unicefpy-com131014-1

COMUNICADO DE PRENSA
NUTRICIÓN EN LOS PRIMEROS 1000 DÍAS DE VIDA,
CLAVE PARA EL DESARROLLO DE UNA NACIÓN
Asunción, 13 de octubre de 2014. La nutrición de los niños y niñas en sus primeros mil
días de vida es uno de los componentes clave para el desarrollo de una nación, tal como lo
confirman varias investigaciones y las declaraciones de los 10 mejores economistas a nivel
internacional, en el Consenso de Copenhague, en el cual se destaca que la inversión en
mejorar el estado de nutrición materno infantil tiene un retorno económico superior para el
país si se lo compara con la construcción de puentes, pues “los puentes neuronales” del
cerebro se forman en los primeros dos años de vida, y la desnutrición afecta este desarrollo
con consecuencias adversas inmediatas y futuras.
No tratar la desnutrición crónica en la primera infancia es “condenar a cadena perpetua” a
estos niños y niñas, pues la desnutrición ocasiona mayor dificultad del aprendizaje, mayor
deserción escolar y, definitivamente, un reforzamiento del círculo de la pobreza, que obliga
al país a tener programas de apoyo escolar, mayor gasto en salud y enormes programas
asistenciales para apoyar a estos futuros adultos pobres y a sus familias.
Por estos motivos, Unicef Paraguay apoya el pedido de aumento de presupuesto del
Programa de Nutrición del Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN), dependiente
del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS), que será tratado mañana por la
Cámara de Diputados.
El programa oficial atiende actualmente a 45 mil personas, entre niños, niñas y embarazadas,
de 13 departamentos del país. La meta es llegar cuanto antes a 200.000 ciudadanos y
ciudadanas con la iniciativa.
La ley 4698 “De garantía nutricional en la primera infancia”, sancionada por el Congreso
Nacional en agosto de 2012, tiene por objeto garantizar la prevención, asistencia y control
de la desnutrición de todos los niños y niñas menores de 5 años de edad, así como de las
embarazadas hasta los primeros seis meses después del parto, que se encuentren en
situación de pobreza, bajo peso, desnutrición o cualquier situación de vulnerabilidad
nutricional, lo cual sustenta las intervenciones del INAN.
En varios países se han conformado comisiones nacionales para mejorar los primeros 1000
días de vida. En Paraguay, el Plan de Primera Infancia existe desde 2011, en el que se
recogen las intervenciones necesarias para lograr disminuir la mortalidad materna y la
morbimortalidad en los primeros tres meses de vida, aumentar la lactancia materna
exclusiva, disminuir la desnutrición infantil y mejorar el acceso de los niños y niñas a
educación de calidad.
Los principales candidatos a la Presidencia de la República de Paraguay, cuyos representantes
conforman actualmente el Congreso Nacional, el Poder Ejecutivo y otras instancias públicas,
se comprometieron con Unicef y el Frente por la Niñez a aumentar todos los años el
presupuesto para el programa de nutrición de la primera infancia. Esto precisa ser traducido
en acciones concretas: los niños no pueden esperar; el momento es hoy, no mañana.
Fondo de las Naciones Unidas
para la Infancia
Avda. Mcal. López y Saraví, 1° piso
Asunción, Paraguay
Tel.:
(595 21) 611 007/8
E-mail
informacionpy@unicef.org
Cel.
(595 972) 989 453
www.unicef.org/paraguay
COMUNICADO DE PRENSA
Puntos clave sobre el desarrollo del cerebro
• El modelo del cerebro humano incluye 86 mil millones de neuronas y alrededor de mil
billones de sinapsis (que permiten conexiones neuronales), codificados en solo 10.000 genes
(Herculano-Houzel, 2009).
• Durante los primeros años de vida, las neuronas forman nuevas conexiones en una
velocidad asombrosa de 700 a 1000 por segundo (Shonkoff, 2009).
• A los 7 años de edad, la neuroplasticidad se desploma al 50% en relación a niveles de
anteriores (Nelson, 2000).
• A los 3 años de edad, el cerebro de un niño es dos veces tan activo como un cerebro adulto
(Brotherson, 2009).
• El 87% del peso del cerebro se adquiere a los 3 años de edad (1,100 gramos; Dekaban,
1978).
• El 50-75% del consumo de energía en los primeros años de vida se asigna al desarrollo del
cerebro (Steen, 2007).
• De todas las especies humanas que han evolucionado a través de la historia, solo nosotros
–los homo sapiens– sobrevivimos por el desarrollo de nuestro cerebro adaptativo durante la
primera infancia (Walter, 2013).
Para más información, contactar con:
Diego Brom, consultor de Comunicación, tel. 611 007/8 int. 218, 0981 942 148,
dbrom@unicef.org.
Fondo de las Naciones Unidas
para la Infancia
Avda. Mcal. López y Saraví, 1° piso
Asunción, Paraguay
Tel.:
(595 21) 611 007/8
E-mail
informacionpy@unicef.org
Cel.
(595 972) 989 453
www.unicef.org/paraguay