Que arriba en mi calle - La Diaria

lunes 13 de octubre de 2014
o1
Montevideo, Uruguay · lunES 13 de octubre de 2014 · Nº 32
día del
FUTURO
Que arriba en mi calle
Actividad: Casavalle en el Futuro, en el complejo Sacude en la plaza del barrio
Casavalle, el sábado 20 de setiembre. / foto: alessandro maradei
En su cuarta edición, el Día del Futuro se viste de fiesta
Empezará el 17 de octubre al caer
la tarde, y terminará el 18 al levantar el día. Será en el café La Diaria, e
intentará ser un punto de encuentro,
balance y proyección, y la oportunidad de revivir algunas de las actividades que se desarrollaron durante
setiembre. También será el momento
para compartir y discutir la edición
especial del Día del Futuro (DDF),
que saldrá el viernes, con una propuesta periodística que gira en torno
al eje central de la convocatoria de
este año (“las juventudes”), pero que
a su vez lo trasciende: obsolescencia
programada y sociedad de consumo.
La idea surgió de la necesidad
de seguir estrechando vínculos con
organizadores, participantes y promotores de este instancia colectiva
de pensamiento en clave de futuro.
También de la necesidad de contar
con un día para festejar por lo hecho
y celebrar la existencia de un espacio
como éste. Para esta cuarta edición
del DDF estaban previstas más de 80
actividades, la gran mayoría asociadas
al tema “juventudes”, 15 de las cuales
tendrían como escenario a departamentos debutantes en el DDF, tales
como San José, Florida, Lavalleja y Rocha, mientras que Salto, Colonia, Rivera, Canelones y Maldonado repitieron
en 2014 su paso por el DDF. Acorde
con la convocatoria, y evidenciando
que el tema generó un interés especial, más de la mitad de las actividades
inscriptas refirieron a la juventud o
debatieron acerca de su situación en
varios ámbitos de la sociedad.
Si bien aún no ha habido un balance oficial por parte del Grupo Tractor del DDF, a priori y en relación con
lo recién mencionado, se notó una
mayor interacción entre las distintas
actividades y, por tanto, una mayor
elaboración teórica, práctica y crítica
sobre un mismo tema, a diferencia de
las tres ediciones anteriores, en las
que hubo mayor dispersión temática. Esta primera experiencia contará
con una dinámica que variará según
pasen las horas, pero podría decirse
que el formato será del tipo kermés,
y es organizada por la diaria con el
apoyo de varias organizaciones e instituciones que también han sido parte
de esta última edición del DDF y de
las anteriores.
El inicio de la jornada está previsto para las 18.30, hora a partir de la
cual la cooperativa de trabajo Homoludens Recreación animará la tarde
con actividades lúdicas para grandes
y chicos, hasta las 20.00. A continuación, habrá una presentación del
equipo periodístico del DDF sobre el
proceso de coberturas de las cuatro
ediciones y los distintos productos
que se han ido editando hasta llegar
a esta nueva edición especial de la
diaria. Después será el turno de otros
de los grupos que vienen marcando
su impronta de futuro mediante el
arte, más específicamente, la danza y
la expresión corporal. A las 20.30, por
media hora, Casarrodante será el centro de atención de la fiesta y servirá
como preámbulo de la primera propuesta musical. El Cuarteto del Amor,
con su frescura y alegría particular,
hará su show acústico, para el que
prometen un ida y vuelta constante
con la gente. Sobre las 22.00, tomará
la posta La Imbailable Orquesta, que
dejará la pista a punto para que los DJ
se apoderen del sonido a partir de las
23.00 y hasta que se haga la hora de
bajar la cuesta.
La invitación es abierta. Para ir
entrando en clima, o replicarla, se
puede ingresar a la página de Facebook del evento, https://www.facebook.com/events/344690685699410/.
Cuéntanos
Hay tiempo hasta el 31 de octubre
para presentar una nota de entre
20.000 y 30.000 caracteres (con es-
pacios incluidos) que aborde la pregunta “¿cómo cambiará la juventud
en nuestro país?” en el III Concurso
“Somos lo que nos pasa”, de la revista
Lento, al que también invitan DDF y
Santander, y al que apoyan el Claeh,
la ORT, la Ucudal y la Udelar. Es decir
que las actividades y sus organizadores, los panelistas y sus opiniones y
todo aquel que haya participado durante setiembre en el DDF pueden
haber servido de inspiración, orientación y apoyo.
“Queremos saber cómo será el
futuro de este grupo específico en su
relación de conflicto y cooperación
con otras franjas etarias. Buscamos
miradas desde la política, la economía, la cultura, el arte, la educación,
el cambio tecnológico. Esperamos
recibir mucha información y también interpretaciones, ejemplos, especulaciones”, dice la convocatoria.
Los trabajos pueden ser individuales
o grupales. El premio consiste en la
edición y publicación del artículo que
resulte seleccionado por el jurado -integrado por Sebastián Aguiar, Nicolás
Duffau, Federico Gyurkovits, Ignacio
Pardo, José Gabriel Lagos-, la suscripción anual a Lento y 5.000 pesos.
Los materiales deben ser enviados a concursojuventud@lento.uy.
o2
lunes 13 de octubre de 2014
Saltológico
Alfabetización digital en Colonia
Carga de un camión con forraje en la ciudad de Nueva Palmira, en el departamento de Colonia. / foto: fernando morán (archivo, noviembre de 2011)
Un puente hacia el mundo
Transporte y logística: posibilidades y desafíos de un sector que avanza
El futuro llegó con su día al departamento de Rivera por segundo año
consecutivo. Precisamente, a su Centro
Universitario (CUR), lugar elegido por
la Dirección Nacional de Planificación
y Logística del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y el Instituto Nacional de Logística (Inalog)
para realizar el seminario “Transporte
y logística: un sector en crecimiento”.
En el evento, realizado el 26 de
setiembre, se presentó el caso del Sistema de Gestión de Acceso al Puerto
de Nueva Palmira, diseñado por el
MTOP para regular la circulación de
camiones que usan las instalaciones
portuarias de esa ciudad coloniense,
entre otras actividades vinculadas al
sector. Según contó a la diaria Virginia
Costa, adscripta de la Dirección Nacional de Planificación y Logística, la idea
era partir de una “experiencia exitosa”
Más que una abertura
Quiénes son, qué hacen y qué sueñan
para su futuro fue la consigna con la
que Anilla Latinoamérica-Europa en
Uruguay convocó a jóvenes para que
compartieran sus experiencias, el 25
de setiembre. El nodo funciona desde
2011 junto con otras organizaciones,
como Antel, la Red Académica Uruguaya y el Plan Ceibal, entre otras.
La encargada en Uruguay, Delma
Rodríguez, asegura que han llegado
a 12.000 jóvenes de distintos niveles
educativos.
El museo Joaquín Torres García
recibió a quienes se sentían jóvenes
y tenían ganas de responder esas preguntas mediante un diálogo personal, una comunicación sencilla que
incluía la voz y la imagen protagonista de la historia. Suiza, Barcelona y
Londres iniciaron la actividad. Luego llegó el turno de Nueva York, y un
grupo de estudiantes universitarios
para demostrar “cómo se resolvió un
problema particular”.
La actividad se hizo en Rivera,
según precisó Costa, porque el ministerio quería “estar presente en el interior más allá de su obra dura” y de “su
infraestructura”. Pero no sólo por eso.
Allí, el año pasado, la UTU inauguró
la Tecnicatura Binacional en Logística
-debido a la fuerte demanda del sector, que exigía un esfuerzo en capacitación- y era interesante integrar a los
estudiantes en el debate.
Así, entre los expertos en logística,
los trabajadores del transporte, las empresas relacionadas, los docentes y los
jóvenes estudiantes, se visualizaron en
el CUR las potencialidades del Uruguay
como hub logístico regional -centro
de distribución de mercancías y servicios- y se presentaron las actividades
de promoción y desarrollo logístico,
de origen latinoamericano reivindicó
su identidad. Desde México, Enrique
se presentó como “mexicano de nacimiento y latinoamericano por convicción”. Su formación en ciencias de
la comunicación le permite afirmar
que quiere trabajar en educación y
cinematografía, quizás porque está
convencido de que con “la difusión
de nuestras ideas podemos convertirnos en agentes de cambios de las
situaciones de nuestros propios contextos”. Maybé, también de México,
estudia psicología y apuesta a ser
parte de la evolución de la psicología en América Latina, porque, como
plantea un autor, “Latinoamérica es
un niño pequeño que usa ropa grande de otros”.
Veracruz, Lima, Colombia y La
Paz completaron el camino para
llegar a Uruguay, donde, con creatividad y organización, un grupo de
estudiantes del Liceo Nº 1 de Colonia
del Sacramento se presentó con un
favorecidas por la posición geográfica
privilegiada del país.
La logística es tan amplia que, según describió al portal de Presidencia
de la República Beatriz Tabacco, directora del Inalog, involucra “desde un
contenedor que llega desde Europa
para otro país de la región y se descarga en el puerto de Montevideo” para
volver a cargarlo en otra embarcación
o en un camión hacia su destino final,
“hasta instancias como el proceso de
almacenamiento e incorporación de
servicios de valor agregado”.
Para consolidar esta plataforma
logística se está trabajando desde el
MTOP en el proyecto “Por un Uruguay
logístico 2030”, un “diálogo político y
social”, como lo definió Costa, que ya
cuenta con el apoyo de todos los sectores políticos y del Banco Interamericano de Desarrollo. SD
homenaje a su ciudad, cantándole a
su historia. Rodríguez se enorgullece
de ver que estos jóvenes siguen luchando por sus sueños. Felipe, uno de
ellos, de 14 años, viaja a Montevideo
asiduamente para estudiar un instrumento. Desde Yacaré, un pueblo de
Artigas, Vanesa explicó que, si bien
el departamento no ofrece diversidad
de ofertas de estudios terciarios, las
personas de allí, “movidas por sus
raíces”, han obtenido títulos universitarios, tal como aspira a hacerlo ella.
Ángel tiene 20 años y es coterráneo de
Vanesa. Cuando tenía diez, en Yacaré, decidió estudiar arquitectura; hoy
está en segundo año de esa carrera.
Quizás sus orígenes sean lo que lo
inclina a trabajar en bioconstrucción y ayudar en la organización de
la sociedad: “Un granito de arena ya
es mucha ayuda; si cada uno pone un
poquito desde la profesión que elija
les va a ir muy bien y vamos a hacer
una sociedad mejor”.
Por tercer año consecutivo, estudiantes
de los cursos de alfabetización digital de los
Centros MEC de Colonia se conectaron por
medio de internet con otros centros del departamento y el resto del país siguiendo la
propuesta de la actividad “Mañana te habré
conocido”.
En esta oportunidad, la diaria se conectó
con el Centro MEC de Carmelo para conocer la realidad de aquellos estudiantes que
en su mayoría, según ellos mismos cuentan,
pasaron de no saber cómo prender una computadora a maravillarse con las posibilidades
de chatear, ver, escuchar y hablar con otra
persona en cualquier parte del mundo.
Daniela Castro, coordinadora de los Centros MEC del departamento, contó a la diaria
que la demanda es cada vez mayor, tanto de
estudiantes que desean integrarse al curso
como de conocimientos que deben brindar.
Los cupos están completos por este año y ya
hay lista de espera para 2015, con el boca a
boca como principal responsable de la difusión, a lo que se suma la ubicación estratégica
del Centro MEC, que comparte local (cedido
en comodato por el Banco de Previsión Social)
con el Centro Cultural la Caja y la Escuela 144,
de Música.
En una primera instancia se dictaba un
módulo básico de diez clases; actualmente,
una vez finalizada esa etapa arranca un módulo avanzado, dedicado al conocimiento y
el manejo de redes sociales, así como a herramientas para implementar los conocimientos
de TIC en negocios y cómo replicarlos a otros
dispositivos como celulares, XO y tablets.
En este sentido, la docente del curso dictado en Carmelo, Rosana Arias, aseguró que
efectivamente varios estudiantes ponen en
práctica los conocimientos del curso a medida
que descubren cómo aplicarlos en función de
sus necesidades o intereses, por lo que confeccionan desde álbumes de fotos y recetarios
hasta fichas de jardinería.
También aseguró que muchos de los que
se acercan para tomar los cursos al principio
tienen un sentimiento contradictorio: al tiempo que rechazan el uso de las redes sociales
quieren saber de qué se trata ese mundo. En
este sentido, la docente entiende que es necesario brindarles las herramientas para que
cuenten con toda la información y dejen de
lado los prejuicios o temores, de modo que
luego puedan elegir utilizarlas o no.
“Si no aprendemos, nos quedamos fuera
de la innovación”, dice Mariela, una de las estudiantes que dialogaron con la diaria. Opina
que para los jóvenes la situación es distinta
porque ellos nacieron con la tecnología, “pero
nosotros, a esta edad, si no aprendemos nos
desconectamos”. Y ahora que ya sabe cómo
hacerlo se pondrá en contacto con su hermana, que vive en Nueva York.
Por su parte, Ilda expresó que rondar los
60 años y contar con conocimientos digitales
le permite saber lo que pasa alrededor, además de divertirse en las clases. Por eso, apenas sale de trabajar se va corriendo al Centro
MEC. A su lado está Karina, la más joven de
las alumnas, quien con treintaipico tampoco
tenía conocimientos básicos de computación.
Es más, reconoce que “estaba negada”. Habrá
sido por eso que su hijo Diogo, de diez años, le
insistió hasta el cansancio en que se anotara
en los cursos que daban en el Centro MEC, al
lado de la Escuela de Música, y a Karina no le
quedó otra que embarcarse en ese viaje. En
la misma dirección, Ilda acotó que “si tenés
ganas podés” y hoy día piensa comprarse una
computadora, plan impensado antes de comenzar el curso.
Elisa González Carmona
lunes 13 de octubre de 2014
o3
Fiebre de primavera
Improvisación teatral en San José de Mayo
Aquella tarde del 22 de setiembre,
el Centro Cultural Ignacio Espino fue
invadido por hormonas adolescentes, euforia, gritos, aplausos, risas,
abrazos y mucho, pero mucho teatro.
Corría la 51ª Semana de la Juventud
Maragata. Tanta excitación no era
porque sí.
“El teatro es un arma cargada
de futuro” se tituló la actividad que
convocó a unos 50 adolescentes en
la estación de la Administración de
Ferrocarriles del Estado, donde se
encuentra el centro cultural del departamento. Esta fiesta incluyó varias propuestas, entre ellas talleres
de sensibilización en educación vial,
de diversidad sexual, bailes, desfiles,
ginkana, cacería, búsqueda del tesoro y fogones. La dinámica elegida
establecía que los adolescentes se
dividían en grupos y competían por
un viaje a Buenos Aires. De más está
decir que todos querían ganar.
“¿Saben qué estamos haciendo
acá?”, preguntó Julio Persa, cuando
tomó el micrófono con ánimos de
arrancar. Persa es uno de los responsables de Intermedios Producciones,
una asociación civil y productora artística que gestiona el centro cultural.
Los presentes respondieron a coro
con una negativa, por lo que Persa
explicó brevemente de qué iba la actividad y presentó a sus colegas Carlos
y Lucía, de teatral.com.uy. La edad
promedio de los jóvenes participantes era de 17 años. Se dividieron en
dos grupos: unos con Julio, y otros
con Carlos y Lucía. El desafío de controlarlos, estimularlos y guiarlos, en
lo que fue un espacio de improvisación y juegos, quedó en manos de los
mayores.
“Bullying con risas”
Un grupito tiene remeras violetas,
otro gorras idénticas, y otro casacas
a cuadros. Así se diferencian para
las competencias. En una ronda
grande se juntan de a dos, mueven
brazos para los costados y, cuando
coinciden en un mismo movimiento,
golpean palmas. Van cada vez más
rápido para entrar en calor. Dos varones cambian las reglas y, cuando
coinciden, se pegan cachetazos. Rápido, rápido.
Lucía, de baja estatura, no tiene
fuerza en la voz como para resaltar
sobre el bochinche adolescente que
se instaló en el lugar. Parece que el
micrófono la aburre, porque al segundo intento lo deja, prefiere estar
entre la muchedumbre. “Ahora”, indica Lucía, y se cambian de compañe-
ro, pero “no se puede repetir”. Cada
vez que dos coinciden, estallan en
carcajadas, vitorean la coincidencia
como algo realmente trascendental,
y parece que lo es.
A correr. Cuando se encuentran,
juegan. “Corro, corro”, grita Lucía.
“Ahora, abrazo de a dos con el compañero que me encuentro”, agrega
la profe. El abrazo siempre termina
siendo grupal, y saltan todos juntos
al ritmo de la música. “Cuánto amor
en este grupo; no se puede creer”, exclama Lucía. Último abrazo y saltan.
Eeeh. Vamos a parar.
Y arriba las palmas
Aparece una pelota con aspecto de
sandía y se organizan en dos filas
enfrentadas. Carlos y Lucía explican
hasta el cansancio los ejercicios:
siempre hay alguien que no entiende. Cada logro de los adolescentes,
de quien se la “juega por el grupo”,
es ampliamente aplaudido. La pelota
está en el medio. Se levantan de a dos
a agarrarla y tratar de sacársela al del
equipo contrario cuando es su turno.
“Matalo”, alienta el equipo al que sale
a la cancha. Mucha risa. Cuando algo
no los favorece, como que la pelota se
corra para el lado de los contrarios,
protestan a morir. Cambio.
Sólo pueden pisar los diarios dispuestos en ronda sobre el piso. Caminan. “Vamos a ponerle onda. Palmas”,
agita uno; “nada de empujar”, pide
otro. Carlos y Lucía van sacando los
diarios, y los jóvenes tienen menos
espacio donde pararse; se apilan de a
muchos. En este juego no hay vencidos ni vencedores. “No pierde nadie,
pero yo quiero ganar”, se lamenta un
varón.
“Brillante fue la estrella que vi
anoche” es la frase que resultó como
musa inspiradora para que uno de los
grupos improvisara. Carlos y Lucía se
sientan a descansar unos segundos;
dejan que los gurises resuelvan el
ejercicio por su propia cuenta. Luego
de terminar el esquema básico de lo
que van a presentar ante los demás,
resulta impresionante y sorprendente la puesta en escena, por lo musical
y bien lograda.
Una vez que los 50 adolescentes
se reúnen, cada uno aporta una palabra que resume lo que sintió durante la jornada: “diferente”, “diversión”,
“bullying con risas”, “didáctica”, “exitoso”, “merca”, “alegría”, “expresión”,
“unión”, “diversidad”, “emocionante”.
Y no se fueron sin una foto grupal.
Florencia Pagola
o4
lunes 13 de octubre de 2014
Se suspende
por campaña
Cuestión de Estado
Palacio Legislativo visto desde la explanada el edificio
anexo, donde los diputados tienen su despacho. / foto:
fernando morán (archivo, setiembre de 2007)
“Articulando permanencia y cambio. Las comisiones de futuros en
los parlamentos. Presentación y
discusión de casos” fue la consigna
que propuso Flacso Uruguay para
esta cuarta edición del Día del Futuro. La expectativa era grande,
y la temática lo ameritaba, sobre
todo si se tiene en cuenta que se
desarrollaría en plena campaña
electoral. Estaba prevista para el
25 de setiembre, un mes antes de
las elecciones nacionales. Esa fue,
justamente, la razón por la que la
actividad se suspendió. Se realizaría
en la modalidad de panel/debate,
con representantes de los partidos
políticos con presencia en el Parlamento como invitados. Pero las cancelaciones y las no confirmaciones
de los protagonistas determinaron
que no se concretara.
“Se realizará una sucinta presentación de apertura sobre las experiencias en países como Finlandia,
Inglaterra, Korea, Chile y Brasil
para luego dar espacio a una conversación sobre su pertinencia en
nuestro país”, decía la convocatoria al encuentro, organizado por el
Laboratorio de Futuros de Flacso
Uruguay.
Comisiones parlamentarias de futuros: una visión de construcción social de largo alcance
La anticipación es un factor clave en la toma de decisiones estratégicas en
cualquier ámbito de la vida, especialmente en estos tiempos de acelerados
cambios, y más aún en el ámbito de la política pública y la gestión de gobierno.
Desde hace algunas décadas se ha venido incorporando un área de estudios
sistemáticos y rigurosos a nivel de los parlamentos, aunque, con denominaciones diferentes, podemos generalizarlos como comisiones de Futuros.
Se trata de espacios profesionalizados
que se ocupan de estudiar temáticas
de interés nacional utilizando enfoques y metodologías que amplían el
horizonte temporal de una temática/
problemática en su evolución hacia
futuros, y así se expande el conocimiento presente para la toma de decisiones mejor informada. Este horizonte temporal “ampliado” incorpora
en el análisis no sólo los antecedentes
sobre lo que fue, sino también las alternativas de futuros latentes y plausibles y sus posibles trayectorias, lo
que abre a nuevas consideraciones
significativamente diferentes.
Suponen procesos de reflexión
estratégica enfocados en el cambio
del mediano y el largo plazo, lo que
contribuye a dar continuidad a los
grandes temas que interesan a la
nación, más allá de los períodos de
cada gobierno. La tensión entre cambio y permanencia se centra en los
intereses y las problemáticas nacionales, y no en los representantes de
gobiernos. Es esa agenda la que pasa
a ser una plataforma de participación
social en el debate sobre futuros colectivamente compartidos.
día del
FUTURO
Tal es el caso de Escocia, donde
desde el Parlamento se ha instituido un Foro de Futuros como canal
de apertura hacia la sociedad, que
promueve la participación pública
en debates de fondo a nivel del propio legislativo, que permite caminar
hacia una nueva gobernanza institucional. Este foro se ha convertido en
un órgano que supera el ciclo electoral por su carácter permanente, y se
sitúa, además, fuera de la política de
coyuntura.
Otro caso a mencionar es el de la
Comisión para el Futuro en el Parlamento finlandés. Entre sus cometidos
está la elaboración de un informe periódico sobre una temática transversal clave para el interés nacional en un
horizonte temporal de diez a 15 años.
Además de contar con los miembros
parlamentarios de todos los sectores
políticos, se articula con redes de
expertos, que alimentan la reflexión
política con su conocimiento técnico
y científico, y con la sociedad, mediante foros permanentes.
No es casual el desarrollo económico y social en Finlandia. Es un claro
ejemplo de apuesta de construcción
social de futuro, en la cual vienen
trabajando desde hace más dos décadas. Han venido construyendo lo
que podría considerarse un Sistema
Nacional de Futuros, una amplia red
de actores sociales que incluye a la
sociedad civil, por medio de la Sociedad Finlandesa para los Estudios de
Futuros (Finnish Society for Futures
Studies), a la investigación científica, con el Centro de Investigación en
Futuros (Finland Futures Research
Center), al ámbito académico, con
la Academia Finlandesa de Futuros
(Finland Futures Academy), y al espacio político, con el Comité para el
Futuro en el Parlamento (Committee
for the Future).
Este pensamiento “orientado a
futuros”, que se traduce en visiones
de futuros compartidas y estrategias
de anticipación y de largo plazo, es
clave para comprender y explicar el
exitoso caso finlandés.
En cuanto a América Latina, la
instalación de la necesidad de un
pensamiento de futuros es algo mucho más reciente. En Brasil existe una
Comisión de Futuros en el Ministerio
de Ciencia y Tecnología desde 2011,
que recientemente fue impulsada a
nivel del Parlamento. En Chile fue
establecida a comienzos de 2012. En
ambos casos, si bien comenzaron
muy vinculados a las áreas científico-tecnológica y de innovación, estos
estudios están extendiendo sus temáticas. En Argentina fue presentada
una iniciativa en 2010, aunque aún
no ha tenido resolución. En Uruguay
es un tema pendiente.
Una primera reflexión que debería incorporarse al ámbito de la
preparación del futuro en los parlamentos es la relativa a la revisión
crítica de su propia organización, sus
procedimientos y sus métodos de trabajo. Es decir, su “cultura de organización”, para transformarse en una
institución de aprendizaje continuo
que interactúe constantemente con
su comunidad y su entorno, desde un
enfoque de anticipación y visión de
largo alcance.
Desde Flacso Uruguay, a través
del Laboratorio de Futuros, venimos
desarrollando estudios y metodologías para la incorporación de enfoques de futuros en las instituciones
y en los tomadores de decisión. Integramos el Millennium Project, Futures Studies & Research, un Think
Tank Global sobre estudios de futuros
que reúne en su red más de 3.500 profesionales y practicantes en los distintos ámbitos públicos y privados.
Participamos además de grupos de
investigación internacional sobre metodologías y sistemas de anticipación
y futuros, y en instancias del Proyecto
UNESCO de Alfabetización en Futuros “Networking to Improve Global/
Local Anticipatory Capacities-A Scoping Exercise” Foresight Division.
Lydia Garrido Luzardo y Miguel
Ángel Gutiérrez. Laboratorio
de Futuros, Flacso Uruguay
Redactor responsable: Lucas Silva / Editor: Federico Gyurkovits / Diagramación: Martín Tarallo / Edición gráfica: Fernando Morán / Producción periodística y textos: Natalia
Calvello, Vanina Di Blasi, Elisa González Carmona, Florencia Pagola, Lucía Pedreira, Laura Rey y Stephanie Demirdjian / Fotos: Alessandro Maradei / Corrección: Karina Puga
/ Coordinación Día del Futuro: Lucía Pardo, Irene Rügnitz y Agustina Santomauro / Comerciales: Pablo Tate