Diego Padilla Zelada (Universidad de - Observatorio RSE

DIEGO PADILLA ZELADA
dpadillaz@gmail.com
SOCIOLOGO.
2014.
INTRODUCCION.
El presente artículo trata a cerca de la relación que hay entre gobierno corporativo y
responsabilidad social empresarial la cual es muy estrecha, debido a que son
complementarias para estipular una adecuado gobierno corporativo en la empresa tanto
frente a la sociedad como ante los trabajadores para lograr una buena actividad empresarial
con base en su optimo desempeño.
Comenzamos con la responsabilidad social viendo a esta desde su concepto con sus
perspectivas estableciendo los lazos con el gobierno corporativo para comprender su
funcionamiento, funciones y características con respecto a como debe ser implementado en
la realidad empresarial, luego veremos más en detalle su concepto como práctica con todas
sus herramientas y capacidades con el objetivo de saber bien a que nos enfrentamos,
quienes componen un gobierno corporativo, como funciona y su relación con la comunidad
de trabajadores junto con la sociedad civil por sus efectos directos e indirectos en ellos,
posteriormente abordamos más concretamente la relación entre RSE y gobiernos
corporativos, para llegar al concepto de ética como pilar fundamental de todo gobierno
corporativo unido a sus valores y moral con el consiguiente desarrollo col en objetivo de
plasmar una buena práctica empresarial.
Todo esto nos conduce a ver como el tema de la RSE con el gobierno corporativo
son de gran relevancia para toda la sociedad en su conjunto por lo que involucra y congrega
en sus prácticas empresariales y económicas.
Uno de los temas más actuales dentro del ámbito de la empresa en vinculación con
la responsabilidad social empresarial o bien como se estipula actualmente con la
responsabilidad social al ampliar el término con sus funciones, aplicaciones y prácticas es
la noción de Gobiernos Corporativos los que han tenido un auge durante el último tiempo
por sus roles tanto al interior como fuera de las empresas, debido a que se han tornado en
un punto clave para que la RSE o Responsabilidad social de las empresas o corporaciones
sea bien utilizada en función de determinados parámetros en directa relación con los
trabajadores, empleados, proveedores y ciudadanía dados sus efectos y consecuencias en la
realidad social contemporánea; si bien este tópico de los gobiernos corporativos no es
nuevo al ser abordado desde variadas ópticas lo esencial es que se conozca bien lo que es
un gobierno de este tipo, como nace junto con saber sus funciones, la noción de gobierno
corporativo la abordaremos desde el área de la democracia industrial la que no es otra
cuestión que la aplicación de la teoría-/práctica democrática al ámbito empresarial o
industrial, ya en el siglo XIX Marx nos hablaba que los derechos de participación política
que ostentaban los ciudadanos desaparecían al ingresar a su lugar de trabajo, lo que desato
una sin número de conflictos entre trabajadores e industriales por sus condiciones laborales
y de participación al interior de las empresas. Por tal motivo Marx sugería que la
democracia industrial tenía que incorporar o bien introducir los derechos democráticos a las
empresas para un mejor funcionamiento, transparencia y reputación.
Dado lo anterior varios gobiernos corporativos han tomado esta idea con el fin de
que sus componentes que son los trabajadores de distinto tipo se incorporen activamente a
las empresas, donde a autogestión de los trabajadores es vital para que ellos puedan elegir a
los directores de la empresa además de tener voz en la política de personal, donde haya que
respetar y exigir determinados normas para que esto sea efectivo, por ejemplo empresas que
tengan más de cien empleados ellos deben estar representados en los cuadros directivos
para un mejor funcionamiento de esta, es lo que se conoce como “trabajadores- directivos”
donde se comprueba que las organizaciones en la que son incorporados los empleados
ejerciendo su influencia positiva en la toma de decisiones se genera una moral elevada con
una buena productividad, esto debido a que participan activamente junto con tener una serie
de poderes o facultades que por lo general no les eran dados y que estaban reservados para
la directores de la empresa, sin embargo no todo es positivo dado que hay muchos aspectos
que hay que mejorar por diversos motivos para que esto sea una práctica habitual como
también de calidad.
Por otra parte se producen una serie de resistencias con respecto si la democracia
industrial o empresarial para el buen funcionamiento de los gobiernos corporativos es
adecuada, porque hay cuestionamientos desde los propios directivos como también de los
sindicatos, lo que se debe esencialmente por el ejercicio de esta, por el poder, por las
decisiones y por una serie de conflictos que van creando una mala apreciación en torno a
esta; mucho de los directorios son muy reacios a aceptar que los empleados compartan con
ellos los poderes de decisión reservados desde siempre para ellos, por su lado los sindicatos
no aprecian mucho una participación intra empresa al pensar que la democracia industrial,
empresarial o corporativa erosiona sus derechos de negociación colectiva, de huelga, de
libertad y de reunión sindical al considerar que les perjudica más que ayudarlos en sus
labores; en ambos casos todo depende de las apreciaciones así como también de las
personas que impulsan la democracia empresarial para construir un buen gobierno
corporativo, que les permita un buen desarrollo al abracar una serie de aspectos y de
prácticas que para algunos no son muy habituales en las empresas, mientras que para otros
son incentivos de una modificación real como positiva en estas, donde la RSE es muy
relevante para lograr buenos resultados en el corto, mediano y largo plazo para conseguir
gobiernos corporativos fuertes y éticos que a todos beneficien.
Siendo más específicos con respecto al concepto de gobierno corporativos en
relación a la RSE encontramos que el gobierno corporativo se refiere al conjunto de
principios y normas que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de
gobierno de una empresa con sus estamentos o tres poderes dentro de ella los que son: los
accionistas, el
Directorio y Alta Administración, se le denomina como gobernanza
corporativa, gobernanza societaria y gobierno societario según sea el caso o el contexto
donde aplique para tenga un real efecto en la realidad; sin embrago un gobierno corporativo
es mucho más que una organización que esta compuesta por dichos estamentos que lo
conforman donde la ética, la responsabilidad social empresarial y las acciones para con la
comunidad cercana son muy relevantes para generar una buena gobernanza interna, donde
también es relevante la vinculación con los trabajadores, proveedores y diversos agentes
que aquí intervienen.
El concepto de gobierno corporativos nace hace algunas décadas en los países
desarrollados como lo del oeste de Europa, en Canadá, los Estados Unidos y Australia,
como un requerimiento o necesidad que tenían los accionistas minoritarios de
una empresa de conocer el estado que guardaba su inversión, al desear saber qué se estaba
haciendo con su dinero y cuáles eran las expectativas futuras; por tal motivo los accionistas
mayoritarios de un negocio con sus administradores comienzan un proceso de apertura de
la información como de la misma empresa, junto con la profesionalización y transparencia
en el manejo de la misma, con el objetivo de que las relaciones entre todos los involucrados
fueran mejores sobre conocimiento, inversiones, recursos, impactos socio ambientales y
laborales entre otros temas, para así tener mayor claridad sobre como es la empresa además
de su funcionamiento.
El gobierno corporativo se refiere a las estructuras, procesos para la dirección y el
control de las compañías, se ocupa de las relaciones entre la alta gerencia, la junta directiva,
los accionistas controladores, los accionistas minoritarios y otras partes interesadas, las que
se conjugan directa e indirectamente en el desarrollo interno como externo de la empresa,
por lo que un buen gobierno corporativo es aquel que considera todos los estamentos que
en ella convergen para así tener un buen desempeño como organización. El buen gobierno
corporativo contribuye al desarrollo económico sostenible al mejorar el desempeño de las
compañías e incrementar su acceso al capital externo, unido a una certera orientación de
RSE donde el criterio con la ética son primordiales para lograr todo lo anterior, junto con
amplio respeto a las comunidades en donde la empresa interviene y causa efectos o daños
colaterales deseados o no, los que pueden ser tanto una contribución o bien una destrucción
según sea el caso. Hay que tener en cuenta tres elementos que son los siguientes:

La dirección se refiere a todas las decisiones que se relacionan con fijar la dirección
estratégica general de la compañía, como: decisiones estratégicas de largo plazo,
decisiones de inversiones de gran escala, fusiones y adquisiciones, planeación de la
sucesión y la designación de ejecutivos claves, como el Director General de la
compañía entre otros funcionarios de confianza para el funcionamiento de la
empresa.

El control se refiere a todas las acciones necesarias para supervisar el desempeño de
la alta gerencia junto con hacer el seguimiento de la implementación de las
decisiones estratégicas fijadas arriba, esto para una mayor como mejor
conocimiento y control de las decisiones y acciones de la empresa.

Las relaciones entre los principales órganos de gobierno de la compañía son las
interacciones entre los accionistas, los directores de la junta directiva, los ejecutivos,
los empleados/trabajadores y la comunidad o stakeholders; un elemento importante
de toda buena estructura de gobierno corporativo es la clara definición del papel, los
deberes, los derechos y las expectativas de cada uno de estos órganos de gobierno.
De tal forma podemos ver como el gobierno corporativo es un eje central para que
una empresa sea reconocida positivamente desde lo interno y externo, mas hay que ser
critico a la vez con respecto de como este gobierno corporativo se conforma así también
sus practicas, por las incidencias que este tiene en la realidad social, en donde la RSE se
torna muy importante en un amplio sentido, debido que a través de ella las empresas,
instituciones u organizaciones van tener o generar mejores prácticas empresariales para
con la sociedad o comunidad e incluso con sus propios empleados, ya que la RSE no es
solo algo que se utiliza externamente para dar una buena imagen, sino que es una labor
que debe iniciarse desde el núcleo mismo de la empresa para así tener un buen gobierno
corporativo que destaque sus puntos fuertes y débiles junto con asumir su rol frente a
sus empleados los que son la base principal de su acción empresarial, con sus
proveedores, accionistas y comunidad, con el fin de ejercer un trabajo interno efectivo,
donde la RSE interna es fundamental como pilar de desarrollo empresarial lo que se
refleja en el exterior de la empresa. Por lo tanto RSE con Gobierno Corporativo van
unidos con la misión de ejercer buenas prácticas socio empresariales y económicas en
beneficio de todos los involucrados o participes de la industria, empresa y organización
sea esta pública o privada, donde lo central es la responsabilidad social con una buena
base ética que permite el desarrollo sostenible además de critico al interior de las
empresas.
El concepto de Gobierno corporativo: origen y desarrollo.
Como hemos visto el Gobierno Corporativo es un acción de gran importancia no
solo para quienes participan en la empresa misma desde su interior, sino que también los
que reciben sus efectos colaterales, directos e indirectos lo que afecta de una u otra forma la
cotidianeidad de las comunidades de intereses cada uno de estas con objetivos bien
particulares como definidos; el gobierno corporativo o gobernanza no es un concepto
reciente debido a que tiene sus orígenes en lo que se denominó “gobernanza” que se
entiende como “la buena gestión de los recursos por parte de los gobiernos y al fomento de
la participación de la sociedad civil” lo que ha contribuido al desarrollo de este concepto de
gobierno corporativo en las últimas décadas y en los años más recientes lo que ha sido
ciertamente un aporte a que tanto concepto como práctica se expanda junto con mejorar sus
asimilación y comprensión en la sociedad donde su aplicación para lograr una buena RSE
es fundamental para que este sea bien ejecutado en beneficio de la empresa así también de
sus empleados y comunidad de receptora o stake- holders.
El concepto de gobernanza es relativamente antiguo siendo un sinónimo de
gobierno, el Diccionario de la Real Academia Española lo define como “acción y efecto de
gobernar o gobernarse, es el arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el
logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano
equilibrio entre el estado, la sociedad civil y el mercado de la economía” de tal forma
vemos que dicha definición le da un mayor sentido dentro de contexto empresarial y de la
RSE para una buena labor; durante la década de 1990 del siglo XX el término fue utilizado
para hacer referencia a un nuevo estilo de gobierno de las administraciones públicas, a
través del cual estas tratan de gestionar de forma eficiente, honesta, transparente, igualitaria
y con responsabilidad, los recursos públicos que poseen. De esta manera los gobiernos
corporativos comienzan a tomar un cuerpo más sólido en las empresas o industrias para
entrar en directa vinculación con la Responsabilidad Social Empresarial, sin embargo no
solo es adoptado por estas instituciones sino que también por este concepto comienza a ser
utilizado por el Banco Mundial y las Naciones Unidas como un eje central para el aporte de
financiación a países en vías de desarrollo y subdesarrollados.
La gobernanza con el gobierno corporativo son conceptos que se conocían desde
hace mucho tiempo al ser ambos introducidos por Adam Smith en su obra “La riqueza de
las naciones” donde expresa: “Cuando la propiedad y la gestión de las empresas no
coinciden plenamente, habrá potenciales conflictos de interés entre los propietarios y los
gestores/administradores”, vemos claramente lo contemporáneo de sus palabras por el
desarrollo que el gobierno corporativo a tenido hasta la fecha, donde en a década de 1990
del siglo pasado hay un desarrollo del concepto donde se hacen notar las diferencias de
intereses entre la propiedad y la administración de la empresa, donde el gobierno
corporativo trata de definir junto con establecer medios de control y salvaguarda por parte
de los accionistas, sobre las acciones realizadas por los componentes del consejo de
administración o directivos de la empresa; lo anterior con el fin de que las inversiones con
sus acciones sean coherentes, rentables, sustentables y sostenibles en un amplio sentido, lo
que constituye un mecanismo de control por parte de los accionistas de la empresa sean
mayoritarios, medianos o pequeños, mas hacen valer sus derechos como deberes lo que
también puede ser aplicado al sistema público de empresas o de gobiernos para una mejor
función y desempeño.
Los entes que interviene aquí son los siguientes:
 Accionistas: son los que eligen junto con controlar al Directorio o Consejo
Directivo, como también a la Dirección ejecutiva en la empresa.
 Directorio o Consejo de Administración: son los encargados de nombrar y
de controlar a la Dirección Ejecutiva, junto con tener la responsabilidad de
las acciones de la empresa, de rendir estados de cuentas financiaras,
inversiones y de decisiones tomadas a los Accionistas de la empresa.
 Dirección Ejecutiva: son los encargados de ejecutar, gestionar y asumir
funciones dentro de la empresa, siendo responsables directos antes el
Directorio o Consejo Directivo y frente a los Accionistas por el desempeño,
logros, planes, fracasos y recursos de la empresa dentro del contexto en la
cual esta se desarrolla. Son la cara visible ante la comunidad de empleados y
sociedad civil.
Como vemos los tres estamentos que aquí interviene son muy relevantes para
generar un buen gobierno corporativo enfocado a buenas prácticas con el fin de desarrollar
una RSE acorde a las intenciones de la empresa y de sus accionistas, constituyendo un
gobierno corporativo y gobernanza de calidad, aunque hay que reconocer que esto no es
sencillo por diversas cuestiones que acá intervienen, siempre hay que velar por que el
gobierno corporativo logre una coherencia entre accionistas, Directorio o Consejo de
Administración y Dirección Ejecutiva para establecer una empresa que sea sustentable
además de sostenible en el tiempo y frente a la comunidad de stakeholders.
Un punto importante dentro de todo esto es como los gobiernos corporativos van
creciendo junto con generar una serie de especificaciones las que le dan sus características
bien concretas, las que promueven dos ámbitos bien definidos: a) el regulatorio y b) el de
negocio, a través de los cuales esta manera de ejercer gobierno y liderazgo en las empresas
van teniendo una concepción que las va haciendo cada vez más eficiente para el conjunto
de los involucrados e interesados en el proceso junto con la aplicación de la RSE de forma
real y no solo como “buena acción o práctica” para la imagen de la empresa.
Lo antes dicho se complementa con una serie estudios, investigaciones y normas
que surgen en la década de 1990 del siglo pasado, en donde los accionistas con los
directivos y ejecutivos de la empresa ven que el gobierno corporativo deben concentrarse
en buena parte en los grupos de interés, los denominados stakeholder para generar un buen
esquema de trabajo de gobierno corporativo esto se inicia con el Informe Cadbury de
1992 en
Reino Unido que recogía un “código de buen gobierno” al que las
compañías que cotizaban en la bolsa de Londres debí an adherirse; durante el
mismo año nace el Informe Coso en E.E.U.U. cuyo fin es normar el trabajo para el
establecimiento de un sistema de control interno en las organizaciones, mediante lo cual el
termino de gobierno corporativo se esta haciendo cada vez más conocido, posteriormente
en 1998 surge el Código combinado el que se dedica a combinar las distintas
recomendaciones que nacen a través de los años 90 como lo son accionistas
institucionales, remuneración del consejo, entre otras, impulsando el princip io o
norma de “cumplir o explicar” la cual se divide en dos partes centrales que son:
1. La imposición a las compañías de informar cómo aplican las
recomendaciones del Código Combinado.
2. La necesidad de explicar por qué no se han aplicado las recomendaciones.
Estos informes o maneras de desarrollar un gobierno corporativo demuestran el
deber que tienen las compañías o empresas para con sus empleados así como con la
sociedad civil donde hay una estrecha relación con la RSE desde su conceptualización
como aplicación en la realidad al provocar una conjunción de hechos y un ejercicio que es
muy positivo para al empresa por sus actividades económicas.
Otra normativa que aparece dentro de este contexto a principios del siglo
XXI es la Ley Sarbanes-Oxley de 2002 en EE.UU, la que es una respuesta a los
escándalos corporativos ocurridos en dicha nación con empresas como Enron,
Worldcom y otras; en ellas no existe el anterior principio de cumplir o explicar
por lo que se introducen responsabilidades penales a los admin istradores y
ejecutivos de las compañías dadas sus malas prácticas; el respaldo internacional para
el gobierno corporativo llega con la publicación del 2004 de los Principios de Gobernanza
Corporativa por la OCDE, los que definen los elementos esenciales unido a la adopción de
un modelo stakeholder. Estos principios han sido asumidos por los distintos países en la
definición de sus recomendaciones y códigos de buen gobierno los que se aplican de
manera concentrada para su aprobación unido a la visión que da la RSE la cual ya nos habla
de gobiernos internos o gobernanza para crear una empresa consciente como sostenible en
el tiempo para su buen funcionamiento. Los códigos de buen gobierno tienen el
mérito de irse perfeccionado paulatinamente de manera loable, para llegar al
Código King III de Sudáfrica en 2009 y de esta fecha en adelante continúan su
arduo camino para estipular como estimular ya sea de manera voluntaria u
obligatoria una serie de normativas al interior de las empresas las que son muy
beneficiosas en todo sentido para tener un adecuado gobierno corporativo acorde
al siglo XXI que se encuentra en pleno desarrollo.
Gobierno Corporativo y Responsabilidad Social:
una estrecha vinculación.
Actualmente nos encontramos dentro de un ámbito empresarial en donde los
gobiernos corporativos deben tener una mayor sensibilidad o acción frente a las
determinaciones que desarrollan las empresas que ellos representan ante la comunidad y
sociedad, por lo tanto dichos gobiernos corporativos cumplen un rol relevante al momento
de implementar sus acciones económicas en los sectores donde invierten ya sea desde el
sector primario, secundario o terciario con sus características bien definidas, mas sabemos
que no todos cumplen tales expectativas por lo es aquí donde la Responsabilidad social
entra a jugar una función que es vital para el buen funcionamiento de la empresa tanto en lo
interno como en lo externo dadas sus consecuencias; el gobierno corporativo junto con
la responsabilidad social corporativa (RSC) son conceptos muy distintos por sus labores en
las empresas, mas se han vinculado fuertemente en el siglo XXI debido a la mayor
concentración
en
el equilibrio de
los
beneficios
empresariales
con
operaciones
responsables, lo cual habla bien de las prácticas empresariales, en donde la definición de
gobierno corporativo ha evolucionado con el tiempo para incluir los aspectos básicos de la
Responsabilidad social o responsabilidad social corporativa lo cual es destacable por sus
significados como por sus logros en la realidad empresarial.
Los Gobiernos corporativos se ha definido habitualmente como “sistemas y
procesos utilizados por una empresa para asegurarse de que las operaciones se optimicen
para producir los mejores resultados financieros de los accionistas y otros financieros de la
empresa”; de tal manera los consejos corporativos de las grandes empresas generalmente se
dedican a desarrollar además de supervisar dichos sistemas de gobierno generándose una
situación en su realidad que modifica sus prácticas cotidianas a partir de las exigencias más
amplias del mismo gobierno corporativo, de las autoridades y del público receptor de sus
actividades económicas entendiéndose estos como una comunidad crítica que aumentan sus
expectativas junto con exigir de que las empresas que invierten en una determinada área de
desarrollo productivo equilibren los intereses de accionistas con necesidades de las demás
partes interesadas o involucradas en este proceso laboral y económico ya sea de manera
directa o indirecta. Es aquí donde los consejos de administración han sido sistemáticamente
incorporados a la responsabilidad social y ambiental en las directrices corporativas, con el
objetivo de que su participación sea amplia así como relevante dentro de los gobiernos
corporativos para que se cumplan los planes como programas de responsabilidad social que
se han implementado en la realidad socio económica en donde las empresas actúan.
A pesar de todo lo antes dicho, continúa existiendo un fuerte debate o discusión con
respecto a si las empresas deberían sentirse obligadas a incluir los intereses de las otras
partes interesadas que intervienen o que se integran a este proceso en el sistema de
gobierno corporativo dada su importancia para la labor empresarial en la realidad social; sin
embargo aún hay empresas que se aferran a las viejas creencias y prácticas ideológicas de
que su principal responsabilidad como empresa de propiedad pública o privada es
solamente maximizar junto con garantizar el valor de ella para sus accionistas al estar
dentro del ámbito del capital financiero donde solo importan las ganancias más que otras
cuestiones vinculadas a ellas; a pesar de esto hay otro tipo de empresario y de gobierno
corporativo que considera que hay que equilibrar la responsabilidad social, corporativa y
ambiental con beneficios a mediano y largo plazo para conseguir la viabilidad junto con
sustentabilidad empresarial donde el éxito será aún mayor, al tener en cuenta todas estas
variables que permiten un desarrollo acorde en la sociedad unido al establecimiento de una
adecuada vinculación con la comunidad receptora de los beneficios de la acción
empresarial.
La Responsabilidad Social Corporativa o simplemente responsabilidad social tiene
su desarrollo como auge mayoritariamente a fines del siglo XX y durante el siglo XXI a
partir de las normas básicas de la ética empresarial, reconociendo que hay ejemplos en
siglos anteriores que son importantes como interesantes de tener en cuenta por su logros en
un contexto donde este concepto y práctica no primaba en demasía en las empresas;
actualmente se incorporan conceptos simples de la transparencia y de la honestidad para
comenzar a generar dicha responsabilidad junto con otras expectativas relevantes para las
empresas con el objeto de impulsar y desarrollar responsabilidad social, corporativa y
ambiental. A continuación veremos los cuatro elementos esenciales para la responsabilidad
social, ellos son:
 Equilibrar los intereses de los clientes.
 Equilibrar los intereses de las comunidades.
 Equilibrar los intereses de los socios comerciales y empleados con los de los
accionistas.
 Satisfacer las necesidades públicas para el cumplimiento de la Responsabilidad
Social Corporativa.
Lo anterior nos conduce a considerar que los resultados reales de los negocios de la
convergencia común del gobierno corporativo y de la responsabilidad social son difíciles de
medir o de cuantificar/cualificar en una primera instancia, debido a los líderes de la
empresa no pueden o deben
esperar beneficios tangibles de un comportamiento
responsable sin antes haber analizado que desean y significa todo esto para la lógica
empresarial; por otro las empresas deben incluir un comportamiento responsable en su
gobierno corporativo con el fin de hacer lo correcto junto con experimentar a largo como a
mediano plazo beneficios indirectos de mejores relaciones comunitarias y así evitar la
reacción negativa de la sociedad civil al comprobar lo beneficioso que es la integración de
ella al proceso empresarial de responsabilidad social y de gobierno corporativo, dado que es
fundamental lograr una amplia participación social de forma responsable y con
determinados límites para ambas partes, con el propósito de conseguir un desarrollo
sustentable además de sostenible en el tiempo, sin embrago esto no queda exento de
conflictos, mas es a través de estos que se adquiere conciencia, relevancia y se genera un
buen gobierno corporativo unido a una adecuada responsabilidad social para que las
empresas tengan un desarrollo acorde con su realidad propiciando un reparto justo de tareas
laborales, ganancias y preservación del medio ambiente y sociedad.
Gobierno Corporativo y Etica.
Una empresa que pretende ser exitosa en su actividad debe buscar su evolución y
crecimiento constante, para lo cual se establece una estrategia de competitividad
empresarial para así obtener las mayores ganancias posibles junto con la generación de
empleos de calidad, sin embargo también tiene que pensar en acciones que favorezcan su
entorno social, laboral, económico y al medio ambiente del cual es parte; por lo que las
mejores prácticas de un buen gobierno corporativo unido a la responsabilidad social
corporativa se basan concretamente en anterior para alcanzar su logros al ser elementos
fundamentales de su ética y de sus valores corporativos, donde la responsabilidad social
corporativa desde los órganos de gobierno de las organizaciones se alza como un pilar
esencial para plasmar una ética que conlleve un buen actuar en los diversos ámbitos en
donde la empresa con su gobierno corporativo se insertan.
La ética corporativa de la cual nos encontramos hablando nos lleva a ser más
específicos, para comprender mejor esta, dicha palabras proviene de la raíz griega ethos que
entre otras acepciones significa “punto de partida”, proviene la palabra ethikos, que
significa “teoría de la vida”, de la cual derivó propiamente el vocablo español conocido
como Etica, por lo que vemos como es posible aplicarla aquí al tener un punto de partida
que se transforma en la teoría de la vida, mas no basta solamente así, porque hay que
aplicarla en la realidad social y empresarial para actuar decentemente o bien
adecuadamente para ostentar una buena imagen como práctica corporativa; el "ethos" se
entiende como el hábito, carácter o modo de ser, algo que va incorporando el hombre a lo
largo de su existencia a medida que pasa el tiempo; a la vez podemos comprender a la ética
como aquellos principios que orientan a las personas u organizaciones con respecto a su
concepto de vida y trabajo junto con los individuos, los juicios, los hechos, y la moral. De
tal manera se supone que las corporaciones van a actuar de buena forma ante sus
trabajadores, ciudadanos, entorno y proveedores al asimilar todos estos conceptos, mas
sabemos que no siempre es así, dado que priman otros valores como los personales,
colectivos o los económicos.
Hay que diferenciar la ética de la moral, porque la ética es una disciplina filosófica
que tiene como objeto de estudio la moral, pero esto no quiere decir que la ética cree la
moral, sino que solamente reflexiona sobre ella, además de que los gobiernos corporativos
no saben mucho sobre el tópico en cuestión o bien no aplican bien su lógica sobre la ética,
lo que conlleva más de un problema tanto al interior como al exterior de las organizaciones
y gobiernos corporativos, por lo tanto la ética empresarial no debe confundir lo ético con lo
que es propiamente moral al basarse como generar juicios subjetivos sobre las acciones
buenas o malas, debe dejar de lado o fuera determinados elementos que realmente definen
el rumbo de una compañía, sus accionistas y a todos los involucrados en ella.
La responsabilidad social corporativa ha pasado a formar parte de la agenda de
muchos directores de empresas así como de sus gobiernos corporativos de sus empresas
sean públicas o privadas, denotando una preocupación por esto de tal forma que es un reto
para la organización como tal; aquí no se desea dar con un mecanismo o estrategia diferente
de administrar u organizar las empresas, mas bien es salvaguardar y propiciar
una
actuación éticamente correcta, a través de la cual se logra como estimula una mejora en la
reputación corporativa, siendo de tal manera una consecuencia anexa de la responsabilidad
social corporativa, pero que no es el fin en sí misma al ser solo parte de esta, lo que queda
de manifiesto a fines del siglo pasado cuando el concepto de responsabilidad social
corporativa cobró mayor relevancia al transformarse junto con adquirir una conciencia
relevante por el incremento de la globalización, el aceleramiento de la actividad económica,
la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas tecnologías lo cual promueve dicha
temática en las empresas que quieren destacar unido a conseguir un nuevo rol en la
sociedad.
Responsabilidad Social corporativa e Etica empresarial.
Durante el final del siglo XX, en su última década
nace el concepto de
responsabilidad social corporativa o bien logra una mayor relevancia dadas sus
consecuencias como directrices, al desarrollarse constante así como con diversos matices y
aplicaciones por la incidencia de globalización en la sociedad la que también sufre serias
transformaciones en su núcleo central como en también en el periférico dado el
aceleramiento de la actividad económica, la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas
tecnologías; la raíz del significado de la responsabilidad social corporativa está vinculado a
las prácticas que tienen que ver con la ética, con el carácter unida a la conducta que se
crean tanto en las personas como en las organizaciones por su actuar cotidiano, además la
responsabilidad sea social o corporativa es el inicio de la excelencia, de la ética, del buen
desempeño económico y moral por parte de la empresa u organización siendo esto
primordial e indispensable, aunque no suficiente para actuar éticamente desde la empresa.
Lo antes dicho nos lleva a considerar a la responsabilidad social corporativa no
como un estandarte riguroso, más bien como un compromiso serio y verdadero al ser es un
deber ético voluntario que las empresas deben llevar a cabo junto con desarrollar por un
compromiso responsable en su administración, al ser parte integral de su cultura y
estrategia de negocios la que se plasma en la realidad socioeconómica como también en la
comunidad a la cual pertenecen y de la que se es parte fundamental.
Para incentivar lo antes mencionado se crea El Pacto Global (Global Compact)
como una de las iniciativas que fomentan la responsabilidad social corporativa desde la
Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de promover el diálogo social
para la
creación de una ciudadanía corporativa global más empoderada que permita
conciliar/ relacionar los intereses de las empresas con los valores y demandas de la
sociedad civil, los proyectos de la ONU, sindicatos y organizaciones no gubernamentales
(ONGs); esto en base a los diez principios existentes en áreas relacionadas con los derechos
humanos, el trabajo, el medio ambiente y la anti-corrupción entre otras a las cuales las
empresas sean de carácter público o privadas deben suscribir, con el fin de promover un
buen desempeño tanto en su interior como en el exterior dadas sus actividades económicas
y laborales, logrando de tal manera mejorar sus imagen y desempeño.
Con respecto al Pacto su misión es complementar las estructuras regulatorias junto
con los códigos que existen a nivel internacional además de los nacionales a través de sus
diez principios, su objetivo central estos sean parte de la estrategia de y en los negocios,
operaciones y cultura organizacional en cualquier parte del mundo; las empresas, los
sindicatos, las organizaciones de la sociedad civil así como todos los involucrados se
incorporan a este de forma voluntaria o por iniciativa propia, con el fin de que se practiquen
y adquieran dichos principios de forma constante en sus actividades empresariales o
cotidianas, dando a conocer a la comunidad sobre los progresos que se realizan en ese
proceso de implantación, a partir de una buena ética laboral, corporativa y social para con
todos los componentes de la sociedad civil.
Como hemos visto a responsabilidad social corporativa es una cuestión muy
interesante además de práctica por todo lo que involucra, donde la ética es fundamental
para conseguir los objetivos deseados siempre con una buena aplicación de ella, pero hay
que tener en cuenta una serie de elementos para las empresas u organizaciones puedan
desarrollar una buena labor, debido a que un buen gobierno corporativo debe orientarse a
partir de la forma en que presta sus servicios profesionales a sus clientes, a la excelencia y
la mejora continua de sus procesos internos como externos, por lo que tiene que tomar en
cuenta tres elementos esenciales que son:
 Conducta: desde las prácticas responsables para seleccionar, servir a los clientes,
desarrollar negocios, contratar y pagar proveedores, relacionarse adecuadamente
con su entorno y/o comunidad tanto de pares como con la sociedad civil. Aquí la
ética como moral son muy relevantes para lograr una buena conducta a todo nivel
de forma cordial como responsable.
 Gente: partir de la inversión en la selección de talento joven, medio y senior,
reconocimiento de experiencia, de talento e innovación, el diseño y estructura de
sus programas de aprendizaje, la diversidad de la fuerza de trabajo actual y futuro,
incorporando en los un alto porcentaje de mujeres, profesionales y técnicos de
diversas áreas para obtener una visión más amplia tanto en lo teórico como en lo
práctico.
 Comunidad: a partir de programas específicos en diferentes comunidades en las
que opera y compartiendo los cambios en los temas globales que benefician su
entorno local, social, cultural y económico, es buscar una buena vinculación con la
sociedad civil, con sus empleados/ trabajadores, proveedores, clientes y con el
sector público y privado, la idea es que se establezcan relaciones de buen tipo
donde se acepte la crítica constructiva, nuevos enfoques socio laborales,
económicos y culturales, generando un clima de respeto mutuo donde todos puedan
aportar. Además de generar planes y programas enfocados en la responsabilidad
social tanto interna como externa a las organizaciones y empresas.
Por todo lo anterior vemos que una empresa socialmente responsable que
aplica dicho modelo de gobierno ejerciendo prácticas responsables demostrando su
ética empresarial en un amplio sentido, consigue promover la calidad de vida para
sus empleados, relaciones con la comunidad ecuánimes, participación en el cuidado
y preservación del medio ambiente entre muchas otras cuestiones que hacen que la
empresa sea grande, mediana o pequeña ofrezca junto con promover un buen
trabajo como actividad económica en donde ella interviene; de tal manera
conforma un buen lugar para trabajar y desarrollarse como persona por todo lo que
el gobierno corporativo realiza en base a su actuar en la realidad social para su
comunidad y en la sociedad, por los valores que instaura además de practicarlos
constantemente para de tal manera cumplir con las exigencias que la ciudadanía
hace o espera de ella como empresa pública o privada, siendo paradigmas muy
relevantes para toda la sociedad en su conjunto.
CONCLUSION.
Al finalizar podemos observar la importancia que tiene los gobiernos corporativos
tanto en la actualidad como antaño por su rol en la empresa así como en la sociedad al ser
parte relevante de la comunidad en la cual se insertan y trabajan, debemos tener en cuenta
que los gobiernos corporativos son mucho más que un simple directorio empresarial, dado
que tienen una responsabilidad tanto interna como externa para con sus trabajadores o
empleados al ser ellos la cara visible de la empresa, sobre todo en tiempos del capitalismo
financiero que actúan tan aceleradamente en la realidad global cotidiana; un tema central
para lograr un adecuado gobierno corporativo es plasmar o bien generar una
Responsabilidad Social bien fundamentada como acorde a los valores del gobierno
corporativo o directivo de las empresas, ya que es necesario por las actividades económicas
que se implementan en determinadas áreas de desarrollo empresarial, no obstante con una
mirada crítica como integradora de todos los componentes de la empresa y de la comunidad
que componen el lugar donde se instala o desarrolla sus actividades la empresa. La
Responsabilidad Social no es solo con los empleados o con los stakeholders, es también
con los accionistas de la empresa los cuales deben exigir un conjunto de buenas prácticas
empresariales, laborales, ambientales, sociales y económicas entre otras para velar por el
buen funcionamiento de su inversión o empresa ante la sociedad y autoridades
fiscalizadoras, siendo un rol importante el que ellos cumplen dentro de esta campo por su
labor en las decisiones de inversiones y laborales que afectan a un conjunto de personas que
son muy importantes, no siendo simples números al ser parte fundamental de la empresa
para su funcionamiento, ganancias y buen desempeño además de prestigio en la sociedad
como también ante la comunidad al ver como ella se desenvuelve con sus prácticas en la
realidad donde interviene, trabaja u opera.
Los gobiernos corporativos son un ente que habitualmente no se les da la
importancia que tiene su labor que es anónima frente al resto de los componentes
empresariales al no ser muy visible, solo en determinadas ocasiones, sin embrago no es así
tal cuestión debido a que son ellos tanto como gobierno y/o directorio los que toman las
decisiones esenciales para que la empresa crezca, funcione y se desarrolle sustentablemente
como sosteniblemente, su función es primordial al ser la cabeza del equipo, mas deben
regirse por conceptos, valores y por una ética empresarial que sea concordante con su
trabajo interno, externo, no obstante muchas veces esto no se cumple por variados motivos
desatando una serie de crisis que perjudican su reputación nacional e internacional como
empresa y como organización; de tal manera debe existir un código de conducta y de ética
unido a un programa de responsabilidad social empresarial que las dote aún más de
legitimidad para sus actividades económicas y empresariales ante la comunidad nacional e
internacional, junto a un liderazgo que se comporte a la altura además de actuar éticamente,
sin sucumbir al mercado, a ganancias económicas fáciles y a tantos otros males del
capitalismo financiero contemporáneo.
Lo anterior es sinónimo de que hay que implementar una política certera de cómo es
y debe ser un buen gobierno corporativo en base a la personas, ética y responsabilidad
social, al conjugar conceptos con prácticas reales las que conduzcan a obtener buenos
resultados en diversos ámbitos de desarrollo, los cuales
tiene que ser aceptados,
practicados y perfeccionados constantemente con el fin de que se cree una buena relación
entre todos los entes, un buen trabajo en equipo e individual, unido a una filosofía o bien
código de conducta empresaria con una amplia participación de todos los estamentos que
son parte de la empresa, con el fin de lograr los objetivos propuestos en sus directrices
empresariales en beneficio de todos los involucrados, de tal manera crece la inversión, hay
buenas relaciones entre trabajadores a nivel humano y laboral, hay adecuadas
remuneraciones, buenos beneficios y un amplio compromiso de todos los componentes de
la empresa, donde el gobierno corporativo es central.
Por todo lo ducho como visto llegamos a comprender lo importante que es tener un
buen como adecuado gobierno corporativo con una responsabilidad social empresarial que
impulse todo esto desde sus bases junto a sus empleados o trabajadores para incentivar un
actividad empresarial basada en la ética con valores compartidos y verdaderos por todos, es
cierto no es una tarea fácil más bien compleja por todo lo que ella involucra en la
realización de un buen gobierno corporativo que sea acorde a las necesidades de la realidad
de las personas y de la empresa, es acá donde la vinculación empresa-sociedad se hace
necesaria cada vez más para fortalecer dicha relación responsablemente para la creación de
una relación que permita la crítica, los aportes y avances de todos en la empresa, respetando
a las comunidades, entorno, medio ambiente, personas, ciudades, desarrollo local
y
economía con el fin de incrementar positivamente las inversiones con un mutuo respeto,
donde responsabilidad social junto con el gobierno corporativo trabajen en pro de una
actividad que permita conseguir un desarrollo sostenible además de sustentable en la
realidad social en donde la empresa actúa, unido a la toma de conciencia de lo relevante
que resulta todo esto en la sociedad para un armónico desempeño socio empresarial, donde
lo central es la conformación de alianzas público – privadas junto con la participación
activa de todos los componentes de la empresa sin segregación alguna, con base en la ética
y valores aceptados y sostenibles en el tiempo, creando así valor compartido en las
empresas en conjunto con la sociedad civil.