“Loncho” Salazar - BOLETÍN CHILENO DE HERPETOLOGÍA

ISSN: 0719-6172
NOTA MISCELÁNEA
Boletín Chileno de Herpetología
Boletín Chileno de Herpetología 3: 36-39 (2016)
La naturaleza en arte: las ilustraciones de Alonso
“Loncho” Salazar
Art in nature: the illustrations of Alonso “Loncho” Salazar
Damien Esquerré
Division of Ecology and Evolution, Research School of Biology, The Australian National University, Canberra 0200, Australia
Correspondencia a: damien.esquerre@anu.edu.au
Cualquiera que pertenezca a las redes sociales y tenga un
interés particular por la fauna de vertebrados de Chile, en especial
sus anfibios, reptiles y aves, habrá visto en algún lado las hermosas
y variadas ilustraciones del chileno Alonso “Loncho” Salazar. Estas
varían desde detalladas y minuciosas acuarelas que ilustran la fauna
nacional, hasta historietas con un afilado sentido del humor
basándose en nuestros animales. Es cosa de tiempo de empezar a ver
el creciente mundo de guías de campo en Chile rellenas con
ilustraciones de este talentoso artista.
infancia. “Si consultaba algo a los adultos sus respuestas eran desde
un punto de vista campesino, o derechamente desconocían los
nombres de las especies. Era un tiempo en donde además no había
internet, y escasas publicaciones de nuestra biodiversidad.” Aquí
Loncho resalta un hecho muy cierto, hasta hace unos pocos años en
Chile, la literatura general y guías de campo de fauna chilena era
muy limitada, y obtener información precisa de los animales que
uno observaba muy dificil. Felizmente, eso hoy esta cambiando y la
oferta de libros de fauna hoy en Chile crece con fuerza, algo que
puede presentar grandes oportunidades para ilustradores naturalistas
como Salazar.
Matuasto de Darwin (Phymaturus darwini), apuntes tomado en
Riecillo, minera Los Bronces. Lápiz grafito y acrílico sobre papel.
Arriba: Loncho en acción. Abajo: trabajo artesanal de gruñidor
del sur (Pristidactylus torquatus) para ferias libres, congresos o
seminarios. Acrílico sobre piedra.
Loncho creció en una casa cercana al río Cachapoal, en la
comuna de Peumo, Región de O’Higgins. “Desde niño sentí una
profunda pasión por mi entorno natural, trataba de responder a esas
preguntas que me planteaba la naturaleza, dibujando e intentando
entender sus formas, fue todo muy intuitivo y muy espiritual
también diría yo”, reflecciona Loncho
acerca
de
su
Sin duda, vivir del arte en Chile es todo un desafío. “Ha sido
un camino difícil, ya vivir del dibujo y la ilustración puede ser
complicado en Chile, pero si quieres complicarte más las cosas,
acotarlo a la ilustración de naturaleza o científica es aún más
complicado”, cuenta Alonso respecto de este empedrado camino.
Afortunadamente, su talento ha dado fruto: “Por suerte ya he pasado
un largo periodo en que noto cierta estabilidad en mi trabajo, se
sostiene en el tiempo con proyectos, encargos, visitar ferias y hacer
clases”.
36
a) Proceso de ilustración de la rana arbórea (Hylorina sylvatica), acrílico sobre papel. b) Ilustración de sapito de cuatro ojos (Pleurodema thaul)
por encargo de Proyecto de Protección Ambiental, acrílico sobre papel. c) Sapo de pecho espinoso (Alsodes tumultuosus), d) iguana chilena
(Callopistes maculatus) y e) culebra de cola larga (Philodryas chamissonis), ilustraciones de un proyecto Fondart regional del año 2013 llamado
"Pinceladas de Vida Salvaje", acrílico sobre papel.
La ilustración naturalista, resalta Alonso, no es equivalente a
la fotografía, pero definitivamente se complementan. “La ilustración
naturalista tiene que estar al servicio de las ciencias, destacar
aspectos relevantes, debe ser rigurosa y debe intentar representar lo
más fielmente el organismo que se gráfica, a diferencia de la
fotografía, es que esta última captura en muchas ocasiones
momentos. Pueden ser complementarias sin duda, pero copiar
fotografías para demostrar capacidades técnicas no tiene sentido a
mi modo de ver.”
Cuando se observa el trabajo de Salazar, hay un claro interés
por la herpetofauna. Sin embargo, hay una historia detrás de esta
inclinación particular a un envolvimiento artístico con estas criaturas
reptantes. “En la segunda mitad de la década de los noventa, un
particular de Rancagua, la ciudad donde resido actualmente, me
encargó hacer muchísimas ilustraciones de reptiles y anfibios
chilenos. Él no era un especialista en el tema, tampoco lo era yo,
pero él si tenía un gran entusiasmo en que pudiésemos hacer una
publicación al respecto. Me puse a buscar información en la
literatura de la época, que era escasa, complementando con algunas
salidas a terreno. Resultado, realicé las ilustraciones, fueron más de
cien, pero sentía que mi trabajo estaba carente de rigor científico.
Sin embargo, el proyecto nunca llegó a puerto, pero esa cantidad de
ilustraciones fue una suerte de escuela, y sobre todo me hizo
descubrir un mundo maravilloso de seres que desconocía.”
Afortunadamente, su trabajo con ilustraciones de anfibios y
reptiles no quedó ahí, y ahora se encuentra colaborando en un
37
proyecto editorial sobre el tema, del cual nos enteraremos cuando se
éste publique ya que es un proyecto en desarrollo. “Actualmente
estoy realizando ilustraciones para un proyecto editorial de un
herpetólogo reconocido en nuestro país, y en el que tengo que hacer
algunas ilustraciones de lagartijas y culebras chilenas. No puedo dar
más antecedentes ya que es un trabajo que aún está en proceso, pero
si he contado con ese asesoramiento científico que hubiese deseado
en otra época. Además he salido con especialistas que trabajan con
herpetofauna, y siempre es provechoso ganar experiencia en terreno
y afinar el ojo.”
El humor gráfico de Loncho, con algunos ejemplos de sus ilustraciones que involucran entre a otros al matuasto (Phymaturus sp.), lagartija
esbelta (Liolaemus tenuis), culebra de cola larga (Philodryas chamissonis) junto al escarabajo madre de la culebra (Acanthinodera cumingii) y al
recientemente descrito dinosaurio chileno Chilesaurus diegosuarezi. Producidos para la revista Trile y la redes sociales. Lápiz de tinta y coloreado
digital.
Alonso también realiza trabajos a encargo, participa en ferias
y actividades educativas, pero además posee un gran talento en
humor gráfico, donde en muchas ocasiones usa los nombres o
hechos de nuestra fauna nativa, para crear ingeniosas bromas
alrededor de esta. “Desde niño desarrollé un sentido del humor, era
un niño tímido amante de la naturaleza, y muchas veces el humor
me salvaba de situaciones complicadas. Comencé a mostrar mi
trabajo en humor gráfico en redes sociales y otros sitios online como
la revista Trile. Esto ha funcionado mejor de lo que pensé, y mis
chistes se comparten en muchos lugares, además me escribe gente
de diferentes países por lo chistes. Pero esto también se entiende en
que en Rancagua vengo haciendo un personaje de comic hace 10
38
años mas o menos; Sewellman es bien conocido en mi región y tiene
mucho humor.”
Las aspiraciones de Alonso son merecidamente grandes, y
posee un gran interés en mantenerse en el mundo de los
herpetozoos. “Me gustaría en algún momento ilustrar una suerte de
guía de campo de reptiles o anfibios chilenos, o de alguna región en
particular. También me gustaría mucho proyectar mi trabajo más
allá de las fronteras, por la necesidad de seguir aprendiendo, y tomar
nuevos desafíos. Si bien he llegado a exponer mis trabajos de
ilustraciones de aves en Emiratos Árabes, me gustaría que mi
trabajo con herpetofauna alcance esa madurez.” Sin duda, su trabajo
pasará a ser parte del legado herpetológico y naturalista del país.
Loncho pintando un mural de iguana chilena (Callopistes maculatus) en
una parcela ecológica. Látex acrílico sobre muro cóncavo que bordea un
canal.
39