Además: AlfonsinA storni en lA erA de los feminismos - Ni a Palos

SUPLEMENTO JOVEN DE TIEMPO ARGENTINO
Domingo 12 de octubre de 2014 - Buenos Aires, Argentina - Año 5 - Nº287
Además: Alfonsina Storni en la era de los feminismos | El gol soñado | ¿Por qué si
los Beatles inventaron el futuro eran tan melancólicos? | El muro en la autopista |
Estereotipos | Whiskypedia | Agenda de la semana
año 5 | nº 287 | 12 de octubre de 2014
2
FUTBOL PARA EXTRATERRESTRES
El gol soñado
Por Zambayonny
Ilustración: Daniel Caporaletti
Aquella mañana se despertó confundido, le
costó reconocer su habitación y tardó bastante en apagar el sonido del despertador
que se le había mezclado con el final del
sueño. Eran las 7:30 de la mañana y debía
estar en el entrenamiento a las 9 así que
saltó de la cama y se fue descalzo hasta la
cocina para preparar el desayuno mientras
repasaba en su cabeza el sueño que acababa de tener en donde, con lujo de detalles,
se había visto convertir su primer gol en
Primera.
Era un partido contra Sarmiento. La jugada venía por la derecha pero no la podía ver, era como
si la cancha estuviera dividida por una pared que
no lo dejaba mirar hacia ese costado. De todas
formas él sabía que debía llegar a tiempo al área
contraria y por lo tanto corría hacia el arco con
la convicción del que sabe que la pelota lo va a
encontrar en el momento justo, en el lugar indicado. Mientras corría sentía música en su cabeza,
una música fuerte y alegre que lo invitaba a ir
cada vez más rápido dejando atrás a sus lentos
marcadores que parecían pesados y torpes al
lado suyo. El número 8437 le entraba apretado
en la espalda de su camiseta. Semejante cifra no
le llamó tanto la atención en el razonamiento del
sueño ya que de un tiempo a esta parte muchos
jugadores eligen números estrambóticos para diferenciarse del resto, sin embargo a ninguno hasta ahora se le había ocurrido utilizar un número
de 4 dígitos por lo tanto supo que sería recordado
por esa cantidad. Al instante siguiente se abrió la
pared que dividía la cancha y entonces pudo ver
la jugada completa. La pelota venía volando desde la esquina hacia el punto del penal a una velocidad asombrosa y supo que debía frenar para
poder hacer contacto con ella porque ya la tenía
demasiado encima. En esa fracción de segundo
una duda se apoderó de él. El balón viajaba a
una altura bastante incómoda y no podía termi-
nar de decidir si debía golpearla con la cabeza o
con el pie. En mitad de su indecisión la imagen
de Yanina se le apareció como un amuleto. Supo
entonces que si lograba convertir ese gol ella volvería a sentirse orgullosa de él y hasta quizás le
diera una segunda oportunidad. Inmediatamente con sus últimas fuerzas alcanzó el punto exacto
de contacto con el balón sin saber todavía si debía
cabecearlo o patearlo. Cerró los ojos como un condenado y ofreció su cuerpo a la jugada. La pelota
le rebotó en el pecho y se metió adentro del arco.
Estaba feliz como si hubiera sido cierto. Tomó los últimos tres o cuatro mates
mientras se sonreía por haber soñado que
su primer gol en Primera lo convertía insólitamente de pecho y se dispuso a preparar
Ibopismo
WHISKYPEDIA
Contenido [ocultar]
1. Definición
2. Debate epistemológico
3. Inflación electoral
4. Margen de error
El ibopismo es la rama de las encuestas
electorales que trabaja sobre la instalación
de ánimos preelectorales a través de la difusión de resultados de encuestas de dudosa
representatividad a los fines de posicionar
a determinado candidato por encima de
otros. Se lo conoce bajo el nombre de “ibopismo” debido a su fuerte aparición en las
elecciones presidenciales de Brasil en 2014,
más precisamente en la primera vuelta
electoral, donde arrojaron resultados de encuestas que terminaron ampliando el margen de error normal de entre 2 y 4 puntos a
más de 20 de diferencia.
Debate epistemológico
Si bien es cierto que durante los últimos
años la cuestión de la difusión de las encuestas en tiempos pre electorales es motivo de
polémica alrededor del mundo debido a su
validez para predecir escenarios posibles,
lo cierto es que el ibopismo representó un
debate epistemológico alrededor de la ciencia de la estadística, toda vez que rompió
el bolso de entrenamiento. En su mente las
imágenes continuaban avanzando nítidamente como si repasara una hermosa película que acababa de ver y que no quería
que termine.
En cuanto confirmó que la pelota había cruzado
la línea de gol oyó la explosión de la tribuna como
nunca antes la había oído en su vida. Ni siquiera cuando un compañero suyo había convertido
aquel famoso gol con el que se salvaron de irse a
la D se había escuchado tan fuerte el grito de la
hinchada. Creyó que seguramente tenía que ver
con que era su debut en la red después de 102
partidos y por eso se lo festejaban de más. Un par
de semanas atrás había cumplido su encuentro
número 100 y el director técnico le había anun-
con el paradigma de apegarse a cierta rigurosidad científica. Así, el ibopismo propone una total y absoluta ideologización del
método científico, resultando en que, si es
necesario, deben ser los resultados de las
encuestas los que se adapten a la estrategia
electoral y no viceversa.
Inflación electoral
El ibopismo como enfermedad propia de
la disciplina de la encuesta electoral tiene consecuencias graves en el accionar
político, toda vez que puede redundar en
la patología que comúnmente se denomina inflación electoral, y que consiste en
el crecimiento nominal y sostenido de un
candidato en las encuestas que luego no
se corrobora físicamente en los votos. Esta
disparidad es provocada intencionalmente
por el ibopismo como forma de condicionar la racionalidad del votante, que podría eventualmente modificar su voto de
manera estratégica si considerara ciertas
esas encuestas para volver un voto más útil
hacia el candidato que el ibopismo decida
levantar o, por el contrario, desinflar en las
ciado que si les daban un penal lo iba a patear él,
pero no les dieron nada y el partido 100 pasó sin
pena, ni gloria. Luego llegó el 101 donde casi no
tocó la pelota y lo sacaron en el segundo tiempo,
hasta que ahora inesperadamente en el 102 lograba convertir. Inmediatamente sintió como todos sus compañeros lo abrazaban, lo querían levantar, lo apretaban y le pegaban en el medio de
los gritos. Era un festejo enloquecido donde todo
el mundo quería tocarlo. Él trataba inútilmente
de zafarse para buscar a Yanina en la tribuna
y dedicárselo a ella porque pese al amontonamiento recordaba haberla visto segundos antes
durante su alocada carrera hacia el área. Escuchaba cientos de voces pero lo único nítido entre
tantos gritos era la voz de su padre diciéndole
que no se preocupara porque todo iba a salir
bien. Un segundo después la radio ya anunciaba
su posible transferencia a Uruguay. Él siempre
había preferido ser vendido a Italia o a España,
pero la radio argumentaba que Uruguay había
ganado 2 mundiales y que allí le iban a pagar
buen dinero aunque tal vez no fuera el momento
de firmar porque ahora que había podido romper la mala racha con el arco seguramente en
el próximo partido contra Chacarita volvería a
convertir y su precio iba a aumentar. Fue entonces cuando el ruido del despertador se metió en
el sueño como un aullido agudo que iba y venía.
Terminó de armar el bolso y se subió al
auto apurado porque se le había hecho tarde de tanto entretenerse con el sueño.
Al llegar a la esquina de Sarmiento y Uruguay se distrajo con alguna cosa, no vio
el semáforo en rojo y se chocó contra un
colectivo de la línea 102 que estaba pasando. La fuerza del impacto le aplastó el auto
clavándole el volante en el pecho.
Murió en la ambulancia camino al hospital.
Lo enterraron al día siguiente en la parcela 8437 del sector D del cementerio de la
Chacarita.
A la hora del partido.X
encuestas.
Margen de error
Aunque algunos lo llamaron inflación electoral, otros creen que la consecuencia del
ibopismo no es sino una ampliación sostenida de lo que se denomina el margen de
error de las encuestas, que tradicionalmente oscilaba entre el 2 y el 4% y que luego
de las elecciones de Brasil, donde las encuestas de Ibope arrojaron resultados que
luego tuvieron una diferencia de casi 20
puntos, ese margen de error se estiró. De
ahí entonces que haya nacido el ibopismo
como parte de la disciplina de las encuestas electorales como forma de manipular
ese margen de error para mejor beneficiar
o perjudicar a un candidato determinado,
estrategia que suele ir acompañada por
la complicidad de los medios donde las
mismas son publicadas a manera de pieza científica, sin estar acompañadas por
el muestreo, el margen de error y demás
consideraciones que permitirían al lector
evaluar el nivel de credibilidad de los resultados que lee. X
12 de octubre de 2014 | año 5 | nº 287
3
ESTEREOTIPOS
HOY: El que pone “Buen viaje” en
Facebook cuando muere un famoso
» »También puede
despedirlos con un “te
fuiste de gira, hermano”.
» »Llama a los famosos
por su apodo o por
el diminutivo de su
nombre.
» »“Grande Normita, te
fuiste de gira!!!”, le
escribió a Norma Pons.
» »Sus hijos lo silenciaron
en Facebook después
de todos los jpg en
blanco, versos de Serrat,
parábolas y frases del
estilo “‘La actitud es
el pincel con el que la
mente colorea nuestra
vida y somos nosotros
quienes elegimos los
colores’ ¡Compártelo!”
que sube de manera
insistente y militante
todos los días.
» »Su Facebook casi
colapsa el día que murió
Alcón.
» »Supo solidarizarse en
demasía con el “Somos
actores queremos
actuar” y aún hoy
asocia esa frase a los
efectos más brutales
del neoliberalismo en
nuestro país.
» »En algún momento quiso
incursionar en el mundo
de la actuación.
» »Metió un bolo de 5
segundos como policía
en “Solamente vos” y de
testigo de un choque en
“Valientes”.
» »De ahí se llevó un
autógrafo de Gonzalo
Heredia.
» »Todavía hoy dice que
“como compañero”
Luciano Castro “es medio
agreta”.
» »Cerró el estudio
contable. Lo banca la
mujer.
» »“La actuación y mi
familia son mi pasión!!”,
puso en su bio de
Facebook.
» »Se emociona con los
videos de actores
muertos que pasan en
los Martín Fierro.
» »Nunca se pierde “Yo amo
a la TV”.
» »Sus ídolos: Jorge Lafauci
y Guillermo Blanc.
» »También le “encanta”
Mariana Fabbiani.
» »El mejor plan de la
trasnoche: “La vida de los
famosos”, en Crónica.
» »Es el que se saca fotos
con la estatua de Olmedo
y Portales.
» »Le dice “Catalina” a
Catalina Dlugi.
» »Una vez fue a ver una
película que Catalina
dictaminó con un “Puede
andar” y se comió un
garrón.
» »Igual no pierde la fe en
ella.
» »También le gusta mucho
el programa de Canela.
» »Y el de María Laura
Santillán.
» »Si se hizo kirchnerista
después de 2010 todavía
le cuesta desprenderse
de TN.
»»Por suerte lo tiene a
Osvaldo Quiroga.
»»Viejo fanático del Clarín
Porteño.
»»Le dice “un amarguito” al
mate.
»»Curte mucho teatro y calle
Corrientes.
»»Apoyó la Ley de
Medios creyendo que
volvería Canal a y la
cuestionó creyendo que
desaparecería Volver.
»»Se volvió ultra fanático de
Daniel Molina en Twitter.
»»Lo imita y tuitea: “¡Buen
Jueves!” y “¡Alegria!” cada
vez que puede.
Estereotipo que viene
«El militante cannábico»
Si se te ocurre cómo describirlo, mandá tus ideas a
contacto@niapalos.org o vía Twitter a @niapalos así
lo publicamos.
web
www.niapalos.org
mail
contacto@niapalos.org
twitter
facebook
@niapalos
niapalos
ruido de fondo | Un libro quemado, de Alfonsina Storni (Editorial Excursiones)
Una escritora reducida a su poesía
Por Leticia Martin
No se usa leer a Alfonsina Storni.
Menos en años de feminismo Queer
y sociedades post heterocentradas.
Yo misma guardé sus libros en un
anaquel incómodo, bien atrás, junto
a Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, y
otra lista de escritoras suicidas. Confieso que acepté reseñar el libro con
cierto prejuicio. ¿Por qué una editorial joven e independiente como
Excursiones reeditaría un libro así?
¿A qué se debe el anacronismo? Sin
embargo, como siempre, hice el intento de saltar la negatividad de mis
prejuicios y leí.
Un libro quemado es la reedición de
Nosotras… y la piel, (Alfaguara, 1998)
y recopila las crónicas periodísticas
que Storni publicara en el diario La
Nación y la revista La Nota. La pregunta que nos atraviesa es qué nos
llegó de Storni, qué leímos en la escuela más allá de sus poemas y sus
dificultades, qué fuimos capaces de
recordar por fuera de la biografía
atormentada de una madre soltera
que termina quitándose la vida. Probablemente la prosa periodística de
Storni sea la cara menos visible de
su obra. Punto para la decisión editorial.
Además de ser obrera, empleada,
maestra y poeta, Storni se ocupó de
esbozar, en estas columnas periodísticas, ciertos perfiles de mujeres y
una idea de “subjetividad femenina”
adelantada a su época en muchos
sentidos. Y lo hizo sin alardes, escribiendo, en menos ocasiones denunciando, ocupando una posición de
extranjera en su propio tiempo y en
su propia ciudad. “Todo ser está dispuesto, siempre, a ser enemigo de
otro”, escribió. Leído desde la web y
las redes sociales puede resultar un
enunciado suave, incluso ingenuo,
pero si pensamos en la Buenos Aires
en vías de alfabetización de principios del Siglo XX, la frase no deja de
ser una instigación.
Storni asumió una postura crítica
respecto de los procesos de modernización y se valió del espacio de
la “columna femenina” para transgredir las reglas del género. Utilizó
la ironía, la sátira, la parodia, tonos
nada predominantes en la discursividad femenina, y expuso en argumentos sólidos su ideario político.
Apoyó la candidatura de la diputada
Julieta Lanteri -fundadora del Partido Feminista Nacional- y la huelga
de telefonistas, se opuso a la caridad
y firmó columnas como Tao Lao,
permitiéndose una expresión todavía más suelta y desprejuiciada. Su
obsesión fue escribir sobre las problemáticas reales de las mujeres:
como el voto femenino y el divorcio.
Ese también es un acierto editorial.
“Las enemigas del divorcio deberían, pues, ejercitar su tolerancia en
beneficio de tantas mujeres a quienes puede ser útil”. ¿Podrían las mujeres no abortistas de este siglo tolerar que otras sí necesiten el aborto?
La lectura de Un libro quemado evidencia la tibieza feminista de estos
tiempos, siempre empeñada en
cuestionar temas menores. Storni
no plantea un problema femenino
sino que puede superar la mirada
sesgada del género y pensarse en
relación a una “eterna renovación”,
a la que todos estamos sometidos.
“No existe un problema femenino;
solo existe un problema humano”,
escribe, y propone que la mujer se
hunda de lleno en la aspereza de la
vida, “arriesgándolo todo para obtenerlo todo”.
En ese punto el libro -que inevitablemente nos lleva a establecer comparaciones- provoca cierta reacción
contra el feminismo edulcorado y
confrontativo de nuestros tiempos
y nos conduce a repensar las falsas
dicotomías y los derechos reales todavía a la espera de ser ampliados.×
falsa escuadra
El muro de los lamentos
Por Romina Sánchez
De un lado, le dicen cerco antivandálico.
Del otro -muchos vecinos-, el muro de
la discriminación. Se trata de la iniciativa que el Gobierno de la Ciudad, por
medio de Autopistas Urbanas (Ausa),
comenzó a llevar a cabo a fines de septiembre al disponer un nuevo muro y
enrejado, sobre la autopista Illia separando así, con mayor claridad, esa traza de la Villa 31 que, hacia lo ancho y lo
alto, no para de crecer. Y de esa forma
volvió también la polémica, recordando
tantos muros y tantas rejas, como la
decisión de Gustavo Posse cuando quiso disponer en 2009 un muro -un muro
literal- en el límite de su San Isidro y los
vecinos de San Fernando -de ellos quería separarse- se lo tiraron a patadas.
Pero la situación en la Villa 31, actualmente con 40 mil habitantes y edificios
de hasta siete pisos, es bien distinta.
Hace siete años se había construido un
muro que la separaba de la autopista
y, sobre él, un alambrado, mucho más
bajo del que se está emplazando ahora, con más de dos metros de altura,
sobre una base de hormigón y metal
de 65 centímetros. La vieja estructura
se fue desgastando y permitió, lo que
es peor para el GCBA, el serpenteo
indiscriminado de la villa. Así, mucha
gente tenía la costumbre de cruzar la
autopista como si fuera una calle más.
Nenes jugando a centímetros de los
autos, ropa volando del alambre perimetral hacia los carriles, humo, mucho
humo por la basura quemada que dificulta la visión de los conductores, son
algunas de las situaciones que se daban -¿se dan?- a diario en el lugar.
Muchos automovilistas venían denunciando que eran asaltados por habitantes de la villa y estos dicen lo de
siempre: que no todos son delincuentes en el barrio. De esa forma, entre el
pedido de seguridad de los ajenos y el
reclamo para terminar con la estigmatización del villero, aflora otro grito: el
de los vecinos de la villa que claman
por su propia seguridad. Esto es, con el
muro ganan todos.
“Esto está absolutamente consensuado con los vecinos, en asamblea. Es
más, son los mismos vecinos los que
están trabajando en el armado del
muro y el alambrado. Muchos chicos
murieron por cruzar la autopista para
ir a comprar droga del otro lado, y otros
apedreaban a los autos para robar.
Así vamos a estar más tranquilos. Solo
le falta el jardincito y ya está. A fin de
mes se termina.”, cuenta Teófilo “Jony”
Tapia, uno de los habitantes históricos
de la villa, desde su barrio San Martín,
pegado al viejo correo.
Sin embargo, Angélica Banzer, delegada y presidenta de la ONG Mujeres
Trabajando por un Futuro, disiente. Con
Jony y con muchos vecinos. Cree que
el cerco discrimina, que hay mejores
cosas para hacer por la comunidad.
“Nosotros estamos tratando de ser un
barrio con todas las letras, vamos por
la radicación y urbanización. Pero con
esto del muro, ¿qué pretenden? Que digan la verdad. ¿Quieren separar pobres
de ricos? ¿O quieren demostrar a los
turistas que en la Argentina no hay pobreza? Veremos cuánto dura ese muro.
Si el Muro de Berlín se vino abajo me
pregunto qué pasará con el de nuestro
barrio”, advirtió.
Mientras, Ramón, que vive hace 12
años en la 31 Bis junto a su esposa y
sus 5 hijos, asegura que el muro no
perjudica a nadie. “Al contrario, ahora
estamos protegidos”. Y María, mamá
de mellizos comenta: “Con el alambrado más alto y más firme me voy a sentir
más segura. Y además, no van a poder
decir más que robamos”. La muñeca
pepona de su hija, desnuda y de ojos
punzantes, le da la razón del mismo
lado del cerco: por más que se trepe
ayudada de manos pequeñas pero insistentes, es mucha la altura, no va a
poder subir.×
año 5 | nº 287 | 12 de octubre de 2014
4
Los muertos que vos matáis
Nota
Con sus videos de decapitaciones a prisioneros, el Estado Islámico conmovió al mundo. Pero esas imágenes, con su seducción viral que
las replica en millones de portales y foros, parecen esconder también otra cuestión. Hijo directo del cine clase B, de los efectos especiales
grotescos, de las rarezas y las colecciones lombrosianas de freaks y malformados, el inquietante interés por lo deforme ha ganado realismo
en el mundo irreal de internet: ejecuciones, mutilaciones, palizas, accidentes, vejaciones y sexo extremo pueblan un submundo de contenidos
que corren con la velocidad de la adrenalina. ¿Pueden los videos de ISIS leerse en esa serie? ¿Hay en esas imágenes una fascinación cifrada
de la época? Deseo, violencia y la seducción de lo real: un viaje a ese océano gore que habita en nuestro celular.
Por Sebastián Scigliano
En el primer capítulo de la inquietante serie Black mirror, un presunto
terrorista anónimo y retorcido consigue lo impensado: que el Primer
Ministro británico tenga sexo, en
vivo y en directo, con un cerdo.
Las artimañas con las que consigue semejante exclusiva que ya se
sospecha menos tenebrosas que la
propia escena que propicia no vienen al caso (tampoco es la idea revelar demás para el lector incauto);
lo que importa aquí es que aquel
viedeoartista a la distancia, aquel
llanero solitario del impacto en
tiempo real produce, finalmente,
lo que imagina: que todo el Reino
Unido se quede mirando, fascinado, la escena.
Es al menos controversial imaginarse a los mentores del demencial
Estado Islámico (o ISIS, por Islamic
State in Iraq and Syria) mirando la
serie en un oscuro monoambiente
londinense e imaginando, cual eureka del demonio, la larga serie de
ejecuciones por streaming con las
que se han dedicado a asolar las
atribuladas conciencias de occidente en los últimos meses. Sin embargo, lo cierto es que, con trabajo de
archivo o no, los improvisados realizadores de cortometrajes explícitamente políticos han logrado fijar
la mirada de buena parte del mundo en sus pequeños montajes del
espanto. Su eficacia no es casual,
claro: probablemente sin saberlo
(o quién sabe), también consiguieron conectar con la sombra que se
cierne sobre el corazón de un caldo fascinante, en el que parte de la
cultura de este lado del meridiano
de Greenwich se viene cocinando
desde que, oh gloria, youtube ha
llegado a este mundo: el océano del
gore 2.0. Hijo directo del cine clase
B, de los efectos especiales grotescos, de las rarezas y las colecciones
lombrosianas de freaks y malformados, el inquietante interés por
lo deforme ha ganado realismo en
el mundo irreal de internet: ejecuciones, mutilaciones, palizas, accidentes, vejaciones y sexo extremo
pueblan un submundo de contenidos virales en la web, que corren
con la velocidad de la adrenalina.
En ese intersticio en el que se superponen el goce retorcido y vergonzante y el presunto interés por
los males de este tiempo, los novedosos combatientes del Islam han
logrado instalar su pequeña serie
documental. Por otro lado: después
de Abu Ghraib, ¿Por qué no?
Cine de autor
Si bien se han difundido videos
de presuntos fusilamientos masivos de combatientes enemigos y
escenas similares, lo que más ha
llamado la atención de occidente
son las ejecuciones “programadas”
de ciudadanos americanos o británicos que, a modo de novela por
entregas, se proponen un in crescendo de la estupefacción. En cada
caso, la secuencia tiene su lógica
dramática: habla el cordero expiatorio, vestido con los mismos monos naranjas que los detenidos en
las mazmorras norteamericanas de
Guantánamo, que acusa a Obama
o al responsable de turno de todos
sus males, de haberlo desprotegido, de ser el culpable de la penuria
por venir; luego la proclama y, finalmente, la ejecución, que funde,
mientras se consuma, a la imagen
en primer plano del cadáver con su
malograda cabeza magullada en el
pecho. “Mientras tus bombas sigan
cayendo sobre nuestras cabezas,
nuestros cuchillos seguirán entrando en los cuellos de ciudadanos
americanos”, le espeta, marcial, el
verdugo encapuchado a Obama en
uno de esos cortos. Y le entra al cuello del prisionero, claro. El impacto
es poderoso: la laceración de un
cuerpo real que, sin embargo, no
parece sufrir, condensa los terrores
sobre la muerte hostil y violenta
“La eficacia de las imágenes de ISIS no es casual,
claro: probablemente sin saberlo (o quién sabe),
también consiguieron conectar con la sombra que
se cierne sobre el corazón de un caldo fascinante,
en el que parte de la cultura de este lado del
meridiano de Greenwich se viene cocinando desde
que, oh gloria, youtube ha llegado a este mundo:
el océano del gore 2.0.”
12 de octubre de 2014 | año 5 | nº 287
que ensombrecen las conciencias
erráticas de las grandes urbes de
occidente, desde que a un tal Edgard Allan Poe se le ocurrió alertarnos sobre que, sí, podemos morir a
manos de un otro cualquiera, y sin
que nadie sepa cómo. Sin embargo,
si algo tiene de singular la cultura
contemporánea es una fenomenal
capacidad para morderse la cola, y
hacer de sus horrores virtud.
Casi que caminando por las catacumbas del gusto, a las que la
cofinan el canon de lo estética y
políticamente correcto, la serie de
disfrutes rotundamente macabros,
eventualmente lisérgicos y convencionalmente asociados con el
tiempo libre y disfuncional de los
millones de adolescentes disfuncionales de las grandes ciudades
del hemisferio, la cultura gore en
internet hace rato que crece como
un hongo sin forma y sin IP. Tanto
crece que invadió, en su modo descremado pero no menos efectivo la
zona blanca de la red, en sus formas diversas. Véase, sin ir más lejos, la amplia gama de invasiones a
la mirada que constituyen los registros que van desde los accidentes
deportivos de relevancia, siempre
en escala de la torpeza ridiculizante a la fractura expuesta, hasta los
ya célebres videos de las ejecuciones del EI, y que reciben inagotables cantidad de hits cada vez que
aparecen en los portales de noticias presuntamente serios. La duda
de si esa es solo una coincidencia
macabra o si es el cuidadoso estudio del mercado de la circulación
de imágenes no conspira con el indiscutible éxito del modesto, pero
efectivo,
microemprendimiento
audiovisual yihadista.
Crossover
Antes que el Estado Islámico, fue
internet. Aunque parezca mentira,
muchas de las vejaciones por las
que los encolerizados encapuchados del EI hacen pasar a sus ocasionales víctimas, ya circulaban, y con
mucha popularidad, en innumerables sitios de internet dedicados a
la temática gore. De hecho, la categoría “ejecuciones” es un “must”
de muchos de estos sitios, en los
que se recrean ejecuciones reales,
asesinatos y mutilaciones en cámara. Claro, ahí han ido a parar
también los emprendimientos de
los milicianos de ISIS. Lo extraño
es que la mayoría de los sitios más
“populares” dentro de la escena
under o nerd/geek en internet son
sitios al estilo del popular Buzzfeed, pero más oscuros y retorcidos:
es decir, se trata de sitios con muchas secciones que van desde lo
pretendidamente gracioso (gatitos
5
“La duda de si esa es solo una coincidencia macabra o si es el cuidadoso
estudio del mercado de la circulación de imágenes no conspira con el
indiscutible éxito del modesto, pero efectivo, microemprendimiento
audiovisual yihadista.”
que hacen monerías, bebés candorosos, ternura rosa) hasta el porno
gore, los asesinatos reales (lo que
otrora se conocía como snuff), la tortura o las peleas racistas. De hecho
por ejemplo, hay un sitio solo de
peleas entre blancos y negros. Qué
es lo que hace que alguien pueda
interesarse en bebés, gatitos, siliconas, BDSM y decapitaciones al
mismo tiempo es realmente un
misterio. Sin embargo, la popularidad de esos sitios y esos contenidos
no para de crecer, amparados en
un nuevo esteticismo cínicamente
deforme, cuando no en el genuino
interés fetichista, que los consume
como pochoclos.
Un ejemplo de ese tipo de engendros es el popular sitio de misceláneas scallywagandvagabond.com,
una ensalada de curiosidades, casos estrafalarios, chicas pulposas y
escenas gore. Según dice de sí mismo, el sitio es una “disección de la
cultura popular”, lo que constituye
toda una filosa metáfora sobre su
peculiar agenda de contenidos.
Uno de los virales que más visitas
recibió en ese portal es el video del
apaleamiento, literal, de dos hombre negros presuntamente keniatas “acusados”, también presunta-
“Antes que el Estado Islámico, fue internet.
Aunque parezca mentira, muchas de las
vejaciones por las que los encolerizados
encapuchados del EI hacen pasar a sus
ocasionales víctimas, ya circulaban, y con mucha
popularidad, en innumerables sitios de internet
dedicados a la temática gore.”
mente, de homosexuales. “Si usted
entra a ver el video, se encontrará
con un hombre al que le parten
la cabeza y se le salen los sesos”,
advierte, o patrocina, el portal. Lo
ridículamente siniestro es que el
sitio ensaya una reflexión sobre la
problemática gay en el continente
negro, dando de paso por cierta la
versión que “justifica” la publicación del video.
La estética casera de los videos del
Estado Islámico conecta también
con otra zona popular del gore viral: los sitios de rarezas subidas por
personas de a pie, al estilo de páginas como Taringa!, pero pasadas
de pastillas, o con abstinencia de
ellas, lo mismo da. Uno muy celebrado por sus usuarios, muchosucko.com, es un verdadero anaquel
estrafalario de rarezas, mezcladas
según un criterio de categorías no
menos insanas, como la increíble
NSFW (no safe for work, algo así
como “no seguro para el trabajo”),
que de ser una advertencia sobre
las posibles consecuencias de ser
descubierto viendo algo así en horario laboral, pasó a convertirse en
toda una marca, y en el título de
una película de Hollywood. Bajo
esa etiqueta está subido el video de
los keniatas en scallywagandvagabond.com
En el límite de ese universo, los
experimentos con la curiosidad
pueden llegar a límites difíciles de
creer, como es el caso, por ejemplo, del sitio autopsyfiles.org, que
se dedica a la difusión de las autopsias de muertos famosos. Como
si la lección de anatomía de Rembrandt pasara a formar parte del
random de un sábado de lluvia,
pero con la estética de una cámara
de seguridad de edificio.
Casualidad, astucia, maldad estetizada, venganza, tratamiento con la
propia medicina, inconsciencia, o
tal vez todo eso junto es lo que ha
hecho que el poder paralizante de
las ejecuciones del Estado Islámico se deslice como un hielo por el
espinazo de occidente, y que haya
merecido tanto envío de tropas
como suspiros ahogados de horror.
Y como si fuera su mejor combustible, las diatribas encendidas de
los líderes del mundo civilizado no
hacen más que azuzar la llama de
la venganza en formato 4.3.
Siglos de horror documentado,
desde los frescos pre medievales
que registran el sufrimiento de los
impíos perseguidos por la Santa
Iglesia hasta las imágenes caseras
salidas de los celulares de los verdugos de Abu Ghraib, y que son el
sustrato embellecido o indignado
de la cultura gore, devuelven el
reflejo en el espejo de los despellejados blancos del oriente medio. Y
la fascinación hace al vicio: como
hipnotizados, cada vez que lo dispositivos complejos de circulación
de la información, limpios y lustrosos, emiten las imágenes del
espanto, ahí vamos, bobos, como
polillas a la luz. Qué hay de nosotros ahí es el secreto que mejor conocen, y que más les gusta. X
Informe y colaboración: Merilandia
6
año 5 | nº 287 | 12 de octubre de 2014
ban y quedó una de las tomas que
freestaleó.
¿Qué futuro les depara Cafundó
+10 Orquesta?
No sabemos dónde va a deparar
porque justamente lo bueno del
disco es que abrió un montón de
puertas. La del batuque ya la habíamos abierto, pero el pasillo que se
abre con una puerta musical es infinito. Nuestra inquietud logró que
en vez de un pasillo se haya formado un tremendo hall, una casa llena de puertas y de pasillos por los
cuales venimos transitando y todo
el tiempo podemos abrir una puerta nueva. Este disco lo demostró.
Orkesta Popular San Bomba
Tribus mezcladas
El nuevo disco El Conjuro fue grabado en Fortmusic y editado por
la San Bomba “en un acto de puro
amor por lo que hacemos”, dice
Matías Jalil, docente egresado de la
EMPA (Escuela de Música Popular
de Avellaneda) e integrante también de Tita Print y Zamacuco. De
paso, su Taller Orquesta Popular Latinoamericana acaba de iniciar sus
clases por el barrio de Boedo.
Cafundó, La Delio Valdez y Orkesta Popular San Bomba
«La movida va creciendo»
Percusión, vientos, sonidos latinoamericanos, nueva cumbia, cualquiera sea el nombre elegido,
es lo mismo: hay una nueva movida musical que emerge del under y hoy copa lentamente la
escena porteña a fuerza de ritmo, sonoridad, una versión actualizada del viejo mandato del
“hagalo usted mismo” y, sobre todo, trabajo. Dentro de ese panorama destacan tres bandas:
Cafundó, La Delio Valdez y Orkesta Popular San Bomba, que vienen de lanzar tres nuevos discos.
Hablamos con ellos sobre el trabajo colectivo, la tradición musical latinoamericana, y la historia
de la cumbia y su fusión con el siglo XXI.
Por Alvaro Erices
Ezequiel Szusterman, codirector
de Cafundó +10 Orquesta, Matías
Jalil, director de la Orkesta Popular
San Bomba y Pablo Broide, saxofonista de La Delio Valdez, expresan
la magia que produce el accionar
colectivo mezclando géneros y
ritmos de riquísima tradición latinoamericana. Compañeros de ruta,
los tres forman parte de una gran
familia de vivencias en la que bandas, productores, cooperativistas,
escenarios, fotógrafos, sonidistas,
estudios, luthiers y muchísimos
más giran en el universo musical
independiente porteño que en este
siglo XXI toma la posta y proyecta
diversas maneras de subsistencia.
Así, irreverente, el under adquirió
bríos, colores y formas, se democratizó y hoy se expande más allá
del rocanrol con el acceso a nuevas tecnologías en una prolífica
relación con la creación sonora. En
esta decisiva transmutación y cambio de sentido común, cada banda
comparte sus experiencias colectivas con tres placas recién lanzadas.
Cafundo + 10 Orquesta
con amigos Cumbia Hasta El Lunes, movida para bailar que abre
un abanico de géneros entremezclados en el puro gusto de ejecutar
los instrumentos y sentir la música
vibrar en los cuerpos.
Más allá del samba reggae
¿Cómo definirías el nuevo disco
Cafundó +10 Orquesta?
Lo nuevo de Cafundó +10 Orquesta
se grabó en dos estudios. El primero es Sudestada Horns, especializado en vientos. Pertenece a dos
músicos de la orquesta: Ervin Stutz
(trompeta I, fluguels) y Alejo von
der Pahlen (saxofonista). La percusión se grabó en estudio IDEO y el
disco en sí lo editó y distribuyó Ediciones Clandestinas. Ezequiel Szusterman, su codirector, lo describe
como una “mixtura”. Aparte de
haber vivido unos años en Salvador
de Bahía y de haber logrado junto
a sus compañeros de Cafundó nada
menos que tocar en el célebre Carnaval de esa misma ciudad en 2012,
Szusterman fundó paralelamente
Es una mixtura de los ritmos de batuque que Cafundó viene tocando
hace años, pero compuestos por
melodías y armonías (plasmadas en
los vientos) arriba de ellos, creando temas instrumentales con el
corazón del batuque afrobahiano,
pero agregando otro tipo de percusión dependiendo hacia dónde
esas composiciones iban resultando. Cada una tiene una concepción
diferente.
¿Fueron más allá del samba reggae?
El disco nos llevó hacia una nueva
etapa, a darnos cuenta de que no
hay un límite. Los tambores de ba-
tuque son una plataforma que nosotros utilizamos, nos encanta y seguiremos haciéndolo porque es lo
que nos une. Es el corazón y la raíz
del grupo, pero arriba de eso pudimos tocar cumbia, hacer temas
con toques afrocubanos, pudimos
hacer hip hop…
Por ejemplo, ¿de qué está hecho
el tema “Cada vez más alto”?
Hicimos una especie de funk con
tambores batá (cubanos), un poquito más tradicional (base funkera/
hiphopera) dentro del abanico de
ritmos que teníamos ganas de desplegar y arriba el freestyle y la improvisación de Kodi.
¿Cómo fue la intervención de
Kodigo en el estudio?
Fueron 5 tomas, todas bárbaras,
como todo lo que hace él. Le dijimos que escriba una letra y no lo
hizo. Llegó, improvisó en el estudio, dejó a todos con la boca abierta, al técnico, a todos los que esta-
Del nuevo disco, ¿qué ritmos
componen “El Retorno”?
“El Retorno” tiene ritmo de tinku
que es un ritmo boliviano de lucha
y su nombre está vinculado al retorno del pueblo palestino.
Referido a esto y recordando
uno de sus laburos pasados,
¿por qué eligieron el klezmer
como base del tema “Palestina
Libre”?
El tema “Palestina libre” es un
tema instrumental. Queríamos hacer un tema dedicado a Palestina y
su lucha, fue uno de los primeros
temas que hicimos desde que nació
la Orkesta y nos pareció que hacerlo medio klezmer hacía convivir
diferentes emociones encontradas,
como si la parte judía y árabe se
juntaran en un solo grito: ¡Palestina libre hoy y siempre!
¿Y “Carmela”?
“Carmela” tiene un ritmo más festivo y está dedicada a una abuela
de barrio, las armonías son la cama
para las melodías y están compuestas por la influencia de diferentes
grupos que nos gustan. Tiene algo
de Besh o droM.
¿Cómo describirías la movida
que se vive en cada show que
hacen?
La movida va creciendo, hoy las
tribus están por suerte más mezcladas y va naciendo un público
nuevo que tiene ganas de bailar y
«El disco nos llevó hacia
una nueva etapa, a darnos cuenta de que no hay
un límite.» Cafundó
12 de octubre de 2014 | año 5 | nº 287
escuchar. Es un momento histórico en la región donde la música
latina tiene más peso que en otros
momentos dando lugar a grupos
que la vienen remando desde hace
tiempo –aunque no suenen en la
radio– a que estén presentes en la
nueva escena armando una nueva
alternativa.
7
«Nuestros temas son una mezcla entre elementos tradicionales y elementos contemporáneos que tienen que ver
con la música que nos arrulló y con el momento y el espacio en donde vivimos nosotros: Buenos Aires, Argentina,
en el siglo XXI.» La Delio Valdez
La Delio Valdez
Hacia éste lado del océano
Pablo Broide, aparte de saxofonista de La Delio Valdez, integra
la CIEPA (Compañía Itinerante de
Educación Por el Arte), es egresado de la EMPA (Escuela de Música
Popular de Avellaneda) y pertenece el movimiento abierto Puentes
Culturales que tiene por objetivo
hacer circular el arte por todas partes.
La Rueda del Cumbión, el último disco de La Delio Valdez, fue grabado
entre REC (un estudio pequeño,
pero muy bien equipado en la zona
de Parque Chas) y Tony Records,
que vendría a ser la base de operaciones del grupo en el barrio de
Colegiales. Si bien les propusieron
sacarlo por otros sellos, finalmente
decidieron editarlo por su propia
cuenta a través de la productora
que nuclea todo su laburo extra
musical: Delirio Valdez Produce.
¿Qué racconto harías de La Rueda del Cumbión?
Algunos temas del disco pertenecen al repertorio histórico de la orquesta y no habían sido grabados
en el disco anterior como “Cumbia candelosa”, “Juanita bonita”,
“Rito esclavo” (cantado por Black
Rodríguez Méndez), “Yo me llamo
cumbia” o “La saporrita”. También
hay una versión nueva de la “Anacumbia” (tema compuesto de manera colectiva en los orígenes del
proyecto). Otros son versiones que
empezamos a tocar durante el año
pasado y que fueron a la grabación
del disco como parte del repertorio
en ése momento: “Borrachera”,
«Es un momento histórico en la región donde la música
latina tiene más peso que en otros momentos dando lugar a grupos que la vienen remando desde hace tiempo –
aunque no suenen en la radio– a que estén presentes en
la nueva escena armando una nueva alternativa.»
Orkesta Popular San Bomba
“Por dios que no”, “Camisa rayá”,
“Kalamary” (cantado por su compositor Coco Barcala), la tradicionalísima “Cumbia sampuesana”,
una versión propia de “El Millo
se modernizó” (de Los Gaiteros de
San Jacinto), entre otros.
¿De dónde vienen “Negra, ron y
velas” y “Tamborero de Michoacán”?
“Negra, ron y velas”, es una cumbia
con acordeón compuesta por Morgan Blanco, popularizada por Luís
Ornelas y versionada por nuestra
orquesta. Por otro lado, “Tamborero de Michoacán” es un tema
compuesto por Manuel Cibrián,
guitarrista y cantor de la banda.
Son algo así como un anticipo del
próximo disco que empezaremos a
grabar en 2015.
¿Qué importancia le dan a la
historia de la cumbia?
Tenemos mucho respeto y admiración por la rica historia de la cumbia y por eso antes de largarnos a
componer a ciegas, necesitamos un
tiempo de tocar, escuchar y bailar
cumbias que datan por lo menos
de hace 70 u 80 años en adelante.
Así nuestros temas son una mez-
El Padre Pepe es un cura con aspecto buena onda: cabellera descontrolada, barba redondeada como para
perfilar un kiwi y su infaltable campera tres tiras adquirida en la salada cuidadosamente abierta para
que se observe el cuello romano. No
falta el que piensa que con algo de
make up podría ser el Peter Alfonso
de la pastoral. Con algunas personas el paso del tiempo puede ser
cruel. En este sentido, Di Paola es un
afortunado porque responde a un
fenotipo al que el paso de los años
no se muestra despiadado. Por eso
es difícil descifrar su edad y hasta
puede darse el lujo de lucir como a
principios de 2010, cuando sostenía
que había "mucho que aprender de
los marginales". Pero aun luciendo
igual, hoy dice prácticamente lo contrario.
Di Paola volvió a tomar notoriedad
a partir del anuncio por parte de
Juan Carlos Molina, el cura que se
encuentra al frente de la Sedronar,
del patrocinio de un proyecto de
ley que propone la descriminalización del usuario de drogas y luego
que se conociera el comunicado de
los curas villeros repudiando dicha
iniciativa. “En nuestro barrio no veo
que a los pibes los lleven presos por
tenencia”, repuso el Padre Pepe en
una entrevista. El argumento es tan
sofisticado como el de quien niega
la pobreza porque no se ve desde
Avenida Alcorta pero es muy posible
que la observación sea cierta. Especialmente si se toman en cuenta los
resultados de la investigación del fiscal federal García Lois, que sostiene
que casi el total de las detenciones
se realizan en barrios no marginales
pero la mayoría de los detenidos son,
precisamente, de barrios marginales
y de bajos recursos. ¿Qué pasa cuando los villeros salen de su barrio?
Que Dios los ayude. El dato del barrio
no es más que un dato de color porque de algún lugar se llevan detenidos a los pibes que protagonizan las
9.414 causas que se abren por año
que “por su escasa cantidad y demás
¿Con qué nos sorprenderá La
Delio en los meses venideros?
Una serie de conciertos tempraneros en distintas salas de Buenos
Aires con otra propuesta musical.
Es decir, tocando los temas enteros
con un show más largo y menos
vertiginoso que el de trasnoche,
con invitados y con el objetivo de
lucir todas las posibilidades de la
orquesta.
La música, ¿es para ustedes una
actividad política?
La Cumbia es un género político
porque es un canto negro. Desde
su nacimiento fue el encuentro de
los desamparados, de los negados,
de los excluidos, alrededor de la
alegría. Es político pelear por hacer lo que uno ama y vivir de eso.
Es político tocar una música que
nos hermana a todos los latinoamericanos en un país que siempre
se hizo el distraído y miró del otro
lado del océano. X
dIARIO DE BICISENDA
Avenida Alcorta
Por Emiliano Flores
cla entre elementos tradicionales
y elementos contemporáneos que
tienen que ver con la música que
nos arrulló y con el momento y el
espacio en donde vivimos nosotros: Buenos Aires, Argentina, en
el siglo XXI.
circunstancias, sugiere inequívocamente que la tenencia es para uso
personal”, según tipifica la ley que se
pretende enmendar.
Educar con la cárcel parece ser el
lema de la hora y ya no importa dónde quedó el hombre que sostenía
“que la adicción es un tema espiritual”, no en el sentido de “ir a misa
o no, sino de encontrarle el sentido a
la vida”. Hoy, en cambio, el problema
no pasa por los proyectos de vida ni
porque se “ha roto el tejido social”: el
problema está en la sustancia, como
si en un apuñalamiento se sospechara del cuchillo. Si las sagradas
escrituras afirman que lo primero
que produjo Dios sobre la tierra, antes de crear al hombre, fue semillas
y hierba, se puede suponer que fue
para rodearlo de sustancias. Prohibió la manzana, mal ahí, pero bien
cabe preguntarse qué hubiera sido
del cristianismo si en los orígenes
se hubiese prohibido el aceite de la
unción por contener cannabis. Probablemente otra cosa aunque, es imposible saberlo. Lo que sí podemos saber, gracias a la medicina, es que si
Jesús lo hubiera usado con enfermos
que padecen glaucoma, les hubiera
disminuido la presión ocular que es
lo que impide la visión. Sí, el uso de
algunas sustancias acompañadas
por la fe puede producir milagros.
Pero volviendo al comunicado de
los curas villeros, se lee la pregunta “¿cómo decodifican los chicos de
nuestros barrios la afirmación de
que es legal la tenencia y el consumo personal?”. Si hubiera esperado
a conocer el proyecto la respuesta no
tendría sentido porque la sustancia
no va a ser legal y el derecho a consumo sin perjudicar a terceros es un
derecho consagrado por la Constitución Nacional. Sin embargo, la duda
habilita a formular otra pregunta:
¿cómo decodifican los chicos, no importa el barrio, la afirmación que el
Estado, por un lado, quiere cuidarlos
y que, por el otro, los considera criminales? En la situación actual, depende qué cara del Estado los encuentre
primero, un agente de la Sedronar
o un policía, el destino es el cielo o
Devoto. Providencia puede ser azar,
canta Cerati. Y en materia de drogas
seguirá siendo así mientras esa ley
no se modifique.
×
año 5 | nº 287 | 12 de octubre de 2014
8
¿Por qué los Beatles si inventaron el
futuro, una revolución que ganó sin
sangre, eran tan melancólicos?
¡AGEN
La salidera
DÁ!
manda tu gacetilla a salidera@niapalos.org
Por Martín Rodríguez
Paul McCartney descalzo. Paul McCartney es el único de los cuatro
que cruza la calle descalzo, como
en los rituales del Tíbet, donde
los muertos caminan descalzos.
La ropa de los cuatro simboliza
el teatro de un entierro: Lennon,
de blanco, parece un predicador,
Ringo, vestido de negro, un enterrador, y George con una camisa
vaquera de sepulturero. Paul es el
muerto. Paul. Justamente Paul en
la foto de tapa del disco Abbey Road
(1969). Paul, el que los va a enterrar a todos. Y el día que realmente muera se termina para siempre
el siglo 20. Larga vida del hijo aplicado que le cantó a la reina mientras las tropas del Imperio pisaban
Biafra. Y su gemelo, su otro, el
que devolvía las medallas… ¡Lennon murió en Bolivia, McCartney
se quedó acá, administrando en
el bello imperio de las canciones
perfectas! Pero volvamos.
Cuando en 1969 se desata el rumor de que McCartney había
muerto (en un accidente de tránsito ocurrido según la leyenda
un 9 de noviembre de 1966), un
periódico de la universidad de
Illinois difunde la versión de que
desde 1966 era reemplazado por
William Campbell. ¿Qué era esa
muerte? Un pacto de silencio, una
política de Estado. ¿Cuál era la
prueba de esa muerte? En principio, una suerte de juego de acertijos dispersado en las canciones,
la gráfica de los discos, etc. Sobre
todo en una: “Revolution 9”. Un
anónimo llamado “Tom” luego
de una larga meditación llamó al
disk jockey de una FM de Michigan y le sugirió que haga el sacrificio de escuchar la canción entera,
donde creyó oír esta frase: Turn me
on, dead man. La frase sonaba como
un light my fire que Lennon haría
sobre el cuerpo frío de Paul.
Una de esas canciones lisérgicas
de la mente cambiante de Lennon en la que se repite como un
mantra “number nine, number
nine”. Lennon hace una canción
con fragmentos, una canción que
no es canción, una canción que
es como una película de Godard
pero sin marxismo, el caos original de una época que no terminaba de cifrar. La obsesión de Lennon era la palabra Revolution. En
el mismo álbum donde estaba la
canción “Revolution” 9 (Álbum
blanco, 1968) estaba la otra, “Revolution” a secas, esa canción
que comienza con un riff y un aullido de Paul, la respuesta de los
Beatles al llamado a la puerta de
su casa en la colina: “afuera está
Vietnam, París, Cuba, China…
Las juventudes del mundo uni-
Lunes
Boom Boom Kid en Rosario
das”. -¿Qué van a hacer con esto?
Los Beatles dijeron “sí, pero no”,
dijeron ni, y escribieron “Revolution”, una canción conservadora
que dice que es mejor evolucionar, construir, antes que destruir.
Una canción que tranquiliza a la
reina. Pero también, en una versión más libre de la canción, el
líder de masas John Lennon insinuó: “y si hablas de destrucción
no cuentes conmigo… o tal vez
sí”.
Leyenda. Aquel miércoles 9 de
noviembre de 1966, después de
una extenuante jornada de grabación del histórico Sgt. Pepper's
Lonely Hearts Club Band, jornada en
la que otra vez Paul discutió con
John, Paul se fue y levantó a una
chica en el camino, una tal Rita.
Noche y lluvia en el menú de un
Paul exhausto que se llevó puesto un camión. Él murió, la chica salió ilesa. Avisados los otros
tres Beatles, fueron encerrados
en una especie de pacto secreto
imperial dirigido por el MI5 (el
servicio secreto británico): había
que callar la muerte y sustituirlo.
Hubo hasta un programa de radio dedicado a la difusión de ese
rumor. La revista LIFE, en su edición del 7 de noviembre de 1969,
también le dedica varias páginas
a las pruebas gráficas del rumor.
No sólo la foto de Paul descalzo
en la tapa de Abbey Road, sino
también una foto del sobre del
disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts
Club Band (1967) en la que Paul
está de espaldas mientras sus
otros tres compañeros miran de
frente la fatalidad.
Pero volvamos a la tapa de Abbey
Road. Detrás de los cuatro cruzando hay un coche cuya matrícula tiene la combinación 28
IF. ¿Qué quiere decir? 28 era la
edad que Paul tendría en 1969.
La conjunción condicional IF significa SI, ergo: SI estuviese vivo tendría 28 años. Jugar con la muerte.
Sos hijo de una guerra, filiado a
una clase obrera y a un puerto
donde –subidos al árbol- esperaban que los marineros trajeran
los discos negros del nuevo mundo. ¿Por qué los Beatles si inventaron el futuro eran tan melancólicos? Porque ganaron.
Joven eterno: dime con qué beatle te identificas y te diré quién
eres.x
Café de la Flor – Mendoza 862 –
20hs
Si alguna vez te pintaste las uñas
de colores fluorescentes, te teñiste
la mitad de la cabeza de violeta, te
hiciste rastas en el flequillo, tuviste
una mochila de lona y la rancheabas
en la Bond Street, seguro ya llegaste
a Rosario anteayer. Señores y
señoras, el mítico Boom Boom Kid se
presenta en el Café de la Flor. Gran
show, gran música, gran precio. Con
solo 50 pe volves a la adolescencia.
electroacústica en el ya conocido
Niceto. Andá preparando el jabón
blanco que esa cresta no se va a
parar sola. 120 pe para entrar. Ah,
borcegos y campera de cuero es el
dress code.
Miércoles
La Mona Jimenez en el Luna
Park
Estadio Luna Park – Bouchard 465
– 21hs
Seguimos con el cuero pero esta vez
tiene que ser brillante y ajustado.
Muy ajustado, si no, no vale. Brillo,
lectores, mucho brillo porque el
Doctor del cuarteto, el señor Carlos
La Mona Jimenez, presentará su
disco número 85 en el Luna y vos
tenes que estar ahí. Quebrando
muñecas y caderas a lo Roncaglia.
Además, parece que va a haber
muchos invitados de renombre y
bueno, no hay que dudar, eso va
a explotar. Quilombo asegurado.
¿Precio? Salado. $250 para entrar al
campo. Después es más toraba pero
no vas a tener tanto espacio para
bailar. Desde Ni a Palos te decimos,
PONELA PISQUÍ!
Boliviana
Viernes
Guasones en El Teatro de Flores
El Teatro de Flores – Av. Rivadavia
7800 – 19hs
Además de comerte un buen chori
y tomarte un gran vaso de vino
festejando el día de la lealtad
peronista nosotros te proponemos
que termines la semana con
un tijeretazo en el flequillo. Los
Guasones se presentan en El Teatro
de Flores y con el clásico sonido del
rock barrial te invitan a bailar hasta
que anochezca. La entrada está bien
salada. 180 pesos. Igual, quedate
tranquilo, “rolliston”. Te llevas el disco
de los muchachos por esa plata.
Martes
Embajada
Niceto
que encontrarse con los orígenes
de una de las mejores tramas que
se han presentado en la televisión
moderna. Este jueves 16 presentarán
la segunda parte de la saga: “The
final cut”. La movida es gratis. Van
con una remera de Almafuerte y se
sientan a disfrutar.
en
Niceto Club – Niceto Vega 5510 –
19hs
El punk no ha muerto, amigos. Y
ya que venimos de patearnos y
escupirnos el lunes, ¿por qué no
repetir plan el martes? Para los que
no la tienen, Embajada Boliviana es
una de las bandas mas importantes
de la “segunda generación del punk
argentino”, junto a Flema y Dos
Minutos. Esta vez harán una versión
Jueves
House of Cards, pero la posta.
British Arts Centre – Suipacha 1333
– 18hs
Los yanquis corren con un estigma.
Todo lo bueno que sacan, primero
lo sacaron los británicos. House of
Cards es uno de esos casos. Hay
seguidores en todo el mundo y
acá hasta la presidenta ha hecho
referencia a la serie. No queda más
Staff
Director
Federico Scigliano
Editor
Diego Sanchez
Redactores
Pablo Móbili
Martín Rodríguez
Emiliano Flores
Franco Dorio
Julián Eyzaguirre
Romina Sánchez
Diseño original
Nizo Mauas
Arte
Diego Paladino
Fotografía
Patrick Haar
Redacción:
Amenabar 23 (C1426AYB)
Ciudad Autónoma de
Buenos Aires
Contacto:
contacto@niapalos.org
Departamento
comercial:
Tel.: 4776-1779
Internos: 156 y 159
Venta de ejemplares
atrasados:
Azopardo 455.
Tel.: 4342-8476
Impresión: Editorial
AMFIN S.A. Paseo Colón
1196. Ciudad Autónoma
de Buenos Aires
Distribución en Capital
Federal y Gran Buenos
Aires:New Site. Baigorri
103, CABA
Distribución en el
interior: Inter Rev S.R.L.
Av. San Martín 3442.
Caseros Pcia. de
Buenos Aires