Violencia contra las personas adultas mayores. Tema a - codhem

Violencia contra las personas adultas mayores.
Tema a considerar en el Día Internacional
de las Personas de Edad Abuso sexual infantil
Al pie de la letra, tus derechos
Por una cultura para la paz
Acordes y letras
Año 7, núm. 78, octubre 2014
ejemplar gratuito
ISSN: 2007-1280
Contenido
Entérate
1
Editorial
2
Violencia contra las personas
1 Día Internacional de las Personas de Edad
adultas mayores. Tema a considerar
2 Día Internacional de la No Violencia
en el Día Internacional
4-10 Semana Mundial del Espacio
de las Personas de Edad
Fechas significativas del mes de octubre
5 Día Mundial de los Docentes
7 Día Mundial del Hábitat
6
Abuso sexual infantil
segunda de dos partes
9 Día Mundial del Correo
10Día Mundial de la Visión
Día Mundial de la Salud Mental
11Día Internacional de la Niña
Día de la Solidaridad con los Presos Políticos de Sudáfrica
8
Al pie de la letra, tus derechos
En la escuela pública, ilegales
las “aportaciones voluntarias”
11
Por una cultura para la paz
La naturaleza ¿sujeto de derechos?
12Día de la Lengua Española
Día de la Raza
13Día Internacional para la Reducción
de los Desastres
15Día Internacional de las Mujeres Rurales
(1993) México firma su adhesión a la
Organización de Estados Iberoamericanos para la
Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), que entró
en vigor el 28 de abril de 1994
16Día Mundial de la Alimentación
14
Acordes y letras
23(1863) Se funda el Comité Internacional
de la Cruz Roja
Día Nacional del Médico
Estimado coronel:
24Día de las Naciones Unidas
22-28Semana del Desarme
www.sellosmundo.com
17Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza
Editorial
P
or primera vez en la historia de la humanidad, en 2050 en el mundo habrá más
personas mayores de 60 años que niños, declara la Organización de las Naciones
Unidas, y aunque esta realidad parece alejada de nuestro contexto es necesario
poner atención en varios puntos con respecto a las necesidades de este sector de la
población.
Por un lado, las administraciones públicas deberán fortalecer los programas existentes, de
tal manera que las calles estén libres de personas mayores pidiendo limosna o realizando
trabajos no acordes con su avanzada edad. Asimismo, es necesario emprender campañas
de concienciación entre la población para generar el respeto a este sector, empezando
por el fortalecimiento de los lazos familiares, ya que muchas veces su calidad de vida
está en riesgo debido al nulo cuidado y al maltrato que sus consanguíneos les propinan.
Del mismo modo, es de fundamental importancia inculcar entre las nuevas generaciones
el reconocimiento a la experiencia de vida, es decir, que anciano no sea un sinónimo
peyorativo de caduco, sino de un cúmulo de conocimientos útiles para el desarrollo de
una sociedad. Tal como en los sistemas de gobierno de los antiguos pueblos en donde el
consejo que tomaba las decisiones políticas, sociales y económicas para el beneficio de
dicha comunidad estaba integrado por personas mayores.
Hoy por hoy se considera que la mejor forma de cuidar a una persona mayor es tenerlo
como un mueble más de la casa; sin embargo, es más fructífero promover que este sector
envejezca manteniéndose activo y que sea autónomo, con objeto de que mantengan una
vida independiente en su casa, con servicios e instalaciones que satisfagan diversos tipos
de necesidades.
Es así como con este número de DHmagazine nos sumamos a las celebraciones mundiales
del Día Internacional de las Personas de Edad que se conmemora el 1 de octubre y que
fue aprobado el 14 de diciembre de 1990 por la Asamblea General de las Naciones
Unidas, en el cual abordamos temas relacionados con este sector de la población tan
vulnerable como la niñez, y nos pronunciamos porque las personas mayores gocen de
una buena salud, seguridad económica, una vivienda adecuada, un entorno propicio,
acceso a la tierra y a otros recursos productivos, todos éstos, elementos fundamentales
para envejecer con dignidad.
De la misma manera, abogamos porque aunado a que a este sector se le provea de todos
los bienes materiales, también sean respetados sus derechos humanos fundamentales,
tales como el derecho a no ser sometido a torturas ni a otros tratos inhumanos o
degradantes, a la igualdad ante la ley, y a un nivel de vida adecuado y sin discriminación
por ningún motivo.
1
Violencia contra las
personas adultas mayores
Tema a considerar en el Día Internacional
de las Personas de Edad
Jessica Mariana Rodríguez Sánchez
Para 2050, en los países desarrollados habrá el doble
de personas de edad que de niños,
y en los países en desarrollo está previsto que
se duplique el número total de personas de edad.
Esta tendencia tendrá consecuencias trascendentales
tanto para los países como para los individuos.
Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU
Las personas adultas mayores pertenecen a
uno de los grupos más vulnerables de nuestra sociedad, derivado de su condición física o psicológica que se llega a presentar en
esta etapa de la vida.
El ser humano durante su crecimiento y
desarrollo va adquiriendo diferentes habilidades físicas e intelectuales; sin embargo,
cuando llega a la etapa del envejecimiento
los movimientos son más difíciles de controlar, disminuye la capacidad para reaccionar
ante el medio que los rodea y se empiezan a
enfrentar una serie de problemas que afectan la salud física y mental; estas situaciones
ocasionan que los adultos mayores se conviertan en víctimas de maltrato, perpetrado por la sociedad y, en muchas ocasiones,
por sus propios familiares.
2
78
El Instituto Nacional de Estadística y
Geografía (Inegi), en un estudio denominado “Estadísticas a propósito del Día
Internacional de las Personas de Edad”,
dio a conocer un conjunto de indicadores
que muestran las condiciones sociodemográficas de la población de 60 años y más;
uno de estos es la violencia, en éste
se alude que el maltrato a las personas
mayores ocurre en todas las culturas,
naciones y clases sociales y, desafortunadamente, México no es la excepción.
algún tipo de violencia por parte de las
personas con quienes viven, excluyendo
al esposo o pareja. Este porcentaje es similar al presentado en el país (18.1%), en
este caso los principales agresores de esta
población resultan ser otros familiares
distintos a los hijos y con quienes pueden
existir lazos consanguíneos o de afinidad,
entre los que se encuentran nietos, sobrinos, nueras y yernos (50.6%), esto probablemente debido a que son quienes generalmente están a cargo de su cuidado.
Las investigaciones realizadas sobre el tema, han demostrado que
las mujeres de cualquier edad están expuestas a ser violentadas. En
el caso de las que se encuentran en
una etapa senil, su situación se hace
más vulnerable debido a la disminución de sus capacidades físicas, por
padecer enfermedades crónicas, tener bajo poder adquisitivo por haber
sido “amas de casa”, quedar viudas
o solas, o por tener que vivir con sus
hijos (Vargas et al., 2011).
En esta encuesta también se encontró
que el maltrato emocional fue la forma
de violencia más común hacia las mujeres adultas mayores, ejercida por parte de las personas con quienes viven;
las manifestaciones más frecuentes de
dicha agresión fueron: a 70.4% les han
dejado de hablar; a 37.9% les han gritado,
insultado u ofendido; a 24% les dejaron de dar dinero, seguido por
aquellas a quienes las dejan solas o las abandonan,
con 20.9%; y por último,
32.2% padecen otras clases
de violencia, como amenazas, golpes, discriminación
y falta de atención.
Asimismo, el estudio del Inegi retoma
la “Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011”
(Endireh) para referir que en un hogar
se identifican cuatro tipos de violencia
contra las mujeres: física, emocional,
sexual y económica. Bajo este contexto,
la Endireh reporta que en el Estado de
México, del total de mujeres de 60 años
y más, 18.2% declararon haber sufrido
Violencia contra las personas adultas mayores...
3
Distribución porcentual de mujeres de 60 y más años según condición
de violencia familiar y porcentaje por clase de agresión 2011
Con violencia
18.2
70.4 Les dejan de hablar
37.9
Sin violencia
81.8
Les gritan, las insultan, las ofenden
24.0
Les dejan de dar dinero
20.9
Las dejan solas o las abandonan
32.2
Otras agresiones
Fuente: Inegi, 2011.
Respecto a las condiciones que pueden
incrementar la vulnerabilidad de las
mujeres de 60 años y más (unidas y alguna vez unidas), destaca la proporción
de quienes dependen de alguien, pues
76.6% declararon haber sufrido episodios de violencia; en contraparte, el
porcentaje de víctimas de violencia intrafamiliar es menor en el conjunto de
las que ayudan económicamente en su
hogar (30.6%) y para quienes mantienen
a alguien (19.4%).
la protección de los derechos humanos
de este sector. Por ejemplo, en el ámbito internacional, la Asamblea General de
las Naciones Unidas comenzó a subrayar
la situación de las personas de edad en
el Plan de Acción Internacional de Viena sobre el Envejecimiento, aprobado
en la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, celebrada en 1982; en seguimiento a las iniciativas de este plan, en
1990 se designó el 1 de octubre como
La dependencia económica no es el único
factor influyente para que las mujeres de
edad sean vulnerables frente a la violencia, concluye el Inegi a partir del estudio
realizado. La presencia de paradigmas
relacionados con la edad adulta, el miedo a la soledad y el aislamiento obligan a
estas mujeres a vivir con otros familiares,
depender físicamente de ellos y a soportar este tipo de situaciones.
pios de las Naciones Unidas en favor de
las Personas de Edad (1991) y el Plan de
Acción Internacional de Madrid aceptado
en la Segunda Asamblea Mundial sobre
el Envejecimiento en 2002, siguieron fomentando la concienciación internacional sobre las exigencias esenciales para
el bienestar de las personas de edad y
dieron un nuevo ímpetu al consenso político sobre la necesidad de un programa
sobre el envejecimiento, poniendo de relieve el desarrollo y la cooperación internacional y la asistencia en este ámbito.
Los casos de violencia contra los adultos mayores han despertado interés por
4
78
Día Internacional de las Personas
de Edad. Posteriormente, los Princi-
En México existen leyes que protegen y salvaguardan los derechos de los adultos mayores, empezando por la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley de los Derechos
de las Personas Adultas Mayores y la Ley Federal para prevenir
y Eliminar la Discriminación. Nuestra norma suprema, en su
artículo 1, párrafo tercero, destaca:
Queda prohibida toda discriminación motivada por
origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de
salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente
contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o
menoscabar los derechos y libertades de las personas.
Finalmente, en el Estado de México también se cuenta con una
legislación en pro de los derechos de los adultos mayores como la
Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México, la Ley
para Prevenir, Combatir y Prevenir Actos de Discriminación en
el Estado de México y la Ley del Adulto Mayor del Estado de
México. Cabe destacar que esta última ley considera a las personas adultas mayores que cuenten con 60 años o más de edad
y que se encuentren domiciliadas o de paso en el territorio
mexiquense; al igual establece las obligaciones de la familia y su función social para con sus adultos mayores y prohíbe
que sus integrantes cometan cualquier acto de discriminación,
abuso, explotación, aislamiento, violencia y actos jurídicos que
pongan en riesgo su persona, bienes y derechos.
Recuerda:
fomentar la cultura del
respeto, protección y
cuidado de los derechos
humanos, es un gran
paso para disminuir y,
de ser posible, erradicar
la violencia contra los
adultos mayores, quienes
merecen y deben vivir
esta etapa de su vida con
plenitud. Valoremos sus
grandes enseñanzas de vida,
transmitidas a través de su
conocimiento, habilidad
y, sobre todo, experiencia.
¡Respeta y haz valer
sus derechos!
Fuentes consultadas
Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) (2011), “Encuesta Nacional
sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011”, México, Inegi.
(2013), “Estadísticas a propósito del Día Internacional de las
Personas de Edad”, México, Inegi.
Organización de las Naciones Unidas (ONU) (2013), “Mensaje del secretario
general”, ONU.
Vargas Daza, Emma Rosa et al. (2011), “Tipo de violencia familiar que percibe
el adulto mayor”, Revista de Enfermería del Instituto Mexicano del Seguro
Social, vol. 19, núm. 2, México, Instituto Mexicano del Seguro Social, Dirección de
Prestaciones Médicas, pp. 63-69.
Jessica Mariana Rodríguez Sánchez
Licenciada en trabajo social, servidora pública
adscrita al Centro de Estudios de la Codhem.
Violencia contra las personas adultas mayores...
5
Abuso sexual infantil
Antonia Lagunas Ruiz
Segunda de dos partes
El abuso sexual de menores generalmente implica tocar
los genitales para provocar la masturbación y la exhibición. En cambio, la violación involucra un coito. A diferencia de ésta, aquél involucra a varias personas, debido
a que se presenta en el contexto familiar.
Intebi (2008) menciona que el abuso sexual es una de las
formas más severas de maltrato infantil y que, además,
en muchísimos países constituye un delito penalizado
por la ley. Cuando el abuso es intrafamiliar raramente
se descubre la primera vez que sucede; generalmente
transcurren meses o años hasta que el secreto se devela, pues la restricción emocional o física que ejerce el
abusador sobre la víctima tiene como fin garantizar su
silencio.
Cuando los niños son víctimas de este hecho no siempre
lo dicen con palabras, lo manifiestan mediante los cambios de comportamiento. Si el niño en algún momento
habla es necesario escucharlo con atención y creerle. Para él resulta muy difícil delatar al agresor, ya que
persisten los sentimientos de culpabilidad y vergüenza
(León, 2001).
Algunos mitos sobre abuso sexual impiden su adecuada
prevención, entre ellos encontramos:
6
78
• Las víctimas son sólo niñas.
• El agresor es así porque sufrió
abuso sexual en su infancia.
• Sólo sucede una vez.
• Son asuntos privados y, por
tanto, no deben denunciarse.
• Los niños nunca dicen la
verdad.
Respecto a este último punto, es pertinente retomar el artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño:
“Los Estados Partes garantizarán al niño
que esté en condiciones de formarse un
juicio propio el derecho de expresar su
opinión libremente en todos los asuntos
que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño,
en función de la edad y madurez del
niño”. Por ello es importante escuchar
a un niño cuando reporta un maltrato o
presenta señales de violencia (Botello,
2007).
La denuncia es un paso importante en
el restablecimiento del respeto hacia las
niñas y los niños. Es un deber y una obligación denunciar a un abusador y buscar
formas que permitan cambiar el entorno
de la víctima para evitar repeticiones.
Por su parte, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), a
través de su departamento de Atención
a Víctimas del Delito, proporciona la
atención jurídica y psicológica (terapia
breve y emergente), necesarias para la
prevención de la violencia; además, imparte pláticas en que se dan a conocer los
derechos que tienen las víctimas para
evitar que sean abusadas sexualmente y
así prevenir actos de violencia.
Todos tenemos los mismos derechos
humanos sin importar la nacionalidad,
la etnia, el lugar de residencia, el color
de piel, sexo, religión, lengua o cualquier otra condición. Estos derechos
son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.
Fuentes consultadas
Botello, Luis (2007), Un manual para la acción. Prevención de abuso sexual de niñas y niños.
Una perspectiva con enfoque de derechos, México, Save the Children México, disponible en:
http://www.iin.oea.org/IIN2011/newsletter/boletin2/publications%20pdf/abuso_sexual_
kids.pdf, consultado en: junio de 2014
Convención sobre los Derechos del Niño, disponible en: http://www2.ohchr.org/spanish/
law/crc.htm, consultado en: junio de 2014.
León, Gionanna de (2001), Abuso infantil. Evaluación y tratamiento clínico, disponible en:
http://books.google.com.mx/books?id=bfZdMhiPIiEC&printsec=frontcover&hl=es#v=onepa
ge&q&f=false, consultado en: junio de 2014.
Intebi, Irene (2008), Abuso sexual infantil. En las mejores familias, Buenos Aires, Granica.
Antonia Lagunas Ruiz
Doctora en psicología por la Universidad
Autónoma del Estado de México, adscrita a la
Dirección de Programas Especiales de la Codhem.
Abuso sexual infantil
7
DE IGUAL A IGUAL
Que la discapacidad sea una cuestión de unión
María José Bernal Ballesteros
La discapacidad no debería ser un
obstáculo para llegar al éxito
Stephen W. Hawking
Una persona con discapacidad presenta
una deficiencia física, mental o sensorial,
ya sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la capacidad de ejercer
una o más actividades esenciales de la
vida diaria, la cual puede ser causada o
agravada por el entorno económico y
social. Estas limitaciones no los hace
mejor o peor seres humanos, ellos, al
igual que tú y yo, formamos parte de la
misma sociedad.
De acuerdo con los datos estadísticos que proporcionan la Organización
Mundial de la Salud y el Banco Mundial
(OMS-BM, 2011), más de mil millones de
personas viven en todo el mundo con
alguna discapacidad; de ellas, casi 200
8
78
millones experimentan dificultades
considerables en su desarrollo por esta
razón.
Estas altas cifras demuestran que dicho
tema nos debe preocupar y ocupar a todos por igual. En este sentido, México
no es la excepción. Sabemos que la discapacidad forma parte de la condición
humana y, por tanto, debemos fomentar
acciones que ayuden a erradicar los problemas y la situación de injusticia a las
que se enfrentan. La no discriminación
y el disfrute efectivo en condiciones de
igualdad sobre derechos humanos de las
personas con discapacidad, constituyen
una de las principales tareas de los Estados en transición democrática.
Tal como lo advierten Quinn y Degener
(2002: 11): “ver a la persona con discapacidad como un sujeto en lugar de como
un objeto supone darle acceso al beneficio pleno de las libertades fundamentales que la mayoría de las personas dan
por sentadas, y hacerlo de forma respetuosa y sensible a su diferencia significa
abandonar la tendencia a percibir a la
persona discapacitada como un problema para verla en cambio en el contexto
de sus derechos”.
Todos, sin importar nuestras habilidades o limitaciones, tenemos los mismos
derechos, así lo establecen los párrafos
primero, segundo, tercero y quinto del el
artículo 1 de nuestra Constitución, donde
se advierte que el Estado mexicano tiene
la obligación de “promover, proteger y
asegurar el pleno ejercicio de los derechos humanos” y libertades fundamentales de las personas con discapacidad.
De igual forma, el artículo 3 de la Ley
General establece que las dependencias,
entidades paraestatales, órganos desconcentrados de la Administración Pública y
organismos constitucionales autónomos
están obligados a brindar las mismas
oportunidades de inclusión, integración,
convivencia y participación a las personas con discapacidad, dentro del ámbito
de sus respectivas competencias.
Una de las medidas que llevó a cabo el
gobierno de México para erradicar el problema de la discriminación de este sector
de la población fue la creación de la Ley
General para la Inclusión de las Personas
con Discapacidad, la cual, como lo advierte en su artículo 4, tiene como principal objetivo: “prevenir o corregir que
una persona con discapacidad sea tratada de una manera directa o indirecta menos favorable que otra que no lo
sea, en una situación comparable”. Este
mismo numeral prescribe que el Estado
deberá proporcionar “apoyos de carácter
específico destinados a prevenir o compensar las desventajas o dificultades que
tienen las personas con discapacidad en
la incorporación y participación plena en
los ámbitos de la vida política, económica, social y cultural”.
Al pie de la letra, tus derechos
9
Dicha ley establece como derechos de las personas con discapacidad:
Deben gozar del más alto nivel de salud y rehabilitación.
Tiene derecho a contar con un empleo en igualdad de condiciones que el resto de las personas.
Deben tener acceso a todos los niveles del Sistema Educativo Nacional así
como a programas especiales.
Se les debe garantizar acceso y desplazamiento libre y seguro en todas las
instituciones públicas y privadas, así como el uso del trasporte público.
Tienen derecho a una vivienda digna.
Tienen derecho a recibir un trato digno en los procedimientos administrativos y judiciales.
La discriminación es una actitud que inicia
a nivel individual. Por ello, debemos conocer y respetar los derechos de este sector de la población, y lejos de violentarlos,
debemos poner nuestro granito de arena
para que día a día se les permita un mejor desarrollo humano y profesional como
miembros activos de la sociedad. Pero esta
tarea no es sólo asunto del gobierno, todos
y cada uno de nosotros podemos hacer de
este mundo un mejor espacio para las personas con discapacidad, donde se sientan
integradas y respaldadas.
Al final, el motivo que nos debe impulsar
a todos como miembros de una sociedad
es que podamos vivir una vida de paz,
salud, comodidad y dignidad; donde,
sin importar nuestro estado físico, económico, social o religioso, tengamos
garantizados nuestros derechos como
seres humanos. Por lo tanto, tomemos
conciencia y hagamos un frente común
que nos ayude a combatir el maltrato
verbal, físico y psicológico hacía las personas con discapacidad.
Fuentes consultadas
CNDH (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) (2013), Ley General para la
Inclusión de las Personas con Discapacidad, México, CNDH.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, disponible en: http://www.
diputados.gob.mx/LeyesBiblio/htm/1.htm, consultado en: octubre de 2014.
OMS-BM (Organización Mundial de la Salud-Banco Mundial) (2011), Resumen del Informe
Mundial sobre la Discapacidad, disponible en: http://www.who.int/disabilities/
world_report/2011/summary_es.pdf?ua=1, consultado en: octubre de 2014.
Quinn, Gerard y Theresia Degener (2002), “La autoridad moral para el cambio: los
valores de derechos humanos y el proceso mundial de reforma en materia de
discapacidad”, Derechos humanos y discapacidad, Nueva York y Ginebra, Naciones
Unidas.
María José Bernal Ballesteros
Doctora en Derecho, servidor público
adscrito al Centro de Estudios de la Codhem.
10
78
La naturaleza
¿sujeto de derechos?
Hilda C. Vargas Cancino
La idea de que la naturaleza tenga derechos es un tema que muchos estudiosos
en la materia han cuestionado. Ecuador,
a través de sus asociaciones indígenas y
de un grupo de intelectuales –entre los
que destacan Alberto Acosta y Esperanza
Martínez– junto con las manifestaciones
de diversas asociaciones de pueblos indígenas, han visto cristalizada esta iniciativa en la primera constitución del
mundo. Al respecto Acosta y Martínez
(2011) comentan:
La sola enunciación de la posibilidad
de los derechos de la Naturaleza ha
detonado un proceso de discusiones,
reflexiones e intentos de repensar las
relaciones del ser humano con la Naturaleza […] responden a una nueva –
de hecho antigua– visión en torno a la
vida […] tiene una base en el sentido
comunitario y un fuerte enraizamiento con lo sagrado, no en el sentido religioso de la cultura occidental, sino en
aquel que entiende lo sagrado como
merecedor de respeto.
Sin embargo, de acuerdo con la mentalidad occidental, el tema genera controversias y desacuerdos, principalmente,
desde la perspectiva jurídica, pese a todo,
es un hecho que en la actual constitución
ecuatoriana, en el capítulo séptimo se
incluyen los derechos de la naturaleza,
del artículo 71 al 74. Por su parte, en octubre del 2012 Bolivia promulga la Ley
de Derechos de la Madre Tierra. El texto legal confiere “el carácter de sujeto
colectivo de interés público, a fin de
garantizar sus derechos” (art. 5).
Asimismo, la norma define a este nuevo
sujeto jurídico como: “el sistema viviente
dinámico conformado por la comunidad
indivisible de todos los sistemas de vida
y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que
comparten un destino común” (art. 3).
También, el documento crea la Defensoría de la Madre Tierra: “cuya misión
es velar por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos
de la Madre Tierra” (art. 10) (Gobernabilidad, 2012).
Por una cultura para la paz
11
En donde la Madre Tierra es considerada
como un sistema vivo y dinámico, integrado por la comunidad indivisible que
alberga a todos los sistemas de vida, por
lo que en el artículo 11 de la ley hace referencia a los deberes de la sociedad y de
los individuos: “Las personas de forma
individual y colectiva tienen el deber de:
1. Asumir conductas individuales y colectivas para avanzar en el cumplimiento
de los principios y objetivos del desarrollo integral en armonía y equilibrio con la
Madre Tierra…” (Gaceta oficial del Estado
Plurinacional de Bolivia, 2012).
Sin embargo, en contraposición con
estas iniciativas que han dado valor al
sentir de los grupos y comunidades andinas, Farith Simon, desde la perspectiva
del derecho, realiza varias reflexiones en
las que reconoce que es legítimo y valioso que la humanidad trabaje por evitar la destrucción del planeta, pero ello
12
78
“no es razón suficiente para que aceptemos como válida cualquier reforma
normativa que suene a ‘revolucionaria’ y
avanzada, sin examinar de manera concienzuda sus posibles consecuencias, especialmente cuando existe la posibilidad
de debilitar la protección de los derechos
de los seres humanos” (Simon, 2013: 37).
El enfoque del autor tiene sentido en
relación a que toda ley debe exami-
nar concienzudamente sus posibles consecuencias; sin embargo, no
se coincide con él en el sentido de que
exista la posibilidad de que al proteger a
la Tierra, los derechos humanos se vean
vulnerados, esto es una posición antropocéntrica que puede empezar a sonar
desfasada, dadas las condiciones que
toda la biosfera está viviendo, y que los
pueblos originarios han mostrado otro
camino y buscan ahora defenderlo frente
al gigante occidental antropocéntrico.
Si bien, a manera de ejemplo, dejar de
abrir un camino o una carretera para no
dañar un ecosistema, pueda, a corto plazo, en un inicio afectar la comodidad de
algunas personas, es altamente probable
que a largo plazo la factura no se haga esperar a ese mismo grupo de individuos, a
poblados y ecosistemas aledaños y a futuras generaciones. En el sentido andino
de la no-violencia y de varios pueblos
originarios, el principio de relacionalidad deja claro que los efectos se dispararán tarde o temprano hacia todo el
planeta.
La no-violencia gandhiana ha defendido el respeto hacia todo ser viviente, llámense animales, el mundo de las
plantas o el reino de los elementos, ellos
importan igual que el ser humano, somos cohabitantes. El reto nos encara día
a día, cuesta trabajo vivir armónicamente entre humanos donde el vandalismo
se hace evidente, ya sea de cuello blanco (en el mundo ejecutivo) o vandalismo callejero, con mayor razón se observa
desafiante respetar y reconocerle derechos a aquellos que la humanidad considera tener poder sobre ellos.
La Naturaleza tiene derechos, y alguien
preguntará ¿entonces también tiene responsabilidades?, y que mayor “responsabilidad” que sostener a más de siete
billones de humanos y tantos seres de
todos los reinos. El 2 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Noviolencia y podríamos festejarlo con un
trato más responsable con la naturaleza,
donde los humanos están cabalmente
incluidos.
Fuentes consultadas
Acosta, Alberto y Esperanza Martínez (comps.) (2011), La naturaleza con derechos,
Quito, Abya Yala.
Simon, Farith (2013), “Derechos de la naturaleza: ¿innovación trascendental, retórica
jurídica o proyecto político”, Revista Iuris Dictio, año 13, vol. 15, Ecuador, Universidad
San Francisco de Quito, pp. 9-39.
Gobernabilidad, “Bolivia promulga la Ley de Derechos de la Madre Tierra”, disponible
en: http://www.gobernabilidad.org.bo/noticias/302-politicas-publicas/704-bolivia
-promulga-la-ley-de-derechos-de-la-madre-tierra, consultado en: septiembre de
2014.
Gaceta oficial del Estado Plurinacional de Bolivia (2012), ”Ley marco de la Madre Tierra
y desarrollo integral para el vivir bien”, La Paz.
Hilda C. Vargas Cancino
Profesora e investigadora del Instituto de
Estudios sobre la Universidad, de la UAEM,
Coordinadora del Programa de Estudios,
Difusión y Divulgación de la No-violencia.
Por una cultura para la paz
13
Estimado coronel:
Zujey García Gasca
Lo fatídico de los viernes sin noticias: “el coronel no tiene
quien le escriba”, acotaba el administrador cada vez que
abordaba la lancha con el correo; habían pasado 19 años
de esperar vanamente la buena nueva sobre su pensión de
veterano de la guerra civil. El gallo Tadeo, o el “güerito”,
como lo apodaba el coronel, era la única esperanza, aunque para su esposa no fuera más que “un pájaro de mal
agüero”.
Las últimas costras de café se adhirieron al peltre de la
olla, así que la única tasa sobrante de este líquido tenía el
sabor de una mezcla entre estaño y plomo; de los pocos
centavos amarrados a un paño sólo quedaba la huella gris
y redonda, así como la mugre de los dedos desesperados;
de los amigos del coronel sobrevivía el compadre diabético que contaba los rollos de billetes como mostrándole
ese oscuro objeto del deseo.
Era octubre y tres meses para calmar el hambre eran
avasalladores: la casa hipotecada, el asma de su mujer
y las tripas pegadas la una a la otra, era el escenario
de dos ancianos que hacía poco habían perdido a
su hijo, algunos —inocentes— culpan al gallo Tadeo de la desgracia, otros —perspicaces— sabían
de la propaganda subversiva que hacía correr de
mano en mano. En fin… lo mataron.
14
78
Entre el luto, la testarudez y la esperanza vana pasaban sus días, la mujer entre rezos y reproches replicaba al coronel: “Varias veces he puesto a hervir
piedras para que los vecinos no sepan que tenemos muchos días de no
poner la olla”, y al siguiente día un ataque de asma la dejaba más débil y sin
habla, pero en cuanto se recuperaba, enseguida venía el reproche: “Nosotros
ponemos el hambre para que coman los otros, es la misma historia de
siempre desde hace cuarenta años”.
El secreto a voces en el pueblo era la inanición de ambos, no del “güerito”, a él
lo alimentaban porque la esperanza en él se expandía por todos los rincones, si
acaso el coronel pedía fiado en alguna tienda le decían que no se preocupara por
el pago, que el 20 de enero el “güerito” pagaba.
Sirva la exposición de la trama de esta novela corta del escritor colombiano Gabriel García Márquez —considerada por el periodico El Mundo como una de las
100 mejores novelas del siglo XX en español—, para celebrar y reflexionar con
respecto a dos importantes fechas que se conmemoran en octubre: el Día Internacional de las Personas de Edad y el Día Mundial del Correo.
Ambos temas están plasmados en el relato de una manera determinante, tan es
así que la situación que viven ambos personajes nos invitan a recapacitar sobre
la vejez y lo difícil que resulta para este grupo de la población sobrevivir cuando
no hay una solvencia económica y los programas gubernamentales estipulados
para su apoyo, o bien, no existen o menguan cada vez, tal es el caso del coronel
que espera una pensión que nunca llega.
En este sentido, es fundamental fomentar la concienciación mundial sobre
la importancia de facilitar el bienestar a las personas de edad y considerar,
mediante un consenso internacional, la urgencia de un programa sobre el
Acordes y letras
15
Gabriel García Márquez (1927-2014) nació en
Aracataca. Fue escritor, novelista, cuentista,
guionista, editor y periodista colombiano. En 1982
recibió el Premio Nobel de Literatura. Entre sus
principales obras destacan: Los funerales de la Mamá
Grande (1962), La increíble y triste historia de la cándida
Eréndira y de su abuela desalmada (1972), Doce cuentos
peregrinos (1992), El coronel no tiene quien le escriba
(1961), Cien años de soledad (1967), El otoño del patriarca
(1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), El amor
en los tiempos del cólera (1985), entre otras.
envejecimiento que apoye a las personas que lo necesitan, proveyéndolos de bienes económicos que
cubran sus necesidades básicas como salud, casa,
vestido y comida. A partir de ello reconocerlos y
retribuirlos, pues en su momento aportaron mucho
a la sociedad con su fuerza de trabajo y capacidad
intelectual.
Asimismo, y sin dejar de lado el tema del correo, a
propósito de lo que se puede inferir de la novela, es
un derecho que no debe ser violentado que al contratar los servicios de un abogado, éste dé parte al
interesado sobre el proceso legal de su caso, pues de
no ser así anquilosa el acceso a la justicia y máxime
tratándose de un asunto de seguridad social. Como
lo observamos en este texto, el coronel mantiene
una constante esperanza en que recibirá la noticia
por correo sobre su pensión prometida 19 años atrás,
mientras que su abogado no le informa nada sobre
su caso.
Fuentes consultadas
García Márquez, Gabriel (1961), El coronel no tiene quien le escriba,
México, Ediciones Era.
16
78
Marco Antonio Morales Gómez
Presidente
Ariel Pedraza Muñoz
Coordinador
Zujey García Gasca
Editora
Cristina Baca Zapata
Corrección de estilo
Deyanira Rodríguez Sánchez
Diseñadora e ilustradora
DH Magazine, año 7, número 78, octubre 2014
es una publicación mensual.
© D.R. Comisión de Derechos Humanos del Estado de México
Dr. Nicolás San Juan número 113, colonia Ex Rancho Cuauhtémoc,
Toluca, Estado de México, C. P. 50010,
tel. (01722) 236 05 60.
www.codhem.org.mx
Colaboran en este número
Jessica Mariana Rodríguez Sánchez
Antonia Lagunas Ruiz
Arturo Valencia Esquivel
Hilda C. Vargas Cancino
dhmagazine@codhem.org.mx
Editor responsable: Ariel Pedraza Muñoz.
Número de autorización del Comité Editorial: CE/PP/30/14.
Reserva de derechos al uso exclusivo número 04-2009-052610285300-102.
ISSN: 2007-1280.
Se terminó de imprimir en septiembre de 2014, con un tiraje de 3 000
ejemplares, en Reproducciones Instantáneas, S.A. de C.V., Andrés Quintana
Roo Sur número 511, colonia Francisco Murguía, C.P. 50130, Toluca, México.
Queda expresamente prohibida la reproducción parcial o total de
la publicación sin previa autorización de la Comisión de Derechos
Humanos del Estado de México.
Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la
postura de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.
Comisión de Derechos
Humanos del Estado de México
Para adquisición y consulta
de esta publicación y otras más, visita
nuestra página de Internet:
www.codhem.org.mx
atención gratuita
01 800 999 4000
Comisión de Derechos Humanos del Estado de México
La educación fortalece
el respeto a los derechos
humanos y el desarrollo
de la personalidad
www.codhem.org.mx
lada sin costo 01 800 999 4000