MONITOREO POBLACIONAL DE CAUQUENES MIGRATORIOS

ESTRATEGIA NACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN Y EL MANEJO DEL
CAUQUÉN COLORADO, CABEZA GRIS Y COMÚN EN LA ARGENTINA
MONITOREO POBLACIONAL DE CAUQUENES MIGRATORIOS
(CHLOEPHAGA sp.) EN LAS PROVINCIAS DE BUENOS AIRES Y RÍO NEGRO
Temporada 2012
DIRECCIÓN DE FAUNA SILVESTRE
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
© 2013 Dirección de Fauna Silvestre, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de
la Nación.
El presente monitoreo está enmarcado dentro de las acciones contempladas en la
Estrategia Nacional para la Conservación y el Manejo del Cauquén colorado, Cabeza gris y
Común en la Argentina.
El contenido de esta publicación puede ser reproducido libremente para fines de
educación, difusión, gestión y para todos aquellos usos de índole no comercial previa
autorización de los autores. Contacto: dfs@ambiente.gob.ar
Organismos participantes:
Imágenes de la portada: Cuadrante superior derecho; cauquenes colorados (Chloephaga
rubidiceps), inferior derecho; cauquenes comunes (C. picta), inferior izquierdo; cauquenes
reales o cabeza gris (C. poliocephala) y superior izquierdo; cauquenes comunes y reales.
Créditos de las fotografías: Pablo Petracci.
Se recomienda citar de la siguiente forma:
Petracci, P., H. Ibáñez, F. Hollmann, R. Sarria, M. Carrizo, J. Meriggi, J.A. Aguirre, P.
Giovine, R. Conde Alvarez, M.E. Añaños y F. Giraldi. 2013. Monitoreo poblacional de
cauquenes migratorios (Chloephaga sp.) en las provincias de Buenos Aires y Río Negro.
Informe técnico: Temporada julio de 2012. Estrategia Nacional para la Conservación y el
Manejo del Cauquén colorado, Cabeza gris y Común en la Argentina. Dirección de Fauna
Silvestre, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Buenos Aires,
Argentina. 21 págs.
2
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios (Chloephaga sp.)
en las provincias de Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012.
Pablo Petracci1, Hernán Ibáñez2, Federico Hollmann3, Rodolfo Sarria4, Martín Carrizo5,
Jorge Meriggi2, Juan Agustín Aguirre2, Pablo Giovine3, Ramón Conde Alvarez3, María
Eugenia Añaños3 y Fernando Giraldi3
1Patricios
712, (8000) Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina, 2Dirección Nacional de Fauna Silvestre, Secretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable de la Nación, San Martín 451, C1004AAI, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 3Dirección de Fauna Silvestre,
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Provincia de Río Negro, Argentina, 4Alumno de Grado de la Universidad Nacional
del Sur, Barrio Centenario, Casa 415, (8109) Punta Alta, Coronel Rosales y Gekko-Grupo de Estudios en Conservación y Manejo, Dto.
de Biología, Bioquímica y Farmacia, Univ. Nac. del Sur, San Juan 670, (8000) Bahía Blanca, Bs. As., Argentina, 5Laboratorio de
Ecología, Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia, Universidad Nacional del Sur, San Juan 670, (8000) Bahía Blanca,
Buenos Aires, Argentina. Contacto: dfs@ambiente.gob.ar
1. Introducción
El presente estudio tiene por objetivo dar
continuidad a los monitoreos poblacionales
sistemáticos de cauquenes migratorios que
la Dirección de Fauna Silvestre, dependiente
la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable (SAyDS) de la Nación, viene
realizando desde 2007. Los mismos se han
desarrollaron ininterrumpidamente (salvo en
2010) y de manera conjunta con la Dirección
de Fauna Silvestre de la provincia de Río
Negro, con la participación durante los años
2007, 2008 y 2009 del Organismo Provincial
para el Desarrollo Sostenible de Buenos
Aires y la Dirección de Recursos Naturales de
La Pampa. El monitoreo poblacional
comprende tres especies, el Cauquén común
(Chloephaga picta), el Cauquén real (C.
poliocephala) y el Cauquén colorado (C.
rubidiceps) concentrando el esfuerzo de
conteo en las principales áreas de
concentración invernal actuales, es decir las
provincias de Buenos Aires y Río Negro, y en
menor medida La Pampa (Petracci et al.
2008a, Petracci et al. 2009 y Petracci et al.
2010, Petracci et al. 2012). El efecto
combinado del bajo éxito reproductivo
resultante de la introducción de carnívoros
exóticos (Zorro gris y Visón americano) en las
áreas de cría y la caza masiva de las que
fueron objeto hasta años recientes, habría
tenido consecuencias negativas, dificultando
su recuperación poblacional. A esto se sumó
el efecto negativo del sobrepastoreo por
ganado ovino y el impacto de la actividad
petrolera en la Isla de Tierra del Fuego
(Petracci et al. 2013). Al presente las tres
especies han evidenciado reducciones
poblacionales
las
que
se
vienen
manifestando como una tendencia durante
las últimas décadas, en particular el Cauquén
colorado, del cual quedarían no más de 700
individuos en la población biogeográfica
migratoria continental. Por este motivo
fueron re-categorizados por la SAyDS como:
C. picta “Vulnerable”, C. poliocephala
“Amenazada” y C. rubidiceps “En Peligro de
Extinción” (Resolución Nro. 348/2010).
Todos los monitoreos poblacionales fueron
realizados en estrecha colaboración con las
diferentes administraciones provinciales de
fauna y direcciones de áreas protegidas,
ONGs y especialistas en el marco de los
lineamientos establecidos en la “Estrategia
Nacional para la Conservación y el Manejo
del Cauquén colorado, cabeza gris y común
en la Argentina”.
Los objetivos de la misma están focalizados a
responder algunos de los siguientes
3
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
interrogantes: a) ¿Dónde se localizan las
concentraciones
pos-reproductivas
migratorias más importantes de cauquenes
(C. picta, C. poliocephala y C. rubidiceps)?, 2)
¿Cuáles son los valores de riqueza y
abundancia de las tres especies en dicha
área a lo largo del tiempo?, 3) ¿Cuáles son
las preferencias ambientales y el grado de
interacción con los diferentes tipos de
cultivos?, 4) ¿Pueden estos datos ser
utilizados
con
fines
demográficos
comparativos con aquellos obtenidos en
temporadas previas?, 5) ¿En qué medida
esta información puede ser utilizada para
evaluar la factibilidad de la actividad
cinegética de alguna de estas especies en las
áreas de invernada? En este sentido, tras
cinco
temporadas de
relevamientos
poblacionales, se pudieron responder
satisfactoriamente todos estos interrogantes
con información demográfica confiable
obtenida por personal entrenado. El aspecto
más destacado que se desprende, es la
consistencia de los resultados obtenidos y el
valor de los mismos para el manejo de estas
especies.
2. Materiales y métodos
2.1 Área de estudio
El área estimada de invernada de los
cauquenes en la provincia de Buenos Aires
se extiende en la actualidad desde los
partidos de Necochea y San Cayetano al
este, Adolfo Alsina y Guaminí al norte, hasta
el partido de Patagones al sur (Tracanna et
al. 1984). Comprende un total de 19 partidos
que, al igual que en muestreos previos,
fueron abarcados durante el relevamiento
(Fig. 1). Esta zona coincide con el área de
distribución de C. picta, la especie de mayor
rango, ya que las otras dos tienen geonemias
mucho más restringidas y se concentran
principalmente en el sector sur-sudoeste de
la provincia de Buenos Aires. En la provincia
de Río Negro, las aves suelen concentrarse
en el noreste y en los valles medio e inferior
del río homónimo pero a lo largo de los años
solo se relevó el noreste del departamento
de Adolfo Alsina (Petracci et al. 2008a,
Petracci et al. 2009, Petracci et al. 2010).
En rasgos generales el área está formada
principalmente por un mosaico de agroecosistemas intercalados con humedales,
parches de vegetación nativa xerófila y
caminos de diversa índole. Desde el punto
de vista fitogeográfico, la zona de estudio
está formada por tres regiones diferentes
(Cabrera 1994). El sector sur de la provincia
de Buenos Aires, delimitado por una
poligonal trazada entre los partidos de
Necochea, Guaminí y el extremo norte del
partido de Villarino forma parte de la
Provincia
Fitogeográfica
Pampeana,
conocida como Pampa Austral (Soriano et al.
1992). Esta zona originalmente estuvo
habitada por estepas graminosas de los
géneros Stipa sp., Bromus sp. y
Piptochaetium sp., siendo en la actualidad la
Ecoregión más modificada del país. El uso
del suelo está destinado principalmente a la
agricultura, donde predominan cultivos
cerealeros y, en menor medida, pasturas
naturales (aún hoy con presencia de algunas
especies nativas) e implantadas destinadas a
la ganadería. Los terrenos en general son
bajos y moderadamente ondulados con gran
cantidad de humedales de tipo lagunar y
extensas superficies de campos formando el
típico agro-ecosistema en mosaico. Aquí se
concentra la mayor producción de cultivos
de invierno, en particular Trigo (Triticum
aestivum), y en menor medida Avena (Avena
sativa), Cebada (Hordeum vulgare), Centeno
(Secale cereale), Colza (Brassica napus) y
Alpiste (Phalaris canariensis). Un sector que
cada año cobra mayor número de hectáreas
4
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Figura 1. Área de estudio con los diez trayectos relevados (en distintos colores) durante el mes de julio de 2012 en
las provincias de Buenos Aires y Río Negro (Mapa extraído sin modificaciones de Petracci et al. 2012).
es aquel destinado a cultivos de verano
como Soja (Glycine max), Girasol (Helianthus
annuus), Maíz (Zea mays) y Sorgo (Sorghum
graniferum).
El extremo sudoeste de la provincia de
Buenos Aires y el noreste de la provincia de
Río Negro en cambio, son mucho más
heterogéneos, siendo una zona triguera
marginal. En el partido de Villarino aún
persisten parches de bosques xerófilos
nativos pertenecientes a la Provincia
Fitogeográfica del Espinal que alternan con
zonas de secano y cultivos bajo riego
(Pezzola et al. 2005). Hacia el sur se
desarrollan zonas más ecotonales, entre esta
última y la Provincia Fitogeográfica del
Monte, característica del partido de
Patagones y del noreste del departamento
5
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Adolfo Alsina. Aquí predominan fisonomías
de tipo matorral moderadamente denso con
estepas herbáceas de escasa cobertura y
abundantes gramíneas bajas donde se
alternan campos con pasturas y cereales.
Existen además numerosos sectores donde
se ha desmontado la vegetación nativa con
fines agrícolas y ganaderos (Pezzola y
Winschel 2004). En esta última se destacan
las pasturas de Rye grass (Lolium
multiflorum), Alfalfa (Medicago sativa) y
Avena (A. sativa). En los potreros con
vegetación natural es frecuente hallar
gramíneas
como Cebadilla pampeana
(Bromus brevis), Flechilla fina (Stipa tenuis),
Paja vizcachera (Stipa ambigua) entre otras,
y también dicotiledóneas como Trébol de
carretilla (Medicago minima), Alfilerillo
(Erodium cicutarium) y Yerba de la oveja
(Braccharis ulicena). En toda el área de
estudio, la fecha de siembra del Trigo varía
entre mediados de mayo y agosto
dependiendo de la ubicación, clima y
variedad sembrada y la cosecha finaliza en
diciembre. Las pasturas en cambio se
siembran mayormente en marzo y
comienzan a ser pastoreadas en setiembre
(Tracanna et al. 1984).
Durante el invierno de 2012 se siguió
manifestando la sequía que afecto a la
región durante los últimos años. Esto tuvo
efectos importantes en gran parte de la
provincia de Buenos Aires, en particular la
región sudoeste. El régimen pluviométrico
siguió un patrón deficitario que generó gran
impacto sobre la vegetación, los suelos y
humedales aspecto que valió la declaración
del “estado de emergencia y/o desastre
agropecuario por sequía” (resoluciones
1347/2012 y 1348/2012 del Ministerio de
Agricultura, Ganadería y Pesca).
2.2 Metodología
El relevamiento a campo se hizo durante la
estación invernal entre los días 21 y 27 del
mes de julio de 2012, en fechas cercanas a
las históricas (17 al 26 de julio), siguiendo un
protocolo metodológico similar al utilizado
por otros autores en campañas previas
(Rumboll 1979, Tracanna et al. 1984, Martin
et al. 1986, Petracci 2008a, Petracci et al.
2008a, Petracci et al. 2009, Petracci et al.
2010). En este periodo tres vehículos
recorrieron
caminos
primarios
(pavimentados) y secundarios (de tierra) a lo
largo de diez trayectos previamente
asignados
(Fig. 1).
Se
recorrieron
aproximadamente unos 3.600 km. El largo
de cada trayecto varió entre 157 y 383 km,
cubriéndose una superficie estimada de
360.000 ha en las provincias de Buenos Aires
y Río Negro. Se utilizó el método de
recuentos por líneas de marcha o transectas
ubicadas sobre los caminos según la
propuesta de Davis y Winstead (1980),
Tellería (1986) y Galindo-Leal (1997),
teniendo en cuenta los trabajos de Bibby et
al. (2000), Pastore y Vila (2003), Sutherland
et al. (2004) y Petracci (2008a). Los vehículos
recorrieron los diez trayectos manteniendo
una velocidad constante (60-70 km/h). Se
fijaron dos anchos de faja de 0-300 m y 301500 m a ambos lados de la línea de avance,
distancias que demostraron ser las
adecuadas para estas especies y objetivos
planteados. El recuento de los individuos se
hizo por conteo directo, es decir una
enumeración directa de los individuos que
formaban cada contacto en un área dada
mediante el uso de binoculares y
telescopios. Cuando terraplenes altos,
médanos, etc. impidieron la visión, los
equipos se detuvieron periódicamente
abarcando así todo el ancho de la transecta
evitando los puntos de visibilidad nula. Cada
6
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
equipo estuvo formado al menos por tres
personas, un conductor y dos observadores
ubicados a ambos lados del vehículo los
cuales llevaron un mapa impreso con los
recorridos marcados y puntos de muestreo
detallados, geoposicionador satelital (GPS),
distanciómetro laser como así también
binoculares y telescopios, cámara digital y
planillas impresas.
Para obtener datos sobre oferta de hábitat,
uso agrícola y presencia de aves, se hizo un
muestreo de tipo sistemático. Cada 10 km
los vehículos se detenían para obtener una
serie de valores con el objetivo de clasificar
rápidamente la vegetación, contándose
además todas las aves observadas entre
estos puntos. La modalidad adoptada para
cuantificar la oferta de hábitat difirió de
aquella usada por Tracanna et al. (1984) y
Martin et al. (1986). Estos autores
cuantificaron la oferta de hábitat a intervalos
de distancia variable y el total de individuos
de C. picta se cuantificó contando solo los
machos y multiplicando por dos (N. Tracanna
com. pers. a P. Petracci). Esto no sería del
todo erróneo ya que recientemente se
demostró que la proporción de sexos en esta
especie es 1:1 o próxima a esta relación
(Petracci et al. 2008a, Petracci et al. 2009,
Petracci et al. 2010).
Para la descripción del hábitat se consideró
como unidad muestral al potrero o lote,
delimitado
por
alambrados,
independientemente de su superficie. Los
hábitats definidos fueron: Campo o lote
arado (CAR): Potrero con diferente grado de
rotulación o laboreo (a simple vista se ve sin
vegetación y suelo desnudo expuesto), Lote
con rastrojo en pie (RASP): Lote sin laboreo
posterior a la cosecha y con restos del
cultivo en pie donde se identificó el cultivo
original (Trigo, Soja, Maíz, Girasol, etc.), Lote
con cultivo de Trigo y otros cultivos de
invierno (TRI): Lote con plántulas de cereal
recién emergido de 20-25 días, aún no muy
arraigado y de menos de 5 cm de altura, Lote
con cultivo de Trigo tipo II (>5 cm) y otros
cultivos de invierno (TRII): Lote con plantas
de cereal más arraigado, de 30 a 40 días
aproximadamente con 5 cm o más de altura,
Lote con pasturas implantadas (PAST): Lote
con pasturas como Rye grass (L.
multiflorum), Avena (A. sativa), Alfalfa (M.
sativa), Festuca (Festuca arundinacea), Pasto
ovillo (Dactylis glomerata), Falaris (Phalaris
aquatica), Trébol blanco (Trifolium repens),
Agropiro (Agropyrion sp.), etc. y Campo
natural (CANAT): Lote que no evidencia
signos de laboreo reciente con presencia de
vegetación nativa en mayor o menor grado,
como por ejemplo pajonales de Paja
vizcachera (Stipa sp.) o Pelo de chancho
(Distichlis sp.) característica de suelos
salinos. A simple vista puede observarse una
vegetación heterogénea, con alturas
diversas, zonas pastoreadas, la mayoría de
las veces con presencia de especies exóticas
como el Cardo de castilla (Cynara
cardunculus), otros cardos, Flor amarilla
(Diplotaxis tenuifolia), Pata de perdiz
(Cynodon sp.), etc. Para ampliar los
contenidos del protocolo de trabajo,
planillas utilizadas, detalle de los recorridos
seguidos en cada tramo, etc., consultar
Petracci (2008a), Petracci et al. (2008a) o
Petracci et al. (2009).
Se consideró como bandada mixta a aquella
formada por la participación de al menos dos
de las tres especies. Los valores del total de
individuos por especie y la densidad fueron
comparados con los obtenidos por Rumboll
et al. (en Tracanna et al. 1984), Martin et al.
(1986) y por Petracci et al. 2008a, Petracci et
al. 2009 y Petracci et al. 2010, Petracci et al.
2012) durante las temporadas 2007, 2008 y
2009 y 2011 respectivamente. En la
temporada migratoria de julio de 2010, la
Dirección de Fauna Silvestre de la SAyDS no
7
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
realizo el censo de cauquenes y por este
motivo no se incluyó ese año en el análisis
de tendencias. Solo aquellas observaciones
de la primera faja (0-300 m) fueron utilizadas
para la determinación del sexo (Proporción
de sexos) y el grado de asociación
interespecífica de las tres especies. Para el
conteo total de individuos se consideraron
todos los individuos observados hasta los
500 m (Tracanna et al. 1984, Petracci et al.
2008a y Petracci et al. 2009). La densidad de
individuos por especie en cada trayecto fue
calculada mediante la fórmula: D= n/2Lw,
donde n es el número total de individuos, L
el largo de la transecta y w el ancho de la
misma. Para el análisis de uso de hábitat los
trigos tipo I y II fueron unificados bajo la
categoría única “Trigo” (TR). La proporción
entre machos y hembras de C. picta en cada
bandada fue analizada mediante un test de
Chi-cuadrado y de Wilcoxon. En todos los
casos el tamaño y la composición específica
de cada bandada fueron referenciados
geográficamente, volcados en un SIG y se
elaboraron mapas de distribución geográfica
de bandadas. Durante los días previos a la
realización del censo, se confirmo la
presencia de aviones realizando arreos
ilegales de cauquenes en distintos lugares de
los partidos de San Cayetano y Tres Arroyos.
Esto ocasionó agrupamientos “atípicos” y
redistribución de bandadas, la mayoría de
ellos fuera de faja.
Tabla 1. Valores totales de individuos censados por especie de
cauquén en cada trayecto durante el mes de julio de 2012.
Trayecto C. rubidiceps
C. poliocephala
C. picta
Total por
tramo
1
9
1599
2146
3754
2
0
81
492
573
3
0
220
1847
2067
4
0
0
258
258
5
0
0
151
151
6
0
0
0
0
7
0
10
1047
1057
8
0
0
150
150
9
0
6
118
124
10
Total
por
especie
2
347
825
1174
11
2263
7034
9308
poliocephala y C. rubidiceps, fueron más
escasas. La primera de ellas con 2263
individuos y la segunda con solo 11,
representando el 24,3% y el 0,2%
respectivamente sobre el total de individuos
(Fig. 2).
La densidad promedio de cauquenes en el
área de estudio fue de 2,6 inds./km2. C. picta
tuvo una densidad de 1,9 inds./km2, C.
poliocephala de 0,6 inds./km2 y C. rubidiceps
de 0,003 inds./km2. Los tramos con mayor
número de cauquenes (>1000 individuos)
fueron el 1, 3, 10 y 7, sectores
pertenecientes a los partidos de Tres
Arroyos, San Cayetano, Coronel Dorrego,
Coronel Pringles y Saavedra, en la provincia
de Buenos Aires, y el departamento de
3. Resultados
El número total de cauquenes contados en el
área de estudio fue de 9.308 individuos. Los
valores de abundancia hallados en cada
tramo pueden observarse en la Tabla 1. La
especie numéricamente más importante fue
C. picta con 7.034 individuos, los cuales
representan el 75,5% del total de cauquenes
contados. Las otras dos especies, C.
0,2%
24,3%
C. rubidiceps
C. poliocephala
C. picta
75,5%
Figura 2. Proporción de cada especie de cauquenes
contados en el área de estudio durante julio de 2012.
8
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Adolfo Alsina en Río Negro. Estos tramos a
su vez aportaron el 86,5% del total de
individuos contados. El 70,6% de la
proporción total de C. poliocephala estuvo
concentrada en el tramo 1 y en el caso de C.
picta, el 71,6% del total se agrupo en los
tramos 1, 3 y 7. Del total de ejemplares
vistos de C. rubidiceps, 9 de ellos estuvieron
en el tramo 1 y solo 2 en el 10.
las mayores densidades en los tramos 1 y 3
(Fig. 3).
Al igual que en años previos, las otras dos
especies de cauquenes solo estuvieron
presentes en número significativos en
Buenos Aires, en especial al sud-sudeste y su
Distribución geográfica
Las tres especies estuvieron concentradas
principalmente en el sector sur de la
provincia de Buenos Aires con números
importantes de también en el sector
relevado de la provincia de Río Negro. A
escala de género (Bandadas mixtas o
monoespecíficas), la mayor concentración
de individuos ocurrió al sur de la provincia
de Buenos Aires. El patrón de distribución
geográfico en general fue similar al
observado en temporadas previas, pero los
grupos estuvieron más concentrados en este
sector del área estudiada. C. picta fue la
especie de distribución más amplia, aunque
no lo hizo homogéneamente, encontrándose
Figura 3. Patrón de distribución geográfica de las bandadas
de C. picta en julio de 2012. Los cuadros negros indican la
presencia de una o más bandadas por punto.
Figura 4. Patrón de distribución geográfica de las bandadas
de C. poliocephala en julio de 2012. Los cuadros negros
indican la presencia de una o más bandadas por punto.
patrón de distribución fue más parecido
entre sí. C. poliocephala se concentró
principalmente en los partidos de Tres
Arroyos, Cnel. Dorrego, San Cayetano y en
Figura 5. Patrón de distribución geográfica de las bandadas
de C. rubidiceps en julio de 2012. Los cuadros negros
indican la presencia de una o más bandadas por punto.
9
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Tabla 2. Estructura y composición específica de las bandadas de cauquenes (Chloephaga sp.) observados en julio de 2012 y
grado de asociación interespecífica porcentual entre las tres especies (Nb: Número total de bandadas y N i: Número total de
individuos).
C. rubidiceps
(Nb: 3, Ni: 11)
C. poliocephala
(Nb: 72, Ni: 2263)
C. picta
(Nb: 131, Ni: 7034)
3,7 (4,6)
31,4 (48,5)
56,3 (121,6)
1-9
1-280
1-800
Asociación con C. picta
100 %
90,4 %
-
Asociación con C. poliocephala
100 %
-
52,8 %
-
4,1 %
2,4 %
Media (±DE)
Rango
Asociación con C. rubidiceps
menor medida Cnel. Pringles (Fig. 4). Los
ejemplares observados de C. rubidiceps
quedaron restringidos a los partidos de San
Cayetano y Tres Arroyos (Fig. 5). Los 11
cauquenes colorados se dispusieron en un
grupo de 9 individuos en el tramo 1 y 2
ejemplares en el 10.
3.1 Tamaño de bandadas y Asociación
interespecífica
El total de cauquenes contados se distribuyó
en 131 bandadas de tamaño variable, más
de la mitad de ellas tuvo una composición
específica mixta (Media= 84,7; D.E= ±74,3;
Rango= 2-437, Nbandadas=68, Nindividuos= 5766).
El tamaño promedio de los grupos para cada
especie, como así también el grado de
asociación entre ellas, pueden verse en la
Tabla 2. La especie que presento bandadas
de mayor tamaño fue C. picta con una media
de 56,3 individuos por bandada, seguido por
C. poliocephala con 31,4 y C. rubidiceps con
3,7. El número de individuos de C. picta varió
entre 1 y 800 individuos, entre 1 y 280 para
C. poliocephala y entre 1 y 9 para C.
rubidiceps.
Las bandadas menores o iguales a los 75
individuos fueron las que reunieron el 71,3%
de la frecuencia porcentual de ocurrencia,
representando tan solo el 29,4% de la
proporción relativa del total de cauquenes
contados (Fig. 6). La frecuencia de
ocurrencia de bandadas mayores a este
valor fue más baja, aportando estos grupos
el resto del total de aves censadas. Dos
bandadas de C. picta de 437 y 800 individuos
fueron registradas en los tramos 3 y 7, en la
zona de Pontaut, partido de Gral. Lamadrid,
y en la zona de La Lobería, en Río Negro. En
la actualidad, estos agrupamientos no son
característicos de estas especies y en el
primero de los casos habrían sido
“inducidos” como resultado de arreos con
avionetas (que seguirían haciéndose de
forma clandestina en la provincia de Buenos
Aires) en días previos.
En lo que respecta al nivel de asociación
interespecífica (Tabla 2), el 0,03% de las
bandadas tuvo una composición mixta con
Frecuencia porcentual (%)
Atributo\Especie
35
30
25
20
15
10
5
0
Número de individuos por bandada
Figura 6. Proporción relativa del número total de
bandadas de Chloephaga sp. para cada rango de tamaño,
expresado como el total de individuos (Nindividuos= 9308,
Nbandadas= 131).
10
participación simultánea de las tres especies
de cauquenes. Este bajo valor, al igual que
otros años, fue establecido por la baja
abundancia de C. rubidiceps. El 52,8% del
total de C. picta estuvo asociado a C.
poliocephala y el 90,4% de esta última
especie se asoció con la primera. No se
observaron individuos solitarios de C.
rubidiceps ya que el 100% de ellos estuvo
siempre asociado a sus dos congéneres C.
poliocephala y C. picta.
3.2 Proporción de sexos en el Cauquén
común
En cuanto a la proporción de sexos se
observaron más machos que hembras (1923
machos y 1775 hembras, Nbandadas= 82, 52%
machos). Se encontraron diferencias
estadísticamente significativas entre las
frecuencias de machos y hembras
comparando con una distribución de una
población con proporciones similares de
sexos, es decir 50% para cada sexo (X2= 5.92,
g.l.= 1, p= 0.015). De esta forma los valores
obtenidos indican un sesgo, aunque mínimo,
hacia los machos lo cual también se aprecia
en los resultados del test de Wilcoxon (V=
1167, p=0.033, Mediana= 0.52, intervalo de
confianza= 0.501-0.540) que compara la
proporción de sexos dentro de cada una de
las 82 bandadas.
3.3 Uso del hábitat por las tres especies
A escala de grupo, al igual que años previos,
los cauquenes se distribuyeron de forma
heterogénea en los diversos hábitats
existentes, sin embargo de forma más
equitativa que en la campaña previa. Un
32,3% fue registrado en potreros con
laboreo (CAR), el 21,9% en campos con
vegetación natural y el 20,1% en pasturas
(Fig. 7). El resto de los hábitats fueron
Frecuencia porcentual (%)
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
35
30
25
20
15
10
5
0
RASP
TR
PAST
CANAT
CAR
Tipo de hábitat
Figura 7. Proporción relativa del número total de individuos
presentes en cada hábitat durante julio de 2012 (N=5697).
Referencias: RASP: Rastrojos en pie, TR: Cultivos de trigo
tipo I, II y otros cultivos de invierno, PAST: Pasturas, CANAT:
Campo natural y CAR: Potreros con algún tipo de rotulación.
utilizados en porcentajes menores siguiendo
en orden decreciente de importancia el trigo
y otros cereales de invierno, y los rastrojos
en pie, principalmente soja, cereales y maíz.
En la Tabla 3 puede apreciarse el uso
diferencial de hábitat por parte de cada
especie de cauquén. C. picta predominó en
potreros bajo laboreo y con vegetación
natural. C. poliocephala también presentó su
mayor abundancia en este hábitat y en
mucha menor importancia trigales. En el
caso de C. rubidiceps la totalidad estuvo
presente en campos arados con rastrojos en
superficie disqueados o rotulados.
4. Conclusiones
En comparación con el último relevamiento
realizado en 2011, se observó un mayor
número de cauquenes contados en el área
de estudio (Fig. 8). El tamaño promedio de
los grupos fue menor (71 cauquenes) al
registrado en el 2011, incluso aún menor si
se eliminan del análisis las dos grandes
bandadas “atípicas” de 800 y 437 individuos
(62,5 cauquenes). Las densidades de
cauquenes fueron similares a las obtenidas
en la temporadas 2007 (2,5 inds./km2), 2008
(3,7 inds./km2) y 2009 (2,4 inds./km2),
superior al 2011 (1,6 inds./km2) e inferior a
11
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Tabla 3. Proporción relativa del total de individuos de cada especie de cauquén observado en los diferentes hábitats en las provincias de
Buenos Aires y Río Negro (Nb: Número de bandadas y Ni=Número de individuos).
C. picta
(Nb: 111, Ni: 6211)
C. poliocephala
(Nb: 65, Ni: 2056)
C. rubidiceps
(Nb: 3, Ni: 11)
Campo natural
24,7
13,7
-
Campo arado
26
51
100
Pastura
23,1
11,1
-
Rastrojo en pie
14,6
5,1
-
Trigo
11,5
18,9
-
Hábitat
la de los años 1983 y 1984 respectivamente
(4 y 4,5 inds./km2. C. picta fue la especie que
más
contribuyó
numéricamente
al
incremento con respecto al 2011. C.
poliocephala fue la especie que se mantuvo
dentro de valores similares a los años
anteriores aunque con menor número de
individuos contados. C. rubidiceps tuvo una
abundancia de tan solo 11 individuos, este
valor fue el más bajo registrado desde que
se
reiniciaron
estos
monitoreos
poblacionales en 2007.
Al igual que lo reportado en 2007, 2008
2009 y 2011, y comparando los patrones de
distribución geográfica registrados desde
1976, se observó un alto grado de filopatría
a nivel regional. Al igual que en campañas
previas, estos resultados permiten sumar
evidencias que demuestran que el sector
estudiado es el área principal de invernada
utilizada por estas especies (Weller 1968,
Rumboll 1975, Martin et al. 1986, Narosky y
Di Giácomo 1993, Darrieu y Camperi 2001,
Petracci et al. 2008a, Petracci et al. 2009,
Petracci et al. 2010, Petracci et al. 2012) en
la provincia de Buenos Aires. Las condiciones
de sequía que se vienen manifestando en los
últimos años podrían haber ocasionado
movimientos de bandadas a sectores del
sudoeste del área de invernada en la
provincia de Buenos Aires y no se descartaría
la existencia de desplazamientos regionales,
aunque esto último debería confirmarse.
Este evento climático estaría teniendo un
efecto más notable en las fechas de arribo y
partida migratoria y no sobre el patrón
general de distribución macro-geográfico. En
el departamento de Adolfo Alsina, en la
provincia de Río Negro, donde habían sido
registrados cauquenes comunes en números
importantes durante los relevamientos del
2007 y 2008, nuevamente se detecto la
presencia de bandadas de C. picta y C.
poliocephala, tras su ausencia en el 2011.
En lo que respecta a la importancia de la
provincia de Buenos Aires, y en menor
medida Río Negro, para la invernada de
estas especies, en especial el Cauquén
colorado, se observó un escenario similar a
los monitoreos previos. Esto ya había sido
observado por varios autores con
anterioridad (Blanco et al. 2001, Blanco et al.
2003, Blanco et al. 2008, Martin et al. 1986,
Petracci et al. 2008a, Petracci et al. 2009,
Petracci et al. 2010, Rumboll 1975, Rumboll
1979, Tracanna et al. 1984).
Se destacan los registros de C. rubidiceps
obtenidos en los partidos de San Cayetano y
Tres Arroyos y la ausencia en Necochea y
Coronel Dorrego como en años previos
12
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
(Petracci et al. 2008a, Petracci et al. 2010,
Petracci et al. 2012). Estos últimos, al igual
que los dos primeros, son de importancia
crítica para la conservación de esta especie
amenazada de extinción.
Recientemente, la caza de las cinco especies
incluidas en el género Chloephaga fue
prohibida en todo el territorio nacional por
la Resolución Nº 551/2011 de la Secretaría
de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la
Nación. Con anterioridad, y para dar
continuidad a la veda permanente en la
principal zona de invernada, el Senado y la
Cámara de Diputados de la provincia de
Buenos Aires promulgaron la Ley 14.038
(Decreto 1979/09, BO 21/10/09, N° 26233).
Esta ley declara de Interés Provincial la
preservación de las especies de cauquenes
(Chloephaga
rubidiceps,
Chloephaga
poliocephala y Chloephaga picta) en todo el
ámbito de la provincia de Buenos Aires y
prohíbe por el término de cinco años su
caza. Uno de los principales problemas
históricos de conservación de estas especies
en las áreas de invernada es la caza (Blanco
et al. 2003, Blanco y de la Balze 2006,
Petracci et al. 2008a, Petracci et al. 2012).
Ésta, pese a las prohibiciones y vedas
vigentes por ley, sigue desarrollándose de
forma furtiva en ciertos sectores y sería
responsable- en parte- de la declinación
poblacional de estas especies. Los valores de
abundancia obtenidos hasta el momento,
indican que los cauquenes se encuentran
muy por debajo de números viables para la
implementación de actividades cinegéticas
sustentables. Esto cobra mayor relevancia
teniendo en cuenta la modalidad de caza no
selectiva que se practicaría -mediante el uso
de señuelos o decoys- incrementando
notablemente su vulnerabilidad (Stott y
Olson 1982). El argumento más contundente
que sustenta esta medida de manejo es sin
dudas que ninguna de las tres especies de
cauquenes ha manifestado signos de
recuperación. Los programas de manejo de
especies de importancia cinegética son
llevados a cabo con el objetivo principal de
recuperar poblaciones pequeñas que fueron
reducidas por la caza y no en mantener las
mismas, una vez reducidas, estables en el
tiempo (Hochbaum 1982). En diversos
partidos de la provincia de Buenos Aires, se
siguen cazando cauquenes de manera
clandestina,
provocando
grandes
mortandades de ejemplares (Petracci et al.
2008a, Petracci et al. 2009, Petracci et al.
2010). En un operativo realizado el 13 de
noviembre de 2012, por la Dirección
Nacional de Ordenamiento Ambiental y
Conservación de la Biodiversidad, en un
establecimiento rural sobre la Ruta 86 en
General La Madrid, provincia de Buenos
Aires, se hallaron los restos de entre 2.000 y
3.000
cauquenes
(Chloephaga
sp.)
(http://www.elpopular.com.ar/eimpresa.ht
ml?n=148086,
http://www.infogl.com.ar/index.php?option
=com_content&view=article&id=8929:nuevo
-allanamiento-por-caza-ilegal-devutardas&catid=6:policiales&Itemid=12). En
los partidos de Coronel Dorrego, Tres
Arroyos, y particularmente en Coronel
Pringles, esta actividad sería promovida por
algunos operadores de caza pese a las
prohibiciones emanadas por la autoridad
provincial
y
nacional,
debiéndose
profundizar las acciones de control que se
vienen realizando. Los dos primeros, junto al
de San Cayetano, son los más importantes
para la conservación de C. rubidiceps
durante la invernada (Blanco et al. 2001,
Blanco et al. 2003, Blanco et al. 2006, Martin
et al. 1986, Petracci et al. 2008a, Petracci et
al. 2009, Petracci et al. 2012, Rumboll 1979).
En este sentido, la Dirección de Fauna
Silvestre de la Nación viene realizando
distintas acciones y gestiones que apuntan a
13
Número total de individuos
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
40000
180
35000
160
30000
140
120
25000
100
20000
80
15000
60
10000
40
5000
20
0
0
1976
1983
1984
2007
2008
2009
2011
2012
Julio
Figura 8. Evolución temporal del número total de cauquenes relevados en el área de estudio durante el mes de julio entre los
años 1976 y 2012 (=Chloephaga sp., = C. picta, = C. poliocephala y= C. rubidiceps). Para C. rubidiceps se utilizó el eje
vertical de la derecha como referencia para la serie numérica. Nota: Las flechas indican discontinuidades temporales
importantes entre los diferentes años donde no fueron realizados los censos.
reducir la caza ilegal, como ser reuniones
con embajadas, organismos federales de
control,
dependencias
policiales,
aeropuertos, productores y público en
general, entre otros. Asimismo se ve la
conveniencia de promover la firma de
convenios, en una primera etapa con los
municipios más críticos para la conservación
del Cauquén colorado, para que se sumen a
las acciones de conservación implementadas
por la SAyDS y el OPDS. En el caso particular
de C. rubidiceps sería muy efectivo la
creación de refugios privados o santuarios a
escala de establecimiento y/o potrero.
Ya se ha hecho hincapié, en que unos de los
aspectos más relevantes, con derivaciones
directas sobre el manejo de las poblaciones
de
cauquenes,
es
el
marcado
comportamiento gregario y el grado de
asociación interespecífica que desarrollan
durante la migración como así también en
las áreas de invernada. En el escenario
histórico
de
caza
estos
aspectos
complejizaron aún más la situación del
Cauquén colorado, dada su similitud con la
hembra de C. picta. Como se presentó
previamente el valor de interacción
observado por C. rubidiceps hacia las otras
dos especies de cauquenes es muy alto,
quedando descartado cualquier intento de
caza por segregación de zonas o especies. En
relación a la normativa nacional y provincial
vigente, resulta evidente que la misma
deberá continuar de forma permanente en
toda el área de distribución conocida,
reproductiva, de invernada y corredores
migratorios, hasta que el estado poblacional
de estas especies evidencie mejorías
notables.
En la Figura 8 se aprecia la evolución
numérica del total de individuos de las tres
especies de cauquenes cuantificados en el
área de estudio desde 1976 hasta 2012 y de
cada especie por separado desde el año
1983. En una primera aproximación se
evidencia que los valores totales registrados
para los años ´70 no han sido recuperados y
a grandes rasgos se observa una marcada
14
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
La similitud del Cauquén colorado (izquierda) con la hembra del Cauquén común (derecha) es notable. Este aspecto dificulta,
incluso en la actualidad, su conservación. © Pablo Petracci
tendencia negativa en los conteos a lo largo
de los años. La especie que mejor ajusta con
esta tendencia es C. picta. Sin embargo, la
grafica de C. poliocephala también siguió un
comportamiento similar. Esta última
también manifestó valores inferiores a la
temporada pasada. El número de C.
rubidiceps sigue manteniéndose en valores
muy bajos, este año en particular llama la
atención que solo se registraron 11
ejemplares. Los bajos valores de cauquenes
migratorios que vienen siendo registrados
años tras año, son concordantes con los
resultados dados a conocer por Blanco et al.
(2008), Petracci et al. (2008a), Petracci et al.
(2009), Petracci et al. (2010) y Petracci et al.
(2012). En estos estudios se observaron
reducciones en los totales de aves contadas
en las tres especies. Los resultados
obtenidos indicarían que son parte de una
tendencia general del grupo y no resultado
de eventos estocásticos. El patrón observado
por estos autores además es coincidente con
la tendencia general que se viene
manifestando desde principios del siglo XX
(Petracci et al. 2008a y Petracci et al. 2009).
Los cauquenes arriban a las áreas de
invernada para cuando los cultivos de grano
ya fueron cosechados, momento en el cual
se ubican en sectores con predominancia de
rastrojos y campos naturales (Petracci et al.
2008a, Petracci obs. pers.). A lo largo de la
temporada, y a medida que las condiciones
ambientales van cambiando en función de la
evolución del uso agrícola y ganadero, se van
reubicando en otros hábitats. En julio de
2012 se observó un porcentaje mucho
menor de cauquenes en potreros con Trigo.
Según Petracci et al. (2008a), Petracci et al.
(2009) en una primera apreciación la
presencia de aves en el Trigo podría ser
interpretada como perjudicial dada la
percepción negativa de los productores
rurales hacia los cauquenes. La interacción
cauquén-cultivo les valió la categorización de
plaga en 1931 y la promulgación de planes
de control poblacional principalmente en
Buenos Aires y Tierra del Fuego. No obstante
Tracanna y Ferreira (1984), Petracci et al.
(2008b) y Petracci (2008b), propusieron que
esta percepción estaría fundada sobre
creencias generalizadas, que en principio
serían
equivocadas.
Estos
autores
demostraron, mediante la realización de
ensayos a campo, que los efectos directos e
indirectos (pastoreo y pisoteo) derivados de
la actividad de los cauquenes no serían tan
perjudiciales para la producción de cereales
15
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
como los productores creen. Si bien es
necesaria la continuidad de este tipo de
estudios, en dicho contexto no existirían
motivos justificados para la toma de
medidas de control tan drásticas y sí la
puesta en marcha de acciones tendientes a
revertir la percepción negativa del sector
rural con acciones concretas. Por ejemplo,
mediante la generación de espacios de
discusión como talleres para productores,
divulgación de información a través de
publicaciones impresas, extensión, etc.
Petracci et al. (2009) mencionan que aún no
ha sido debidamente establecida la
magnitud diferencial de los principales
factores de regulación que estarían
impidiendo la recuperación de los valores
poblacionales históricos de cauquenes. Sin
embargo, sí han sido identificados los
principales. Para la población biogeográfica
continental-migratoria de C. rubidiceps, el
efecto combinado de la caza masiva de
adultos y reclutas en las áreas de invernada,
y el bajo éxito reproductivo, están teniendo
consecuencias drásticas (Blanco et al. 2008,
Matus y Blank 2008, Soto 2009). Es muy
probable que C. picta y C. poliocephala estén
siguiendo un camino parecido. Ambas
especies fueron cazadas en grandes
números por décadas, y aún lo serían, en
algunos sitios de su distribución tanto en
Argentina como en Chile, y hoy están
afrontando un nuevo problema de índole
reproductivo debido a la depredación de
nidos y pichones por el Visón americano
(Mustela vison) quien rápidamente está
expandiendo su área de distribución en la
Patagonia (Petracci et al. 2013). La
depredación de huevos, pichones y adultos
de cauquenes (C. picta y C. poliocephala) por
visones ya fue reportada por diversos
autores (Rozzi y Sherriffs 2003, Ibarra et al.
2009, Peris et al. 2009, Schüttler et al. 2009)
tanto en Argentina como en Chile.
Bandada mixta de cauquenes comunes y reales o cabeza
gris. © Pablo Petracci
A esto se suman otros efectos producto de la
modificación del hábitat en las áreas de
reproducción como ser el sobrepastoreo por
ganado ovino, el impacto de la actividad
petrolera, el drenado de mallines y vegas,
etc. (Blanco et al. 2003, Blanco et al. 2008,
Matus y Blank 2008, Petracci et al. 2013).
Para comprender las causas que generan los
cambios poblacionales también es necesario
el conocimiento de otros parámetros de la
dinámica poblacional los cuales hasta el
momento han sido evaluados en forma
parcial. La productividad anual y la
supervivencia son parámetros básicos de
gran robustez en la ecología de poblaciones
y otorgan un carácter complementario a los
resultados obtenidos en los censos (Ganter y
Madsen 2001).
Los cauquenes, al igual que la mayoría de las
aves acuáticas, son monógamas. En el
pasado algunas provincias como Santa Cruz,
Chubut y Río Negro autorizaban la caza de
machos de C. picta desconociendo por
completo su proporción de sexos y la
magnitud de esta medida a nivel poblacional
(Aldrich 1982). Los resultados obtenidos
durante las cinco temporadas de monitoreos
poblacionales, indican una proporción 1:1, o
cercana a ella, para esta especie. En este
sentido,
las
diferencias
estadísticas
obtenidas a escala poblacional serían
16
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
despreciables. De la misma forma, en el caso
que las proporciones de sexos obtenidas
hubieran sido desiguales, el exceso de
machos en una población tiene múltiples
funciones como ser el estimulo del
comportamiento sexual, la liberación de
mecanismos
fisiológicos
endocrinos
relacionados con la formación de pareja,
contar con disponibilidad de machos en caso
de necesitar nidificar nuevamente, la
maduración tardía de sexos entre otras
(Aldrich 1982). Por lo tanto se desaconseja
en el futuro implementar esta medida de
caza por segregación de sexos, al menos
hasta conocer el impacto real a nivel
poblacional sobre de C. picta a largo plazo.
En la edición anterior del presente
monitoreo (Petracci et al. 2012) se mencionó
un estudio reciente enmarcado en el
proyecto “Relevamiento de humedales de
importancia para la conservación y estado
sanitario del cauquén colorado (Chloephaga
rubidiceps) en la provincia de Buenos Aires”
que evaluó la concentración de plomo en
hueso de C. picta (Quaglia et al. 2012). Los
resultados mostraron la presencia de plomo
en los ejemplares estudiados como
consecuencia de la exposición a este metal
(por ingestión de munición de plomo o
acumulación en sus cuerpos) en alguna de
las etapas de su vida (Jessen et al. 1982). Los
mismos
presentaron
concentraciones
relacionadas con un compromiso del estado
sanitario general comparado con otras
especies de anátidos. La exposición a plomo
produce envenenamiento con efectos
deletéreos,
depositación
de
grasa,
degeneración de los músculos del vuelo,
reducción de la capacidad reproductiva,
atrofia del corazón, hígado y riñones y
mortandades
masivas
con
serias
consecuencias a escala poblacional (Bellrose
1964, Shillinger y Cottam 1982). Debido a la
simpatría de las tres especies, este hallazgo
indicaría un escenario de exposición al
plomo
similar
que
podría
estar
comprometiendo aún más la crítica situación
del Cauquén colorado (Quaglia et al. 2012).
Los resultados de dicho estudio, aunque
preliminares, marcan una nueva línea de
trabajo que no había sido considerada hasta
el momento. El efecto de la exposición al
plomo añade una nueva amenaza al ya
delicado estado de conservación de los
cauquenes migratorios y su recuperación
poblacional.
Durante el mes de diciembre de 2012, se
llevo a cabo un censo de cauquenes en el sur
de la provincia de Santa Cruz y Tierra del
Fuego, con el objetivo de evaluar los valores
poblacionales durante la temporada
reproductiva (Petracci et al. 2013). Los
resultados indicaron que los mismos fueron
muy inferiores a los registrados en el
pasado, en especial del Cauquén colorado
del cual solo se contaron 37 individuos, y
escasas evidencias de reproducción en la
zona. Solo dos sitios albergarían parejas
nidificantes, la Reserva Provincial Cabo
Vírgenes y la Estancia Cóndor, ambas en la
provincia de Santa Cruz. De esta forma se
suman aún más evidencias que demuestran
el delicado estatus de estas especies en toda
su área de distribución.
5. Agradecimientos
Deseamos expresar nuestro agradecimiento
a Román Baigún y Kaspar Delhey por sus
aportes que permitieron mejorar la versión
final del documento.
6. Bibliografía citada
Aldrich, J.W. 1982: Disparate sex ratios in
waterfowl en: Ratti, J.T., L.D. Falke y W.A.
Wentz.
Waterfowl
Ecology
and
17
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Management: Selected Readings.
Wildlife Society, Maryland.
The
Buenos
Aires.
Informe
Wetlands
International/Fundación Humedales.
Bellrose, F.C. 1964: Spent shot and lead
poisoning en: Linduska, J.P. y A.L. Nelson.
Waterfowl Tomorrow, Fish and Wildlife
Service, Washington.
Cabrera, Á.L. 1994: Regiones fitogeográficas
argentinas. En Kugler, W.F. (Ed.) Enciclopedia
argentina de agricultura y jardinería. Tomo
2, 2da edición. Acme. Buenos Aires.
Argentina. Fascículo 1, págs. 1-85.
Bibby, C.J., N.D. Burgess, D.A. Hill y S.H.
Mustoe. 2000: Bird Census Techniques. 2nd
edition. British Trust for Ornithology Royal
Society for the Protection of Bird.
Darrieu, C.A. y A.R. Camperi. 2001: Nueva
lista de las aves de la provincia de Buenos
Aires. COBIOBO Nro. 3-PROBIOTA Nro. 2.
Blanco, D.E., R. Matus, O. Blank, L. Benegas,
S. Goldfeder, F. Moschione y S. Zalba. 2001:
Manual para la conservación del cauquén
(Canquén) colorado en Argentina y Chile.
Wetlands International, Buenos Aires,
Argentina.
Davis, D.E. y R.L. Winstead. 1980: Estimating
the numbers of wildlife populations en:
Schemnitz S.D. (ed) Wildlife management
techniques manual 4th ed.:221-245. The
Wildlife Society Inc., Bethesda, New York,
USA.
Blanco, D.E., S.M. Zalba, C.J. Belenguer, G.
Pugnali y H. Rodríguez Goñi. 2003: Status
and conservation of the ruddy-headed goose
Chloephaga rubidiceps Sclater (Aves,
Anatidae) in its wintering ground (Province
of Buenos Aires, Argentina). Revista Chilena
de Historia Natural 76: 47-55.
Galindo-Leal,
C.
1997:
Métodos
cuantitativos para el manejo de la diversidad
biológica. Center for Conservation Biology,
Stanford University.
Blanco, D.E. y V.M. de la Balze. 2006:
Harvest of migratory geese (Chloephaga
spp.) in Argentina: an overview of the
present situation. Pp. 870-873 en: Boere,
G.C., C.A. Galbraith y D.A. Stroud (eds.):
Waterbirds around the world. A global
overview of the conservation, managemente
and research of the world´s waterbird
flyways. The Stationery Office, Edimburgo,
UK.
Blanco, D.E., V.M. de la Balze y B. LópezLanús. 2008: Situación actual y propuesta de
acciones para la conservación del Cauquén
Colorado y otras especies de cauquenes o
“avutardas” en el sur de la provincia de
Ganter, B. y J. Madsen. 2001: An
examination of methods to estimate
population size in wintering geese. Bird
Study 48: 90-101.
Hochbaum, H.A. 1982: Recovery potentials
in North American waterfowl en: Ratti, J.T.,
L.D. Falke y W.A. Wentz. Waterfowl Ecology
and Management: Selected Readings. The
Wildlife Society, Maryland.
Ibarra, J.T., L. Fasola, D.W. Macdonald, R.
Rozzi y C. Bonacic. 2009: Invasive American
mink Mustela vison in wetlands of the Cape
Horn Biosphere Reserve, southern Chile:
what are they eating? Fauna & Flora
International, Oryx 43: 87–90.
18
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Jessen, R.L., D.W. Warner, F.A. Spurrell, J,P.
lindmeier y B.W. Anderson. 1982: Lead shot
in some spring migrant ducks en: Ratti, J.T.,
L.D. Falke y W.A. Wentz. Waterfowl Ecology
and Management: Selected Readings. The
Wildlife Society, Maryland.
Martin, S.I., N.A. Tracanna y R. Summers.
1986: Distribution and habitat use by
Sheldgeese populations wintering in Buenos
Aires province, Argentina. Wildfowl 37: 5562.
Matus, R.N. y O.H. Blank. 2008: Canquén
Colorado, Chloephaga rubidiceps Scalater
1861: Antecedentes recientes en el área de
cría. Trabajo presentado en el Taller
Nacional sobre Conservación y Manejo de
Cauquenes, 13 y 14 de mayo de 2008, Bahía
Blanca, Buenos Aires, Argentina.
Narosky, T. y A.G. Di Giácomo. 1993: Las
aves de la provincia de Buenos Aires:
Distribución
y
Estatus.
Asociación
Ornitológica del Plata, Vazquez Mazzini Eds.,
L.O.L.A. Buenos Aires.
Pastore, H. y A. Vila. 2003: Manual de
Métodos de Evaluación de Poblaciones de
Animales Silvestres. Wildlife Conservation
Society, San Carlos de Bariloche.
Peris, S.J., F. Sangiunetti y M. Pescador.
2009: Have Patagonian waterfowl been
affected by the introduction of the American
mink Mustela vison? Fauna & Flora
International, Oryx, 43: 648–654.
Petracci, P.F. 2008a: Relevamiento de las
concentraciones migratorias de cauquenes
(Chloephaga spp.) en las provincias de
Buenos Aires y Río Negro. Protocolo de
trabajo,
campaña
2008.
Wetlands
Internatoinal-Dirección de Fauna Silvestre,
Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable
de
la
Nación.
http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/
DFS/File/Propuesta_Relevamiento_Cauquen
es_FINAL.pdf. Acceso: 30 de abril de 2012.
Petracci, P.F. 2008b: ¿Puede el pisoteo de
los cauquenes (Chloephaga spp.) ocasionar
compactación del suelo en cultivos de trigo
(Triticum aestivum)? El Hornero (en prensa).
Petracci, P.F., H. Ibáñez, A. Scorolli, N.
Cozzani, D. Blanco, V. de la Balze, D.
Forcelli, S. Goldfeder, D. Mac Lean, M.
Carrizo, M. Zamorano, J. Cereghetti, R.
Sarriá y J. Veiga. 2008a: Monitoreo
poblacional de cauquenes migratorios
(Chloephaga spp.) en las provincias de
Buenos Aires y Río Negro: Una actualización
sobre su estado crítico de conservación.
Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación, Capital Federal.
Petracci, P.F, C. Darrieu y S. Zalba. 2008b:
Evaluación del efecto del pastoreo por
Cauquenes (Chloephaga sp.) en cultivos de
Trigo y su percepción por los productores
rurales de la provincia de Buenos Aires. Libro
de Resúmenes pág. 108, XII Reunión
Argentina de Ornitología, San Martín de los
Andes, Neuquén, Argentina.
Petracci, P.F., H. Ibáñez, A. Scorolli, M.
Faillá, D. Blanco, D. Forcelli, N. Cozzani, V.
de la Balze, D. Mac‐Lean, B. López‐Lanús, M.
Carrizo, R. Sarria, R. Bogdaschewsky, J.
Cereghetti, M. León, L. Díaz, A. Areco, P.
Giovine, C. Bustamante, J. Veiga, M. Sotelo,
M. Urioste y S. Delarada. 2009: Monitoreo
poblacional de cauquenes migratorios
(Chloephaga spp.) en las provincias de
Buenos Aires y Río Negro, julio de 2008. Plan
Nacional de Conservación y Manejo de
Cauquenes. Secretaría de Ambiente y
19
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Desarrollo Sustentable de la Nación, Jefatura
de Gabinete de Ministros, Presidencia de la
Nación, Buenos Aires, Argentina.
Petracci, P.F, H. Ibáñez, R. Baigún, F.
Hollmann, D. Mac-Lean, M. Faillá, M.
Carrizo, J. Cereghetti, M. León, M. Sotelo, R.
Sarria, C. Bustamante, P. Giovine, L. Díaz, C.
Celsi, A. Cuesta y M. Figueroa. 2010:
Monitoreo poblacional de cauquenes
migratorios (Chloephaga spp.) en las
provincias de Buenos Aires y Río Negro,
Temporada julio de 2009. Plan Nacional de
Conservación y Manejo de Cauquenes.
Dirección de Fauna Silvestre, Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la
Nación. Buenos Aires, Argentina.
Petracci, P.F., H. Ibáñez, R. Baigún, F.
Hollmann, D. Mac-Lean, P. Giovine, C. Celsi,
J. M. Cuestas, F. Di Sallo, J. Meriggi y P.
Russo. 2012: Monitoreo poblacional de
cauquenes migratorios (Chloephaga sp.) en
las provincias de Buenos Aires y Río Negro.
Informe técnico: Temporada julio de 2011.
Plan Nacional de Conservación y Manejo de
Cauquenes. Dirección de Fauna Silvestre,
Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Buenos Aires,
Argentina. 20 págs.
Petracci, P., R. Sarria, F. Gaitán y L. Fasola.
2013: Estatus poblacional de los cauquenes
(Chloephaga sp.) en las áreas reproductivas del
extremo sur de la Patagonia Argentina.
Estrategia Nacional para la Conservación y el
Manejo del Cauquén Colorado, Cabeza Gris y
Común en la Argentina. Dirección de Fauna
Silvestre, Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Buenos Aires,
Argentina. 33 págs.
Pezzola, A. y C. Winschel. 2004: Estudio
multitemporal de la degradación del monte
nativo en el Partido de Patagones, Buenos
Aires. Estación Experimental Agropecuaria
Hilario Ascasubi, Instituto Nacional de
Tecnología Agropecuaria, Laboratorio de
Teledetección y SIG.
Pezzola, A., B. Ramos y C. Winschel. 2005:
Organización Espacial del Partido de
Villarino, Provincia de Buenos Aires. Boletín
Técnico Nro. 21, Estación Experimental
Agropecuaria Hilario Ascasubi, Instituto
Nacional de Tecnología Agropecuaria,
Laboratorio de Teledetección y SIG.
Quaglia A., H. Argibay, D. Mac Lean, H.
Ibáñez H. y R. Baigún. 2012: Exposición al
plomo en cauquenes migratorios: hallazgos
en sitios de invernada en la provincia de
Buenos Aires. Informe Relevamiento de
humedales de importancia para la
conservación y estado sanitario del cauquén
colorado (Chloephaga rubidiceps) en la
provincia de Buenos Aires”, en la temporada
invernal (mayo a octubre) de 2011. 6 págs.
Rozzi, R. y M. Sherriffs. 2003: El Visón
(Mustela
vison
Schreber,
Carnivora:
Mustelidae), un nuevo mamífero exótico
para la Isla Navarino. Anales Instituto
Patagonia 31:97-104.
Rumboll, M.A.E. 1975: Genus Chloephaga. A
preliminary report on its biology and
problems in southern Argentina. Informe
Inédito.
Rumboll, M.A.E. 1979: El estado actual de
Chloephaga rubidiceps. Acta Zoológica
Lilloana 34: 153-154.
Schüttler E., R. Klenke, S. McGehee, R. Rozzi
y K. Jax. 2009: Vulnerability of groundnesting waterbirds to predation by invasive
American mink in the Cape Horn Biosphere
20
Monitoreo poblacional de cauquenes migratorios en Buenos Aires y Río Negro, julio de 2012
Dirección de Fauna Silvestre-SAyDS
Reserve, Chile. Biological Conservation 142:
1450–1460.
Shillingerm, J.E. y C. C. Cottam. 1982: The
importance of lead poisoning in waterfowl
en: Ratti, J.T., L.D. Falke y W.A. Wentz.
Waterfowl Ecology and Management:
Selected Readings. The Wildlife Society,
Maryland.
Soriano, A., R.J.C. León, O.E. Sala, R.S.
Lavado, V.A. Deregibus, M.A. Cahuepé, O.A.
Scaglia, C.A. Velázquez y J.H. Lemcoff. 1992:
Río de la Plata grasslands. Páginas 367-407
en: Ecosystems of the world 8A. Natural
grasslands. (Coupland, R.T. ed) Elsevier, New
York.
Tracanna, N.A. y L. Ferreira. 1984: Plan de
estudios y control de avutardas: Evaluación
de los efectos sobre el rendimiento en grano
de cultivos de Trigo pastoreados por
avutardas (Chloephaga sp.). Informe Inédito,
Departamento
de
Sanidad
Vegetal,
Ministerio de Asuntos Agrarios de la
provincia de Buenos Aires.
Tracanna, N.A., S. I. Martin y L. Ferreira.
1984: Plan de estudios y control de
avutardas: Censo de avutardas en la Pcia. de
Buenos Aires. Informe Inédito.
Weller, M.W. 1968: Notes on some
argentine anatids. Wilson Bulletin 2: 189212.
Soto, N. 2009: Programa de recuperación del
Canquén Colorado (Chloephaga rubidiceps)
en Magallanes, República de Chile. Primer
Taller Binacional Argentina-Chile sobre la
conservación del Cauquén de Cabeza
Colorada (Chloephaga rubidiceps). Palacio
San Marín, Ciudad Autónoma de Buenos
Aires.
Stott D.P. y R.S. Olson. 1982: Differential
vulnerability patterns among three species
of sea ducks en: Ratti, J.T., L.D. Falke y W.A.
Wentz.
Waterfowl
Ecology
and
Management: Selected Readings. The
Wildlife Society, Maryland.
Sutherland, W.J., I. Newton y R. E. Green.
2004: Bird Ecology and Conservation. A
Handbook of Techniques. Oxford University
Press.
Tellería, J.L.J. 1986: Manual para el censo de
los Vertebrados Terrestres. Editorial Raíces,
España.
21