristales embebidos en una matriz de carbón, en estas
nuevas estructuras la matriz de carbón proveniente
de PANI y PVP presenta cierto ordenamiento
atómico, y esta evidencia se presenta en la imagen
de la figura 5b. De manera general podemos afirmar
que el ordenamiento de las estructuras carbonáceas
se ve favorecido al incrementar la temperatura de
calcinado. Sin embargo, el ordenamiento atómico no
fue lo suficientemente alto como el de las estructuras
grafíticas, debido a que no aparecieron puntos de
difracción en el patrón de SAED. Para la obtención
de nanoestructuras de carbón con ordenamiento
grafítico es necesario calentar la muestra hasta
alrededor de 3000 oC en vacío; sin embargo, bajo
estas condiciones el resto de los componentes de las
nanofibras duales puede presentar inestabilidades.
Los cambios en la composición del material se
analizaron por EDXS y los resultados se muestran
en la figura 6 en donde es posible apreciar la
micrografía adquirida mediante HAADF-STEM de
las nanofibras duales, la línea roja indica la región
de la muestra que se estudió durante el análisis de
46
Fig. 6. Micrografía HAADF-STEM de nanofibras dual de
TiO2(anatasa&rutilo)-C/C calcinada hasta 550°C; Incerto: Perfil
de escaneo lineal de EDXS mostrando la variación en
composición a través de la línea roja sobre la muestra
de la imagen HAADF-STEM.
escaneo lineal; mientras tanto, el espectro obtenido se
muestra en en el incerto. El espectro resultante señala
que una de las nanofibras, específicamente aquella
cuya morfología es policristalina, presenta señales
claras de la presencia de Ti y O, sugiriendo así un
alto contenido de TiO2, mientras la otra nanofibra
muestra solamente una clara señal de carbón, lo que
a su vez sugiere un alto contenido de carbón en su
composición.
Los detalles cristalográficos fueron corroborados
por DRX. Los patrones obtenidos se muestran en la
figura 7 y los resultados presentados desatacan la
importancia del proceso de hidrólisis de Ti(OiPr)4
antes del procesamiento térmico, para promover la
cristalización posterior del TiO2. En la figura 6 es
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
Fig. 7. Patrones de difracción de rayos X de nanofibras
duales obtenidas por un proceso de electrospinning y
calentadas a diferentes temperaturas. a) a 425°C sin
tratamiento previo de hidrólisis; b) a 425°C; c) a 550°C;
d) a 700°C y e) a 1000°C con tratamiento de hidrólisis.
posible apreciar los patrones de difracción de Rayos
X tanto para las nanofibras duales no hidrolizadas
e hidrolizadas; estas últimas al ser calentadas
hasta 425°C en atmósfera de aire presentaron las
reflexiones características del TiO2 en su fase anatasa
((JCPDS # 21-1272). Posterior al desarrollo de los
cristales de anatasa, las nanofibras duales se trataron
térmicamente hasta tres diferentes temperaturas en
atmósfera de nitrógeno. Al calentar hasta 550 oC
se pudieron observar reflexiones que corresponden
a la fase rutilo de TiO2 (JCPDS # 21-1276), así
mismo se presentaron reflexiones de la fase anatasa
(JCPDS # 21-1272). Sin embargo las nanofibras
duales carbonizadas hasta 700 oC y 1000 oC solo
mostraron reflexiones características de una fase pura
de TiO2 rutilo (JCPDS # 21-1276), corroborando lo
observado por SAED.
En la etapa de calcinado en atmósfera inerte,
además de obtener estructuras carbonáceas
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
(provenientes en su mayoría del PAN) como parte de
la composición de las nanofibras, conduce también a
la transición de fase del polimorfo anatasa del TiO2
a su polimorfo rutilo, mismo proceso que transcurre
de manera irreversible. A medida que la temperatura
de carbonización se incrementó, las reflexiones
del TiO2 en su fase anatasa, se desaparecieron, y
por consiguiente aparecieron las reflexiones de la
fase rutilo. La transición completa de fase se logró
hasta los 700°C en las nanofibras duales, mismas
que contenían carbón en sus estructuras. El carbón
proveniente de los polímeros precursores cuenta con
una estructura molecular extremadamente orientada30
pero no lo suficiente como para difractar.
En la figura 8 se muestran las gráficas de
Nyquist representando la impedancia de los
cuatro sistemas estudiados al aplicar un potencial
catódico de perturbación de -0.1V. Para elucidar
los procesos que se llevan a cabo en las redes de
nanofibras sencillas de TiO2(rutilo)-C(amorfo), duales de
TiO2(anatasa&rutilo)-C(amorfo)/C(amorfo), y duales de
TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(grafito) además de los diagramas
de Nyquist, nos apoyamos en los diagramas de Bode
correspondientes.
Fig. 8. Gráfico de Nyquist representando la impedancia
para varios sistemas electroquímicos con EW: las redes
de nanofibras sencillas de TiO2(rutilo)-C(amorfo), duales de
TiO2(anatasa&rutilo)-C(amorfo)/C(amorfo), TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semigrafito) y TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(Grafítico); EA: Pt(s); y ER: Ag/AgCl
en KCl 3 M y un electrolito soporte de K2SO4 0.5 M. Bajo
un potencial de -0.1V.
47
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
A través de un proceso de simulación de datos
(Software ZSimpWin 3.21) y mediante el ajuste de los
datos de los diagramas de Nyquist para impedancia
se estimaron los circuitos equivalentes para describir
el comportamiento electrónico de las redes de
nanofibras. El comportamiento electroquímico
de las nanofibras sencillas de C(semi-grafito) puede ser
representado por el circuito equivalente Rs(RctQdl)Qps,
donde Rs es la resistencia interna y Rct es la resistencia
a la transferencia de carga. Los elementos de fase
constante Q son usados para establecer una relación
con la alta área superficial, donde Qdl es interpretado
como la capacitancia de la doble capa y Qps como
un elemento pseudocapacitivo. Para las nanofibras
sencillas TiO2(rutilo)-C(amorfo) y las duales TiO2(anatasa&rutilo)C(amorfo)/C(amorfo) se usó un mismo circuito equivalente
R s (R ct Q dl ). El valor de R ct calculado para las
nanofibras sencillas de C(semi-grafito) es tan solo de 19
Ω, un valor bajo comparado con la resistencia a la
transferencia de carga de 7800Ω para las nanofibras
sencillas de TiO2(rutilo)-C(amorfo), confirmando que en
este último material hay una baja cantidad de cargas
eléctricas disponibles en el TiO2. La presencia de
altas cantidades de C(amorfo) en las nanofibras duales
TiO2(anatasa&rutilo)-C(amorfo)/C(amorfo) reduce el valor de Rct
hasta 1490 Ω, sugiriendo de esta forma que las cargas
eléctricas son provistas por el carbón. El modelo
más adecuado de circuito equivalente que puede
representar el comportamiento electroquímico de las
nanofibras duales de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito)
es el Rs(Qdl(RctW))Qps, éste presenta un elemento de
difusión representado por el elemento de impedancia
Warburg (W) para considerar los posibles eventos
faradáicos que se pueden presentar debido a la
mayor conductividad de las estructuras carbonáceas
semi-grafíticas. La resistencia a la transferencia
de carga en estos materiales fue de 3.1Ω, lo que
indica una Buena contribución de las estructuras
semi-grafíticas en la disponibilidad de portadores de
carga electrónicos. Lo anterior mejora la promoción
de las especies electroactivas en la interfase entre el
electrolito y la superficie de las nanofibras duales
TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito). Aquí se resalta la
reducción en el valor de la Rct en las nanofibras
que contienen Csg en su estructura, destacando que
las nanofibras duales, aquellas que contienen TiO2
son las que permiten una mayor difusión de los
portadores de carga.
48
Los datos de conductividad obtenidos a partir de
la prueba de dos puntas nos indican que las redes de
nanofibras duales de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito)
presentaron un valor de conductividad de 4.75x10-2 S
a temperatura ambiente, valor superior a 4.2x10-8 S y
3.5x10-8 S obtenidos para las nanofibras sencillas de
TiO2(rutilo)-C(amorfo) y duales de TiO2(anatasa&rutilo)-C(amorfo)/
C(amorfo), respectivamente.
Es ampliamente conocido que en los materiales
de tamaño nanométrico ocurre una conducción
eléctrica anómala cuya relevancia se pone de
manifiesto en el desempeño de los dispositivos para
el almacenamiento y conversión de energía.31,32 Lo
anterior nos guía en la razón por la cual las redes
de nanofibras de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito)
presentaron la menor de las impedancias, esto no
solo por el hecho de que sus estructuras carbonáceas
estuvieran parcialmente ordenadas, sino también por
su tamaño nanométrico. Otro aspecto interesante
de estos resultados es el hecho de que estas redes
de nanofibras contenían en su composición la fase
rutilo del TiO2. La presencia de esta fase cristalina
en contacto con estructuras de carbón semi-grafíticas
contribuyeron a la obtención de estos resultados.33
En la figura 9 es posible apreciar la formación
de la biopelícula de E. coli K12 electroactivadas
de la tercera generación, sobre las redes de
nanofibras duales de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito);
de esta manera queda demostrado que estas redes
de bicomponente con arquitectura dual tiene la
capacidad para el crecimiento de biopelículas con
una alta densidad celular sobre su superficie. Así
mismo se manifestó la biocompatibilidad de estos
nuevos materiales con estas células bacterianas.
La curva de densidad de corriente obtenida del
ánodo probado en una media celda de combustible
microbiana se muestra en la figura 10. La máxima
densidad de corriente obtenida fue de 8 A/m3 después
de un periodo de aclimatación de 4.5 h. Realizar
un análisis comparativo de nuestro resultado con
los obtenidos por otros investigadores resulta
complicado debido a que la eficiencia depende de
muchos factores. Sin embargo, podemos mencionar
que el valor de densidad de corriente obtenido es
superior a lo reportado por Lanas, V. and Logan,
B.E., quienes lograron una densidad de corriente
máxima de 4 A/m2 utilizando fibra de grafito como
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
Fig. 9. Micrografías obtenidas por SEM de la biopelícula de E. coli K12 electroactivada, 3ra. Generación, sobre redes
de nanofibras duales de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito).
Fig. 10. Curva cronoamperométrica de la generación
biocatalítica de corriente usando nanofibras duales de
TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito) como ánodo.
ánodo.34 Los resultados presentados en este trabajo
representan el primer estudio en el que se aplica
una red de nanofibras duales de TiO2(rutile)-C(semigraphitic)/C (semi-graphitic), como electrodo anódico para
una MFC.
CONCLUSIONES
Con una modificación al spinneret convencional,
que involucra el cambiar de una punta capilar
metálica plana a dos puntas paralelas unidas tipo
“side-by-side” es posible obtener nanofibras duales,
que a su vez están conformadas por nanofibras
sencillas, cuya composición individual es diferente
entre ellas. Esta configuración de nanofibras duales
de bicomponente asegura un buen contacto entre
las nanofibras individuales de TiO2-Carbón y las
nanofibras de carbón, ambas obtenidas en un solo
paso de síntesis y de manera in-situ, lo cual conlleva
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
a una optimización del tiempo en el proceso.
Las nanofibras duales favorecen los procesos de
transferencia de carga, sobre las nanofibras sencillas;
siendo la nanofibra de TiO2(rutilo)-C(semi-grafito)/C(semi-grafito)
la más efectiva para ese propósito; además de ser
biocompatibles, estos materiales tienen la capacidad
para ser empleados como sustrato del desarrollo de
biopelículas de E. coli K12 sobre su superficie y
producen una densidad de corriente de 8 A/m2 al
ser utilizados como ánodo en una media celda de
combustible microbiana. Por lo anterior, es posible
que este tipo de materiales, como las nanofibras
duales de TiO2 y carbón sean prometedoras para su
aplicación como ánodos en celdas de combustible
microbianas, no solo por su morfología nanométrica
unidimensional, sino porque se favorece el flujo
de los electrones entre los dos materiales a esas
dimensiones.
AGRADECIMIENTOS
Los autores expresan su agradecimiento al
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, a la
Secretaría de Educación Pública y a la Secretaría de
Energía por los proyectos SEP-CONACyT 151587 y
SENER-CONACyT 150111. Así mismo se reconoce
el apoyo de la Universidad Autónoma de Nuevo León
por medio del Programa de Apoyo a la Investigación
Científica y Tecnológica. NAGG agradece el apoyo
a CONACyT por la beca otorgada.
REFERENCIAS
1. Lewis NS y Nocera DG. Powering the planet:
chemical challenges in solar energy utilization.
PNAS. 2006, 103, 15729-35.
49
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
2. Watanabe K. Recent developments in microbial
fuel cell technologies for sustainable bioenergy.
Journal of Bioscience and Bioengineering.
2008,106, 528–36.
3. Wilkinson S. “Gastrobots”-benefits and
challenges of microbial fuel cells in foodpowered robot applications. Autonomous
Robots. 2000, 9, 99-111.
4. Logan BE y Regan JM. Electricity producing
bacterial communities in microbial fuel cells.
Trends in Microbiology. 2006, 14, 512-18.
5. Logan BE. Microbial Fuel Cells, Wiley, USA,
2006 ISBN: 978-0-470-23948-3.
6. Rabaey K, y Verstraete W. Microbial fuel cells:
novel biotechnology for energy generation.
Trends in Biotechnology. 2005, 6, 291–98.
7. Logan BE. Exoelectrogenic bacteria that
power microbial fuel cells. Nature Reviews
Microbiology. 2009, 7, 375-81.
8. The Fuel Cell Today Industry Review 2012,
Johnson Matthey plc. Group, http://www.
fuelcelltoday.com
9. H. Liu, S.A. Cheng, B.E. Logan, Power generation
in fedbatch microbial fuel cells as a function
of ionic strength, temperature and reactor
configuration. Environmental Science and
Technology. 2005, 39, 5488–93.
10. Rabaey K y Verstraete W. Microbial fuel cells:
novel biotechnology for energy generation.
Trends in biotechnology. 2005, 23, 291-98.
11.Sun JJ, Zhao HZ, Yang QZ, Song J y Xue
A. A novel layer-by-layer self-assembled
carbon nanotube-based anode: Preparation,
characterization, and application in microbial
fuel cell. Electrochimica Acta, 2010, 55, 3041–
47.
12. Logan BE, Cheng S, Watson V y Estadt G.
Graphite fiber brush anodes for increased power
production in air-cathode microbial fuel cells.
Environmental Science and Technology. 2007,
41, 3341–3346.
13. Qiao Y, Bao SJ, Li ChM, Cui XQ, Lu ZS y Guo
J. Nanostructured polyaniline/titanium dioxide
composite anode for microbial fuel cells. ACS
Nano. 2008, 2, 113-19.
50
14. Logan BE, Hamelers B, Rozendal R, Schöder U,
Keller J, Freguia S, Aelterman P, Verstraete W
y Rabaey K. Microbial fuel cells: methodology
and technology. Environmental Science and
Technology. 2006, 40, 5181-92.
15. Zhou Z, Lai C, Zhang L, Qian Y, Hou H, Reneker
DH y Fong H. Development of carbon nanofibers
from aligned electrospun polyacrylonitrile
nanofiber bundles and characterization of their
microstructural, electrical, and mechanical
properties. Polymer. 2009, 50, 2999–3006.
16. Aryal S, Kim CK, Kim KW, Khil MS y Kim HY
Multi-walled carbon nanotubes/TiO2 composite
nanofiber by electrospinning. Materials Science
and Engineering C. 2008, 28, 75–9.
17. Liang Y, Wang H, Casalongue HS, Chen Z,
Dai H. TiO2 nanocrystals grown on graphene as
advanced photocatalytic hybrid materials. Nano
Research. 2010, 3, 701–5.
18. Sadia Ameen S, Akhtar MS y Husain M. A
Review on Synthesis Processing, Chemical and
Conduction Properties of Polyaniline and Its
Nanocomposites. Science of Advanced Materials.
2010, 2, 441–62.
19. Gerard M, Chaubey A y Malhotra BD. Application
of conducting polymers to biosensors. Biosensors
and Bioelectronics. 2002, 17, 345-159.
20. Bleda-Martínez MJ, Morallón E y CazorlaAmorós D. Polyaniline/porous carbon electrodes
by chemical polymerisation: Effect of carbon
surface chemistry. Electrochimica Acta. 2007,
52, 4962–8.
21. Qiao Y, Li ChM, Bao SJ y Bao QL. Carbon
nanotube/polyaniline composite as anode
material for microbial fuel cells. Journal of Power
Sources. 2007, 170, 79–84.
22. Logan B, Cheng S, Watson V y Estadt G.
Graphite Fiber Brush Anodes for Increased Power
Production in Air-Cathode Microbial Fuel Cells.
Environmental Science and Technology. 2007,
41, 3341-6.
23. Shahgaldi S, Yaakob Z, Khadema DJ, Jafar D y
Wan Daud WR. Characterization and the hydrogen
storage capacity of titania-coated electrospun
boron nitride nanofibers. International Journal of
Hydrogen Energy. 2012, 37, 11237-43.
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
Nuevos materiales anódicos para la generación de bioelectricidad en celdas de combustible / Nora Aleyda García-Gómez, et al.
24. Huang Ch, Wu H y Li Y. Hydrogen storage
in platelet graphite nanofibers. Separation and
Purification Technology. 2007, 58, 219–23.
25. Greiner, A. y Wendorff, J.H. Funcional selfassembled nanofibers by electrospinning.
Advances in Polymer Science. 2008, 219, 10771.
26. Teo, W.E. y Ramakrishna, S. A review on
electrospinning design and nanofibre assemblies.
Nanotechnology. 2006, 17, 89–106.
27. Liu Z, Sun DD, Guo P y Leckie JO. An efficient
bicomponent TiO2/SnO2 nanofiber photocatalyst
fabricated by electrospinning with a side-by-side
dual spinneret method. Nano Letters. 2007, 7,
1081-5.
28. Niu H, Zhang J, Xie Z, Wang X. y Lin T.
Preparation, structure and supercapacitance of
bonded carbon nanofiber electrode materials.
Carbon. 2011, 49, 2380-8.
29. Fong H, Chun I y Reneker DH. Beaded nanofibers
Ingenierías, Octubre-Diciembre 2014, Vol. XVII, No. 65
formed during electrospinning. Polymer. 1999,
40, 4584-92.
30. Wangxi Z, Jie L y Gang W. Evolution of structure
and properties of PAN precursors during their
conversion to carbon fibers. Carbon. 2003, 41,
2805-12.
31. Yu-Guo Guo, Jin-Song Hu y Li-Jun Wan.
Nanostructured Materials for Electrochemical
Energy Conversion and Storage Devices.
Advanced Materials. 2008, 20, 2878–87.
32. Balaya, P. Size effects and nanostructured
materials for energy applications. Energy
Environmental Science. 2008, 1, 645-54.
33. Garcia-Gomez NA, Mosqueda HA, GarciaGutierrez DI y Sanchez EM. Electrochemical
behavior of TiO 2 /carbon dual nanofibers.
Electrochimica Acta. 2014, 116, 19-25.
34. Logan BE y Lanas V, Evaluation of multi-brush
anode systems in microbial fuel cells. Bioresource
Technology. 2013, 148, 379–85.
51