revista Píldora - Promedico

Edición 172
Director Alberto Gómez Aristizabal
Noviembre – Diciembre 2014 Publicación independiente
Cortesía de PROMEDICO
Licencia 01188
CUBA
AYER
Y HOY……
NOCHE
DE
CERILLAS
Gustavo Páez Escobar
LAS
PASIONES
Pablo Mejía Arango
HISTORIA
DEL
CANIBALISMO
MAKUKO
Había que impedir esa fusión de cuerpo y alma suprimiendo a los difuntos el cuerpo para que se quedaran sin el vehículo que los trajera
a sembrar la zozobra. Al comer sus cuerpos quedaban frenados en su
accionar desde el más allá.
¿Por qué el canibalismo?
“Es bueno que el viento sople cuando se vuelve de un entierro, porque barre todas las
huellas del muerto”.
(Del rito Lakuta)
Por:
Alberto Gómez Aristizábal
C
omo no hemos inventado el canibalismo nos debemos atener a lo que ha escrito la
historia por pluma y tradición de los hombres. Tenemos a nuestra disposición los
trabajos de Jacques Attali, Philippe Aries, Sigmund Freud, Franz Boas, Stephen Harris, La
Nueva Historia de Colombia y la Biblia, entre otros, como por ejemplo la memoria remota que
nos dice que, con nuestros antepasados, conocimos el sabor del tuétano de los enemigos
valerosos.
A veces van a hablar ellos, a veces nosotros.
Eliminemos, de entrada, la parte menos importante del
significado de la antropofagia, esa que nace de la necesidad física
de alimento, de la urgencia de proteínas, carbohidratos y grasas,
como lo sucedido a los sobrevivientes del accidente aéreo en la
cordillera de los Andes quienes, para poder vivir, comieron la
carne congelada de sus difuntos de viaje.
Konrad Lorenz ha afirmado: - “Personalmente no tengo ningún
respeto por el cuerpo humano. Si usted y yo partimos a una
excursión al Polo Norte y nos faltan los víveres –le dice a Michel
Salomón- espero que no me matará para poder ofrecerle un
pequeño asado de Lorenz. Pero si me caigo y me mato, por favor
sírvase. Lléveme a la parrilla. No le hago ninguna objeción. Una
Museo del Prado "Saturno" de Goya vez lloré por la muerte accidental de una oca domesticada. Su
muerte me afectó hasta las lágrimas, pero eso no me incitó a
cometer el pecado de derrochar su carne”.
Hay otras razones superiores en esta antigua copla Mexicana:
Cuando muera, de mi barro
hágase comadre un jarro.
Si de mí tiene sed, beba:
si la boca se le pega,
serán besos de tu charro.
Una de las razones fundamentales del canibalismo ha sido terapéutica.
El hombre primitivo, sin los conocimientos del origen de las enfermedades y aún sin la
localización de los dioses, sin saber el porqué de tantas aflicciones como la peste, la muerte,
los cataclismos y todas las desgracias, fue achacando a los muertos, todas las etiología de sus
tragedias.
--1--
Había que impedir esa fusión de cuerpo y alma
suprimiendo a los difuntos el cuerpo para que se
quedaran sin el vehículo que los trajera a sembrar la
zozobra. Al comer sus cuerpos quedaban frenados
en su accionar desde el más allá.
El rastreo del canibalismo nos muestra su práctica ya
en la caverna de Chu Ku Tien, en China y en una
caverna de Kaprina se encontraron huellas de
antropofagia sobre cadáveres de jóvenes mujeres.
Un sentido diferente daban los guayakis a la
antropofagia pues creían que al a comer sus
cadáveres se evitaba la putrefacción y así obtenían
los muertos un poder superior. Otros, entre ellos los
indios del nuevo continente, devoraban a sus enemigos más valerosos para adueñarse de sus
fuerzas dinámicas. Esto lo hacían sin el más mínimo rubor, hasta que los europeos los hicieron
avergonzarse de esta acción.
Así describe Pierre Clastres el ritual caníbal de los guayakis, que es esencialmente terapéutico:
“Se construye el horno, el Byta, en el cual se asa a todos los muertos, salvo a los chiquillos a
quienes se cuece en marmitas de tierra. Con su cuchillo de bambú, un hombre –
preferentemente si todavía vive, el padrino del muerto- cortan el cuerpo. Se separan del
tronco la cabeza y los miembros, se desarticulan brazos y piernas y se extraen de sus lugares
los órganos y vísceras. Se afeita cuidadosamente la cabeza, barba y cabellos si se trata de un
hombre y, en principio, se encarga de ello la esposa, tal como una madre afeita la cabeza de su
hijo. A diferencia de las partes musculares y de los órganos –la carne propiamente dicha-, la
cabeza y los intestinos se hierven en ollas. Nada se elimina del cuerpo de un hombre. Del de
una mujer se quita solo su pere, su sexo, que no se consume. Se le entierra. A veces no se
comen los intestinos, no a causa de un tabú alimentario, sino porque huelen demasiado, en
cuyo caso también se le entierra. Todo lo demás se coloca sobre el Byta. Cuando está bien
cocido, es decir, cuando no se observa huella sangrienta alguna, se reparte la carne entre los
asistentes. La cabeza, como la de los animales, se reserva a los ancianos, hombres y mujeres;
está prohibido para los jóvenes cazadores. En cuanto al pene –hervido, como la cabeza- se
destina siempre a las mujeres y, entre ellas, a las que están preñadas. Tienen así la certeza de
dar a luz a un varón. Una legumbre acompaña a la carne humana: corazón o yema de palmito
pindo, hervido con la cabeza y las vísceras, asado sobre la parrilla con la carne. No es una
simple guarnición. El vegetal cumple aquí una función muy precisa: neutralizar la excesiva
dureza, la fuerza demasiado grande, el Myrakwa, que hace de la carne humana un alimento
diferente de todos los demás, y peligrosa para quienes la consumen sola. Mezclada con el
palmito pierde su “fuerza” y se le puede comer sin temor puesto que se convierte en una
carne como las demás. En cuanto a los huesos, se rompen para extraerle la médula. Para las
mujeres, sobre todo las viejas, es una golosina”.
Pedro Cieza de León nos cuenta cómo “en los valles de lo que ahora es el departamento de
Antioquia se estaba diezmando la población indígena por la rivalidad de las tribus enfrentadas
y por la costumbre de comerse a los rivales más valerosos y ponían las cabezas a la puerta de
sus casas (…) Oí decir que los señores o caciques de estos valles de Norte buscaban de la tierra
de sus enemigos todas las mujeres que podían, las cuales traídas a sus casas, usaban con ellas
como con las suyas propias; y si se empeñaban en ello, los hijos que nacían los criaban con
mucho regalo hasta que habían doce o trece años, y de esa edad, estando bien gordos, los
comían con gran sabor”.
--2--
Entre los ghiliaks, en Asia, el padre mata y se come al hijo
deforme, y el marido se come a la mujer estéril. En Egipto, la
India y China, el hambre, en muchas ocasiones, se calmó con el
canibalismo.
Resulta muy importante, a la altura de este ensayo sobre la
antropología, observar cómo, a medida que el hombre va
creando a sus dioses como una razón superior de la existencia, va colocando al canibalismo en
una fase de rito religioso. A este nivel de conocimiento humano se debían sacrificar víctimas a
los diferentes dioses.
Los aztecas son uno de los tantos ejemplos que podríamos citar. El principal alimento de sus
dioses eran los prisioneros de guerra, principalmente sus corazones que eran extraídos por los
sacerdotes empleando un cuchillo de obsidiana. Esos corazones, aún palpitantes, eran
incinerados para que subieran hasta el apetito de sus deidades; “el resto del cuerpo rodaba
hacia abajo por los peldaños de la pirámide deliberadamente construida en abrupta pendiente
con miras a esa función”
Cuando la construcción de la gran pirámide de Tenochtitlán en 1487, cuatro hileras de
prisioneros, cada una de las cuales se extendía a lo largo de tres kilómetros, fueron sacrificadas
por un equipo de verdugos que trabajaron día y noche durante cuatro días. Contando dos
minutos por sacrificio, el demógrafo e historiador Sheburne Cook ha estimado que el número
de víctimas matadas en aquella sola ocasión fue de catorce mil cien. Tales estimaciones
podrían ser tachadas de exageración si Bernal Díaz y Andrés de Tapia no hubiesen visto las
hileras de cráneos humanos metódicamente alineados y fáciles, por tanto, de ser contados en
las plazas de las villas aztecas.
Como ahora afirma Jacques Attali, en nuestros días se practica el canibalismo en las islas
Marquesas, en las islas Fidji, en Nueva Zelandia y en Sumatra. Todavía hoy en Camboya y en el
Vietnam se hace abortar a las mujeres con siete meses de embarazo para dar a comer los
fetos a los cuadros superiores.
Es el canibalismo, como ya se dijo, una de las primeras terapéuticas de la historia de la
medicina: unos se nutren con extractos de testículos para favorecer el coito, otros de placenta
para facilitar el parto, etc.
Aparte de la antropofagia, también como medida terapéutica, apareció otra manera de
separar el alma del cuerpo y fue la estrategia para enterrar a los muertos y amputarles la
oportunidad de ocupar otro cuerpo, separarlos de los vivos luego de señalarlos como un
peligro y, en consecuencia, deshacerse rápidamente del cadáver pues este, cuando la muerte
está aún fresca, todavía entiende y comprende lo que pasa a su alrededor, “mientras su
cuerpo permanezca en la casa solo deberá hablarse bien de él. Para que no pueda
proporcionar ninguna información del mundo visible al invisible se le colocan tapones de seda
roja en todas las cavidades de su cabeza y se le hace salir lo antes posible”.
Esquimales, samoyedos y tunguses creen que sacando el cadáver por la ventana este difunto
no regresará ya que un muerto salido por la puerta conocerá el camino del regreso y volverá
para llevarse a alguno de los habitantes de la tienda.
Los Kirguises regresan del cementerio a tal velocidad que el difunto no puede darles alcance y
los turguses borran cuidadosamente las huellas de este viaje de retorno. Los tártaros, durante
--3--
una semana, apostan guardas en el camino del
cementerio para impedir que el muerto regrese a su
casa, y, así, múltiples ardides utiliza el hombre para
impedir el regreso de sus difuntos. La correspondencia
entre comedor y copulador, analizada por Freud en Tres
ensayos sobre la teoría de la sexualidad, es universal:
prohibiciones sexuales y alimentarias del Levítico,
yuxtapuestas sin explicación visible en el mismo párrafo
XVII, en la intuición volteriana: ”Duro es pasar de gentes que se besan a gentes que se comen”.
Saturno, dios romano equivalente al Cronos de los griegos, por una promesa hecha a Titán, se
vio obligado a devorar a sus hijos al momento del nacimiento. Los sacerdotes romanos
trataban a los epilépticos dándoles de beber la sangre de los gladiadores que acababan de
morir.
El canibalismo en las religiones tiene su explicación trayendo este cordel desde la prehistoria
humana.
Seis siglos antes del nacimiento de Cristo el profeta persa Zaratustra dijo a quienes rendían
culto al Dios Uno y a Mitra: Aquel que coma de mi cuerpo y beba de mi sangre, se hará uno
conmigo y yo con él. He aquí las palabras de Juan, el apóstol, sobre el pan, “cuerpo de Cristo”
y sobre el vino, “sangre de Cristo”.
“Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis la vida. Quien
coma mi carne y beba mi sangre tendrá la vida eterna, y yo te resucitaré en el último día.
Porque mi carne es ciertamente un alimento, y mi sangre ciertamente una bebida. Quien coma
mi carne y beba mi sangre permanecerá en mí, y yo en él. Como enviado del Padre, que está
vivo, yo vivo para el Padre, del mismo modo quien me come vivirá, también él por mí. He aquí
el pan descendido del cielo; no es como el que comen vuestros padres; ellos están muertos;
quien coma de este pan vivirá eternamente”.
Terminemos con la bella anécdota que relata el gran antropólogo Malinowski quien vivió, hace
cuarenta años, por largo tiempo entre los aborígenes de una pequeña isla de Nueva Guinea: A
un caníbal melanésico le intrigaba mucho la cuestión de cómo los europeos pueden consumir
cantidades tan enormes de carne humana al producir la guerra europea tantos cadáveres. El
joven Maliniwsky, muy indignado, contestó que los europeos no tienen la costumbre de
comer a sus enemigos muertos. El caníbal miró con verdadero horror y espanto, mientras le
preguntaba atónito:
-¿Qué especie de bárbaros son entonces los europeos? ¿Matar sin objeto alguno? *
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Un grato anecdotario dermatológico nos ha brindado el doctor César Iván
Varela Hernández bajo el título de INSÓLITO. Se suma este libro a sus anteriores
publicaciones:”Historia de la dermatología Vallecaucana”,”Historia de la derma
tología en Colombia de la era Precolombina a 2004” y “Diálogos y algo más”
aparte de la colaboración en otras publicaciones médicas de orientación
dermatológica. Médicos de la estirpe del doctor Varela Hernández hacen que
nuestra profesión cuente con adalides de la especie cultural que enaltece a
nuestra profesión. Sinceramente enviamos nuestra efusiva felicitación a tan
ilustre colega.
–4--
Cuento de Gustavo Páez Escobar
No es fácil calcularle los años a Ventura Lozano, dueño del balneario situado a la entrada del pueblo. No
revela más de 40, pero pasa de 50. Es delgado y vigoroso. A esto se agrega su temperamento jovial, con
el que conquista amigos al instante. Como también es calvo, aquí es donde se enredan las cuentas. Con
cachucha tiene una edad, y otra sin ella.
Es experto en variar de apariencia con solo ponerse la cachucha de otro color, o
en otra dirección. A veces la lleva de medio lado, y otra con el pico alto, como si
fuera a levantar vuelo. Así busca disimular su calvicie. Del juego de los colores y
del aspecto de los vestidos se desprende su figura variable. A él le gusta, como al
camaleón, cambiar con frecuencia de piel para mantener fresco el espíritu.
–Así se vive mejor –dice.
–¿Cuántos hijos tiene, Ventura?
–Tres con mi esposa y cuatro clandestinos –se ríe con malicia.
Su mujer no le conoce líos amorosos, y él goza de reputación como marido ejemplar. Con todo, tiene
frecuentes aventuras, aunque sabe administrarlas a la perfección. Nada de faldas ni de infidelidades: tal
la imagen que ha sabido transmitir. Alguien lo sorprendió espiando a una bañista por la rendija de la
puerta, pero el escándalo no pasó a mayores.
–Son placeres ingenuos y baratos –comenta.
Resulta que Ventura Lozano no tiene dientes. Nunca los ha tenido. Yo sabía de animales desdentados e
ignoraba que los hombres pudiéramos competir con ellos en dicha característica. De niño, era un ser
desmirriado y llorón. Casi cabía en la mano, de lo flaco que era.
Su madre no lograba detenerle la pertinaz soltura de estómago que lo tenía al borde de la
deshidratación. Esta vez no le habían servido de nada las hierbas de la montaña. Eran ya tres días de
angustia, y el curandero residía muy lejos. Dos horas había que caminar para llegar al pueblo, en noche
borrascosa. La madre se lo echó al hombro e inició la travesía incierta. Bajo el fulgor de los relámpagos
contemplaba la descompuesta figura de su hijo. Lo tocaba por todas partes, como convenciéndose de
que no había dejado de respirar.
A la una y veinte de la madrugada, con el pueblo a oscuras, tocó en la puerta del curandero.
–¡Se muere, doctor! –le dijo.
El curandero, a quien llamaban doctor, lo tendió en el sofá y lo auscultó con parsimonia, todavía con el
sueño pegado en los ojos. Estaba acostumbrado a tales emergencias, y esta era la tercera de la noche. Al
pasarle la mano por el vientre, el niño sollozó.
–Tiene capacidad de llanto –comentó el curandero, volteando el cuerpo inerte del niño–, lo que indica
que está vivo. No todos los enfermos en las condiciones de su hijo viven, señora. Ahora veré qué puedo
hacer. –Infección intestinal –sentenció en contados minutos.
Este hombre de ciencia, para muchos un dios y para otros un brujo, nunca se equivocaba. Siempre
descubría la enfermedad exacta, y cuando de todas maneras el enfermo pasaba a colocar otra cruz en el
cementerio, era porque se lo habían llevado demasiado tarde. Los parroquianos aceptaban en silencio y
con resignación el veredicto implacable, y de nada servirían las protestas ante el hecho inevitable de la
muerte.
–-5--
–Por fortuna lo trajo a tiempo, señora. Y entienda bien claro lo que voy a decirle: si llega media hora
más tarde, su hijo ya no sería habitante de este mundo. El caso es grave, pero haré todo lo posible por
salvarlo.
Ventura Lozano estaba predestinado para largos años. Desde que se salvó aquella noche, alguna estrella
iba a alumbrarlo por el resto de sus días. Era, con todo, una estrella lejana, ya que en aquel preciso
momento, cuando más se necesitaba la claridad, el pueblo estaba en tinieblas. Orientado por la vela, el
mago de la medicina consiguió llegar hasta el botiquín incrustado en la pared del dormitorio.
–Esto le quitará la soltura –dijo.
Quemó la última cerilla y lanzó fuerte andanada contra las autoridades por tener al pueblo en esa
terrible oscuridad. Enfermedades y falta de luz –murmuró.
Con el bulto humano a la espalda, la campesina, clareando el día, estuvo de vuelta en su rancho. El viaje
había sido penoso, pero el milagro era evidente: el niño se movía con signos claros y había dejado de
quejarse. Al día siguiente el estómago ya no crujía, y se normalizó por completo cuando el frasco llegó a
su fin. “El doctor es todopoderoso”, pensó la madre.
Lo malo era que Ventura Lozano había quedado taponado para siempre, y no solo del estómago, sino de
otros órganos esenciales. Días después, el curandero descubrió que se había equivocado de frasco. Todo
por culpa de las autoridades, que eran incapaces de garantizar el fluido eléctrico estable. De nada
habían servido los mensajes dirigidos al presidente durante los últimos tres años, firmados por todos los
habitantes y repetidos cada ocho meses en forma rigurosa, ocasión en que el propio curandero, como
político notable de la población, convocaba al vecindario en las oficinas del concejo y leía el nuevo texto
por él mismo redactado, que una vez más volvía a quedar sin respuesta.
–¡La bendita luz! –rabió para sus adentros el curandero, y regresó a su sitio la medicina que había
querido suministrar.
No encontró, en cambio, el frasco del cicatrizante. Ventura Lozano sufrió, por lo tanto, los efectos de
una noche de tinieblas a merced de las cerillas. Pasados los años, algún personaje en gira política
comentaría en la plaza del pueblo que Ventura Lozano era el símbolo perfecto de la mediocridad oficial,
y en cambio él garantizaba el fluido permanente en los primeros treinta días de su mandato.
De todos modos, Ventura sanó del estómago. Pero le aparecieron distintivos inusitados. No le nacieron
dientes ni le creció el pelo. Los poros se le taparon y la transpiración quedó eliminada. Esto determinó
que nunca conociera el sudor, condición que pocos mortales llegan a poseer.
Ventura representaba un caso extraño en la especie humana. Con tales atropellos del destino,
cualquiera sería desdichado. No sucedía lo mismo con él, el ser más feliz que pueda concebirse.
Ignoraba lo que era un dolor de muelas. A edad temprana aprendió a manejar las cajas de dientes con
absoluta destreza, y hoy se burla de las caries y las torturas bucales.
Aunque tiene los poros cerrados, desde niño domina la técnica de respirar sin sofocos. No puede, eso sí,
acercarse a los baños turcos del balneario, porque el vapor lo asfixia. Cuando tuvo edad para entender
su drama se hizo a la idea de que con esas aparentes desigualdades iba a obtener grandes beneficios.
–¿Y en cuanto a descendencia, doctor?
–Por favor, Ventura, entienda que el cicatrizante le ha tapado los poros pero no se ha metido para nada
con los órganos sexuales.
Ventura era dichoso dentro de sus limitaciones, pero dejó de serlo el día que comenzó a rebelarse
contra su propia naturaleza. El día que se sintió inferior al resto de los mortales. Limitaciones que no
eran atrofiantes, ya que no tenía necesidad de dientes para saborear la comida, ni de transpiración para
vivir desahogado, ni de pelo para tener éxito con las mujeres. Pero no era feliz.
–6--
Cualquier día se le ocurrió que necesitaba la técnica en boga del injerto capilar. A los calvos, disminuidos
y desfigurados –como la televisión y los periódicos se empeñaban en presentarlos–, la ciencia los
cambiaba por personas atrayentes. También Ventura, sugestionado por la moda, necesitaba mudar de
apariencia para conseguir mejores oportunidades en los negocios y en el mundo social. Y aumentar sus
triunfos con el bello sexo. De persona deforme, como llegó a catalogarse, pasaría a ser exponente del
vigor y de la hombría.
–Solo se requieren voluntad y unos pesos –le dijo el profesional.
Voluntad y unos pesos. Ambas cosas las tenía. Adoptar la decisión correcta era asunto secundario, pues
ya la idea había madurado en su cerebro. De cierto tiempo para acá Ventura se sentía de mal humor.
Había perdido el apetito y sufría desencanto con la vida. Nunca había tenido dolor de muelas, es cierto,
pero comenzó a sentir punzadas en las encías. La respiración se volvió fatigosa y el organismo perdió
vitalidad.
Un miércoles por la tarde, con sigilo y esperanza llegó al consultorio de moda y sin más dilaciones se
entregó en manos de la ciencia. Esa misma tarde obtuvo el implante capilar. Al mirarse en el espejo, no
se reconoció, pero se consideró atractivo. Nacía un hombre nuevo. ¡Adiós dolores y fatigas y fealdades!
Ahora la vida le sonreía. En el tránsito a su casa se tropezó con Tatiana, la taquillera del teatro, de quien
vivía enamorado, y notó que lo miraba con interés.
El hombre remozado escondió en el fondo del armario sus trece cachuchas habituales, que no quería
volver a usar en el resto de sus días. De ahí en adelante se apasionó por
los peinados modernos que imprimían silueta sugestiva. Aprendió a
manejar su nueva fisonomía y al poco tiempo se volvió irrefrenable
donjuán.
Por haberse quitado los años marcados por la calvicie, pertenecía ya al
mundo de la juventud. Todos los días se repasaba en el espejo su
cabello ondulado, y a espaldas de su mujer (que le censuraba tanta
vanidad) se consentía el copete conquistador. En el balneario, sus
amigos elogiaban el cambio y deseaban, por supuesto, seguir el ejemplo
del hombre audaz.
Si con la cirugía estética se eliminaban arrugas y marchiteces; si el tamaño del busto se aumentaba o
disminuía para provocar fogosidad en los hombres; si del vientre y las nalgas se extraían gorduras
indeseables; si se cambiaba el color de los ojos; se contorneaban piernas y pantorrillas: se rectificaban
pómulos y narices; se injertaban cejas y pestañas; se creaban siluetas esbeltas, y se inyectaban, en fin,
señuelos para el amor y la felicidad, ¿por qué Ventura Lozano iba a permanecer alejado de la revolución
estética?
No podía quedarse rezagado en el cultivo de sí mismo. Así lo hacían los griegos con su cuerpo, y para
ellos el vigor de los músculos y la perfección de la figura eran los mayores requisitos de la belleza y del
placer. Así, Ventura penetró con desparpajo en el campo halagador de las veleidades mundanas. En sus
confusas filosofías del buen vivir envidiaba la figura de Adonis, el joven de deslumbrante belleza que
despertaba en Afrodita y otras diosas los deseos más intensos y las pasiones más desenfrenadas.
Ahora había que ver al ‘joven’ Ventura Lozano, rejuvenecido en forma increíble, exhibiendo a los cuatro
vientos su porte varonil y ademanes seductores. Poseía nueva personalidad. La metamorfosis física se le
había trasladado a la mente. Un simple retoque le produjo portentosa mutación física y espiritual. Hoy
miraba la vida de otra manera.
–Todo lo conseguí con el pelo. Lo que el sudor me quitó, el pelo me lo devolvió.
–¿Y qué ha sucedido con las mujeres?
--7--
–Me persiguen. Pero mi esposa me abandonó y se fue con otro.
Lo abandonó al descubrir sus infidelidades. Desde entonces, Ventura se fue a vivir con Tatiana, la
taquillera del teatro. El mes entrante cumplen siete meses de concubinato y esperan un hijo. Será su
noveno descendiente. Otra de sus amantes está también embarazada.
–Los antioqueños nos reproducimos como conejos –se ufana.
Meses después, el padre fecundo se encontró con la noticia de que venían en camino nuevos vástagos
de distintas amantes. También supo que su primera mujer, de quien se desentendió por completo desde
que se enredó con Tatiana, hacía vida marital con el dueño del bailadero, su rival de toda la vida. Y
estaba encinta. Por aquellos días comenzó a sentir falseada su personalidad, como si el pelo injertado y
los trucos practicados no fueran suficientes para mantener el equilibrio emocional.
Se hizo a la idea de que el dolor de cabeza, que le había aparecido con creciente intensidad en los
últimos días, sería transitorio. Sin embargo, pensó que en la siembra del cabello podría encontrarse el
origen del malestar. Luego consideró que el desajuste residía en el cerebro.
Perdido el vigor sexual, sus amantes comenzaron a abandonarlo. Tatiana fue la última en hacerlo.
Aprovechando la ausencia de Ventura, se puso cita en el atrio del templo con su nuevo compañero y
desapareció del pueblo. El hombre abatido se miró en el espejo y se encontró desfigurado. En pocos
días había envejecido diez años. “La vanidad me ha deformado”, reflexionó. Alguien le aconsejó que
consultara a un siquiatra en la capital.
–No estoy loco –protestó.
–No está loco, pero su mente no funciona bien –repuso el amigo–. Quizá tenga impactos de la niñez que
deben extraerse de la mente, o acaso haya sufrido alguna distorsión de su identidad, que debe
enderezarse.
Se acordó de la noche de cerillas. Pero rechazó la idea de que el cicatrizante le hubiera causado los
trastornos que padecía. ¿Y la reducción de la potencia sexual? El mejor camino era visitar al siquiatra, y
así lo hizo tres días después. Al principio no creía en lo que este le comentaba: que su mente ofrecía un
desenfoque de la realidad, y que la solución consistía en volver a ser auténtico.
–Usted ha dejado de ser usted mismo, ¿me comprende? Por ambicionar lo que no le hacía falta se ha
salido de la realidad.
El paciente debía volver al pasado para encontrarse consigo mismo, con aquel Ventura Lozano
elemental, sin adornos ni afectaciones, que él mismo había adulterado. Hoy no llevaba en el cerebro al
Ventura niño, ni al Ventura adulto, sino al Ventura falsificado. A eso obedecía su desajuste mental. El
enfermo trató de entender esa adulteración de su personalidad, y el médico le repetía que era preciso
desandar los pasos equivocados.
Regresión: ese era el camino para conseguir la cura. La primera medida estaba en localizar a su mujer y
proponerle la reconciliación. No fue fácil encontrarla, porque también ella había desaparecido. “Todas
se han ido del pueblo”, se desconsoló. La buscó durante siete días y al fin la descubrió en Bogotá, en un
suburbio del sur, donde vivía en calma total. Sus hijos no reconocieron al padre, y su mujer no aceptó
volver a hacer vida marital con él.
–No es posible –anotó ella–. Es demasiado tarde.
Días después, Ventura Lozano se presentó en el instituto de los injertos y pidió que lo dejaran como
antes, es decir, calvo. Sin un pelo, como era su estado natural. El perito no podía entender petición tan
absurda.
–8--
–No importa: vengo a devolverle el pelo –repuso el cliente.
El técnico de los injertos trató de persuadirlo, pero Ventura le manifestó que era una decisión
irrevocable.
–Cosas insólitas ocurren en este mundo de locos –murmuró el siquiatra cuando volvió Ventura Lozano a
su naturaleza auténtica.
Días después, el nuevo hombre sacó del fondo del armario sus trece cachuchas olvidadas, que tanto
había consentido en tiempos mejores. Estaban cubiertas de moho y dejadez. Habían transcurrido seis
años desde el día en que había seguido los dictados de la moda. Las extendió en la mesa del patio, les
limpió el polvo del olvido, las acarició como si fueran sus propios hijos, y en hilera las puso al sol. Escogió
la de líneas verdes y azules, su preferida, que le había regalado su mujer en el último cumpleaños.
Solitario en una mesa del negocio, sacó de la camisa la caja de cerillas y se acordó de su niñez lejana.
Prendió una cerilla. Luego otra. Y otra. El crepitar de la llama comenzó a remover los rescoldos
sepultados en el pasado.
escritor@gustavopaezescobar.com.
*
**********************************************************
AJÁ
Le dije a mi cardiólogo:
-Doctor, estoy muy preocupado. Cuando tengo sexo, escucho silbidos.
Y el doctor Caicedo me dijo:
-¿Y a tu edad, qué quieres escuchar? ¿APLAUSOS?
ELLA A EL:
-Mi amor del 1 al 10 ¿cuánto me quieres?
-Del 1 al 10 te quiero con toda mi alma, te adoro! pero del 11 al 31 no me jodás que es
el mundial!
La Policía encuentra el cadáver de un pastuso ahorcado y al registrarle los bolsillos encuentran
una nota de su esposa que decía:
" -Manuel, traeme un dentífrico Kolynos, pero si no hay, Colgate".
Dos amigas conversan:
- ¡Me enteré de que estás embarazada!
- ¡Sí, es niña!
- ¡Ay, qué bueno!
- ¿Y qué nombre le vas a poner?
- Omelette.
- ¿Qué? ¿Omelette...?
-Sí, es que hay varios huevos involucrados!!
PLAN B :
Dos mujeres se encuentran por la calle:
- ¿Qué te pasa que estás tan preocupada?.
- Es que mandé a mi marido a comprar papas para hacer la comida y lo atropelló un coche. Ha
muerto.
- ¿Y ahora qué vas a hacer?
- Y, no sé... fideos...
--9--
ENAJENACIÓN MENTAL TRANSITORIA
Luis Fernández Plaza
Milena llama a Carlos por el teléfono.
-
Recibí un e-mail de Angélica. Se regresa de España definitivamente.
¿Te dijo la fecha? podríamos recogerla en el aeropuerto.
No, aún no la tiene definida. Piensa llegar donde la hermana, seguramente ella habrá
de recogerla. Espera vivir con ella un tiempo mientras consigue organizarse. Carlos,
quedé muy preocupada, nunca había recibido de ella una nota tan escueta.
Era un grupo de 5 amigos que se conocieron estudiando en la misma universidad: Milena,
psicología; Angélica, enfermería; Oscar, derecho y Carlos, antropología; el otro, Julián, de
ingeniería química, desertó muy pronto, viajó al exterior hacer un posgrado y no regresó.
Milena fue el factor aglutinante.
Se reunían, cada dos meses. Conversaban de temas diversos: literatura, arte, filosofía, historia,
política, licores, comidas, poco de deportes, muy poco de sus profesiones. Escuchaban música.
A veces alguno llevaba algo escrito, a veces se comprometían todos a leer sobre el mismo
tema para discutirlo con mayor propiedad. Cuando egresaron de la universidad siguieron
reuniéndose y consolidaron una férrea amistad.
La segunda baja ocurrió cuando Angélica se casó y se marchó a vivir a España. La tercera,
cuando murió Oscar de un cáncer hepático. Apenas contaba 48 años de edad.
Milena también se casó, pero siguió reuniéndose con Carlos. No fue algo fácil al principio. El
marido es por demás celoso. Alguna vez estaban en una cafetería al aire libre y él llegó, la
tomó del brazo y, casi arrastrándola, se la llevó. Ella consiguió liberarse y regreso. Carlos ya se
había marchado. Lo que siguió después fue una tremenda disputa conyugal. Milena consiguió
ganarla sin que el matrimonio se derrumbara, y continuó su amistad con Carlos. Lo único que
lamenta es que él no pueda compartir con su familia. Carlos dice que, después de lo sucedido,
no cree posible poder congeniar con su marido.
Carlos también se casó un poco después, pero fue previsivo: Le hizo saber a su futura esposa
lo de su amistad con Milena, y le advirtió que era algo tan sagrado, que no le admitiría ningún
cuestionamiento al respecto.
Angélica llegó un día sábado hacia las 3 de la tarde. Fueron a recibirla acompañados de la
hermana. Se la notaba agotada. No sonreía, al contrario, mientras los abrazaba, sollozaba.
La hermana vive sola en un pequeño apartamento dentro de un condominio. Ellos quisieron
marcharse para que descansara, pero ella les rogó que no lo hicieran, sentía urgente necesidad
de estar con ellos. No allí, quería un sitio más íntimo.
Carlos conoce un hotel pequeño que tiene una salita de reuniones muy agradable. Allí se
hospedan sus colegas antropólogos cuando deben visitar la ciudad. Antes de salir debieron
esperar que ella se aseara y mudara la ropa. En el camino hacia el hotel, se detuvo en una licolicorera para comprar una botella de coñac. La mamá de Oscar les había enseñado a beberlo,
la más sublime de las bebidas, afirmaba. Desde el hotel llamaron a sus cónyuges para
informarles que iban a amanecer allí acompañando a Angélica.
--10--
Ustedes han sido mis mejores amigos, sé que solo con ustedes puedo desahogarme, estoy
segura de que me comprenderán. Perdí mi hogar… A mi hija… A mi marido… A mi perro. Se
me derrumbó el proyecto de vida que forjé durante los
últimos 16 años. Milena: ¡¿Cómo fue posible?!
-
-
-
No supe manejar el enamoramiento de Clarita.
Carlos: ¡Me sorprendes! Si alguien sabe del
enamoramiento eres tú. Precisamente cuando
te enamoraste de Miguel, comenzamos a
estudiar el tema. Lo hicimos porque tu
transformación nos asombraba. Cambiaste tu vestimenta desgreñada, comenzaste a
maquillarte y a usar perfumes, se iluminaron tus ojos, dejaste de mirar con pesimismo
el futuro de la humanidad. Caminando, parecías levitar. Tu aporte a nuestras
reflexiones fue poética: “El amor es lo que le hace la primavera a los cerezos”
(Neruda).
No supe manejar el enamoramiento de Clarita- repite contrita Milena: ¿Acaso es fácil de manejarse? Todos los pensadores que se han ocupado del
tema han afirmado que es una locura transitoria. En ese estado la persona no ve, ni
oye, ni entiende. Resulta inútil intentar razonar con ella.
Carlos: Pablo, en su argot de abogado, afirmaba: “Es un estado transitorio de
enajenación mental”.
Angélica: ¡Es un estado de enajenación mental que puede durar hasta 3 años! En ese
tiempo cuánto daño puede causar.
Milena: es cierto, se puede recibir mucho daño. Del enamoramiento se puede salir
bien o mal librado, pero ¿Qué puede hacer una para no enamorarse?
Carlos: recuerden a Ortega y Gasset, yo les hice conocer una definición, que se le
atribuye, que alguna vez leí, no recuerdo dónde: “Es la trampa que le pone la
naturaleza al hombre para perpetuar la especie”
Perdónenme… Más tarde estuve reflexionando sobre esa afirmación. Sería valedera
para la relación heterosexual, pero ¿Qué del enamoramiento homosexual?... Tal vez
no lo consideró porque en su tiempo la homosexualidad figuraba entre las
perversiones sexuales. Afortunadamente hoy, ese concepto está revaluado.
Pablo decía: “El enamoramiento es biología: neurotransmisores, hormonas. Es
psiquis. Eso no lo entiende nadie ¡Vaya enredo!”
Milena: Angélica, en realidad ¿Qué te ocurrió con tu Clarita?
Sin que me lo dijera, supe que estaba enamorada… Eso es imposible de ocultar.
Yo ya esperaba que algún día ocurriera, y tenía un libreto para afrontarlo. Pensaba
decirle que el amor es bello, pero que tiene sus riesgos. Qué hay que tratar de
conservar algo de sensatez que permita proseguir las metas que nos trazamos para
vivir. Dejarse desviar del camino puede ser trágico. No se ama una sola vez… Yo les
aseguro que no he conocido a nadie que diga, sin mentir, que ha tenido un único amor
en la vida.
Pensaba hablarle de las hormonas que sobreexcitan. Le diría qué si llegaba el día en
que no pudiera resistirlas y decidiera tener sexo, lo hiciera libremente, sin dejarse
presionar de nadie. Y le dijera a su pareja: mis padres lo saben. Así él no podría pensar
que estás haciéndote cómplice de un pecado. Hay chantajistas… Eso es algo que
aprendí de ustedes en nuestras reuniones y de mi experiencia en enfermería
¿Recuerdan cuánto nos preocupaba el enamoramiento en las menores de edad?
Y le advertiría de los peligros de un embarazo indeseado. El hijo debe ser producto del
amor, no de un accidente. El día que quieras formar pareja para tener hijos la pregunta
para hacerse es - ¿Ésta persona es digna de ser el padre de mis hijos?
Y le hablaría, como enfermera que soy, de los peligros de las enfermedades venéreas
y de cómo prevenirlas. Le advertiría que tuviera mucho cuidado con las drogas que son
--11--
un paso hacia infierno. Pero no quiso escucharme ¡Bah! Fue única su respuesta.
Le pedí que invitara a su novio a nuestro hogar para conocerlo ¡No te metas en mi
vida! fue su respuesta. Un día apareció con un piercing en la nariz. Sentí mucho miedo.
Miguel no me prestó atención. “Son cosas de la juventud actual”, me contestó.
Muy preocupada, hablé con su mejor amiga. Me informó que el muchacho era un
banderillero soñador que ansiaba ser torero. No podría afirmar si usaba o no drogas.
Me llevó a conocerlo a la salida del colegio. Él solía esperar a Clarita todos los días.
Pude observarlo: Un muchacho peludo con más de un piercing en las orejas, uno en
una ceja, uno en la nariz. Además, tenía los brazos tatuados. Casi me desmayo.
Esa noche la discusión en el hogar fue brutal. Le confesé que había conocido a su novio
y que me había dado una mala impresión. Ya entendía el porqué de su negativa a
presentarlo. Ella me tildó de irrespetuosa por espiarla. Yo le repliqué que era una
madre preocupada por ella porque la amaba, y que, además, tenía la obligación moral
y legal de protegerla por ser menor de edad.
No volvió a hablarme. Quería hacerse invisible. Armando parecía no percatarse de la
tensión en que estábamos viviendo. Me parecía que su mente estaba en otro lugar ¿Al
lado de otra mujer, quizá? El día en que Clarita apareció con un corazón tatuado en el
antebrazo, me derrumbé. Conseguí un abogado para que se hiciera cargo del proceso
de divorcio, y decidí regresar. Por eso estoy aquí con ustedes.
-
Milena: Estoy abrumada. No consigo entenderlo ¿Se relacionaban bien antes del
noviazgo?
- Si, muy bien. Conversábamos mucho.
- Milena: Carlos ¿Tú qué opinas?
- Carlos: Angélica ¿Hablaban de los hombres?
- Sí, y bien. Yo no he tenido ningún prejuicio contra los hombres, suelo llevarme bien
con ellos en la vida social y más en mi trabajo donde tengo que compartir con
muchos.
- Carlos: ¿Y qué opinas de los hombres tatuados?
- Los detesto, digo, no a los hombres tatuados, a los tatuajes, en hombres y mujeres.
Tengo la impresión de que los tatuajes son para personas del bajo mundo. De niña
sentía miedo de las personas tatuadas, no sé por qué.
- Carlos: Hablaste alguna vez con Clarita sobre ellos.
- Sí, siempre que veía a alguien con ellos le decía: ¡Mira eso tan horrible!
- Carlos: Ya lo ves, el problema resultó de tus prejuicios respecto a los tatuajes.
Infortunadamente para ti Clarita se enamoró de un hombre tatuado,
infortunadamente para ella ¿No lo sé? Esa fue la razón para no presentártelo. Tal vez,
si su enamorado no hubiera tenido tatuajes, las cosas hubieran sido diferentes.
- Milena: Carlos, me has dejado sorprendida con tu reflexión.
- Angélica: Yo también estoy sorprendida. Pero el saberlo no soluciona mi problema.
- Carlos: Sinceramente, no sé qué se podría hacer ¿Se te ocurre algo Milena?
- En este momento no, no sé qué decirles. Quizá en Miguel podría encontrarse la
- solución. Habría que llegar hasta él, Angélica ¿Te sientes capaz de hacerlo?
No, tengo demasiado resentimiento, no sé cuándo conseguiré exorcizarlo… Él me dejó
sola frente al problema.
Carlos: Continuemos pensando… Si, por lo pronto, te sirve de consuelo, debes saber
que las mujeres por más desavenencias que hayan tenido con su madre, vuelven a ella
cuando tienen un hijo. Yo tuve un librito que presté y perdí, UNA MUJER, de una escritora francesa cuyo nombre no consigo recordar. Allí habla de los últimos años la vida de su
madre y de lo que había sido su relación con ella. Explica mejor que nadie lo que te acabo
de decir. En la literatura se aprenden muchas cosas de la vida.
--12--
Dos días después Angélica llamó por teléfono a Milena desde el apartamento, había
recibido la noticia de que Clarita estaba embarazada. Le dijo: ¡Ya no resisto más! Milena
corrió hasta allá. Le rogó al portero que por favor la dejara entrar, nadie contesta mi
llamado. En vano, golpeó la puerta. Le pidió a la vecina que encontrara urgentemente a la
hermana, no habían hallado forma de ingresar.
Angélica estaba tendida en la cama. Sobre el piso había un frasco de hipnóticos vacío. Aún
respiraba. La llevaron de inmediato al hospital donde le hicieron lavado gástrico.
Milena y Carlos esperan en la sala a que Angélica recupere la conciencia. Mientras tanto
descubren que en ningún momento se han ocupado de los
enamoramientos diferentes al erótico. Más duraderos y más
peligrosos. El enamoramiento hacia los hijos que puede
impedirles desarrollar su propio criterio; hacia los líderes y
a las ideologías, que han llevado a las más grandes tragedias
de la humanidad; a Dios, que ha llevado a algunos religiosos
a abandonar el mundo y enclaustrase de por vida en
templos y conventos.
-
Carlos ¿No crees que es mejor darles otro nombre a esos enamoramientos? por
ejemplo, devoción.
¡Adoración!
¡Idolatría! *
=================================================================
“Como el ejército iraquí acaba de perder la ciudad de Qaraqosh a las
fuerzas del Estado Islámico, conforme van entrando en la ciudad van
decapitando sistemáticamente a todos los niños varones y haciendo
esclavas a las niñas. Están ya a 10 minutos de donde estamos trabajando
nosotros. Miles de cristianos y otros no-islámicos han huido a la ciudad
de Erbil, que ha sido evacuado por el personal de la ONU. Hemos
decidido delante del Señor quedar donde estamos porque la población
que queda no tiene otra ayuda. Necesitamos vuestra cobertura de
oración: que el Señor frene esta locura de fanatismo extremo que ofrece
solo conversión forzosa al Islam o una muerte cruel para los cristianos y
otros en toda esta área” (Relato frente a esta barbaridad)
--13—
Mi MASCOTA
LA CANCIÓN DE LOS DOS
Ramón Villalobos, M.D
Alberto Gómez Aristizábal
Fantoche juguetón, cesó tu vida.
Yo no pensé, travieso compañero,
que ese adiós que me dieras, lastimero,
fuese tu postrimera despedida.
Una tarde la oirás con la nostalgia
Cuando retorne a la mansión querida
donde fuiste guardián y fiel portero
no saldrás a mi encuentro, zalamero,
para darme tu brusca bienvenida.
Te borrará los años de la ausencia
y no serás, entonces, la señora
circunspecta y leal y benemérita
sino la novia de las bellas horas.
Ya no se escuchará, cabe la puerta
del viejo patio tu señal de alerta,
ya el endriago nocturno no se asombra
La canción de los dos, de ayer fragancia,
barco de soledad, azul lamento
que llega, pensamiento a pensamiento,
quitándole al camino la distancia.
como cuando tus ojos de reproche
marcaban, bajo el manto de la noche,
con impactos de fósforo la sombra.
La canción de los dos, novia del viento,
recuerdo engastado en lejanía,
en sus notas de amor irá diciendo,
sin saberlo quizá, que tú eras mía…
que siembran las canciones en el alma
y habrá reminiscencia de guitarras
en pentagrama de cristal de lágrimas.
*No es la política lo que hace a un candidato convertirse en ladrón, es tu voto el que hace
a un ladrón convertirse en político.
*Las catástrofes destruyen y se van. Los gobiernos vienen, destruyen y se quedan.
*Es bueno dejar el trago…Lo malo es no recordar donde.
*Algunas personas son como las medias, sólo sirven para meter la pata.
*Los rumores son creados por los envidiosos, regados por los chismosos y creído por los
idiotas.
-Bella azafata, ¿Cuál es su nombre?
-Me llamo Mercedes.
-Qué lindo nombre ¿Tiene que ver algo con La Mercedes Benz?
-¡Si..Si…¡El mismo precio!
--14--
Pablo Mejía Arango
N
o deja de deslumbrarnos la perfección del organismo humano, con esa cantidad
de sistemas y de órganos que lo conforman, y todos trabajan de manera
sincronizada para que las personas lleven una vida normal. Claro que mientras
estamos aliviados nunca nos interesamos por saber cómo funciona esa máquina
asombrosa, pero apenas presenta una falla empiezan las preguntas, el interés, el querer
saber más acerca del origen de las dolencias. Es difícil determinar cuál órgano o sistema
es el más perfecto, porque sería imposible decidirse entre los sistemas circulatorio,
endocrino, digestivo o respiratorio; ni hablar del esqueleto y los músculos, la piel, el
sistema reproductor, el linfático o el nervioso. Y qué tal los órganos de los sentidos o las
maravillas que hace el hombre con sus manos.
Sin embargo el organismo de cualquier animal es igual de perfecto y ahí puede apreciarse
que la capacidad de razonar nos da a los humanos la supremacía. La diferencia de
nuestro ADN con el de los chimpancés es apenas del 1%, y esa pequeña ventaja está
representada en la inteligencia humana. Un detalle que nos hace dueños del mundo,
capaces de alcanzar unos logros que a nosotros mismos nos deslumbran. Y cualquier ser
humano, si tuvo una adecuada alimentación durante sus primeros años, tiene ese don que
la mayoría no aprovechamos por
descuido o desidia. ¿Por qué si
alguien aprendió varios idiomas, por
ejemplo, no puedo hacerlo yo? Por
falta de disciplina, de interés, de
compromiso.
Lo grave es que utilizamos esa
herramienta
maravillosa
de
la
inteligencia para cosas negativas y así
aparecen las guerras, la destrucción
del medio ambiente, la manipulación de los pueblos, el armamentismo, las mafias, la
injusticia social, el abuso del poder, la corrupción y tantas lacras que sería imposible
enumerar. Por eso los animales, a pesar de su desventaja, nos dan ejemplo con su
comportamiento netamente instintivo; lealtad, solidaridad, nobleza, disciplina, obediencia.
Una realidad indiscutible es que el hombre por naturaleza es bueno, pero la sociedad lo
corrompe; y en los niños confundimos nobleza, honestidad, desprendimiento o ternura con
inocencia.
Algo que no controlamos los humanos son las
pasiones. Aunque innatas en nosotros, sin duda
podemos aprovecharlas en su justa medida sin
apasionamientos ni obsesiones. Cada persona tiene
derecho a escoger una religión, un equipo de fútbol,
un movimiento político, el nombre de sus hijos o la
manera de preparar los frijoles. Lo increíble es que
creemos que nuestra elección es la acertada y no
toleramos que alguien piense diferente. Por ello es
común que alguien diga por ejemplo que le encanta
el plátano maduro y salte otro a insistir en que es mejor el verde; y se enfrascan en una
discusión interminable porque cada uno cree tener la razón, y son tan ilusos que esperan
que el otro cambie de opinión al escuchar sus argumentos.
--15--
Existen temas determinados que avivan las pasiones y por lo tanto enfrentan a las
personas hasta llegar al extremo de agredirse; el colmo de la insensatez, perder la vida por
el fútbol, la política o la religión. En los tres casos los individuos asumen que son dueños
de la razón y se olvidan de que los demás pueden preferir cosas diferentes. En la religión
se presenta una intolerancia absurda porque es común que la mayoría de seguidores de
un culto piensen que no existe una opción diferente a la suya y que quienes profesen otra
están condenados al fuego eterno. Al menos en nuestro medio muchos se empeñan en
convencer a los demás de las bondades de su fe y buscan la forma de agregarlos al redil,
sin detenerse a pensar que muchos tenemos un concepto muy diferente de la
espiritualidad.
Con la política sí que es espinoso el asunto. En nuestra larga
violencia política han muerto miles de personas por el simple hecho
de preferir un partido determinado. Por cierto, quedé preocupado en
la reciente campaña presidencial porque muchos de los seguidores
de uno de los candidatos no aceptaban que alguien prefiriera al otro y
de inmediato lo tachaban de comunista, amigo de la guerrilla,
apátrida y además imbécil. Algunos dirigentes de dicha causa le
echaban china al debate, mientras los energúmenos seguidores
aprovechaban las redes sociales para dar rienda suelta a su
parcialidad. Me trajo a la memoria la Alemania de la década de 1930, cuando Hitler
embelesó a todo un pueblo con un discurso incendiario y su nacionalsocialismo a
ultranza.
Y falta la peor de las pasiones: el fútbol. Cómo es
posible que un muchacho salga para el estadio vestido
con la camiseta de su equipo, y sin importar que este
gane, pierda o empate, termine en la morgue. Quién
puede entender ese absurdo, esa estupidez, semejante
sinsentido. Ahora con las alegrías que nos dio la
selección por su exitosa participación en el Mundial
pudimos ver a toda una nación unida por el mismo
sentimiento, algo imposible de lograr en cualquier otra
circunstancia. Sin embargo al momento de celebrar la gente se enardece, pierde el sentido
de la realidad, se desboca y deja aflorar su instinto salvaje. Es la estulticia es su máxima
expresión.
Cuándo aprenderemos a respetar el gusto de los demás y a decir: me gusta así,
prefiero aquello, escojo aquel, profeso, resuelvo, difiero, respaldo… pero sin
menospreciar la escogencia de los demás. Es fácil *
----***--CARTAS PILDORA Correspondencia:
He sido lector de la agradable PILDORA desde los años 70s cuando nos estimulaba nuestras posturas
reivindicativas y era un oasis de buen humor en la clínica Rafael Uribe U. durante el paro del 77; Continúa siendo
una lectura amena, ahora en digital tambíén la disfruto. Felicitaciones Dr A. Gomez y adelante "Las naciones mar
chan hacia su grandeza al mismo paso que avanza su educacion"...S. Bolívar-Carlos Hugo Betancour.
La PÍLDORA en Alemania:
Jamás pensé que no era lo mismo leer LA PÍLDORA en Cali que en estas lindas tierras del sur de Alema
nia. Al releer sus dos últimas ediciones cada artículo me hizo recordar con sentimiento de patria a los ami
gos de las tertulias musicales y darme cuenta de que La Píldora tiene efecto psicoterapéutico, cuando se
está lejos de la patria. Cada uno de sus artículos fueron mi compañía en los momentos de recordar a
los amigos.
Gracias Dr. Gómez por hacernos sentir cerca aunque sea por poco tiempo. Guillermo Cantillo (Canciller
de La Píldora)
--16--
Antes de elegir la especialidad, hay que pensar en todo...........
Muere un cardiólogo muy famoso. Su funeral fue muy pomposo y
concurren muchos de sus colegas médicos.
Durante el velorio, un enorme 'corazón', rodeado de coronas de flores,
estaba atrás del cajón...
Después de las últimas palabras del Padre, el corazón se abrió y el ca
jón entró automáticamente en el enorme corazón emocionando a todos los presentes.
El corazón se cerró, llevando en su interior al famoso médico para SIEMPRE.
Uno de los presentes explotó en una carcajada, causando sorpresa e indignación.
Le preguntaron por qué se reía de esa forma, él explicó:
-Por favor, discúlpenme, es que yo estaba pensando cómo sería mi funeral... ¡SOY
GINECÓLOGO! (EN ESE MOMENTO, UN PROCTÓLOGO SE DESMAYÓ..... )
- Mozo, tráigame un pollo al cabrón.
-Disculpe, ¿no será al carbón?
-No, al cabrón de mi marido que viene llegando.
juanito@hotmail.com
--17--
- Paco ¿dónde estuviste?
- En una clínica donde te quitan las ganas de fumar.
- ¡Pero si estás fumando!
- Sí... pero sin ganas.
Dos amigos:
- Oye, pues mi hijo en su nuevo trabajo se siente como pez en el
agua.
- ¿Qué hace?
- Nada...
¿Qué pasa si tiras un pato al agua?
Nada.
Soy tan buena persona que no madrugo para que Dios ayude a otro.
De argentinos.
- Papá, ¿qué se siente tener un hijo tan guapo?
- No sé hijo, pregúntale a tu abuelo...
- Íbamos yo y Nacho.
- No hijo, íbamos Nacho y yo.
- ¿Cómo? ¿Entonces yo no iba?
- Mi amor, estoy embarazada.
¿Qué te gustaría que fuera?
- Una broma.
Tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro es fácil,
Lo difícil es criar al hijo, regar el árbol y que alguien lea el libro...
EN EL RESTAURANTE:
- ¿Vino de la casa señor?
- ¿Y a usted qué le importa de dónde vengo?...
--18--
DE COMBATE
EN COMBATE
Por John J Posada
Duque
L
John Jairo Posada
e debo mi primer nombre a mi tío John, luego entró a jugar el segundo nombre y mi mamá
decidió que John Jairo sonaba bien, ¡qué ocurrencia! Y de allí se vinieron todos los demás
John Jairos, escritos unos como Jhon, otros como Jon, Jonh y hasta Yon. Los hijos no tenemos
derecho a escoger el nombre, ni a decidir dónde nacemos y de allí en adelante es casi una
incógnita lo que nos deparará el destino en todos los aspectos. Mi tío John era un referente
familiar cuando yo tenía escasos 3 años y vivía en Medellín; era el único de la familia que había
viajado a otro continente y no lo hizo porque tuviera recursos, sino quizás por el espíritu
aventurero que lo llevó a Corea con el Batallón Colombia para pelear por el Paralelo 38.
Seguramente mi tío a sus 18 años no tenía ni idea que la península coreana fue dominada por
los japoneses desde 1910 hasta que fueron derrotados en la Segunda Guerra Mundial y el
territorio fue ocupado al norte por los comunistas en cabeza de Corea del Norte y al sur, por
Corea del Sur, apoyada por la Organización de las Naciones Unidas y Estados Unidos.
El 25 de junio de 1950 Corea del Norte invadió a la del Sur, iniciando una de las
confrontaciones más dramáticas en la época de la Guerra Fría, y a finales de ese año se creó el
Batallón Colombia para apoyar el mandato de la ONU. El traslado de los colombianos se hizo
en el buque Almirante Padilla desde Cartagena hasta California y de allí viajaron hacia Corea,
donde no solo enfrentaron el frío sino también las bombas y las balas. Escuchando las
anécdotas de guerra, cuando apenas abrían una
trinchera, una de las balas pegó en la pala que
manejaba mi tío y así en un pequeño hueco él logró
sobrevivir de uno de los tantos combates. De los cuatro
mil colombianos que participaron se contabilizaron
entre muertos, heridos y desaparecidos, más de
seiscientos combatientes. Mi madre esperaba que
algún día su hermano menor volviera a casa, y en efecto
un día de 1954 llegó con su cargamento de soldado: un
abrigo, los guantes, una marmita y una cantimplora que
no me interesarían hasta que hice el primer paseo
escolar. También nos trajo un barco de juguete hecho en madera, 35 cm de eslora, con motor
y hélice, que varias veces lo pusimos a prueba en el lago del Bosque de la Independencia en
Medellín, hoy el Jardín Botánico.
Los políticos nunca combaten en el campo de batalla; Laureano Gómez envió las tropas a
Corea. Uno de los oficiales en esa misión fue Álvaro Valencia Tovar, recientemente fallecido,
quien con el transcurso de los años llegaría al generalato. Había estudiado con Hernando
Santos y Camilo Torres Restrepo en el colegio Antonio Nariño en Bogotá. Posteriormente,
mientras Valencia Tovar hacia la carrera militar, el cura Camilo Torres, uno de los pioneros de
la Teoría de la Liberación, terminaría en el ELN. Camilo falleció en San Vicente de Chucurí en
1966 siendo el comandante de tropa el coronel Valencia Tovar, el mismo que el padre de
Camilo, pediatra afamado en Bogotá, salvara a los cuatro años de edad.
Desde que tengo memoria Colombia ha sido un país con connotaciones de violencia. A los 6
años, antes de empezar mi primero de primaria, me encontraba de vacaciones en Neira
(Caldas), allí por primera vez vi a un decapitado que lo llevaban a lomo de mula, pedían dinero
para el entierro, no supe si era liberal o conservador, para esa época yo era inocente
políticamente. Entregue una moneda de 5 centavos, era lo mucho y único que tenía.
Me he preguntado varias veces sobre qué habría ocurrido si a los llamados “bandoleros” en
Marquetalia, cuando corría el año 1964, no los hubieran bombardeado y el presidente Guiller-
--19--
mo León Valencia hubiera optado por un dialogo, ¿habríamos evitado tanto desangre ¿o definitivamente ese era un proyecto irreversible del partido comunista para llegar al poder a
través de las Farc? o ¿qué habría ocurrido si el comandante de infantería Valencia Tovar
hubiera sido exitoso en la operación Marquetalia, derrotando a los insurgentes?. Y siguiendo
con nuestros presidentes, ¿qué hubiera sucedido si durante el gobierno de López Michelsen,
éste no hubiera frenado al ejército cuando tenía prácticamente diezmado al ELN? o ¿cuándo
Belisario dio la contraorden para no atacar al M-19?
Y a todos los presidentes les preguntaría sobre qué hicieron para evitar la mayor violencia que
nos ha acompañado por décadas: la corrupción, que mina la salud y educación.
Mi tío John falleció siendo muy joven en una aventura de pesca sobre el río Nare, en el
Magdalena Medio. La avioneta en que viajaba con otros dos amigos se estrelló y de él quedó el
recuerdo del barquito, la cantimplora, la marmita, pero sobre todo su buen humor, sus
anécdotas, su esposa y sus hijos. Hoy si viviera se estaría preguntando: ¿Hacia dónde vamos?*
__**__
Otras comunicaciones
DE PARTE DE OMAR VARELA AYORA : DISFRUTÉ ENORMEMENTE ESTA VERSIÓN DE LA
REVISTA LA PILDORA. ES EXTRAORDINARIA SOBRE TODO LO RELATADO CON LA RELACIÓN DEL
MAGO CON GABO. FELICITACIONES AL MAGO.
Buenos días Promedico, es una lástima que la cosas buenas llegan al final, que motivos
económicos, o de costos, ya no tengamos la revista Píldora, los afiliados, médicos, que ya
nuestras vistas no dan para leer y leer en computador, una revista digital hasta aquí llegan
las cosas, en fin todo cambia, y hay que aceptar los cambios aunque uno no esté de acuerdo.
Sé que estas frases son vanas y van al cesto de la basura, de Uds., cordialmente Jesús Herney
Cifuentes Perea.
Magnífica La Píldora 171, por fin un reportaje humano con García Márquez, lo mismo la nota
sobre Sofía Loren la más cálida actriz italiana. Gracias por el envío. Carlos Montoya Ruiz,
Armenia.
Máximas Regulares (P R O T E O)
El amor es el más peligroso de todos los tóxicos.
El único reflector que toleran los enamorados es una luna plena.
Los novios en la oscuridad se vuelven peritos en Semiología.
Los besos bien aplicados liquidan cualquier cuenta bancaria.
--20--
¿Y QUÉ FUE LO QUE PASÓ?
Las lumbreras de la revolución la acabaron y para creer, leer...
¿QUÉ FUE LO QUE PASÓ?
PUES………….Que llegó el Comandante y mando a parar todo.
La PRIMERA NACIÓN DE LA AMÉRICA HISPANA,
incluyendo ESPAÑA Y PORTUGAL, que usó
MAQUINAS Y BARCOS DE VAPOR fue CUBA en
1829.
La PRIMERA NACIÓN DE IBEROAMÉRICA y la
TERCERA EN EL MUNDO (tras Inglaterra y E.U.) que
tuvo FERROCARRIL fue Cuba en 1837.
Fue un cubano el PRIMERO QUE APLICÓ ANESTESIA
con éter en Iberoamérica en 1847.
La PRIMERA DEMOSTRACIÓN MUNDIAL de una
industria movida por ELECTRICIDAD fue en la
Habana en 1877.
En 1881 fue el MÉDICO CUBANO, Carlos J. Finlay,
quien descubrió el agente transmisor de la FIEBRE
AMARILLA que diezmaba a pueblos e indicó su
prevención y tratamiento.
El primer SISTEMA DE ALUMBRADO ELÉCTRICO PUBLICO de toda Iberoamérica (incluyendo
España) se instaló en Cuba en 1889.
Entre 1825 y 1897 España recibía de Cuba entre el 60 y el 75% de todos los ingresos brutos del
exterior.
Fue Cuba la que ABOLIÓ LAS CORRIDAS DE TOROS antes de terminar el siglo XVIII, por ser
"impopulares, abusivas y sanguinarias con los animales"
El PRIMER TRANVÍA que se conoció en Latinoamérica circuló en la Habana en año190.
También en 1900, antes que a ningún otro país de Latinoamérica, llegó a la Habana ELPRIPRIMER AUTOMÓVIL.
La PRIMERA CIUDAD DEL MUNDO en tener TELEFONÍA CON DISCADO DIRECTO (sin necesidad
de operadora) fue LA HABANA en 1906.
En 1907 se estrenó en La Habana el PRIMER DEPARTAMENTO DE RAYOS X de Iberoamérica.
El 19 de Mayo de 1913 se realizó EL PRIMER VUELO AÉREO LATINOAMERICANO por los
cubanos Agustín Parlá y Domingo Rosillo, el cual duró 2 horas y 40 minutos entre Cuba y
Cayo Hueso.
–21--
El PRIMER PAÍS DE LATINOAMÉRICA en conceder el DIVORCIO a parejas en conflicto fue Cuba
en 1918, al promulgar esa ley.
El primer iberoamericano en ganar un CAMPEONATO MUNDIAL DE AJEDREZ fue el cubano
José Raúl Capablanca, a su vez el primer campeón mundial de ajedrez nacido en una nación
sub-desarrollada. Fue GANADOR DE TODOS LOS CAMPEONATOS MUNDIALES entre 1921 y
1927.
En 1922 Cuba fue LA SEGUNDA NACIÓN DEL MUNDO en inaugurar una EMISORA DE RADIO,
(La PWX) y la PRIMERA NACIÓN DEL MUNDO en radiar un CONCIERTO DE MÚSICA y presen
tar un NOTICIERO RADIAL.
La primera LOCUTORA del mundo fue una cubana: Esther Perea de la Torre.
En 1928 Cuba tenía ya 61 EMISORAS DE RADIO, 43 de ellas en la Habana, ocupando el
CUARTO LUGAR DEL MUNDO, superada solamente por E.U., Canadá y la Unión Soviética. Fue
Cuba, la PRIMERA EN EL MUNDO en número de emisoras por número de habitantes y
extensión territorial. En 1937 Cuba decreta por primera vez en Iberoamérica la LEY DE
JORNADA LABORAL DE 8 HORAS, el SALARIO MÍNIMO y la AUTONOMÍA UNIVERSITARIA.
En 1940, Cuba se convierte en el primer país de Iberoamérica en tener un PRESIDENTE DE LA
RAZA NEGRA, electo por sufragio universal y por mayoría absoluta cuando la gran mayoría
de su población era de la raza blanca. En esto se adelantó 68 años a los E.U.
En 1940 Cuba aprobó LA MAS AVANZADA DE TODAS LAS CONSTITUCIONES DEL MUNDO de
aquella época. Fue la PRIMERA EN IBEROAMÉRICA en reconocer el VOTO A LAS MUJERES, la
igualdad de derechos entre sexos y razas, y el derecho de la mujer al trabajo. El primer
movimiento feminista de Iberoamérica apareció a fines de los treinta en Cuba. Se adelantó
36 años a España la cual no le reconoció a la mujer española el derecho del voto, la potestad
de sus hijos, ni derecho a pasaporte o abrir una cuenta de banco si no era autorizada por su
marido, hasta 1976.
En 1942 un cubano se convierte en el primer Iberoamericano DIRECTOR MUSICAL de una
productora cinematográfica mundial y el PRIMER IBEROAMERICANO QUE RECIBIÓ NOMINACIONES AL PREMIO OSCAR. Su nombre: Ernesto Lecuona.
El SEGUNDO PAÍS DEL MUNDO que emitió formalmente TELEVISIÓN fue Cuba desde 1950. Las
mayores estrellas de toda la América, que no gozaban en sus países de tal adelanto, fueron a
la Habana a actuar ante las cámaras cubanas.
EL PRIMER HOTEL DEL MUNDO CON AIRE ACONDICIONADO CENTRAL se construyó en la Haba
na: El Hotel Riviera, en 1951
EL PRIMER EDIFICIO DE APARTAMENTOS del mundo CONSTRUIDO CON HORMIGÓN se hizo
en la Habana: (El FOCSA) en 1952.
En 1954 Cuba posee una vaca por cada habitante. Ocupa el TERCER PUESTO en Iberoamérica
(tras Argentina y Uruguay) en el CONSUMO DE CARNE per cápita.
--22--
En 1955 Cuba es el SEGUNDO PAÍS de Iberoamérica con menor mortalidad infantil. (33.4 por
cada mil nacidos)
En 1956 la ONU reconoce a Cuba como el SEGUNDO PAÍS DE IBEROAMÉRICA con los más
bajos índices de ANALFABETISMO (sólo el 23.6%). Haití tenía el 90%, España, el Salvador,
Bolivia, Venezuela, Brasil, Perú, Guatemala y República Dominicana el 50%
En 1957 la ONU reconoce a Cuba como el MEJOR PAÍS DE IBEROAMÉRICA en número de
médicos per cápita (1 por cada 957 habitantes), con el mayor porcentaje de VIVIENDAS
ELECTRIFICADAS DE IBEROAMÉRICA (tras Uruguay) en el CONSUMO CALÓRICO per cápita
diario: (2870).
En 1958 Cuba es el SEGUNDO PAÍS DEL MUNDO en difundir TELEVISIÓN A COLOR y poseer el
tercer canal de TV a color de todo el mundo. En 1958 Cuba es el país de Iberoamérica CON
MAS AUTOMÓVILES (160 mil, uno por cada 38 habitantes). El que más electrodomésticos
tenía. El país con más kilómetros de líneas férreas por Km2. y el SEGUNDO en el número total
de receptores de radio.
Durante todos los años cincuenta Cuba tenía EL SEGUNDO Y TERCER LUGAR EN ENTRADAS
PER CÁPITA de Iberoamérica, superando a Italia y más del doble de las de España. A pesar de
su pequeño tamaño y que sólo tenía 6.5 millones de habitantes ocupaba en 1958 la posición
29 entre las economías mayores del mundo.
En 1959 la Habana era la ciudad del mundo con el MAYOR NÚMERO DE SALAS DE CINE: (358)
superando a Nueva York y París, que ocupaban el segundo y tercer lugar respectivamente.
Y QUE FUÉ LO QUE PASÓ? ...
Que el paraíso cubano,
un país que era modelo,
creyó en la revolución
y cuando levantó el velo
no quedaba ya ni el rastro
entre su mar y su cielo
pues llegó Don Fidel Castro
y les sembró el desconsuelo. *
Página 23
EL GOTERO
Monserrat Caballé:
Las cuerdas vocales de una cantante no son muy diferentes de las de
una persona “normal”. De modo que la música no
puede deberse sólo a ellas. Debe haber algo más, o
más bien, algún lugar más. También creo que la
música, las ondas del sonido, están en alguna parte
alrededor de nosotros. ¿Por qué no las oímos? Porque
todavía no estamos listos. Estamos aun
profundamente inmersos en la materia y apenas
hemos desarrollado una mínima parte del potencial
de nuestra mente. Cuando desarrollemos la mitad entenderemos nuestros
pensamientos de unos a otros, sin necesidad de palabras. Cuando evolucionemos aún más
estaremos conscientes del estado de unión que nos liga con toda la creación y seremos capaces
de oír, estar dentro y saber parte de la música que nos rodeas sin tener que “expresarla”.
MEDICAMENTOS ASESINOS
El director de la policía fiscal y aduanera, General Gustavo Alberto Moreno, reveló que el
contrabando de medicamentos falsos mueve cerca de $23.000 millones al año, lo que
proyecta una ganancia para los responsables de más del 1000 % (…) Adicionalmente el
general Moreno afirmó que un 40% se refiere a productos venezolanos, ya vencidos, que hoy
se venden en el país. (EL PAÍS)
LA POLITICA
La política sin ética y moral se reduce a un oficio de tahúres en el que cuenta tan sólo la capacidad
para embaucar y hacerse elegir con el fin de saquear los recursos de estado. Por eso los políticos en
trance de elección prometen cosas que nunca van a cumplir. Y esa inconsecuencia nada les importa.
Ni siquiera se avergüenzan. (Germán Patiño)
Tenores:
Los grandes tenores Plácido Domingo y Pavarotti discutían sobre quien de los dos tenía mejor
voz. Pavarotti decía:
-Que tan linda voz tendré, que hace ocho días visité el santuario de la Virgen y le canté tan
lindo y tan dulce que la virgen derramó lágrimas.
Plácido Domingo por no quedarse atrás le dijo:
-Mira Pavarotti, hoy estuve en la iglesia y le canté a Cristo tan lindo, pero tan lindo y dulcemen
te, que Cristo se desclavó de la cruz y llegó ante mí y estrechándome fuertemente la mano me
dijo:¡Esto es voz! y no la del sinvergüenza que hace ocho días hizo llorar a mi mamita.
“Nosotros no hacemos negocios para salvar vidas sino para hacer dinero. Salvar vidas
no es nuestro negocio” (Alto ejecutivo de ROCHE)
“ Nosotros no producimos medicamentos para los indios. Los producimos para los
pacientes occidentales que puedan pagarlos” (Marijn Dekker. Ejecutivo de BAYER.
--24--
Un reciente artículo en el Kentucky Post informaba que una mujer, Anne Maynard,
enjuició al hospital St. Luke, alegando que luego de que su esposo fuera sometido a
una operación en dicho hospital, había perdido por completo el interés en ella.
Un vocero del hospital contestó:
-“Estimada señora Maynard: Su esposo fue admitido en Oftalmología, todo lo que
hicimos fue corregirle la miopía.”
EL CAMISÓN TRANSPARENTE
El marido entra en Victoria's Secret para comprarle a su esposa un baby-doll transparente.
Le enseñan muchos modelos que van desde 250 hasta 500 euros y cuanto más transparente, más
caro es el precio.
Elige el más caro, paga los 500 euros y se lo lleva a casa.
Se lo entrega a su mujer y le pide que suba al cuarto y que se lo ponga para
él. Arriba, la esposa -que no es ninguna tonta- piensa:
-"Se me ocurre una idea... es tan transparente que es como si no llevara
nada. No me lo voy a poner. Bajaré desnuda, lo devuelvo mañana y guardo
la devolución de los 500 euros para mí".
Hace su aparición desde arriba de la escalera, totalmente desnuda y se pone
en una pose muy sensual.
El marido exclama: -Miércoles, que hijos de perra!!!. Me costó 500 euros y ni
siquiera lo han planchado!!!"
Nadie oyó el disparo.
El velorio será mañana al mediodía.
--25--
ANA
NOS DESPEDIMOS HASTA EL MES DE ENERO DE 2015
¡Feliz Día del médico y gratas navidades¡