El pensamiento de Francisco Alburquerque en torno

[1 ]
El pensamiento de
Francisco Alburquerque
en torno al enfoque del
Desarrollo Territorial
María Belén Alfaro
Pablo Costamagna
Costamagna, Pablo Santiago
El pensamiento de Francisco Alburquerque en torno al enfoque del
desarrollo territorial / Pablo Santiago Costamagna ; María Belén Alfaro. - 1a
ed . - Rafaela : el autor, 2015.
100 p. ; 26 x 18 cm.
ISBN 978-987-33-9064-7
1. Desarrollo Económico y Social. I. Alfaro, María Belén II. Título
CDD 338.9
El contenido y las opiniones expresadas son de los autores
y no necesariamente representan la posición oficial del
Programa ConectaDEL ni la Universidad Técnica Nacional
Facultad Regional Rafaela. Queda permitido reproducir
este documento, parcial o totalmente, siempre y cuando se
atribuya correctamente su autoría.
ConectaDEL Programa Regional de Formación para el
Desarrollo Local con Inclusión Social en América Latina
y El Caribe
www.conectadel.org | info@conectadel.org
Universidad Técnica Nacional Facultad Regional Rafaela
www.web.frra.utn.edu.ar/web/ correo@frra.utn.edu.ar
Buenos Aires, 2015
[5 ]
Índice
A modo de introducción 7
Una mirada heterodoxa y para la acción 9
¿Cómo está organizado el documento? 10
1. La evolución del enfoque Desarrollo Territorial (DT) desde el pensamiento
de Francisco Alburquerque 13
Los primeros pasos en América Latina 13
Crisis y reestructuración: hacia un nuevo modelo de desarrollo 15
La profundización de la mirada del desarrollo 18
Su regreso a América Latina: conceptualización y ampliación del desarrollo económico local 22
El enfoque del desarrollo económico local en la política pública: su trabajo con el gobierno chileno y la CEPAL 31
El empleo en el centro de la discusión del desarrollo: su rol en la misión de la OIT en Argentina 39
2. Temas actuales que pone en debate 45
La diversidad de factores y la multi-dimensión del enfoque del DT 48
La gestión de la innovación y de las capacidades 49
El énfasis en la formación y su relación con el sistema
científico y universitario 52
La búsqueda de equilibrio: políticas regionales y territoriales 57
Nueva crisis financiera y el desarrollo territorial 58
Temas en agenda: medio ambiente y sostenibilidad social 61
3. El compromiso de “Paco” con los territorios 65
Su rol como formador 66
El desafío en la construcción de redes76
Un enfoque para la acción… en acción78
A modo de conclusión: la construcción de una vía 89
Inventario: Producción bibliográfica de Francisco Alburquerque en la temática 90
Anexo 96
Bibliografía del documento 98
Introducción [ 7 ]
A modo de Introducción
La donación que hace Francisco Alburquerque del material de su biblioteca
personal a la Biblioteca Municipal de la Ciudad de Rafaela, Argentina fue un
hecho detonador para la elaboración de este trabajo. Ese generoso acto nos
permitió tener una gran base para poner en marcha esta investigación sobre los
principales aportes realizados por Paco al Desarrollo Territorial en América Latina; un proyecto muchas veces conversado entre colegas en lugares queridos
de nuestra región. La materialización del proyecto es fruto de una alianza entre
ConectaDEL1 y la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Rafaela
con la colaboración de la Municipalidad de Rafaela, Argentina.
Para abordar este gran desafío que se nos presentaba, le dimos varias vueltas al esquema metodológico y optamos por un documento que sea una combinación entre una exploración académica, desde una metodología específica,
articulada con otros abordajes que intentan reflejar los giros en la trayectoria
del especialista a la luz de su historia de vida. La elección de este enfoque heterodoxo se vincula con incorporar una de las cualidades más fuerte de Paco:
su compromiso e involucramiento con actores, territorios e instituciones por las que
ha transitado.
Esperamos poder tansmitirle al lector la lectura que nosotros tenemos con
esta persona que reflexionó, escribió y luchó en diversos ámbitos; y que también aprendió del trabajo en cada territorio, transparentando su pensamiento
y actuando desde un modo democrático y en base a sus principios y valores.
Paco, como le gusta ser llamado por colegas y amigos, estudió Ciencias
Económicas en los 60 en la Universidad Complutense de Madrid en tiempos
de la dictadura franquista. El contexto en que vivió su formación universitaria y las cátedras de algunos de sus docentes; influyeron en su ímpetu por
comprender las desigualdades del desarrollo de las regiones más atrasadas.
Esforzándose por profundizar su mirada sobre América Latina, arribó a Chile a mediados de la década de los ochenta para cursar una Maestría en Desarrollo y Políticas Públicas, temas sobre los que se venía desenvolviendo en
España2; a partir de entonces nunca dejaría de formar parte de la discusión
de estas ideas en nuestra región. Ha desempeñado un rol central no sólo en
1 Programa Regional de Formación para el Desarrollo Económico Local con inclusión social, dependiente del FOMIN/BID. www.conectadel.org
2 Venía trabajando temas sobre desarrollo y subdesarrollo latinoamericano en diferentes ámbitos; como profesor en diferentes instituciones (Universidad Complutense de Madrid 1970-1985;
Universidad de Sevilla 1986-1988; Instituto de Cooperación Iberoamericana 1986-1988); como investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España; como asesor de
diferentes instituciones (en el Instituto de Promoción Industrial de Andalucía 1985; en la misión de
la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) 1987-1989) para citar los más relevantes.
[ 8 ] Francisco Alburquerque
la consolidación y expansión del pensamiento del desarrollo territorial en
América Latina y el Caribe sino, y principalmente, en el accionar con los actores; motivo por el cual creemos significativo recuperar esa trayectoria.
La producción de Alburquerque, sus misiones, las iniciativas en las que ha
participado, sus aportes como docente y conferencista en más de 30 años de
trayectoria, son innumerables y difícil de recopilar en su conjunto. Seguro que en
este recorrido algo se queda en el camino, pero no se lesiona el objetivo de que
este trabajo funcione de plataforma para seguir reflexionado sobre sus aportes
y motivando los intercambios sobre la temática que tanto nos gusta y convoca.
Es necesario aquí aclarar que este proyecto se ha encarado sin el conocimiento
(ni consentimiento previo) de Paco con la intención de poder compartir con él
este producto recién cuando estuviese terminado. Por ello, las entrevistas que
se hicieron al especialista fueron enmarcadas dentro de otros propósitos.
Paco es una persona consecuente con sus ideas, polémico, como el concepto
mismo de desarrollo, desafiante; por eso eso consideramos importante reflejar
en este recorrido las influencias que han marcado sus ideas y avances sobre la
temática del Desarrollo Territorial: sus lecturas, sus referentes, sus trabajos, las
experiencias y colegas con los que dialoga a lo largo de estás cuatro décadas de
trayectoria.
El lector encontrará estas referencias a lo largo del relato y del análisis del
material seleccionado para este fin.Esta aproximación, parte del interés por
mantener congruencia con lo que el mismo Paco planteara en alguna ocasión
diciendo que ha aprendido más fuera que en la facultad. Al respecto llegó a
ironizar en una entrevista diciendo que al finalizar la carrera universitaria se
preguntó “¿dónde estará el libro de reclamaciones?” 3 . En esa búsqueda por intentar salvar la distancia entre lo que le enseñaron y lo que se presentaba en la
realidad se “escapó a hacer algo más concreto y relacionado con eso que llamamos
desarrollo, mejorar la vida de la gente”4 . Así, inicia su trayectoria en el escenario
latinoamericano donde construye una postura que coloca al desarrollo territorial como una metodología para la acción, con una mirada de los procesos
económico-productivos heterodoxa y alternativa.
Es importante señalar aquí que la construcción colectiva de este proyecto
fue posible gracias a los aportes de colegas que sumaron su mirada y experiencias de trabajo con Francisco Alburquerque. Entre los especialistas aparecen referentes de diversos países (Argentina, Chile, España, Italia, Uruguay, Bolivia, Perú, Costa Rica), ámbitos institucionales y áreas disciplinares. En la lista
de referentes entrevistados aparecen Alfredo Aguilar Calderón; Juan Baldares;
Carlos Calderón; Paco Campusano; Luis Castellano; Héctor Castello; Andrew
Cummings; Roberto Di Meglio; Marco Dini; Wendy Domínguez; Carlo Ferraro;
Enrique Gallichio; Francisco Gatto; Eva Jiménez; Claudia Lanzarotti; Oscar Ma-
3
4
Entrevista para CEDET en San Juan, Argentina, Octubre 2014.
Entrevista en San Juan, Argentina, Octubre 2014
Introducción [ 9 ]
doery; Roberto Mirabella; Roxana Pérez; Omar Perotti; Luis Rojas Morán; Mario
Rosales; Sergio Pérez Rozzi; Fabio Quetlas; Mijal Saz; Eleonora Spinelli y Susana
Vélez. Cabe destacar también los comentarios y valiosos aportes en la edición
de este trabajo de Mónica Muñoz. Esta combinación de gente nos guiará por un
recorrido que intenta vincular e interpretar sus contribuciones a la luz de su manera de ver el mundo y del momento que atravesaba en su carrera, influenciado
por el contexto socio-político en el que está inmerso, lo que refleja esa mirada
trans-disciplinar del desarrollo que caracteriza a Paco.
ÎÎ Una mirada heterodoxa y para la acción
La influencia de las ideas de Alburquerque en el ámbito de las discusiones
sobre el desarrollo territorial se sumó al trabajo de otros expertos entre los
que se encuentran Antonio Vázquez Barquero, Sergio Boisier, José Arocena y
Carlos De Mattos. La línea adoptada por Francisco es un enfoque para la acción, preocupado por las discusiones que se generaban en la práctica con los
actores, punto en el que coincide la mayoría de los colegas a quienes consultamos sobre Paco. Asimismo, su mirada está ligada a autores de diversas corrientes teóricas donde no predominan siempre los autores clásicos, situación
que emerge de analizar gran parte en sus documentos escritos y, de manera
más evidente, en su discurso y al hacer una aproximación a su biblioteca. Los
elementos que va tomando de esos teóricos, colegas y mentores, junto con las
experiencias que va recolectando de la propia práctica de su profesión, las complementa para reforzar su visión heterodoxa y alternativa que irá volcando en
la construcción del enfoque del desarrollo económico territorial.
Su pensamiento guarda además una relación estrecha con su pasado; ha
tenido una fuerte militancia dentro del ámbito universitario desde la década
de 1960 como estudiante, y con una fuerte postura alternativa de la economía
como profesor. Dichas motivaciones se deben entender también en el contexto
de la realidad política que caracterizó a la España Franquista en la que Paco se
estaba formando, que no fue sólo el telón de fondo sino que ha marcado, desde la crítica, las ideas de muchos especialistas como él interesados y comprometidos con la realidad en la que vivimos y con el retorno de la democracia. Las
enseñanzas que esa realidad le deja las alimenta continuamente con las lecturas y la formación que persigue hasta nuestros días y le permitió ir moldeando
un enfoque específico del desarrollo territorial, su propia perspectiva y pensamiento en la temática, algo sobre lo que proponemos profundizar en este modesto recorrido. Si bien su bagaje profesional e internacional es muy amplio,
en esta investigación nos hemos enfocado en el trabajo que ha desarrollado
específicamente en América Latina, desde su llegada a nuestra región, a fines
de los 80, hasta la actualidad5.
5 Para mayor información sobre la trayectoria y otros escritos del autor se puede consultar su página web personal www.delalburquerque.es
[ 10 ] Francisco Alburquerque
ÎÎ ¿Cómo está organizado el documento?
El documento está organizado en tres partes, siguiendo la propuesta de Alburquerque de que para ser facilitador en desarrollo hay que “aprender, hacer
y conceptualizar”, filosofía que ha llevado a la praxis a través de sus casi cuatro
décadas de trabajo en el campo de la economía política del desarrollo.
La Primera Parte condensa un análisis por algunas de sus producciones bibliográficas para comprender el aporte conceptual del autor y la evolución de
las ideas sobre el enfoque del desarrollo territorial desde sus primeros pasos
por América Latina. Entendidas a la luz del contexto socio-político y de producción del autor, se retoman algunas experiencias y proyectos en los que ha
participado y de donde recoge reflexiones para el aprendizaje y sustento de
sus propios argumentos.
De esa manera se explora su producción bibliográfica a la luz de su quehacer profesional-accionar en el campo en el marco de la Comisión Ecómica
para América Latina (CEPAL) como estudiante y luego como funcionario de una
de sus dependencias (Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y
Social - ILPES); en el trabajo con diversas universidades y centros de conocimiento; proyectos con organismos multilaterales/internacionales y gobiernos
de la región, como los de Chile y Argentina, éste último a partir de su involucramiento en un programa de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).
La Segunda Parte extiende ese recorrido más teórico-conceptual a la actualidad, abordando los temas que el autor trae al debate contemporáneo
a partir de la multidimensionalidad del desarrollo territorial. Se exploran sus
producciones como consultor y asesor del Fondo Multilateral de Inversiones
(FOMIN); de la CEPAL, y otras organizaciones de la Naciones Unidas, hasta su
actual participación en el Programa de ConectaDEL (FOMIN/BID). El recorrido
cierra con algunas líneas sobre las que parecieran transitar sus ideas en la
actualidad.
En una Tercera Parte se realiza un repaso por algunas de sus contribuciones al desarrollo territorial como un enfoque para la acción; abordando materiales elaborados para fines más prácticos y de capacitación que permiten
analizar su rol como formador y docente; asimismo, se avanza sobre otro de
los grandes desafíos en su trayectoria: la generación de redes de especialistas
y actores en torno a temática del desarrollo. Y, finalmente, se retoman algunas
iniciativas concretas de trabajo en diversos contextos, que permiten visualizar
su rol en la práctica para comprender su compromiso y accionar en los territorios que lo estimulan a avanzar en las ideas y discusiones conceptuales.
A modo de cierre, se han incluido unas breves conclusiones que recuperan
algunas reflexiones sobre la influencia que ha tenido la trayectoria del autor y
se presenta un inventario bibliográfico de las producciones de Francisco Albur-
Introducción [ 11 ]
querque sobre su labor en torno y para América Latina, correspondientes a la
delimitación temporal y espacial que se ha establecido al momento de abordar
este trabajo.
Francisco Alburquerque asiste a la reunión de la Asociación de Economistas de Lenguas Latinas,
donde fue galardonado en la Tercera Edición del Premio Internacional de Desarrollo Local, por su
extensa dedicación al desarrollo local en América Latina. (Cluses, Francia. 2013)
Capítulo 1 [ 13 ]
1. La evolución del enfoque
del Desarrollo Territorial desde el
pensamiento de “Paco” Alburquerque
Esta primera parte del trabajo pretende desandar la evolución del
pensamiento de Alburquerque en torno al desarrollo territorial valiéndonos de
una revisión de una serie de producciones y aportes elaborados en diferentes
momentos de su trayectoria profesional y personal6. De esa manera, además de
hacer un análisis más orientado a lo conceptual se brinda una reflexión sobre el
contexto de esas producciones y las iniciativas a las que se vinculan.
Al hacer este sintético recorrido que aventuramos a través de las obras y
el trabajo de Alburquerque, se evidencia claramente cómo el especialista iba
reflexionando y debatiendo, influenciado por sus ideas de largo plazo y también
por la coyuntura y las realidades con las que iba tomando contacto. Este camino
arranca con su llegada al ILPES a fines de los 80, pasando luego por otras instituciones y proyectos para desembarcar en su reciente trabajo en el programa
ConectaDEL del FOMIN/BID.
ÎÎ Los primeros pasos en América Latina
La primera vinculación laboral de Alburquerque en América Latina se remonta a su inserción en el Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y
Social (ILPES) de la CEPAL como Director del Departamento de Desarrollo y Gestión Local en 1994. Sin embargo, el especialista tuvo un contacto previo con esta
institución y sus referentes, durante su cursado de la Maestría en Desarrollo y
Políticas Públicas, en 1985. Coincidió con un momento en el que dicha institución venía experimentando un proceso de renovación y debate interno desde
mediados de los 80 a raíz del panorama de cambios que se avizoraba como
consecuencia del impacto de la crisis, la deuda y las políticas de corte neoliberal.
La preocupación central que había motivado a esta institución (ILPES) desde
sus inicios, en la década del sesenta, se enfocaba en analizar y comprender las
desigualdades socio-territoriales que caracterizan a América Latina y el Caribe
6 En el apartado luego de las conclusiones de este documento se brinda un listado con el Inventario
de las Producción bibliográfica de Francisco Alburquerque en la temática del Desarrollo Territorial
que se ha preparado poniendo atención en el material sobre y para América Latina, autoría del
especialista, para los fines de este proyecto.
[ 14 ] Francisco Alburquerque
desde hace décadas; tratando de explicar lo que motoriza u obstaculiza el desarrollo de un territorio (Riffo, 2013). Si bien el tema del desarrollo regional se
suma tempranamente a las actividades del ILPES, es recién a partir de los 80
que comienzan a tomar fuerza las perspectivas del desarrollo económico local
y regional de donde emerge el enfoque de desarrollo territorial en el contexto
latinoamericano.
Estos primeros años hicieron visible la relevancia de tratar estos temas dentro del ILPES y en el contexto latinoamericano, y mostraron la emergencia de
diversas corrientes que significaron una inflexión conceptual importante para
esta institución, como expresa Riffo (2013: 27). Van a dominar la discusión dos
propuestas con una gran complementariedad conceptual y práctica: el desarrollo económico local y la competitividad territorial. Como suele suceder con la
mayoría de las ideas y debates sobre el desarrollo, surgen en el contexto de
países desarrollados, y son adaptados a la discusión conceptual y de políticas en
América Latina y el Caribe (Riffo, 2013).
Motivados y preocupados por los problemas derivados del desarrollo desigual de los territorios, desde principios de la década del setenta, se desarrolló
en ILPES una serie de Seminarios en distintos países de América Latina7. Cada
uno de ellos tuvo como finalidad el análisis y la discusión de temas específicos
en torno a las problemáticas territoriales, pero que en definitiva manifestaban
el proceso de formación del pensamiento latinoamericano, poniéndose de manifiesto en el Seminario “Revolución Tecnológica y Restructuración Productiva. Impactos y desafíos Territoriales” desarrollado en Chile en el año 1989, organizado
por el ILPES y el Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Pontificia
de Chile. Ese encuentro tuvo como objetivo específico “avanzar en el análisis de
las consecuencias territoriales de las transformaciones sociales y económicas derivadas de la creciente internacionalización del capital y de la revolución científicotécnica” (Alburquerque et al. 1990: 9). Con tal fin se discutió sobre los principales
problemas derivados del impacto territorial de estas transformaciones, principalmente a escala local y regional. Tales consecuencias derivaban del cambio
del modelo productivo, con las particularidades de este nuevo régimen de acumulación y modo de regulación que se perfilaba desde la crisis del 70, siguiendo
la terminología regulacionista que dominara el debate en aquél seminario. Se
hizo énfasis además en analizar la viabilidad de las estrategias y políticas de
reorganización de los territorios en dicho contexto de reestructuración8.
7 Entre ellos se encuentran: el Seminario Internacional sobre Planificación Regional y Urbana desarrollado en Viña del Mar (Chile) en 1972; el Seminario sobre la Cuestión Regional en América Latina que
tuvo lugar en México (1978); y el Seminario Internacional sobre Estrategias Nacionales de Desarrollo
Regional (Bogotá, 1979).
8 Gran parte de las presentaciones que tuvieron lugar en ese encuentro fueron luego compiladas
en un trabajo editado por Francisco Alburquerque; Carlos de Mattos y Ricardo Jordán (1990) que
lleva el mismo nombre y que abordamos más adelante desde un acercamiento a la introducción
que presenta Alburquerque.
Capítulo 1 [ 15 ]
Como recuerdan el propio “Paco” Alburquerque y Francisco Gatto, uno de
los colegas y referentes en el campo que compartió de cerca estas experiencias
con él; en ese entonces el debate sobre el desarrollo y el crecimiento tomaba
otra envergadura y ambos recuerdan haber tenido una gran sintonía en el intercambio.9 El debate se complejizó con las ideas en torno al cambio tecnológico
y las nuevas tecnologías que impactaban en el proceso y la organización de la
producción a raíz de la crisis que tomaba fuerza a partir de los años 70.
Tal como recuerda Gatto, “la visión integral que combina los diferentes aspectos (económicos, institucional, político, ambiental) es uno de los mayores aportes de
Paco”. Según relatan colegas y pone en evidencia su propia obra bibliográfica,
el rol que tuvo Alburquerque en ese contexto fue importante como uno de los
contribuyentes pioneros de este debate en la región, incorporando además los
impactos y desafíos territoriales que ello representaba.
De la mano de estas discusiones es que cobra centralidad la idea de las
fuerzas endógenas de los territorios dentro de un contexto y un enfoque centrado
en lo local como alternativa a la crisis del modelo precedente de desarrollo,
sobre lo que profundizaremos a continuación al repasar los aportes específicos de Alburquerque. A partir de la inicial experiencia que tuvo en el ILPES,
las reflexiones e ideas de este especialista en torno al enfoque del desarrollo
económico local y territorial se irán alimentando por su labor en innumerables
proyectos e iniciativas en territorios específicos en distintas épocas, no sólo
en América Latina sino en Europa también, más específicamente en España. Si
bien la finalidad de este trabajo es reflejar gran parte de su legado y trabajo en
el contexto latinoamericano, es importante señalar este ida y vuelta constante
entre los dos continentes y las realidades diversas que lo marcarán tanto en lo
profesional como en lo personal.
ÎÎ Crisis y reestructuración: hacia un nuevo modelo de desarrollo
A lo largo de su trayectoria por España, Alburquerque ya venía trabajando
en temas de desarrollo y subdesarrollo, sin embargo su incursión en el ILPES
significó una oportunidad para tomar contacto más cercano con la realidad latinoamericana y la problemática que le interesaba. Como el mismo Alburquerque
afirma en una entrevista para Radio DEL, al no compartir las posturas academicistas de repetir ideas y procesos sin siquiera conocerlos consideró necesario
venir a trabajar a América Latina para profundizar su conocimiento al respecto10. Las enseñanzas que en aquel entonces le dejó el profesor y su gran maes-
9 Entrevistas desarrolladas en el mes de Abril y Mayo de 2015.
10 Entrevista desarrollada por Ulrich Harmes-Liedtke para Radio DEL Buenos Aires, Argentina (Octubre 2011).
[ 16 ] Francisco Alburquerque
tro José Luis Sampedro11, han tenido
una influencia crucial en la postura
que el especialista adopta en cuanto al abordaje de la problemática
del desarrollo.
1
Figura 1
Portada del
compilado
Alburquerque;
De Mattos;
Fuchs (1990)
En ese temprano paso por el ILPES, el especialista desarrolla uno
de sus aportes más iniciales para
la temática en nuestra región. Se
trata del libro que compilan Alburquerque, De Mattos y Jordán Fuchs
en 199012, que reúne las principales contribuciones realizadas en el
mencionado Seminario Revolución
tecnológica y reestructuración Productiva: Impactos y desafíos territoriales, desarrollado en Santiago de
Chile en 1989 (Figura 1). Paco abre
esta compilación escribiendo la
“Introducción”, donde hace una reflexión general de las discusiones
generadas en ese evento con el propósito de fomentar ese debate.
Al plantear los temas y abordajes que se hacen en los diferentes capítulos del
libro, así como al momento de reflexionar sobre los procesos vigentes en ese
momento, se denota claramente la terminología y el aporte proveniente de la
Escuela Francesa de la Regulación13, algo que el autor mismo hace explícito. Luego de la crisis y reestructuración capitalista de la década del 70, con la ruptura
del modelo fordista y keynesiano, estos esquemas conceptuales fueron tomando fuerza con el fin de poder comprender, dentro de un marco más amplio, los
cambios que estaban conduciendo a una nueva fase de acumulación flexible.
Ideas que, además, darán origen a una gran cantidad de aportes en ese mo-
11 José Luis Sampedro Sáez (Barcelona, 1 de febrero de 1917 – Madrid, 8 de abril de 2013) fue un escritor, humanista y economista español que abogó por una economía «más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos». En 2010 el Consejo de Ministros
le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España por «su sobresaliente trayectoria literaria y
por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo». En 2011 se le concedió el
Premio Nacional de las Letras Españolas.
12 Alburquerque, F.; De Mattos, C.; Fuchs, J. (1990). Revolución Tecnológica y reestructuración productiva: Impactos y desafíos territoriales. Colección Estudios Políticos y Sociales, ILPES/CEPAL,
Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, Argentina.
13 Entre los principales exponentes que recupera se encuentran: Piore, M.; Sabel, C. [(1984)1990] La
segunda Ruptura Industrial, Ed. Alianza, Madrid; Boyer, R. (1992) La teoría de la regulación, Valencia, Ed. Alfons el Magnanim; Boyer, R. (1994) “Las alternativas al fordismo. De los años 80 al siglo
XXI”, en Benko, G.; Lipietz, A. Las regiones que ganan: distritos y redes. Los nuevos paradigmas de
la geografía económica. Valencia Ed. Alfons el Magnanim.
Capítulo 1 [ 17 ]
mento histórico, entre ellos la reflexión de los Distritos Industriales que surge
en el propio marco europeo y que Paco, además de otros especialistas, traerán
a la mesa con la capacidad que lo caracteriza para anticipar temas, elemento
clave de su aporte según las opiniones de sus colegas, como han expresado
Carlo Ferraro y Juan Manuel Baldares en las entrevistas.
Alburquerque argumenta sobre la utilidad que tienen conceptos como paradigma industrial; régimen de acumulación y modo de regulación, entre otros, para
la conformación del modo de desarrollo, pero no con el ánimo de trasplantarlos al contexto latinoamericano. Su utilidad, según argumenta el autor, se debe
principalmente al carácter superador que tienen estas ideas, en comparación
con el convencional análisis económico frente al cual Alburquerque viene madurando una postura más crítica y alternativa luego de sus estudios universitarios
de grado. Las ideas que comparte dentro de este debate con colegas latinoamericanos, denotan la impronta con que venía trabajando en España, siguiendo
la línea neo-shumpeteriana, donde se interesaba por comprender el modelo
productivo y energético de base en función de los cambios y rupturas que explican la dinámica económica. Asimismo, como docente de Economía Mundial en
la Universidad Complutense, ya abordaba los temas vinculados a desarrollo y
subdesarrollo incluyendo la lectura también de autores latinoamericanos como
Sunkel, Presbich, y Furtado, entre otros teóricos que enriquecieron la discusión
del desarrollo en el ámbito europeo durante su exilio. ”Intercambio que fue muy
rico para su generación” según él mismo reconoce en la entrevista a Radio DEL
(Octubre 2011).
Precisamente, en las presentaciones de este seminario pueden verse las
preocupaciones y debates que motivaban a los expositores que se interesaron
por tomar los aportes europeos para situarlos y pensarlos desde América Latina donde el patrón de acumulación presenta otras características propias (Alburquerque, 1990). La discusión entonces gira en torno a los diversos “modelos
de industrialización” que coexisten, con sus relaciones salariales y las articulaciones entre trabajados y sindicatos, sumado a las características más flexibles de
producción y de contratación.
Ahora bien, como el mismo especialista afirma, los cambios tecnológicos y
organizacionales que se empiezan a evidenciar, no sólo se refieren a las esferas
productivas, financiera, de consumo, etc., sino también a los ámbitos social, político e institucional. Requiere atender también los aspectos que determinan la
regulación de ese régimen de acumulación como un proceso político y social de
anclaje nacional e internacional, con actores y grupos políticos y sociales regionales, nacionales y estatales. Es por ello que esta etapa de transición y reestructuración demanda la reflexión desde el análisis regional del desarrollo, desde
donde Alburquerque incita a avanzar en el debate (1990: 14).
En la segunda parte de su Introducción, Alburquerque retoma los argumentos que se utilizan con frecuencia en la discusión de las capacidades para impulsar iniciativas locales a partir del nuevo paradigma tecnológico, en términos de
división social del trabajo, funcionalidad de las PYMEs, el empleo y la dimensión
[ 18 ] Francisco Alburquerque
espacial de los lugares de trabajo, entre otros aspectos referidos a la producción flexible. Luego de ese análisis resume –también gráficamente- las argumentaciones y contra-argumentaciones de las tendencias a la concentración
y desconcentración espacial que se derivan de este modelo posfordista, para
ofrecer a los lectores un marco amplio para que puedan ponderar el peso de
estas ideas al momento de elaborar sus propias conclusiones (Alburquerque,
1990: 18-20).
Cerrando su capítulo introductorio, para dar paso luego a los capítulos con
los aportes de otros especialistas que participaron del Seminario, en la tercera
parte de la Introducción el autor vuelve sobre la importancia de avanzar en la
línea de la planificación del desarrollo regional, pero desde un escenario real
más allá de lo escrito. En ese sentido llama la atención al papel fundamental
que podrían cumplir las PYMES, así como cualquier tipo de economía que no
se corresponde con las fracciones del gran capital, en iniciativas de desarrollo
local o regional endógeno, donde el entorno –incluyendo lo territorial- se presenta como sumamente importante. Alburquerque identifica que el alcance de
dichas iniciativas en ese momento pareciera limitado, sin embargo expresa que
poseen un gran potencial para dar respuesta a las demandas sociales en el territorio. Insiste en pensar en estrategias diferenciadas, rompiendo esa tendencia
a englobar todos los comportamientos bajo la noción de acumulación del capital, para poder encarar las consecuencias de la compleja y desigual evolución
territorial de dicha acumulación que en ese momento se ve acelerada por los
cambios que fue resumiendo en dicho texto (Alburquerque, 1990).
Este trabajo, uno de los iniciales del autor, permite rastrear algunas de sus
bases analizándolas a la luz del momento clave que se estaba atravesando, en el
contexto más global de reestructuración –con los aportes teóricos que así lo retoman- y en el escenario latinoamericano donde se estaban gestando también
líneas propias de pensamiento en base a las especificidades de esta realidad. Si
bien se pone más el eje en el campo del desarrollo regional, las ideas que aquí
se plantean constituyen una parte importante de la fuente del pensamiento de
Alburquerque, poniendo de manifiesto sus convicciones con respecto a temas
que irá a profundizar en diferentes momentos de la evolución del enfoque.
ÎÎ La profundización de la mirada del desarrollo
Luego de su primera estadía en Chile, Albuquerque seguirá profundizando
en la problemática del desarrollo latinoamericano a su regreso a España, como
integrante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y a partir
de las diversas asesorías y misiones promovidas por organismos multilaterales
donde participaba. Ahora bien, regresa llevando consigo una experiencia significativa de contacto con la realidad latinoamericana y con las discusiones que dominaban en el contexto, lo que le permitirá dirigir su mirada a estos territorios
y sus problemáticas .y sus problemáticas tanto de lo conceptual como desde la
experiencia.
Capítulo 1 [ 19 ]
A principios de la década del 90 desarrolla una serie de documentos y artículos que condensan sus primeras reflexiones sobre los países periféricos, o
del “Sur” como se catalogaban más comúnmente en aquél momento. Con el
fin de desandar la evolución de pensamiento, y acercarnos a las bases que dan
sustento a su argumento, aquí rescatamos algunas de las ideas que Alburquerque vuelca en una serie de contribuciones más centradas en comprender y dar
respuesta a la realidad que se presentaba en ese momento14.
La terminología, así como las problemáticas que expone en el artículo “La
situación del Sur: desafíos del mundo subdesarrollado en la década de los noventa”
(1991), reflejan claramente el contexto geopolítico y económico de la época en la
que lo escribe15. El artículo recoge una reflexión sobre la situación de atraso que
experimentan estos escenarios, haciendo la salvedad de los riesgos metodológicos de la generalización por países. Argumenta los desequilibrios que muestra
el modelo de desarrollo que predominaba ya en ese momento, no sólo en términos de exclusión y subordinación sino también con respecto a su impacto al
medio ambiente, tema que siempre le preocupó y estuvo presente de manera
más marginal, apareciendo con más fuerza en su discurso más recientemente,
como veremos más adelante.
Según la reflexión que brinda Alburquerque en este trabajo, la complejidad
estructural que se deriva de la situación de desarrollo de estos países se entiende debido a la desarticulación productiva interior y la dependencia externa que
se suman a las carencias básicas que los mismos poseen. Haciendo un repaso
por las etapas y políticas que se han sucedido desde la década del 50, muestra
que el crecimiento que se produjo en líneas generales, no alcanzó para revertir
la condición de atraso del Sur, su inserción subordinada en el escenario internacional ni los desequilibrios generados al interior de estos países. Sostiene que
para ello se requiere una “estrategia cualitativa de desarrollo que contenga políticas públicas específicas orientadas a estos fines” (lo subrayado es una expresión
enfatizada por el propio autor en este documento, Alburquerque, 1991: 8).
Estas ideas reflejan la influencia que tuvieron los aportes de exponentes latinoamericanos de las teorías del desarrollo y subdesarrollo, que venían tomando fuerza como marcos de análisis alternativos que cuestionaban las teorías del
desarrollo hegemónicas al tiempo que ofrecían premisas propias para revertir la desigual situación de la región. La riqueza de esas ideas acercó cada vez
más al propio Alburquerque a la discusión sobre el desarrollo, como él mismo
señala en las entrevistas (2011; 2015). A ello se suma además a la lectura neoshumpeteriana de la que se vale para entender la dinámica económica, que diferenciando entre crecimiento y desarrollo económico se centra en los factores
14 Algunos de estos documentos y artículos iniciales se encuentran disponibles en el repositorio del
CSIC: http://digital.csic.es/handle/10261/52/browse?type=author&order=ASC&rpp=20&value=Al
burquerque+Llorens%2C+Francisco (accedido en Mayo 2015).
15 El autor cita en este trabajo de 1991 alguno de los documentos publicados en aquella época que
reiteradamente utilizan esta expresión del “Sur” para hacer una distinción general entre países
desarrollados del “Norte” y los países más atrasados en el Sur.
[ 20 ] Francisco Alburquerque
de carácter endógeno, es decir de origen interno que se producen en la esfera
de la producción.
Continuando con su análisis para llegar a entender el contexto y las limitaciones al desarrollo de los países del Sur –a la luz de sus relaciones de comercio e
inserción en el plano internacional-, repara en la situación que los mismos evidencian a partir de los 80. La deuda externa que los países del Sur cargaban ya
en los años 70 terminó agotando el crecimiento que habían logrado, situación
que los obligó a implementar importantes reformas internas en línea con los
planteamientos conservadores del neoliberalismo económico, y que acarrearon altos costos políticos y económicos que condujo a una profunda crisis de
desarrollo. Las dimensiones, proceso y consecuencias de la globalización, que
el autor retoma ya en este trabajo, muestran que el mundo está crecientemente
interrelacionado, pero de forma extremadamente desigual. Luego de esta argumentación y haciendo explícita su oposición a los planteos conservadores que
atribuyen el factor de la problemática del desarrollo en los países del Sur a los
fallos de sus políticas internas, Alburquerque expone los componentes a tener en
cuenta al momento de pensar el desarrollo. Entre ellos enumera: “un crecimiento
económico desde adentro de la sociedad; utilización de potencial creativo del ser
humano; y la desaparición de la opresión política, económica y social para erradicar
el temor de la gente a la explotación” (1991: 19). Dicen sus colegas Roxana Pérez y
Marco Dini16.
Roxana Pérez
y Marco Dini
“Sus propuestas no son dogmáticas y no parten de ideas preconcebidas,
sino de un esfuerzo de análisis e interpretación que tiene una raíz profunda
en su historia personal que Paco ha sabido transformar en un método crítico y en una revisión constante de los resultados alcanzados”.
Este método se trasluce al hacer un repaso por los componentes a los que
brinda mayor peso en esta discusión inicial sobre el desarrollo, dejando clara
su postura ante el franquismo y las expresiones autoritarias, siempre vigente,
pero aún más evidente en esa época donde la realidad política, tanto de Europa
como de América Latina, estaba teñida por las consecuencias de los regímenes
más autoritarios17. Es en este sentido, que el autor apunta a cuestionar y superar la visión centrada en el mero crecimiento cuantitativo, poniendo el énfasis
en los aspectos cualitativos e internos que permiten alcanzar la autonomía de esa
población y su propia participación en la definición de los intereses económicos
y sociales, fortaleciendo la democracia en base a las particularidades del contexto del Sur.
16 Entrevista enero 2015.
17 Llegando a fines de los 80 varios de los países de América Latina estaban recién saliendo de la
dictadura. Tal es el caso de Chile bajo la figura de Pinochet (1973-1990); Argentina (1976-1983);
Uruguay (1973-1984); Paraguay (1954-1989), para mencionar algunos.
Capítulo 1 [ 21 ]
Esta perspectiva amplia del desarrollo, que se centra en las personas, requiere que el crecimiento económico se base en saber qué y cómo se produce,
quién lo hace y para quién, de manera que se contemplen las cuestiones y relaciones sociales y políticas además de las económicas, visión que el autor plantea
con fuerza hasta nuestros días. Detrás de estas miradas está su inconformidad
constante con lo que el mismo denomina “el simplismo de los macroeconomistas”, postura que mantiene desde sus inicios y que se ha enriquecido además
por su diálogo con los teóricos latinoamericanos y por las influyentes y pioneras
ideas de su maestro José Luis Sampedro. En este escrito, “La situación del Sur:
desafíos del mundo subdesarrollado en la década de los noventa”, Alburquerque
cierra con un llamado a fortalecer las relaciones y la cooperación Sur-Sur, ello es
entre naciones en desarrollo, para incrementar su poder de negociación colectiva en el contexto internacional y avanzar en reestructurar la relación de poder
Norte-Sur predominante en aquel momento. En tal sentido, reconoce que no
es una tarea sencilla debido a que representan nuevas formas de colonialismo
que actúan selectivamente. La vinculación del colonialismo con el desarrollo era
una lectura común de la época, algo que trabaja la Teoría de la Dependencia,
profundamente aboradada por Sampedro en su aproximación a los estudios
del desarrollo18. Desde esa postura “Paco” insiste en redefinir la cooperación
internacional para el desarrollo de forma tal que incluya la dimensión global que
aborda en este escrito.
Mientras que el artículo de 1991 ofrece un punto de partida sobre la lectura
del escenario internacional y las desequilibradas relaciones de poder que emergen de la dinámica económica, otra serie de trabajos que publica de manera
contemporánea le permitirán ahondar en algunas estrategias alternativas al modelo neoliberal para repensar el desarrollo de estos territorios19 .
Como se mencionó previamente, las ideas y discusiones que fue absorbiendo al momento de su llegada a América Latina estaban claramente marcadas
por la coyuntura tanto de la realidad latinoamericana como de los países centrales de aquel momento. Este fue un momento crucial luego de la crisis de
18 Algunas de las obras célebres de Sampedro que se pueden consultar: Sampedro, J.L. (1948) “El
nuevo enfoque de la cuestión colonial. De la «cuestión colonial» al «derecho a las materias primas»”, Cuadernos de Estudios Africanos, 4, pp: 9-28; Sampedro, J.L. (1973) Conciencia del subdesarrollo, Ed. Salvat, Madrid; Sampedro, J.L. (1978) “De cómo dejé de ser Homo oeconomicus”, en EH,
pp: 83-95; Sampedro, J.L. (1982) “La economía”, en EH, pp: 239-255.
19 Alburquerque, F. (1992a) “La crítica situación de América Latina al inicio de los noventa y la necesidad de una estrategia de desarrollo alternativa al neoliberalismo”, América Latina hoy: Revista
de Ciencias Sociales, Vol. 4, Universidad de Salamanca, España, pp: 57-68; (1992b) “La situación
económica actual en América Latina y el Caribe: de la deuda externa a la inserción internacional”,
Rábida, N° 12, pp: 30-51; (1992c) “Hacia una nueva conceptualización de la cooperación internacional para el desarrollo”, Información Comercial Española, ICE: Revista de economía, N° 702, pp: 2134; (1992d) “La cooperación oficial de España al desarrollo”, Información Comercial Española, ICE:
Revista de economía, N° 702, pp: 144-159; (1994a) “La necesidad de una estrategia de desarrollo
alternativa al neoliberalismo”, América Latina hoy: Revista de Ciencias Sociales, Vol 7. Universidad de
Salamanca, España; (1994b) “La introducción a los procesos de integración económica en América Latina y el Caribe. Aportación latinoamericana, 1985 a 1992”, REDIAL Revista europea de información y documentación sobre América Latina, N° 3, pp: 61-82.
[ 22 ] Francisco Alburquerque
reestructuración que se vivía con sus diferentes matices e impactos, y que a su
vez fue un caldero de debate tanto teórico, conceptual, como político del cual
Alburquerque no fue ajeno. A medida que avanzamos en las lecturas de sus
trabajos, y el recorrido por su trayectoria, se puede ver cómo iba valiéndose de
diversas conceptualizaciones para seguir construyendo “su edificio intelectual”, y
trabajando en traducir esas ideas en la práctica y en proyectos concretos.
Además de estos aportes más teóricos, Alburquerque venía trabajando en
iniciativas más prácticas en regiones europeas. Una de ella fue su participación,
desde 1985, en el Instituto de Promoción Industrial de Andalucía, España20.
Creado con el objetivo de desplegar iniciativas de fomento/apoyo al desarrollo
de sistemas productivos locales en interior de Andalucía, se constituía como
una primera versión de Agencia de Desarrollo Económico Regional21. Tal como
el especialista recupera en una de las entrevistas (Radio DEL, Octubre 2011),
su involucramiento en este proyecto tuvo una importante trascendencia en su
carrera principalmente a través de las enseñanzas que recolectó de la práctica
y su vinculación con los conceptos que venía madurando, como el de entorno
territorial, concertación de actores y sistemas productivos locales, entre otros;
que le permitirán profundizar aún más en su retorno a nuestra región.
ÎÎ Su regreso a América Latina: Conceptualización y ampliación del desarrollo económico local
Luego de la experiencia de trabajo que venía desempeñando en el nivel regional en España22, a Alburquerque lo convocan para hacerse cargo de la División de Programas y Proyectos Sociales de ILPES, dentro de la cual se venían
organizando desde 1992 cursos referidos a la gestión municipal. El contexto
de crisis y reestructuración que analizamos previamente, traerá aparejado la
definición de nuevos roles para los gobierno locales, principalmente a raíz del
proceso de delegación y traspaso de funciones y responsabilidades desde el
Estado nacional. Significó un importante desafío para las estructuras gubernamentales, motivo por el cual el director del ILPES decide contratar a un especialista que pueda asumir las nuevas demandas de la gestión. Antes de asumir la
dirección Paco propone un cambio de nombre de dicha área por el de Dirección
de Desarrollo y Gestión Local, donde tendría a cargo la capacitación de los gobiernos locales como una actividad central. Para abordar dicha tarea buscaría el
20 Este Instituto de Promoción Industrial fue rebautizado como Instituto de Fomento Andaluz en 1987.
21 Un análisis general de las funciones y objetivos de las Agencias de Desarrollo Económico Regional,
retomando las iniciativas de estas primeras instituciones españolas puede verse en Alburquerque (2011), un extracto elaborado para el Banco de Experiencias del I Foro Mundial de Agencias
DEL que se desarrolló en Sevilla en Octubre de 2011 donde participó como especialista invitado.
22 Vale aquí aclarar que la referencia al nivel regional en España se corresponde con las regiones
autónomas, lo que sería una acepción similar a la de las provincias o departamentos en varios
páises de América Latina.
Capítulo 1 [ 23 ]
apoyo de diversos profesionales y técnicos externos al ILPES, para construir esa
nueva dirección y trabajar en el rediseño de los cursos.
A partir de este rol en ILPES sus aportes se centrarán en la conceptualización
y ampliación de la noción de Desarrollo Económico Local (DEL), dándole gran centralidad a los temas referidos a la gestión local, por el cargo específico que ocupaba, pero vinculándolo constantemente con el fomento económico territorial,
la diversificación de las actividades productivas, la cualificación de los recursos
humanos, la distribución del progreso técnico, y el rol de las PYMES. Su publicación “Competitividad internacional, estrategia empresarial y papel de las regiones”
de 199523 constituye una de sus primeras producciones en el marco de esta
nueva etapa, teniendo un lugar de privilegio en la revisión de su producción
conceptual. El artículo recupera una visión sobre la que venía trabajando en
Europa, e intercambios previos en el ILPES, en donde empieza a sistematizar
algunos conceptos y argumentos que, a su vez, dialogan con otras discusiones
teóricas de la época que se están dando en la misma dirección y que irá poniendo a prueba en su propia práctica.
En tal sentido, no podía faltar como eje de la discusión los aportes orientados
a entender el contexto político económico que se perfila como consecuencia de
la crisis y el avance de la globalización a fines del siglo XX, donde se profundiza
la liberalización de intercambios mercantiles y los procesos que caracterizan al
capitalismo global. Allí argumenta sobre el rol que empieza a adquirir el nivel regional (entendido como el espacio sub-nacional) y su capacidad para generar un
entorno para la competitividad de los actores empresariales y el territorio donde
se desempeñan, en el contexto internacional de apertura, globalización, cambio
tecnológico y organizacional de la producción.
Analizando los argumentos y terminología que Alburquerque utiliza en este
trabajo, se evidencia la influencia central que tienen los aportes del Instituto
Alemán de Desarrollo (IAD), con referentes como Klaus Esser; Wolfgang Hillebrand; Dirk Messner y Jorg Meyer-Stamer. Uno de los trabajos elaborados por
estos autores, “Competitividad sistémica: nuevos desafíos para las empresas y la
política”, fue publicado en 1996 por la Revista de la CEPAL 24. Este artículo se
posicionó como una contribución trascendental al debate sobre el desarrollo
de las regiones, tal como observará posteriormente el propio Alburquerque en
reiteradas ocasiones –en sus clases, entrevistas y escritos.
Si bien estas ideas fueron ampliamente difundidas en nuestra región a partir
de este trabajo en español de 1996, los autores venían trabajando previamen-
23 Alburquerque, F. (1995) “Competitividad internacional, estrategia empresarial y papel de las regiones”, Revista EURE Vol XXI, N° 63, Junio, Santiago de Chile: 41-56. Ideas revisadas y presentadas
posteriormente como expositor en Globalización, desarrollo local y redes asociativas, 18 y 19 de
mayo de 1999, Buenos Aires.
24 Esser, K.; Hillebrand, W.; Messner, D.; Meyer-Stamer, J. (1996) “Competitividad sistémica: nuevos
desafíos para las empresas y la política”, Revista de la CEPAL Nº 59, Agosto de 1996, Santiago de
Chile, pp: 39-52.
[ 24 ] Francisco Alburquerque
te esta visión de la competitividad sistémica como una propuesta superadora de la perspectiva difundida por la OCDE y otros organismos internacionales
que fomentaban las políticas de ajuste como solución a la crisis. Por ejemplo,
los autores citan una publicación de 1995 como antecedentes25.Además de
estas contribuciones, en este artículo publicado en la revista EURE Alburquerque recupera la lectura de Fajnzylber (1988) también con relación al concepto de competitividad pero desde una visión latinoamericana. Paco coincide
con estos aportes que conciben a la competitividad como un hecho sistémico
a partir de la articulación y el diálogo de los niveles meta-macro-meso y micro, lo
que ofrece un marco más complejo e integral de análisis, pero al que el especialista español le agrega la perspectiva territorial en la que se centra al momento
de discutir el desarrollo económico.
El argumento que desarrolla Alburquerque en este trabajo, “Competitividad
internacional, estrategia empresarial y papel de las regiones”, pone en juego esta
serie de aportes que permiten entender los elementos y aspectos vinculados al
logro de una mayor competitividad de las empresas (nivel “micro”) en un contexto aún más amplio que las incluye y a su vez determina (nivel “macro”), pero
sin desatender las líneas y actuación, públicas o privadas, tendientes a conformar el entorno regional adecuado en un nivel “meso” (Figura 2). Ello requiere
de una base productiva y un tejido empresarial eficientemente articulados que
facilite la concertación entre los actores, ejercicio que el autor considera central
para la definición de las estrategias de desarrollo de un territorio.
Insiste además, en la participación del sector privado y la PyMes, causando
algunas sorpresas entre quienes sostienen visiones alternativas del desarrollo
pero limitan la actuación de los empresarios.
Pone en evidencia, a través de la información estadística, la débil o vulnerable posición que tiene América Latina por su escasa participación en el contexto
de comercio internacional en perspectiva comparada con otras regiones. Como
estrategia para la inserción en este contexto, el autor plantea la necesidad de
fortalecer el tejido productivo interno de las regiones, apuntando a la introducción
de innovaciones tecnológicas y organizativas que permitan el crecimiento económico local que se sustente en la calidad y diferenciación de los productos y la
mejora de la gestión de todos los elementos. Estos aspectos son demandados
frente a los retos que plantea la creciente globalización económica, que requiere
a su vez un nuevo rol de los respectivos gobiernos a diferentes escalas (1995: 50).
En ese sentido, destaca el importante papel que tiene el “entorno” de políticas
públicas regionales y nacionales para el éxito de las empresas de su respectiva
región, que dependerá de las circunstancias regionales que puedan fomentar
la construcción de ventajas competitivas dinámicas en determinados sectores,
ello es la estrategia competitiva para los sectores específicos en los que la región
25 Se trata del trabajo Esser et al. 1994, “Competitividad internacional en las empresas y políticas
requeridas”, Berlín República Federal de Alemania, IAD. Disponible en español en: http://www.
meyer-stamer.de/1994/systemsp.htm
Capítulo 1 [ 25 ]
2
Figura 2
Clásico
esquema
utilizado por
Alburquerque
para resumir
los diferentes
niveles y
la visión
sistémica de la
competitividad
y el desarrollo.
Fuente:
Alburquerque
(2015)
puede competir. Al introducir la discusión de las ventajas competitivas retoma
los aportes de Michael Porter y su trabajo titulado “La ventaja competitiva de las
naciones” (1991), que tuvo gran impacto en ese momento dada la discusión de
los factores de cambio en el contexto de reestructuración capitalista y cambio
de modelo.
Volviendo a la concepción de desarrollo a la que adhiere, Alburquerque argumenta que el objetivo último del desarrollo económico regional no se reduce
simplemente al éxito empresarial, sino que incluye una amplia gama de factores
que van más allá de la productividad de una empresa para fomentar la competitividad que derive luego en un cambio estructural (Alburquerque, 1995: 51).
Para identificar y fortalecer las estrategias de competitividad que logren mejorar toda la cadena de valor es necesario verlo como un sistema, retomando
nuevamente a Porter y, agregando como clave la introducción de innovaciones,
tema que trabajará en publicaciones posteriores con mayor profundidad.
[ 26 ] Francisco Alburquerque
3
Figura 3
Elementos
básicos de
la iniciativas
de desarrollo
económico
local donde
trae los
aportes de
otros teóricos
Fuente:
Elaboración
propia en
base a
Alburquerque,
(2004a:162)
Hacia el final de su artículo el autor vuelve sobre la necesidad de centrar las
estrategias de desarrollo en el nivel regional, fortaleciendo un mercado interno
que le permita así a las empresas lograr inserción en el mercado internacional.
“Con relación a la visión sistémica, además de ser consistente en el planteo de
todas las dimensiones, hace un gran aporte en traducirlo dentro de lo que es el
enfoque de desarrollo territorial, donde brinda una batería de instrumentos, abordajes, aportes que trae de la discusión que se estaba dando en Europa”, tal como
recuerda Enrique Gallicchio en las entrevistas –colega que toma contacto con
Alburquerque en esta época-. Paco proponía una aproximación superadora
de las visiones más cerradas de lo local y el desarrollo, lo que se expresa claramente en su articulación del concepto de “competitividad territorial” con el
enfoque del desarrollo local analizado desde una visión sistémica. En ese contexto de globalización y reestructuración, ofrece una lectura de lo endógeno
por un lado, y por el otro, del peso que tienen los propios actores frente al rol
a desempeñar en sus territorios. Tomando nuevamente la reflexión de sus
colegas, son aportes que no se quedan en lo conceptual, pues Alburquerque
se destaca por su gran capacidad de abordar estos temas de gran escala para
luego articular en la práctica.
Capítulo 1 [ 27 ]
Reforzando estas ideas, dentro de la misma institución, elaboró el documento “Metodología para el Desarrollo Económico Local” en el que intenta adaptar a
nuestra región las ideas expuestas en otro manual, también de su autoria, editado en el contexto de la construcción del Estado de las Autonomías en España26.
Este documento permite resaltar esa “gran capacidad de ponerse con temas grandes y después articular como ello se aterriza al territorio”, utilizando las palabras de
Gallichio27, conectando esas discusiones iniciales sobre el enfoque de desarrollo
dentro de un marco metodológico.
La metodología aborda los distintos aspectos a considerar al momento de
diseñar estrategias de desarrollo; comienza presentando los fundamentos del
desarrollo económico local diferenciándolos de los planteamientos tradicionales y visiones que asocian al desarrollo con el mero crecimiento económico. Por
el contrario, la metodología que esboza Alburquerque se basa en la identificación y aprovechamiento de los recursos y potencialidades endógenas a nivel
local, sin excluir necesariamente las ideas sobre crecimiento económico pero
abogando por la necesaria coordinación que permita la concertación estratégica
de agentes sociales (respetando la terminología que utiliza el autor), que conducirá a la creación de un “entorno territorial” que redunde en la innovación del
tejido productivo y empresarial. Es decir, se trata de adaptaciones institucionales
que permitan mejorar las actuaciones del sector público, del conjunto empresarial y de actores sociales territoriales. El éxito de las estrategias de desarrollo
dependerá también de la capacidad de difusión de información y conocimientos
específicos así como del fortalecimiento de las redes territoriales.
Como abordáramos en el análisis de sus trabajos de fines de los 80, y como
expone en la mayoría de sus contribuciones, aspectos que hacen al DEL surgen de un contexto particular producto de la crisis del modelo de producción
fordista que demanda nuevas condiciones para la expansión de las actividades
económicas, la gestión empresarial y la gestión pública. De hecho, el autor se
refiere a algunas de ellas, incluyendo ideas sobre descentralización; flexibilidad
organizativa; innovación tecnológica; y redes (entre empresas y entre éstas y otras
instituciones del territorio) para fundamentar la trascendencia de “construir”
o “acondicionar” cada territorio. Aquí es en donde introduce al territorio como
una idea esencial del enfoque, que no lo concibe como un elemento pasivo sino
que pasa a ser un agente y factor decisivo de desarrollo:
“El territorio es, consiguientemente, la expresión de la organización y
movilización de los diferentes agentes sociales locales en pos de su propio
desarrollo. Resalta, por lo tanto, la importancia de la dimensión local del
sistema productivo, del mercado de trabajo, de la vida comunitaria y de
las formas de administración y gestión local y municipal”.
26 Alburquerque, F. (1997a) “Metodología para el Desarrollo Económico Local”. ILPES/CEPAL, Santiago
de Chile.
27 Entrevista a Enrique Gallicchio, Abril de 2015.
Alburquerque,
1997a:4
[ 28 ] Francisco Alburquerque
Esta concepción y énfasis en el territorio como agente clave del desarrollo, la
recupera de aportes de fines de la década del 70 de un grupo de italianos liderado por Becattini28, que centraban sus estudios en los distritos industriales, que
a su vez lo llevan a recuperar las ideas de Alfred Marshall expuestas en 189029,
donde el punto de partida de la organización productiva y unidad de análisis es
el territorio.
Tal como deja en evidencia el segundo apartado de este documento, posicionado desde una postura más crítica de la tradicional concepción de desarrollo
económico, resalta la importancia que tienen los factores sociales, cultural históricos o ambientales de los territorios como condicionantes histórico-estructurales que permiten entender su posicionamiento.
El argumento de Alburquerque defiende que las políticas de desarrollo a nivel local pueden movilizar más eficientemente las potencialidades existentes;
mientras que las políticas macroeconómicas tienen un papel esencial en el logro
de un contexto económico general. No se trata de encontrar una alternativa
al funcionamiento del sistema capitalista sino principalmente de constatar la
heterogeneidad de dicho proceso de acumulación para así poder diseñar políticas diferentes y estrategias concretas que se complementen con el resto de las
políticas económicas.
Cabe rescatar una de las primeras definiciones que el autor ofrece de Desarrollo Económico Local (DEL), donde incluye cuatro dimensiones principales:
económica, ambiental, sociocultural, y político-administrativa. Estas dimensiones
están muy difundidas, y si bien las podemos encontrar con distintos nombres,
han enriquecido el debate de lo multidisciplinar.
Alburquerque,
1997a: 10
“Podemos definirlo como un proceso de transformación de la economía y la sociedad locales, orientados a superar las dificultades y retos
existentes; que busca mejorar las condiciones de vida de su población, mediante una actuación decidida y concertada entre los diferentes agentes
socioeconómicos locales (públicos y privados), para el aprovechamiento
más eficiente y sustentable de los recursos endógenos existentes, mediante el fomento de las capacidades de emprendimiento empresarial locales
y la creación de una entorno innovador en el territorio”.
28 Entre los trabajos más citados por Alburquerque aparecen: Becattini, G. (1979); Becattini, G.
(1990) “Los distritos industriales y el reciente desarrollo italiano”, Revista Sociología del Trabajo, N°
5, Madrid, Invierno 1988/89; Pike, F.; Becattini, G.; Sengenberg, W. (1992) Los distritos industriales y las pequeñas empresas, Tomo I Distritos industriales y cooperación interempresarial en Italia y
(1993) Tomo II Distritos industriales y regeneración económica local. Ministerio de Trabajo y Seguridad
Social, Madrid; Benki, G.; Lipietz, A. (1994) Las regiones que ganan. Distritos y redes. Los nuevos
paradigmas de la Geografía Económica, Ed. Alfons El Magnanim, Valencia, España.
29 Marshall, A. ([1890] 1963) Principios de economía. Ed. Aguilar, Madrid.
Capítulo 1 [ 29 ]
Se trata de un enfoque “desde abajo”, es decir desde los propios territorios y
donde los agentes territoriales locales son protagonistas e impulsores frente a
las nuevas demandas del contexto social, político y económico; que contempla
la diversidad de economías existentes. Insistiendo en que la metodología para
el desarrollo local, que presenta en dicha publicación, constituye simplemente
una guía y no un recetario, el autor desarrolla los diferentes aspectos que la
misma incluye:
`` objetivos (de carácter pluridimensional);
`` recursos disponibles (humanos, físicos, técnicos, económico-
financieros, socio-culturales, ambientales);
vinculadores, informadores, y capacitadores para el DEL); y
`` agentes de desarrollo (promotores, catalizadores, animadores, `` proceso de planificación (coordinación e integración de los diferentes elementos y líneas de actuación territorializadas en una dinámica coherente con el objetivo final del desarrollo local).
Como parte de su rol en el ILPES, entre 1994-1997 publica una serie de documentos en donde ahonda sobre los
demás aspectos a los que da centralidad
dentro del enfoque DEL; es en este momento donde continúa profundizando
sus ideas en torno al enfoque junto a los
aportes que va recolectando del trabajo
en nuestra región30.
Todas estas contribuciones, elaboradas en el marco de sus tareas de capacitación y asesoría técnica en las que participó en su rol como director de esta área
en el ILPES, son revisadas y reunidas en
una única publicación que Alburquerque
prepara para los Cuadernos del ILPES
en Octubre de 1997, titulada “Desarrollo
económico local y distribución del progreso
técnico (una respuesta a las exigencias del
ajuste estructural)” (Figura 4).
30 Nos referimos a las siguientes publicaciones cuyas citas completas se encuentran en el inventario
incluído al final de este documento: (1995) “Factores Decisivos y Rasgos diferenciadores del Desarrollo Económico Local”; (1996) “Dos facetas del desarrollo económico y local: fomento productivo
y políticas frente a la pobreza”, (1996) “Globalización, competitividad y desarrollo económico local”; (1996)” Desarrollo económico local y difusión del progreso técnico”; (1997) “La importancia de
la producción y la pequeña empresa para el desarrollo de América Latina”; (1997) “El proceso de
construcción social del territorio para el desarrollo económico local”; (1997) “Fomento productivo
municipal y gestión del desarrollo económico local”.
4
Figura 4
Portada del
trabajo de
Alburquerque
publicado en
Cuadernos
del ILPES
(1997)
[ 30 ] Francisco Alburquerque
A lo largo del texto recorre sus principales ideas recogidas a partir de la trayectoria previa y la experiencia de su paso por el ILPES: desde el abordaje de la
innovación tecnológica como elemento explicativo clave de la dinámica económica, pasando por la diferenciación del modelo de desarrollo del fordismo para
comprender el contexto de surgimiento de las iniciativas de desarrollo local; se
centra luego en el rol del territorio como factor activo, los avances en materia de
descentralización y las enseñanzas de la experiencia de las Agencias de Desarrollo Regional en España, para cerrar con la discusión política de complementación
entre fomento productivo y los planteamientos para hacer frente a la pobreza.
Claudia
Lanzarotti
“La primera imagen que se me viene es del año ’95 cuando Paco llega
por segunda vez a Chile como parte del equipo del ILPES. Lo primero que
hizo fue abrir el ILPES a los actores sociales reales chilenos; una experiencia inédita. En lugar de esperar que le llegaran cosas desde Naciones
Unidas Paco tomó contacto con todos los actores y ‘metió’ por primera vez
el concepto de Desarrollo Económico Local”.
Tal como recuerda su colega Claudia Lanzarotti en una entrevista31, desde
la primera vinculación que tuvo el autor con esta institución hasta el trabajo
desarrollado durante su gestión como Director de Desarrollo y Gestión Local,
Alburquerque realiza un aporte muy valioso en las discusiones sobre el Desarrollo Económico Local, reflexionando sobre el impacto territorial de las transformaciones en el proceso de reestructuración y cambio tecnológico productivo
en el contexto del capitalismo globalizado, generando ideas y propuestas desde
y para América Latina. Estas ideas serán incluidas dentro de los marcos interpretativos del ILPES durante los años 90 y principalmente en las propuestas
prácticas, es decir las actuaciones territoriales, de dicha institución (Costamagna, 2015). El ILPES representó también una gran experiencia en la carrera de
Alburquerque, brindándole la posibilidad de conectarse con diversas realidades
y las problemáticas propias del desarrollo latinoamericano, en un intercambio
que lo motivará a seguir ampliando su trayectoria. Así, este repaso debe leerse
a la luz del trabajo que fue desarrollando en la práctica, pues el propio Alburquerque insiste en que se trata de un enfoque para la acción, a diferencia de
otros esquemas teóricos y conceptuales que se han interesado en el desarrollo
económico y su vinculación con el territorio, punto al que dedicamos la tercera
parte de este documento.
Su rol dentro de esta institución implicó, entre otros, que coordinase cursos
de gestión municipal, donde el tema del desarrollo económico local y el empleo aún no estaban del todo instalados. Es importante mencionar, a manera
de contextualización y sin ánimo de entrar en una discusión más compleja sobre
el tema; que la gran mayoría de los países de América Latina estaban comenzando a transitar un proceso de descentralización, que vino de la mano de las
31 Entrevista realizada en el marco de este proyecto, Abril 2015.
Capítulo 1 [ 31 ]
políticas neoliberales, que planteó nuevas demandas y desafíos para la gestión
local. Estos cursos le hicieron tomar contacto con asociaciones municipales, universidades de la región, funcionarios de diferentes niveles, pequeñas y micro
empresas, entre otros; lo que le permitió trabajar la idea de hacer gestión del
DEL con los municipios y los propios actores locales.
“Con este planteamiento, con este enfoque y esta mirada se subía a la
camioneta e iba con nosotros a los territorios, a hablar con los actores que
no podían creer que un caballero que entregaba una tarjeta de Naciones
Unidas estuviese en esos pueblos remotos hablándoles y explicándoles
su propia realidad. El entender el rol de la gente y plantear una relación
directa más allá de su cargo y más allá de llevar un discurso, fue para mí
algo muy impactante, muy precursor en ese momento. Eso es algo que
marcó mucho a Chile. Hasta en el pueblo más recóndito se habla de Paco
Alburquerque y alguien lo cita. Él mismo creó esa red en esos años”.
Como recuerdan sus colegas Claudia Lanzarotti y Carlos Calderón el camino
que Alburquerque recorrió durante su participación en el ILPES no era llano;
sino que al avanzar en base a sus convicciones y a la metodología de trabajo
que proponía encontraba algunas limitaciones en las lógicas de las propias instituciones. Estas diferencias en cuanto al abordaje y la postura desde las que
pretendían abordar las problemáticas del desarrollo local provocarán que termine su rol en la Dirección de Desarrollo y Gestión Local luego de cumplido su
período en 1997.
A partir de entonces seguirá trabajando como consultor para CEPAL, el Banco Interamerciano de Desarrollo (BID) y otros organismos internacionales, así
como espacios locales, regionales o nacionales, desempeñando asistencia y
capacitación en diversos proyectos, tanto en el ámbito español como en el latinoamericano, extendiendo ese ida y vuelta entre continentes que tanto enriquece su mirada.
ÎÎ El enfoque del desarrollo económico
local en la política pública: su trabajo
con el gobierno chileno y la CEPAL
Una experiencia interesante que nos permite tomar insumos sobre su influencia en la región es cuando en 1999 es contratado por el Ministerio de
Economía, Fomento y Reconstrucción del Gobierno de Chile para realizar una
asesoría técnica para la elaboración de una Política de Fomento Productivo y
sistematizar las enseñanzas más destacables de las experiencias relacionadas
con la política territorial de fomento productivo e innovación empresarial en
Claudia
Lanzarotti
[ 32 ] Francisco Alburquerque
España32. En esta iniciativa, el autor pondrá un importante énfasis en incluir
y trabajar con los micro y pequeños empresarios, y erradicar esa mirada de
simples “beneficiarios” de las políticas que dominaba en aquel momento, según
recuerdan sus colegas Clauda Lanzarotti y Carlos Calderón en las entrevistas.
Como Alburquerque fundamenta, una de las características de la base empresarial chilena, y en general de América Latina, es la relevancia y el peso de la
pequeña y micro empresa. Por tal motivo, resulta esencial que cualquier política
de fomento empresarial contemple su importancia en cuanto a la generación de
ingresos y al impacto territorial también (Alburquerque, 2007a). Según la postura del especialista, las políticas direccionadas a este tipo de actores constituirían, a su vez, una forma más consistente de lucha contra la pobreza al generar
mejores condiciones para su fortalecimiento, que supere la visión asistencialista. Esta visión de las PyMEs en el esquema territorial, que “Paco” proponía con
relación al fomento productivo territorial y la innovación empresarial, no era
fácilmente acogida por las autoridades y por la estructura centralizada de Chile,
por lo que sus esfuerzos estuvieron desde temprano dirigidos a influenciar en
la política pública.
Los instrumentos y programas vinculados a estos propósitos han sido muy
diversos33, en algunos de los cuales el especialista ha participado más directamente junto a diversos colegas chilenos. Entre estas experiencias vale destacar
el Programa Chile Emprende, que retomaremos en la tercera parte de este trabajo; y, de forma paralela a estas iniciativas, su trabajo en el Proyecto “Desarrollo
económico local y descentralización en América Latina” desde 1998 bajo la dirección de Gabriel Aghón, de la División de Desarrollo Económico de la CEPAL, con
el apoyo de la República Federal de Alemania a través de la Sociedad Alemana
de Cooperación Técnica (GTZ).
Este último proyecto significó un importante esfuerzo por combinar la discusión conceptual con la práctica valiéndose de casos concretos, un área que en
general los especialistas reconocían como vacante en la literatura de esta temática en América Latina y en la que los aportes del Alburquerque han sido centrales. Junto a Patricia Cortés, y convocando a diferentes colaboradores, compilan
en el año 2001 los estudios de caso que se incluyeron en el marco de dicho
proyecto34. Este compilado titulado “Desarrollo económico local y descentralización en América Latina. Análisis comparativo”, resume y sistematiza las primeras
enseñanzas que dejan distintas experiencias de desarrollo económico en siete
32 Su participación en diversas iniciativas en Chile se encuadran en la vinculación de Alburquerque
con otras instituciones además del ILPES de la CEPAL, como son la Fundación Friederich Ebert y
la Fundación SERCAL, ambas relacionadas con el fomento productivo y el desarrollo económico.
33 Entre ellos se encuentra la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO); el Servicio de
Cooperación Técnica (SERCOTEC); el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS); el Servicio
Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE); el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario
(INDAP)
34 Aghón, G. (director del proyecto); Alburquerque, F.; Cortés, P. (comp). (2001) “Desarrollo económico
local y descentralización en América Latina. Análisis comparativo”, CEPAL/GTZ, Agosto 2001, Santiago
de Chile.
Capítulo 1 [ 33 ]
países de América Latina. Al mismo tiempo rinde homenaje y resalta la labor
del director Gabriel Aghón quien fallece en el año 2000 durante el transcurso
del proyecto, algo que Alburquerque también señala en la introducción de este
trabajo, así como en las entrevistas y otros trabajos posteriores.
Revisando la estructura del documento, luego de la introducción con la que
abre Paco, la Primera Parte de esta compilación presenta aspectos más conceptuales del desarrollo económico local y de la descentralización, con las contribuciones de otros autores que participan de este trabajo35. A continuación de
esos dos capítulos, se presentan más de treinta casos de estudio agrupados por
país (incluyendo Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, México y Perú) que
se analizan en función de los aportes que los mismos arrojan36. Finalmente, la
Tercera Parte escrita por Alburquerque presenta un análisis comparativo con
las Conclusiones correspondientes, donde el especialista sistematiza las enseñanzas y las recomendaciones de política que se desprenden de aquellas diversas realidades latinoamericanas exploradas.
En la “Introducción”, Alburquerque ofrece una reflexión sobre los aspectos
que necesitan enfatizarse en el abordaje del desarrollo económico que se distancia de la postura más tradicional que viene cuestionando, y que van moldeando su propio enfoque. En esta oportunidad hace hincapié en la capacidad
de introducir innovaciones, entendidas desde un enfoque amplio e interactivo
que abarca tanto a los productos, como los procesos y los procedimientos, alcanzando además a diversos actores, y no simplemente a las grandes empresas, pero principalmente sumando la dimensión territorial dentro de la discusión de la innovación37. En este apartado denota la influencia que tienen los
aportes neo-shumpeterianos, como ya hemos indicado, y junto a ellos las ideas
vinculadas al GREMI (European Research Group on Innovative Milieu). Retoma
las ideas de Perroux, Aydalot y Maillat, citados por Alburquerque en reiterados
trabajos y exposiciones.
35 La Primera Parte se conforma de dos capítulos: Capítulo I “La política de desarrollo económico
local” recoge las contribuciones de Vázquez Barquero (2000); y Capítulo II Christian von Haldenwang (2000) “Nuevos Conceptos de la Política Regional de Desarrollo. Aportes para la discusión
Latinoamericana”.
36 En la segunda parte se retoman y resumen documento previos de otros autores: Capítulo III,
“Estudios de Caso en Argentina”, de Pablo Costamagna (2000); Capítulo IV “Estudios de Caso en
Bolivia”, de Javier Zubieta (2000); Capítulo V, “Estudios de Caso de Brasil”, Rui de Britto Alvares
Affonso (2000); Capítulo VI “Estudios de Caso en Chile”, en base a Carlos Muñoz (2000); Capítulo
VII, “Estudios de Caso en Colombia”, de Alberto Maldonado (2000); Capítulo VIII, “Estudios de
Caso en México”, de Clemente Ruiz Durán (2000); y Capítulo IX, “Estudios de Caso en Perú”, de M.
Benavides y G. Manrique (2000).
37 Es importante mencionar que el peso que le otorga a la innovación como factor central dentro de
sus argumentos no es algo reciente o novedoso de este artículo, sino que ya lo había trabajado
previamente.
[ 34 ] Francisco Alburquerque
Estas contribuciones teóricas, además de permitirle trabajar la innovación como
un factor clave lo acercan al concepto de entorno territorial38 para argumentar
sobre los elementos del territorio que es necesario construir o fortalecer en la
búsqueda del desarrollo y, en correlación a ello, a la idea de Sistemas Productivos
Locales, esta última ampliamente trabajada por Vázquez Barquero (1986; 1988;
1993). El documento además cita trabajos de autores latinoamericanos que se
centran en la temática de los sistemas locales de innovación en el marco del sistema productivo. La noción de sistemas productivos locales la había trabajado
además como instrumento metodológico previamente a su venida a América
Latina, en un proyecto en vinculación con el Instituto de Promoción Industrial
de Andalucía en el año 1985. El especialista recuerda, en una entrevista en Radio
DEL, que trabajando para ese proyecto también tomó contacto a nivel regional
con algunas organizaciones de la producción, como fue el caso de la industria
de algodón, que le permitió comprobar que el estudio del desarrollo local tiene
que considerar el análisis y tratamiento del conflicto a partir de estrategias puntuales, algo que en ese entonces no estaba tan claro (entrevista Radio DEL 2011).
Volviendo a la publicación “Desarrollo económico local y descentralización en
América Latina. Análisis comparativo” que aquí analizamos, Alburquerque resalta
en su capítulo introductorio, la heterogeneidad característica de la realidad de
América Latina y el Caribe, algo que debe tenerse en consideración por los enfoques del desarrollo económico. Reconociendo la diversidad de perspectivas que
se sumaron a la discusión sobre DEL, que lo han enriquecido y complejizado al
mismo tiempo, el autor esboza una definición tentativa:
Alburquerque,
(2001:12)
“es un proceso de transformación de la economía y la sociedad de un
determinado territorio orientado a superar las dificultades y exigencias
del cambio estructural en el actual contexto de creciente competitividad y
globalización económica, así como de mayor valorización de la sostenibilidad ambiental, a fin de mejorar las condiciones de vida de la población
de ese territorio”.
En esta definición pone el énfasis en esa relación entre economía y sociedad,
desde una visión estructural del cambio, para el cumplimiento del propósito
último que es mejorar la calidad de vida de la gente. En ese proceso coloca a los
actores locales (públicos y privados) nuevamente en el centro de los procesos
de generación de ese entorno territorial que permita utilizar de forma eficiente
y sostenible los recursos endógenos, aprovechando el dinamismo exógeno de la
actividad empresarial. Una perspectiva que da prioridad a las micro y pequeñas empresas que predominan en el tejido empresarial de América Latina y
38 Como mencionamos previamente, Alburquerque toma contacto con la noción de entorno territorial a partir de los aportes de Alfred Marshall (op.cit.), que luego profundiza con la mirada de
Vázquez Barquero desde el contexto español y con las contribuciones del grupo del GREMI que
trabaja los entornos territoriales innovadores, es decir poniendo el acento en la innovación.
Capítulo 1 [ 35 ]
que son una fuente importante del empleo, pero que requieren de una política
específica. Con relación a ello, Alburquerque se refiere en líneas generales, al
rol que deben asumir los gobiernos y las entidades públicas locales promoviendo la descentralización como herramienta facilitadora del desarrollo, trabajando
de manera concertada en catalizar e incentivar la cooperación público-privada,
algo que aún no se evidenciaba en el contexto latinoamericano, en contraste con
otros escenarios. Sin embargo, las experiencias exploradas en este trabajo le
permitirán concluir sobre el carácter beneficioso y valioso pero no imprescindible
de la descentralización como resume luego en las conclusiones del compilado.
Valiéndose nuevamente de los conceptos de nivel micro, meso, macro, pone
de manifiesto la importancia que se le debe dar desde la perspectiva DEL a las
políticas definidas territorialmente, a las adaptaciones para el desarrollo institucional y las capacidades necesarias que aseguren innovaciones en la base productiva de cada territorio, y no sólo de algunos segmentos.
El autor cierra esta compilación con las “Conclusiones”, en el Capítulo X. En
el análisis comparativo que ofrece destaca el carácter más heterogéneo de las
causas que han promovido iniciativas de desarrollo económico local, las que
difieren además de las experiencias de países desarrollados donde la preocupación se centró principalmente en enfrentar las mayores exigencias de competitividad de los mercados. Al resumir los principales objetivos que tuvieron estas
experiencias latinoamericanas aparece desde la necesidad de generar empleo
e ingreso a nivel local, la creación de instrumentos de financiamiento para pequeñas empresas locales, generación redes de actores público-privados para
fomentar la innovación productiva, entre otros propósitos centrados en los aspectos endógenos del territorio; hasta la búsqueda de acuerdos estratégicos en
relación con bienes ambientales y desarrollo sostenible o el establecimiento de
consorcios intermunicipales para fortalecer las iniciativas de desarrollo local.
Rescatando el avance que se ha experimentado en general en América Latina
en materia de descentralización, y en función de las experiencias que formaron
parte de este proyecto dirigido por Aghón, reconoce que si bien estos procesos
no estuvieron destinados directamente a promover el desarrollo económico
local, en aquellos lugares en donde se dio, los actores locales han sabido aprovechar esos espacios para responder a las demandas de la crisis económica territorial. Ello ha generado mayores posibilidades para la promoción económica
local, abriendo espacios para otros actores. Igualmente, Alburquerque advierte sobre la necesidad de impulsar políticas que apunten a una transformación
productiva a nivel territorial centrándose en las micro empresas y PyMEs por
su peso en el entramado empresarial de América Latina, y cuestionando nuevamente las políticas hegemónicas de ajuste estructural y corte neoliberal que
han impactado profundamente en la realidad de estos países.
En ese sentido afirma que “la visión del desarrollo económico local supone un
planteamiento más integral y menos simplificador y agregado sobre el funcionamiento de las economías” (Alburquerque, 2001: 294). Las exigencias de ajuste de
cambio estructural deben completarse incluyendo al conjunto de la economía
[ 36 ] Francisco Alburquerque
y los actores locales, y no sólo a los actores financieros hegemónicos, además
de basarse en el fortalecimiento institucional local y la cooperación público-privado que fomenten entornos territoriales innovadores. Como explica el autor,
se trata de buscar la concertación sobre la base de una estrategia de desarrollo
común, para lo que se requiere la elaboración de Sistemas de información territorial para el desarrollo.
Los Sistemas de Información Territorial constituyen otro de los conceptos centrales que integra Alburquerque a su enfoque, y que además venía trabajando
en el contexto español. El autor recolecta estas ideas e instrumentos de la experiencia que venía desarrollando paralelamente desde 1998 como director de un
proyecto encargado por la Conserjería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para la elaboración de varios planes de desarrollo sostenible en Parques
Naturales39. Tal como afirman los colegas que trabajaron con él, éste constituyó
un proyecto piloto para diseñar el modelo de desarrollo sostenible de los municipios de las áreas de influencia socioeconómica de los Parques Naturales de
esa región, es decir de los municipios con parte de su superficie en el espacio
natural protegido. En esa rica experiencia, “Paco lideró un equipo interdisciplinar
compuesto por perfiles muy diferentes integrando los diferentes puntos de vista en
el modelo que sirvió de referencia para la elaboración de los 24 Planes de Desarrollo Sostenible de los parques, según comentan Eva Jiménez, Susana Vélez y Paco
Campusano en las entrevistas de abril de 2015. Asimismo, le permitió trabajar
metodológicamente en un proceso participativo que involucró más de mil personas de casi 240 municipios andaluces, a través de talleres que fueron técnicas
pioneras en aquel momento en Andalucía y que implicaron un gran desafío por
la diversidad de actores con la que se trabajaba para poder favorecer la búsqueda de consenso en torno a temas cruciales del territorio, según recuerdan
estos pares y el propio Alburquerque al citar estas experiencias en sus clases y
entrevistas. En ese sentido, tanto metodológicamente como conceptualmente,
el abordaje DEL desde la concertación, los sistemas productivos locales y los
sistemas de información territorial, trabajando como valor añadido el uso de
herramientas de SIG (Sistemas de Información Geográfica); fue crucial y un gran
precedente en la carrera de este especialista y de todos los involucrados.40
El Sistema de información territorial “apunta a identificar y comprender la estructura de la producción y la comercialización de las actividades más significativas
para la economía local” (Alburquerque, 2001: 305). Requiere de la recopilación
de información territorial basada en una matriz intersectorial de relaciones eco-
39 Para mayor detalle consultar el informe final de este proyecto: Alburquerque, F. (2003). “Los
Planes de Desarrollo Sostenible en los Parques Naturales de Andalucía. Aproximación conceptual y metodológica”, Cuadernos del Instituto de Desarrollo Regional, Fundación Universitaria, Sevilla,
pp. 1-53.
40 Además de las afirmaciones extraídas de diversas entrevistas entre diciembre de 2014 y mayo
de 2015, Alburquerque se refiere a este trabajo en un recorrido por la biblioteca personal que el
autor donó a la Ciudad de Rafaela el día 15 de abril de 2014 y en el Curso de Maestría dictada en
Rafaela los días posteriores, en el marco de la Maestría en Desarrollo Territorial de la Universidad
Tecnológica Nacional (UTN) Sede Rafaela.
Capítulo 1 [ 37 ]
nómicas complementada con la infraestructura de apoyo, los servicios y demás
elementos del entorno territorial que sirva para establecer definiciones estratégicas y planes para el desarrollo que sean apropiadas para dichas realidades
(2001: 304). La elaboración de este sistema de información demanda la participación de los propios actores locales más relevantes, así como un trabajo
articulado entre municipios, pues como afirma Alburquerque las fronteras económicas municipales no siempre coinciden con los límites administrativos sino
que se expresan en forma de redes.
Entre otros aspectos que desarrolla en sus reflexiones finales de esta compilación, “Desarrollo económico local y descentralización en América Latina. Análisis comparativo”, valiéndose de las experiencias incluidas en el proyecto, Alburquerque trabaja sobre: el rol de las administraciones locales en el desarrollo
económico local; la diversidad productiva y la creación de empresas locales; la
necesaria complementariedad entre las políticas (y recursos) sociales para promover el desarrollo económico local; la importancia de la cooperación interempresarial; y el nuevo papel de los sindicatos como actores territoriales.
Cierra este capítulo y el compilado con las principales recomendaciones políticas, que se desprenden de los aspectos abordados. Estas abarcan:
`` la construcción de una apropiada oferta territorial de servicios ``
``
``
``
``
``
``
``
para las empresas según demandas de innovación del sistema productivo local;
el acceso al crédito para las micro y pequeñas empresas;
el fomento del asociacionismo empresarial; la capacitación de recursos y el empleo el mercado local;
la vinculación de universidad regionales y centros de investigación y desarrollo a los sistemas productivos locales;
la dotación de infraestructura básica para el DEL;
una coordinación interinstitucional eficiente;
la promoción de una cultura local emprendedora;
trabajar en pactos territoriales que superen el partidismo y
la adecuación de las normativas y marcos legales.
Como puede comprobarse, el aporte central de esta compilación radica en la
sistematización de una gran cantidad de casos muy diversos en los que venían
trabajando, que habilita una reflexión comparada para discutir recomendaciones de políticas. Tal como destacaba el especialista en una entrevista ofrecida
en Abril de 2015, las conclusiones arrojadas por este trabajo también le confirman que no hay que detenerse simplemente en analizar o cuestionar hasta
qué punto hay o no descentralización y cómo promoverla; seguramente que
si la hay es más fácil. Incluso en algunos casos, ha sucedido a la inversa, como
el caso chileno, donde las experiencias impulsadas desde abajo han logrado
promover legislaciones que favorecen procesos de descentralización. Más allá
de eso, insiste en que es posible trabajar en iniciativas de desarrollo económico
local a partir de la concertación de actores territoriales (desde abajo), convicción
[ 38 ] Francisco Alburquerque
que lo ha impulsado durante su trabajo con los protagonistas en los territorios
de América Latina. Posteriormente retoma este trabajo y sintetiza las conclusiones en un artículo que publica en la Revista de la CEPAL en el 2004 “Desarrollo
económico local y descentralización en AL”, también en memoria de su director
Gabriel Aghón. Allí reafirma la idea sobre la heterogeneidad de causas que motivaron estas iniciativas, afirmando que:
Alburquerque,
(2004:157)
“Las conclusiones de estos trabajos muestran que la emergencia de
iniciativas de DEL no se explica únicamente como consecuencia del avance
de los procesos de descentralización, sino como resultado de un conjunto
más complejo de factores surgidos desde los propios territorios con la movilización y actuación de agentes locales públicos y privados”.
Las enseñanzas que fue recolectando a partir de su trabajo en terreno en
América Latina, y en Chile más específicamente, son volcadas en otras de sus
publicaciones, además de las mencionadas hasta aquí. Una de ellas fue elaborada para la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, “Gobiernos locales y desarrollo
económico en América Latina y el Caribe” capítulo que es parte de la publicación
compilada por Göske en el año 200141. En este escrito Alburquerque recupera su
trabajo en el ILPES para centrarse en analizar el rol central que tienen los gobiernos locales en el desarrollo económico local en un contexto que posee una base
productiva con características particulares, de alto grado de heterogeneidad y
dualidad.
Alburquerque defiende que los gobiernos locales tienen la responsabilidad de trabajar en la promoción del conjunto de sistemas productivos locales,
acompañando con políticas territoriales de desarrollo empresarial para las micro y pequeñas empresas, las políticas de estabilidad macroeconómica y aquellas diseñadas en el nivel central. Según el argumento que trabaja el especialista en estas contribuciones, este abordaje procuraría efectos últimos de mayor
empleo, ingreso y mejora de la calidad de vida de la población.Más adelante,
en directa vinculación con estos trabajos desarrollados a fines de los años 90
y principios del 2000, concluye que los aportes sobre estas prácticas, lejos de
querer ser un manual de buenas prácticas, son útiles para el aprendizaje colectivo. Mientras que algunos autores califican como espontáneas estas iniciativas
de desarrollo local (haciendo referencia en un trabajo de 2007 a los aportes de
Vázquez Barquero), Alburquerque sostiene que:
41 Alburquerque, F. (2001) “Gobiernos locales y desarrollo económico en América Latina y el Caribe”,
en Göske, J. (ed.) La dimensión local del desarrollo: enfoque territorial, tejido productivo local,
concertación de actores y aprendizaje para la acción. Fundación Friedrich Ebert, Santiago de
Chile, pp: 35-50.
Capítulo 1 [ 39 ]
“El análisis de las vinculaciones entre los procesos de descentralización en los países de América Latina y la emergencia de iniciativas de DEL
muestra también que estas últimas han ido surgiendo por la tensión que
establece la necesaria adaptación a las exigencias del contexto de crisis
y reestructuración económica, pese a los escenarios desfavorables en los
diferentes países”.
Esta afirmación se fundamenta en la propuesta de que la cooperación público privada y la concertación estratégica de actores para diseñar estrategias ha
servido para definir un nuevo modo de intervenir en política, que se basa en la
gestión compartida del desarrollo económico, no sólo basada en directrices del
sector público o guiadas por el mercado; es decir espacios intermedios entre el
mercado y la jerarquía.
ÎÎ El empleo en el centro de la discusión
del desarrollo: su rol en la
misión de la OIT en Argentina
En el mismo momento que se producía la aguda crisis económica y política
que atravesaba la Argentina en el año 2001, el Ministerio de Trabajo, Empleo y
Seguridad Social de la Nación Argentina (MTEySS) implementa un proyecto en
colaboración con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la cooperación
del Gobierno italiano, que apunta centralmente a trabajar en la reactivación del
empleo. Se trató del Programa AREA (Apoyo a la Reactivación del Empleo en
Argentina) 42, donde Alburquerque es convocado como referente internacional.
Como parte de esta misión para la OIT elabora una serie de documentos de
capacitación orientados para dicho programa. Uno de ellos titulado “El enfoque
del desarrollo económico local” publicado en 2004, constituye el primer documento de esa serie de textos. Elaborado de una manera accesible, se estructura en tres capítulos, antecedidos por un prólogo a cargo del Consejero Técnico
Principal de AREA, son: 1. Introducción al desarrollo económico local; 2. Pequeña
empresa y territorio; 3. Las iniciativas de desarrollo económico local. Aprendiendo de
las mejores prácticas internacionales.
Si bien se trata de un material para capacitación, esta publicación se destaca
por la densidad conceptual y teórica que permite entender la lectura que ofrece
42 Según resume el informe Final del Programa publicado en 2008, se trató de una “estrategia nacional en el territorio con el objetivo de reactivar la economía local, la formación de recursos humanos, y
la reinserción de las personas desocupadas en el tejido productivo local”.
Alburquerque,
(2007b: 66)
[ 40 ] Francisco Alburquerque
el autor en la relación entre empleo y desarrollo económico local, en el marco de
las discusiones y estrategias orientadas a abordar esta problemática específica.
En el primer capítulo el autor explora el surgimiento y las ideas centrales
del enfoque del desarrollo económico local. En ese sentido, tal como venía trabajando en discusiones iniciales, retoma los diferentes planos que entran en
juego en el proceso de DEL (macro, meso, micro). En ese repaso enfatiza en el
papel que tienen las innovaciones en la base productiva y el tejido empresarial,
pero entendiéndolas en sentido amplio pues para que las mismas se produzcan
necesitan de determinadas innovaciones en otras dimensiones que superan la
económico-productiva, es decir innovaciones sociales y cambios institucionales
en los diferentes niveles territoriales y funcionales de las administraciones públicas. Como acostumbra en sus trabajos y exposiciones que pretenden resumir
y presentar el enfoque DEL, se vale de un recorrido por la transición hacia formas de producción flexible que surgieron como consecuencia de la crisis económica de los 70, punto sobre el que ya nos hemos explayado previamente. Esta
contextualización le sirve para caracterizar el marco donde cobra relevancia la
reflexión sobre las estrategias de desarrollo local como:
Alburquerque,
(2004b: 5)
“Forma de ajuste productivo flexible en el territorio, que buscan impulsar los recursos potenciales de carácter endógeno tratando de construir un “entorno” institucional, político y cultural de fomento de las actividades productivas y de generación de empleo en los diferentes ámbitos
territoriales”.
Al desarmar esta definición aparecen elementos en los que ya hemos reparado, y otro en el que nos interesa detener la atención, considerando el ámbito
en el que elabora este documento, ello es la centralidad que adquiere el tema
del empleo. Debido a la complejidad de sus argumentos y la mirada más integral que propone el autor para acercarnos al desarrollo, se dificulta poder hacer
un análisis de un factor o una dimensión de manera aislada, es necesario leerlo
de manera interrelacionada para poder comprenderlo. Sin embargo, y a los fines del trabajo que aquí aventuramos, interesa detenernos específicamente en
los aportes que elabora en esta dirección. Justamente, cada publicación; cada
documento guarda coherencia con el rol que desempeña el propio Alburquerque dentro de cada institución en un momento particular, para lo que retoma
los avances y discusiones previas que venía generando pero siempre adaptando
sus aportes a sus interlocutores y a quienes se dirigía en función de sus misiones y asesorías. Esta constituye una de las capacidades a destacar de este especialista tanto como gestor así como formador, algo que señalan reiteradamente
sus colegas en los intercambios. En un repaso rápido por este Capítulo 1 se
puede ver que retoma los conceptos y argumentos de los que se vale para dar
fundamento al enfoque DEL como alternativo a la visión del desarrollo más centralizada y concentradora. Entre dichos elementos analiza: la vinculación entre
competitividad y productividad desde un enfoque sistémico; la importancia del
Capítulo 1 [ 41 ]
entorno competitivo territorial y los factores que componen las directrices para
el diseño de políticas específicas que fortalezcan los sistemas productivos locales; el nuevo rol de las administraciones locales, además de la discusión sobre
la innovación, como señalamos previamente. Cuando se refiere fundamentalmente al territorio y al empleo sostiene que cobran más sentido estas estrategias
que surgen “desde abajo”, sustentadas en factores económicos pero también
sociales, culturales y territoriales, que indiscutiblemente tienen una base local
y que requieren de un trabajo concertado entre actores, ideas ya desarrolladas
por el especialista a partir de otras instancias de trabajo.
Desde el punto de vista del empleo, Alburquerque repara en la necesidad
de trabajar por políticas proactivas específicas para la generación de empleo
productivo43, argumentando el efector multiplicador que tiene la innovación,
siempre y cuando se trabaje en la construcción de los entornos territoriales que
así lo permitan. Afirma además que las políticas sociales deben dejar de ser
asistenciales y convertirse en políticas de desarrollo, vinculación que ya había
trabajado de manera más general en documentos previos. En ese sentido, lo
analiza desde una lectura del capital humano, es decir políticas que permiten
crear y formar un recurso tan estratégico como éste. Resumiendo en palabras
del propio Alburquerque:
“Para impulsar el desarrollo económico con generación de empleo productivo y avance de la equidad social y la sostenibilidad ambiental, es imperativo un diseño mixto de políticas en el cual, junto a las medidas encaminadas al logro de los principales equilibrios macroeconómicos, deben
impulsarse otras de carácter territorial destinadas a identificar y fomentar
las potencialidades existentes, tarea en la cual los gobiernos provinciales y
locales deben desempeñar un papel decisivo como animadores y facilitadores de la creación de instituciones de desarrollo productivo y empresarial”.
Al tratarse de un material de capacitación a agentes territoriales (donde participaban funcionarios), los aportes a nivel más conceptual los va vinculando
a la definición de estrategias y bajando a la propia formulación de políticas,
discutiendo constantemente sobre la descentralización y el papel de la gestión
pública. Si bien por el tipo de material y los interlocutores del programa Alburquerque se aproxima en esta publicación a trabajar algunas cuestiones vinculadas al Estado, por lo general su visión se centrará más en la coordinación y
concertación público-privada, que busca ser superadora de las lógicas políticas
y los ciclos electorales.
43 Si bien el autor no brinda una definición de empleo productivo, se está refiriendo a aquellos empleos vinculados principalmente a la actividad industrial y de desarrollo productivo que permiten
en última instancia avanzar en la inclusión y cohesión social como uno de los objetivos dentro del
desarrollo económico local, marcando una diferencia con los empleos en el sector financiero y
con el asistencialismo.
Alburquerque,
(2004b:16)
[ 42 ] Francisco Alburquerque
El segundo capítulo se centra en la pequeña empresa y la gestión pública local,
dos aspectos claves que viene trabajando dentro de su enfoque, especialmente
para el contexto de América Latina. A partir de la discusión sobre la heterogeneidad del sistema económico, el autor advierte sobre la necesidad de entender
la totalidad de las lógicas económicas propias de cada territorio, y no caer en
la simplificación de centrar la atención sólo en el núcleo globalizado y en la
economía formal. Esto lo enmarca en una lectura más amplia de los ciclos económicos del capitalismo, que indefectiblemente se relacionan al papel de las
innovaciones y la competitividad en esta fase descendente donde surge la discusión del desarrollo económico local. Por la realidad que presenta América
Latina, su desarticulación productiva, así como la frágil y dependiente posición
externa en el contexto internacional, resulta primordial el rol de las políticas
y las estrategias institucionales territoriales específicas concertadas entre los
diversos actores.Asimismo, por la desventaja de las pequeñas y microempresas, se requiere avanzar en reformas que permitan estrategias direccionadas
a estos actores. Finalmente, vuelve sobre la necesidad de la introducción y la
difusión de innovaciones tecnológicas y organizativas que permitan avanzar
en dirección de la diversificación del tejido productivo y de la articulación productiva interna en las respectivas economías territoriales. Es ahí donde se centra
el papel estratégico de la nueva gestión pública, que dé lugar a un enfoque
más horizontal y descentralizado que permita la apropiación colectiva de los
medios e instrumentos.
El tercer capítulo refiere a un análisis de las iniciativas de desarrollo local en los
países desarrollados, donde recupera los rasgos más sobresalientes de aquellas
que se orientaron a la creación de empleo. Ese análisis le da pie para argumentar
sobre la reorientación que se le debe dar a las políticas de desarrollo local y
regional, donde las iniciativas combinen tanto los recursos endógenos como exógenos incorporándolos a una estrategia que tenga un efecto multiplicador en los
niveles de empleo y en el ingreso para la comunidad local. Sobre lo que insiste
el autor es en la idea de la movilización de recursos y actores locales, buscando
un aprovechamiento de las condiciones existentes en el territorio, estimulando
el desarrollo económico local. Sin dudas, ello requiere de determinados factores que el autor aborda, entre ellos el liderazgo local; bases de datos apropiadas (como los sistemas territoriales de información y un observatorio local de
empleo); una unidad territorial de actuación o área económico local; las capacidades humanas específicas y los servicios para el desarrollo empresarial. El
autor reconoce en ese contexto que parece haber mayor conciencia acerca del
carácter intersectorial y territorializado de los procesos económicos, sociales y
laborales, lo que hace que existan programas descentralizados más acordes a
las necesidades actuales. Sin embargo ello requiere la búsqueda de espacios
de concertación público-privada para poder abordar las diferentes políticas de
desarrollo en cada ámbito territorial. Los cambios sobre los que el especialista
insiste, demandan nuevos roles y responsabilidades de los diferentes niveles de
la gestión pública que trabaja hacia el final de este tercer capítulo.
Como parte del programa AREA, Alburquerque publica otros trabajos donde
el empleo se encuentra en el centro del análisis. Entre ellos hay un trabajo de
Capítulo 1 [ 43 ]
Noviembre 2007 que constituye un Documento de Trabajo de la OIT, “Desarrollo
local en América Latina: oportunidades y desafíos para el trabajo decente” Allí discute con mayor profundidad las implicancias del trabajo decente y la vinculación
con el mercado de trabajo local en el marco del enfoque de desarrollo territorial.
Otro de los productos que tuvo este programa fue la guía “Desarrollo Económico Local y Empleo (DEL+E): material para promotores”, que se publica en el
2008 por el Centro Internacional de Formación (CIF) de la OIT, publicación que
retomamos en el tercer apartado de este documento como parte de sus trabajos centrales desde el plano de la práctica. Como vemos, su involucramiento en
este programa le permitirá profundizar en la cuestión del empleo dentro del
desarrollo económico local, algo que ya venía considerando dentro de su enfoque de manera un poco más general y que aquí va a sistematizar a partir de su
experiencia en el escenario argentino. Asimismo, su interés de trabajar en este
proyecto se debía a la necesidad de debate que se tenía en Argentina sobre el
concepto de desarrollo económico local en el contexto de una crisis económica,
política y social tan trascendente en el contexto latinoamericano, además de un
interés más personal de “devolver a la Argentina” una parte más bien simbólica
de la ayuda que recibió la familia de su esposa durante una parte del exilio en la
época franquista. Colegas que han trabajo de manera más cercana al especialista durante este proyecto y en la OIT sostienen que:
“lo importante del papel de Paco fue jugar en la cancha de la competitividad y la cancha del empleo, acercando a ambos con lo que implica
esas dos maneras diversas de ver o de priorizar el territorio”.
Roberto
Di Meglio
Sin dudas uno de sus papeles ha sido combinar la discusión entre varias esferas y, al mismo tiempo, a un nivel más institucional, Alburquerque tuvo un rol
estratégico en acercar instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la OIT en el tema del desarrollo territorial. Sin embargo, el plantear sus
posturas y convicciones muchas veces le jugó en contra de las lógicas de algunas
de las entidades u organizaciones y, manteniéndose fiel a sus ideas, cuando el
ambiente no era el apropiado para trabajar siempre supo salir de una manera
muy profesional. Un tema muy importante de este paso fue, más allá del material elaborado, el armado de un equipo potente cuyos referentes hoy siguen
influyendo en el tema en Argentina, y en la propia práctica desarrollada en el
marco del programa, al momento de trabajar en el territorio como reconocen
sus colegas Wendy Domínguez y Roberto Di Meglio44.
“Su principal aporte estuvo en los territorios, a pesar de las diferencias
que había con los de arriba, siempre fiel a su compromiso”.
44 Entrevistas realizadas a Roberto Di Meglio y Wendy Dominguez en Abril de 2015.
Wendy
Domínguez
[ 44 ] Francisco Alburquerque
Capítulo 2 [ 45 ]
2. Temas actuales que pone
en debate
Como hemos analizado en el primer capítulo, Alburquerque recolecta permanente experiencias que han servido para redefinir y enriquecer su lectura sobre el desarrollo territorial, a partir del contacto con instituciones diversas y territorios heterogéneos. Luego de su etapa en el ILPES (1994-1997), continuó con
las asesorías y asistencias para organismos internacionales como el Programa
de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Organismo de Naciones Unidas
para el Desarrollo Industrial (ONUDI), el Banco Interamericano de Desarrollo
(BID), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Agencia de Cooperación
Alemana (GTZ), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y otros espacios de gobierno de diversos países45.
Luego de haber centrado su preocupación, y producción, en torno a algunos
aspectos puntales del desarrollo económico local como el empleo y el cambio
productivo, el autor avanzará sobre algunas dimensiones y factores intangibles
del enfoque, entre ellos la construcción de redes y la innovación, que sin desentenderse de la mirada integral y aportes previos que el autor venía desarrollando, sí aportan una nueva mirada e involucran nuevo temas al debate contemporáneo. Si bien hemos retomado ya varias definiciones de desarrollo económico
local, para acercarnos a sus componentes, no nos hemos referido a las claras
diferencias que el autor marca al momento de usar esa noción y la de desarrollo
local y/o desarrollo territorial.
En este sentido vale recuperar aquí las definiciones que incluye el especialista en la “Guía de aprendizaje sobre integración productiva y desarrollo económico”,
elabora en co-autoría con Marco Dini para el FOMIN (2008) 46.
45 Desde el 2010 continuará de manera ininterrumpida su trabajo con el BID a través del Fondo
Multilateral de Inversiones (FOMIN), fundamentalmente con ConectaDEL, programa que en breve
retomaremos puntualmente para analizar con mayor precisión. Esta diversidad de relaciones,
trabajos interdisciplinarios, intercambios con actores locales y su propia aproximación al tema
le ha permitido al autor enriquecer su mirada, al tiempo que lo llevará a precisar más algunos
aspectos y a hacer hincapié en otros.
46 Este material será analizado más en detalle en la Tercera Parte de este documento ya que constituye una producción central más enfocada al abordaje práctico del enfoque del desarrollo económico local.
[ 46 ] Francisco Alburquerque
Alburquerque,
Dini,
(2008:
módulo 0,
p. 17)
“El desarrollo económico local puede definirse como un proceso de
desarrollo participativo que fomenta los acuerdos de colaboración entre
los principales actores públicos y privados de un territorio, posibilitando
el diseño y la puesta en práctica de una estrategia de desarrollo territorial
común basada en el aprovechamiento de los recursos locales y las oportunidades del contexto global, con el objetivo de crear oportunidades productivas y de empleo e ingreso para la población local”.
Mientras que la definición de desarrollo local o territorial (términos utilizados de
manera indistinta por este autor) pone el énfasis en la promoción del desarrollo
“desde abajo”, impulsando la participación de los diferentes actores e incorporando la relevancia que tiene la visión integrada que permite la lógica territorial,
considerando no sólo los aspectos económicos sino los sociales, institucionales
y culturales (Alburquerque, Dini, 2008: módulo 0 p. 17). Es decir se trata de una
visión ampliada, más integral, que pone en juego las demás dimensiones del
desarrollo –lo institucional, político, cultural, humano y ambiental (ver Figura 5).
5
Figura 5
Alburquerque,
(2015: 19)
Capítulo 2 [ 47 ]
6
Figura 6
Alburquerque;
Pérez Rossi,
(2012: 2)
Ahora bien, como el autor aclara en una entrevista para la Revista Dlocal
(2007), el término desarrollo local y desarrollo territorial los usa en forma indistinta, y afirmando que “el desarrollo local no se circunscribe a un área administrativa,
sino a un ámbito territorial en el que se extiende un sistema productivo local y un
área local de empleo”. Por otra parte, el especialista reconoce que el término
“territorial” parecería más apropiado y común en la academia, mientras el de
“local” es más utilizado en la práctica (Alburquerque, 2015: 16).
Alburquerque llega a estas definiciones, también a partir de su experiencia
de trabajo para el FOMIN/BID, que le ha permitido resumir cómo se fue pasando
de una mirada más acotada de la problemática, centrada en el desarrollo empresarial, hacia este enfoque del desarrollo económico local que pone el énfasis
en los actores y los territorios, incorporándose la cooperación público-privada
(Alburquerque, 2015) (ver figura 6).
[ 48 ] Francisco Alburquerque
ÎÎ La diversidad de factores y la
multi-dimensión del enfoque del DT
Sin perder la atención en la dimensión económica y las ideas previas trabajadas, el especialista expandirá la discusión hacia los demás elementos, factores
y condiciones que hacen al desarrollo territorial (DT), lo que nos permitirá reflexionar sobre el avance de su pensamiento en años más recientes y desembocar en los temas que pone en la agenda en la actualidad.
Tal como expresa en un trabajo elaborado para la Diputación de Barcelona titulado “Evolución del desarrollo territorial. Situación actual, crisis y perspectivas” (Alburquerque, 2014) donde resume las características del enfoque y su evolución,
la dimensión territorial del desarrollo debe incorporar una visión integrada, más
allá de los enfoques sectoriales. Ello requiere trabajar y darle más centralidad a
aquellos elementos y factores que superan la mera visión del crecimiento económico y así posicionar un enfoque que sea capaz de analizar e interpretar los
cambios que actualmente vivimos en la nueva era del conocimiento y de cambio
productivo-energético.
En el capítulo “Desarrollo Económico y territorio: enfoques teóricos relevantes y
reflexiones derivadas de la práctica”, que se publica en el compilado editorial de
Docampo (2007), Alburquerque se centra en reforzar esa mirada del desarrollo
económico desde una perspectiva integrada, ligada fuertemente al territorio.
En ese sentido expresa:
Alburquerque,
(2007b: 61)
“No hay que identificar, pues, el desarrollo económico local como si se
tratara de un modelo de organización productiva contrapuesto al funcionamiento de la gran empresa. En realidad, el enfoque del desarrollo económico local viene a destacar fundamentalmente los valores territoriales,
de identidad, diversidad, y flexibilidad que han existido en el pasado en
las formas de producción no basadas tan solo en la gran industria, sino
en las características generales y locales de un territorio determinado”.
El posicionamiento del autor desde esta perspectiva viene de una influencia significativa de los aportes de Alfred Marshall (1890), a quien Alburquerque retoma ya en sus contribuciones más iniciales de la década del 90 por la
importante contribución que hace su concepto de organización y la teoría de
la organización industrial, línea teórica y de pensamiento fundamental para
el enfoque del desarrollo económico ya que reincorpora el territorio como
unidad de análisis.
Junto con estas conceptualizaciones, Alburquerque trabaja centralmente los
conceptos ya mencionados de entorno territorial y sistemas productivos locales.
Nuevamente aparece la innovación como factor estratégico, en el marco de conceptos como “entorno innovador”, recuperando los aportes del GREMI (1990), y
Capítulo 2 [ 49 ]
de sistemas territoriales de innovación, ampliamente desarrollados por Lundvall
(1995) autor también citado por el especialista reiteradas producciones.
Paralelamente profundiza sobre la centralidad del conocimiento (tácito y codificado) y los procesos de aprendizaje social facilitados por la cercanía territorial de los actores. En este trabajo también discute sobre el avance de la descentralización, pero en esta ocasión desde la perspectiva de la democratización
y vinculándolo al concepto de gobernanza que en este escrito retoma del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) (Alburquerque, 2008b: 65) 47 .
Alburquerque retoma esta contextualización y los aportes teóricos que sirvieron de base para delinear el enfoque del desarrollo territorial, colocando al
territorio en un lugar central. En esta contribución en particular, como las que
veremos a continuación, colocará mayor énfasis es esta mirada más integral y
multidimensional sobre los aspectos territoriales que caracterizan al enfoque.
Ello se pone claramente en evidencia cuando trabaja los elementos básicos, o
pilares fundamentales como también le llama, en las iniciativas DEL.
ÎÎ La gestión de la innovación
y de las capacidades
“Paco es un gran escucha, un gran docente que conoce muy bien de lo
que habla, constructor social de sus ideas, pero abierto a la construcción
colectiva […] con capacidad para desprenderse y muy abierto en un proceso donde aprenden todos”.
Como recupera en entrevista Francisco Gatto, en ese diálogo entre práctica y teoría que el autor propone vemos que va complejizando su lectura de
estos procesos, retomando y profundizando ideas previas pero especialmente
abriendo el intercambio.
En el año 2008 Alburquerque publica el libro “Desarrollo económico local, descentralización y democracia. Ideas para un cambio” que escribe en coautoría con
Pablo Costamagna y Carlo Ferraro, con quienes ya venía trabajando y que le
permitirá a Paco profundizar ese vínculo de trabajo. Este libro forma parte de
la Serie Desarrollo y Territorio de la Colección Ciencias Sociales de UNSAM EDITA,
que busca contribuir a la discusión sobre una nueva manera de pensar el de47 Si bien en este trabajo del 2008 Alburquerque cita la definición que brinda PNUD sobre gobernanza, ya venía incorporando la noción de gobernanza. Unos años después, en el itado documento “Evolución del desarrollo territorial. Situación actual, crisis y perspectivas” elaborado para la
diputación de Barcelona en 2014, discute este concepto algo más en profundidad en vinculación
a la innovación, para lo cual recupera aportes de su colega español Ricardo Méndez.
Francisco
Gatto
[ 50 ] Francisco Alburquerque
sarrollo y a la gestión del cambio en los territorios. Naturalmente se retoma el
trabajo que estos autores venían desarrollando en la temática del desarrollo
económico local pero, quizás aún más significativo es que irán complejizando el
análisis desde la multidisciplina y profundamente vinculado con la práctica. Así,
la introducción y los primeros tres capítulos ofrecen el contexto para entender
el surgimiento del enfoque del DEL, valiéndose de los aportes conceptuales que
abordamos en la primer parte de esta publicación: cambio estructural, competitividad sistémica, productividad, entorno territorial y territorio, entre otras
ideas de relevancia y de las improntas de los otros dos autores.
En esta publicación la mirada de Alburquerque se centra en aportar acerca
de la caracterización y abordaje de la heterogeneidad de los mercados (2008:
28), conectando lo macro con lo micro y meso para pasar a la centralidad de las
Pymes. La sumatoria de estas miradas multidisciplinarias y de diferentes recorridos territoriales se produce en la definición y los aspectos que van a resaltar
desde ConectaDEL posteriormente y es el énfasis en el tema de capacidades.
Según definen los autores en esta obra:
Alburquerque
et al.,
(2008:16)
“El desarrollo económico local es un proceso de acumulación de capacidades cuya finalidad es mejorar de manera colectiva y continuada el
bienestar económico de una comunidad”.
Se afirma que las capacidades de una economía territorial son tanto los recursos actuales como los potenciales, los cuales pueden ser materiales, financieros e intangibles. Para darle solidez a su argumento en el segundo capítulo
ofrecen una mayor discusión sobre el papel de las acciones colectivas para el
desarrollo de la capacidad de innovación a nivel territorial; trabajando nociones
vinculadas a ello como son valor agregado del conocimiento (tácito y codificado), la naturaleza social del aprendizaje y la innovación (2008: 61). En el cuarto
capítulo complementan esta discusión poniendo atención sobre las organizaciones, las relaciones entre actores y territorio, la articulación público-privada y
la institucionalidad local; para incluir, en el siguiente capítulo, algunas prácticas
concretas que permiten ejemplificar lo conceptual.
Los dos últimos capítulos (6 y 7) constituyen una contribución clave en la visión propuesta por los autores centrada en las capacidades del territorio desde
una perspectiva colectiva y continuada. Así, en el sexto capítulo titulado “Caja
de herramientas para el desarrollo económico local” (2008: 91), proponen una
metodología, a manera de guía, donde se incluyen aspectos a considerar en
el análisis de las potencialidades de desarrollo económico local y acciones a
emprender para la generación de un entorno innovador territorial que impulse
y sustente el desarrollo económico. Vinculado al tema de capacidades, dentro
de esa “caja”, aparecen los temas de concertación entre agentes y la formación de capital social, así como aportes referidos al liderazgo y la dirección del
proceso de desarrollo local. Hacia el final de este apartado se incluyen puntos
Capítulo 2 [ 51 ]
para una nueva agenda, recuperando
la noción y avances sobre desarrollo
sustentable que Alburquerque venía
trabajando con mayor profundidad
en el contexto europeo, aunque siempre considerándolo dentro de su visión del desarrollo económico local y
cobrando mayor fuerza en los últimos
años, tal como iremos visualizando en
nuestro análisis.
Finalmente, el último capítulo
presenta un análisis del papel de las
Agencias y agentes de DEL, donde
se ponen de manifiesto las principales funciones, objetivos, requisitos y
condiciones de su actuación. Según
exponen los autores, la formación de
este cuerpo de agentes e instituciones constituyen uno de los factores
cruciales para el éxito de las políticas
de desarrollo territorial pero a su vez
uno de los mayores desafíos, de allí su
importancia por presentar estas ideas como cierre del trabajo.
Esta publicación conjunta logra demostrar amplios aportes desde la práctica y presentar los instrumentos en juego que ayudan a identificar el trabajo
en los propios territorios, conformados en sistemas complejos de relaciones
sociales. Otros trabajos contemporáneos a este libro discutirán el papel de las
capacidades, el conocimiento, la formación de capital social e institucional para
el desarrollo territorial reivindicando la centralidad de la innovación en la era
del conocimiento, como ya había trabajado previamente. Un ejemplo de ello
es el capítulo “Desarrollo y territorio en América Latina. Propuestas para la acción”
que escribe para el libro Realidades y desafíos del desarrollo económico en América
Latina coordinado por Déniz, De León y Palazuelos (2008) en él, Alburquerque
analiza la relación entre innovación, desarrollo y territorio abordada desde la
óptica de la capacidad para aprender, un factor que señala esencial en la determinación de las capacidades competitivas de individuos, empresas y territorios
y su acceso al conocimiento tanto tácito como codificado. En el marco de la fase
de globalización, retoma el concepto de sistema territorial de innovación entendido como un proceso social y territorial, con los factores y aspectos que los
definen; así como los sistemas y estrategias territoriales de capacitación y formación para el empleo como elementos institucionales necesarios para avanzar
en el desarrollo económico y social.
En este mismo capítulo diferencia sobre las diversas miradas del desarrollo
local, ofreciendo una conceptualización que permite precisar la utilidad del enfoque en la práctica, así como sus elementos fundamentales. Su lectura coloca
7
Figura 7
Portada
del libro
Alburquerque;
Costamagna
y Ferraro
(2008)
[ 52 ] Francisco Alburquerque
al desarrollo local como un enfoque territorial y de naturaleza ascendente, que
no desestima la importancia de decisiones que intervienen en otros niveles territoriales, pero acentúa en la valorización de los recursos endógenos tomando al
territorio (no la empresa o un sector aislados) como unidad de actuación. Hacia
el final del trabajo recupera algunas experiencias en América Latina para discutir
las propuestas de acción para el fomento de la innovación, teniendo en consideración la situación general de las economías de nuestra región, sobre la que ya
hemos reparado.
8
Figura 8
Portada
del Libro
coordinador,
Curbello,
Parrilli,
Alburquerque,
(2010)
La publicación del libro Territorios
innovadores y competitivos, a cargo de
José Luis Curbello; Mario Davide Parrilli y Francisco Alburquerque, publicado por ORKESTRA-Instituto Vasco
de Competitividad, Fundación Deusto
en 2011, reúne una gran variedad de
trabajos de referentes europeos y latinoamericanos. Los mismos surgen del
Primer Seminario sobre Territorios innovadores y Competitivos de San Sebastián, España, realizado en septiembre
de 2010 por OKESTRA en colaboración con el Ayuntamiento de Donostia
San Sebastián y de Estrategia Donostia que reunió a una gran cantidad
de participantes. El objetivo fue compartir análisis, reflexiones y propuestas acerca del papel de los territorios
(regionales y locales) ante los cambios
globales de la nueva economía del conocimiento, para poder exponer diagnósticos y fomentar el desarrollo de las
economías locales. Los temas incluidos en el seminario y la publicación giraron
en torno a las tendencias globales de la innovación y la competitividad, los agentes y las redes, ciudades creativas, elementos metodológicos para el abordaje de
la innovación y las políticas vinculadas a ella.
ÎÎ El énfasis en la formación y su relación
con el sistema científico y universitario
Como hemos analizado en este recorrido, las producciones del autor irán
avanzando desde ese diálogo entre conceptos teóricos y la propia práctica. En
casi 20 años de trayectoria en y para América Latina, Alburquerque contribuyó
enormemente en la producción de material, vinculado no sólo a lo conceptual
sino también a la práctica y formación de agentes del desarrollo económico local, punto en el que profundizaremos en la última parte de este documento.
Capítulo 2 [ 53 ]
Ese enfoque escogido por él, de vincular la realidad con la producción del conocimiento, en sus inicios implicó auto-marginarse del sistema académico más
convencional, como el propio especialista reconoce en entrevista. Si bien tuvo
una gran trayectoria, por más de 30 años, como integrante del Consejo Superior
de Investigaciones Científicas (CSIC) de España siempre expresó abiertamente
su postura respecto al rol de los investigadores48.
Con el tiempo, el enfoque desde el cual Alburquerque trabajaba encontrará
un terreno teórico en el cuál podía contextualizarse con mayor precisión en lo
que se conoce como investigación acción49 . Los avances generados en esa dirección le brindarán un marco de análisis que le permite complementar su postura
con la producción de conocimiento que va de la mano de una visión pedagógica que
se desarrolla desde ConectaDEL, con este enfoque para la acción en torno al cual
gira su pensamiento sobre el desarrollo territorial50.
En este contexto merece detenernos un poco en el Programa ConectaDEL Programa Regional de Formación para el Desarrollo Económico Local con inclusión
social para América Latina y El Caribe, una iniciativa del Banco Interamericano
de Desarrollo (BID) a través del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), entidad para la cual el especialista ya venía trabajando desde hace algunos años
desarrollando tanto asesorías como materiales de conocimiento vinculados al
desarrollo territorial.
En este programa en particular, Alburquerque tiene a su cargo la asesoría
general y la línea estratégica de reflexión conceptual del enfoque de desarrollo
local, rol estratégico pues el programa se realizó de manera conjunta por una
unidad de coordinación regional y Entidades Socias Locales (en Argentina, Perú,
Brasil, Chile y Centroamérica El Salvador y Guatemala).En tal sentido, fue convocado para brindar su apoyo a dichas entidades locales específicamente en lo
referente a programas de formación, tanto en decisiones estratégicas como la
definición de territorios e instituciones aliadas, como la definición de contenidos
curriculares o concretamente participando como docente o facilitador de espacios de formación, así como en diálogos con actores, brindando aportes para
reflexionar sobre las estrategias de desarrollo o promoviendo la participación
de diferentes sectores.
48 Ver Adjunto a continuación del Inventario bibliográfico que se recopila en este documento con las
palabras de despedida del CSIC.
49 Karlsen y Larrea, a partir de una amplia exploración de este enfoque, definen la investigación acción como “una estrategia para el cambio en tiempo real en la que los elementos investigación, acción y participación se conectan y combinan en el mismo proceso” (Karlsen; Larrea, 2015: 26). Es
decir se trata de una investigación en tiempo real con participantes que se encuentran inmersos
en procesos de cambio, en una postura comprometida de los investigadores con estos procesos
en el territorio.
50 Para mayor detalle respecto a este enfoque ver Karlsen; Larrea, (2015) Costamagna; Pérez, (2013),
autores que vienen trabajando la línea de articulación entre el enfoque de investigación acción y
el desarrollo territorial más específicamente.
[ 54 ] Francisco Alburquerque
En palabras del Jefe de Proyecto por parte del FOMIN, Héctor Castello:
Héctor
Castello
“Paco siempre da mucho más de lo que formalmente se le pide, mostrando un gran compromiso por la marcha de los procesos. Siempre se
lo aprovecha para asistencia técnica en los lugares donde da las charlas,
siendo él mismo el que al volver a España sigue reflexionando sobre los
casos que ha visitado para enviar recomendaciones en un informe. Y esa
es la huella que va dejando, con un aporte muy útil para los actores territoriales. Es el valor agregado que va de la mano de su personalidad, su
humildad; su generosidad”.
Es su auténtico compromiso por la marcha de los procesos “la huella que va
dejando”, además de sus ideas y de los conceptos, que constituye un valor agregado en este campo.
El rol de la universidad y del sector del conocimiento es un tema clave para
comprender el enfoque que defiende el autor, así en el marco de un programa
de formación y gestión de conocimiento, pueden verse que en sus últimas presentaciones retoma propuestas en este ámbito, como aquella realizada en el
I Encuentro Taller de la Red de gestión de Conocimiento para el desarrollo Territorial
en Centroamérica y República Dominicana, a principios del 2014. Ese contexto le
sirve para recuperar el concepto y la discusión sobre los modelos de “triple hélice” que se viene expandiendo en los últimos años, principalmente en el escenario europeo. Dicho modelo expone que el sector de conocimiento, la administración pública local y el sector empresarial se articulan para lograr impulsar el
desarrollo territorial. Tal como Alburquerque explicaba en la mencionada exposición, otros autores intentaron ampliar la fortaleza de ese modelo incluyendo
la sociedad civil organizada entre los componente, lo que da paso a un modelo
de “cuádruple hélice” (Alburquerque, 2014).
Más allá de la importancia de esta articulación y la fuerza de estas ideas en
lo teórico discursivo, su reflexión pasa por los desafíos que presenta ello en
la práctica, donde las dificultades surgen tanto del lado de las universidades,
como de las empresas y las administraciones públicas. Que las funciones de
la universidad deriven en un valor agregado para el sistema económico local
depende de diversas circunstancias, pero principalmente de que estos tres actores/hélices se involucren en acciones colectivas para el desarrollo territorial
donde se requiere la presencia de una cuarta hélice, la sociedad civil.
En este marco se recuperan las ideas referidas a la importancia de la coordinación institucional y la cooperación público-privada en las estrategias de
desarrollo, lo que conduce al ámbito de la innovación social aplicada en cada
territorio, según expresa el especialista. El gran reto, subraya, pasa por disponer
de una cultura creativa en el territorio lo que viene de la mano de la formación
y la capacidad de definir equipos de liderazgo colectivo que impulsen el cambio
en la aproximación a la problemática. En definitiva, aclara que las universida-
Capítulo 2 [ 55 ]
des por sí solas no son un detonante principal del desarrollo, ni tampoco su
presencia asegura la generación de ese proceso; sino que se deben abordar las
relaciones entre universidad y territorio.
Previamente, en un escrito que elabora con Sergio Pérez Rozzi para el mencionado programa ConectaDEL recuperan algunas nociones y definiciones generales sobre el enfoque de desarrollo territorial, abordando, entre otras cuestiones, la proximidad y la identidad territorial como aspectos que facilitan las
estrategias de articulación entre actores relacionados a las cadenas productivas
y los ámbitos territoriales. Para reforzar este argumento, se valen de este modelo de cuádruple hélice, el que vinculan a la mirada de la competitividad sistémica territorial, noción central dentro del enfoque de DT (Alburquerque; Pérez
Rozzi, 2012: 11).
En este mismo trabajo destacan que el punto de partida de cualquier estrategia de desarrollo territorial radica en el esfuerzo de movilización y participación de los actores locales que hay que lograr impulsar en un determinado
territorio para fortalecer el capital social. Ello requiere, al mismo tiempo, de actividades de fortalecimiento de los gobiernos locales, el mencionado impulso
a la cooperación público-privada, la coordinación institucional de los diversos
niveles, y el fomento de la cultura local emprendedora que propicien la innovación social y cultural.
9
Figura 9
Alburquerque,
(2015)
[ 56 ] Francisco Alburquerque
10
Figura 10
Alburquerque,
(2015)
Como podemos ver también en estos últimos aportes recuperados, en el
centro del pensamiento sobre el desarrollo económico local Alburquerque sitúa al territorio y los factores más intangibles (blandos) del desarrollo (vinculados a la dimensión cultural-institucional y al desarrollo social y humano), sin
desatender la dimensión económica que caracteriza a los aportes del especialista. Ahora bien, como ya mencionamos se trata de una concepción del territorio amplia e integral, que abordará con mayor énfasis en los artículos de estos
últimos tres años.
Estas ideas también están reflejadas en el capítulo “El enfoque del desarrollo
económico territorial” que Alburquerque elabora para el libro Enfoque, estrategias
Capítulo 2 [ 57 ]
e información para el Desarrollo Territorial. Los aprendizajes desde ConectaDEL, de
Costamagna y Pérez Rozzi (2015). Clarificando la definición y las diferencias entre Desarrollo Económico local y Desarrollo Económico Territorial, local y territorial;
aborda el concepto de territorio como un sujeto, un “actor” fundamental del
desarrollo. Profundizando en el entorno sectorial y territorial donde actúan las
empresas, el autor extiende su mirada hacia una visión más amplia de las cadenas productivas, que incluye el conjunto de recursos (desde los financieros,
tecnológicos y la propia organización de la producción, hasta los recursos naturales y humanos) (Figura 9).
A partir de esta idea de cadena productiva irá trabajando de manera desglosada todos los elementos y factores que impulsan la productividad y competitividad dentro de dicho entorno competitivo territorial que a su vez se ve motorizado y movilizado por las innovaciones (Alburquerque, 2015) (ver figura 10).
ÎÎ La búsqueda de equilibrio: políticas
regionales y territoriales
En este repaso por su evolución, vemos su preocupación reiterada por fortalecer las ideas vinculadas a las políticas además de estos aportes conceptuales
que lleva y trae en la propia práctica. En este sentido, vemos que generalmente
trabaja como un capítulo o sección más dentro de sus trabajos tanto el tema
de las políticas como el de las estrategias de acción. En algunas contribuciones
específicas aborda las políticas como algo central; tal es el caso del artículo elaborado para del Programa ConectaDEL en 2013, “política regional y desarrollo
territorial en América Latina y el Caribe”, donde también se centra en diferenciar
y complementar las políticas diseñadas “desde arriba” con el enfoque sobre el
que viene trabajando basado en estrategias “desde abajo”.
En este trabajo su argumentación pasa por analizar, a raíz de una lectura crítica de documentos e informes recientes divulgados por la CEPAL con relación
a las desigualdades regionales en América Latina, el origen y evolución de las
políticas regionales y su vinculación con el desarrollo territorial. Insiste en que
es indispensable que la lectura de la política regional” (concepto que se utiliza comúnmente para hacer referencia a las intervenciones formuladas “desde
arriba” para revertir las desigualdades territoriales) y su agenda incorporen las
iniciativas desplegadas desde los diferentes ámbitos territoriales, las cuales no
se explican por la existencia de políticas del nivel central o regional. En este
sentido afirma que el análisis que provee el documento que es objeto de su análisis puede ser una plataforma interesante, pero vuelve a reclamar que se debe
trabajar la política regional en vinculación con las iniciativas generadas “desde
abajo”, para lo cual retoma en este artículo algunas enseñanzas que emergen de
su práctica en terreno con el fin de ofrecer mayor claridad conceptual en torno a
esos dos ámbitos complementarios: política regional y estrategias de Desarrollo
Territorial (figura 11).
[ 58 ] Francisco Alburquerque
Si bien esta lectura que hace de lo regional, nacional y local no es nueva en
su pensamiento, constituye otro esfuerzo por ofrecer una mirada multinivel y
avanzar en articular ese diálogo, tratando de que sus ideas no se encierren dentro de lo local y el nivel micro.
11
Figura 11
Alburquerque,
Presentación
“Desarrollo
regional y
diversificación
productiva”,
Antofagasta,
Chile (2010)
ÎÎ Nueva crisis financiera y el desarrollo territorial
La crisis financiera que estalló en el año 2008 en Estados Unidos, con enormes repercusiones en todo el mundo, tendrá también un impacto en las lecturas y los escritos de Alburquerque sobre los procesos de desarrollo territorial,
una actitud del especialista comprometida con la realidad que vinimos destacando a lo largo de este recorrido.
Así, en el libro compilado por Madoery y Costamagna en 2012 como resultado de la Reunión Anual de la RED DETE en Rafaela, Argentina, el especialista
ofrece una reflexión sobre el desarrollo económico territorial como respuesta
frente a la crisis51. Señala el impacto y los desafíos que esta crisis tiene para las
iniciativas de desarrollo local, que a su vez se vincula con otros problemas que
51 Alburquerque, F. (2012) “La crisis financiera y el Desarrollo Económico Territorial”, en Madoery, O.
y Costamagna, P. (comp.) Crisis económica mundial y desarrollo económico territorial. Reflexiones
y políticas, UNSAM Edita, Serie Desarrollo Territorial, Ciencias Sociales, Buenos Aires, pp: 21-33.
Capítulo 2 [ 59 ]
van más allá de lo económico, como es la crisis energética, medioambiental y
alimentaria que afectan a la humanidad.
Paco hace esfuerzos para que otros especialistas conecten lo local con lo
global también desde una perspectiva crítica. Luego de enumerar los instrumentos que se deberían promover a nivel macro para incentivar mecanismos
de regulación que aseguren su vinculación con inversiones en capital productivo y que eviten operaciones especulativas, reclama la necesidad de actuar y
promover estrategias a nivel meso y micro, con políticas focalizadas en las micro y Pymes. El aporte que hace esta mirada del desarrollo territorial deviene
de poner el foco en la economía real, lenguaje que utiliza con mucha frecuencia,
y también en la necesidad de la acción donde concibe al desarrollo desde una
visión integrada que busca alentar una actuación desde las propias bases donde opera la economía y la sociedad. Esto lo vuelve a trabajar a partir del impacto que tiene esta crisis en el contexto Europeo que lo llevará a una actitud más
proactiva compartiendo su lectura en diversos medios, no sólo académicos,
como lo demuestran sus diversos artículos y comentarios de estos años que
abordan la temática52.
A principios de 2012 participa como expositor de la Jornada sobre Retos de
futuro de los Gobiernos Locales, convocada por la Asociación Vasca de Agencias
de Desarrollo Económico Local en Vitoria (GARAPEN), País Vasco. En el artículo
titulado “Crisis y desarrollo local: aspectos clave para avanzar” 53, apuntes que
guían su presentación en el mencionado evento, recupera los retos que plantea
la crisis económico financiera para Europa y el papel que se les presenta a las
Agencias de Desarrollo Local (ADEL) que desde su surgimiento, en los años 80,
tuvieron que enfrentar los problemas de desempleo en el marco de la crisis de
aquel momento.
Frente a este nuevo contexto, y el campo de paradigma tecnológico y productivo, se vuelve esencial trabajar en la sostenibilidad del desarrollo. Ello implica
replantear las formas de producción y de consumo, así como muchas de las
formas de trabajo, es decir, estilos de vida de nuestra sociedad (Alburquerque,
2012a: 7). Por lo tanto, la innovación económica y social que se demandan como
parte de las estrategias de desarrollo económico, deben guiarse por los imperativos de las sostenibilidad ambiental, con el desarrollo de nuevas industrias de
bienes y servicios medioambientales y empleos verdes, sobre la base de dotación de recursos con conocimientos adaptados a estas demandas.
52 (2009) “El desarrollo humano local sostenible frente a la crisis actual”, Conceptos Críticos, Universitas Forum, Vol 1, N°3. ; (2012a) “Crisis y desarrollo local: aspectos clave para avanzar”, Presentado en Jornadas sobre Retos de futuro de los Gobiernos Locales, convocada por la GARAPEN,
Asociación Vasca de Agencias de Desarrollo Económico Local en Vitoria, País Vasco, febrero de
2012. (2012b) “¿Globalización o democracia?, Otros documentos del autor, Página web personal,
link: www.delalburquerque.es/images/subidas/file/globalizacionodemocracia.pdf
53 Documento disponible en la página web personal del autor. Link: www.delalburquerque.es/images/subidas/file/Crisis%20y%20DEL_.pdf
[ 60 ] Francisco Alburquerque
Asegura que las políticas públicas implementadas en los último treinta años,
no sólo de desregulación de los mercados laborales sino la reducción de los
salarios y de la protección social, han provocado una enorme polarización de
las rentas a nivel mundial que condujo a las familias a endeudarse a partir de
los créditos que eran fácilmente otorgados por bancos y agencias de crédito.
Este hecho ha movilizado a gran cantidad de ciudadanos, que bajo diversos
movimientos se han expresado en contra de este sistema, algo que ha llamado significativamente la atención de Alburquerque, quien venía trabajando
en este campo en la búsqueda de respuestas y alternativas para impulsar un
desarrollo local, pero en vinculación con el desarrollo humano sostenible. A
raíz de esta situación pondrá aún mayor énfasis en generación de propuestas
que este tipo de desarrollo debiera contemplar, abordando la problemática del
medio ambiente, el acceso a la vivienda, la intervención pública para asegurar
financiamiento a micro empresas y Pymes entre otros factores que con los que
venía trabajando en relación al desarrollo económico local y que profundizará
en los últimos años (Alburquerque 2009). El autor afirma que se ha mitificado
el concepto de globalización y la exportación de mercancías como medio para
alcanzar el desarrollo, algo que viene cuestionando desde inicios de los 90 en el
marco de la crisis de los años 80, las políticas de ajuste estructural y el reciente
predominio de la lógica financiero-especulativa. Según defiende Alburquerque,
no es posible seguir pensando en un modelo basado en una explotación intensiva de recursos y materiales en un mundo finito, donde las señales de alerta
se extienden.
Alburquerque,
(2012 b)
“La crisis se ha convertido así en una crisis de propuestas y de alternativas ante un modelo agotado e insostenible”.
Reseñando los aportes de Dani Rodrik54, Alburquerque coincide con la idea
de que “construir un mundo económico sobre una base más segura requiere una
buena comprensión del frágil equilibrio entre mercados y gobernanza”, según la
cual gobierno y mercado se complementan, con lo que suma a la vinculación
entre globalización y política democrática que realiza Rodrik para concluir que
el reforzamiento de la democracia puede dar a la economía mundial una base
más segura para su funcionamiento. Estas discusiones relacionadas a la crisis
financiera y su vinculación con el desarrollo económico local estarán presentes
hasta las lecturas más recientes que ofrece Alburquerque partiendo por diferenciar el capital productivo del financiero para insistir en la importancia de las
actuaciones locales para el empleo y el fomento productivo.
54 Rodrik, D. (2012). La paradoja de la globalización. Democracia y futuro de la economía mundial.
Capítulo 2 [ 61 ]
ÎÎ Temas en agenda: medio ambiente
y sostenibilidad social
Si bien el tema y su preocupación por trabajar la dimensión ambiental estuvieron presentes desde sus inicios en este campo, la misma parece recobrar
mayor presencia y amplitud más recientemente, luego de la nueva crisis del
modelo económico de la cual el autor se vale para contextualizar sus ideas,
como vimos anteriormente. Se trata de una nueva etapa de crisis del modelo
económico pero que, al analizarse como fases de cambio técnico y energético,
lectura que retoma de Riftkin (2011)55; emerge fuertemente vinculada a la nueva economía verde y la transición a energías renovables, un escenario que las
estrategias de desarrollo territorial deben complementar con mucha atención
(Alburquerque, 2015: 39) al constituir, como dice el autor, un elemental ejercicio
de prospectiva estratégica.
Vale aquí aclarar, que la atención al tema de medio ambiente y el desarrollo
sostenible estuvo más trabajada por este autor en el contexto europeo, a partir
de diversos proyectos en los que fue llamado para brindar asistencia técnica,
como los que mencionamos previamente en vinculación con los Planes de Desarrollo Sostenible de Andalucía en los que estuvo trabajando por varios años
desde 1998. Al abordar este tema desde el escenario latinoamericano, traerá
esas enseñanzas que le han dejado los trabajos previos.
En el caso latinoamericano, Alburquerque pone el foco en, por un lado, la
valorización del medio natural y patrimonio cultural local como elementos fundamentales de diferenciación e identidad territorial; y por el otro, en el tema e
empleos verdes, aún más vinculado a la influencia europea, como también identifican algunos de sus colegas en las entrevistas. Con respecto a este último
se vale de las iniciativas que vienen promoviendo organismos internacionales
(PNUMA y OIT) preocupados por esta problemática, con el fin de movilizar a
gobiernos, empleadores y trabajadores en pos de un diálogo en torno a las
posibilidades que ofrecen las políticas y programas que conduzcan a este tipo
de economías verdes y trabajo decente.
Para el autor los empleos verdes pueden entenderse como“aquellas actividades que reducen el impacto ambiental de las empresas y sectores económicos hasta alcanzar niveles de sostenibilidad ambiental” (Alburquerque, 2015:
34) definición que retoma de dichas organizaciones internacionales. Esta
lectura le permite vincular y poner en la agenda nuevamente dos temas
que han estado en sus discusiones en torno al desarrollo económico territorial: el empleo (vinculado al trabajo decente) y el desarrollo sostenible.
Temas que trabaja también, de manera más acotada o a modo de presentación, en su trabajo de 2014 “Evolución del desarrollo territorial. Situación actual, crisis y perspectivas” elaborado para la Diputación de Barcelona, al que
55 Riftkin, J. (2011) La tercera Revolución Industrial, Ed Paidós Iberia.
[ 62 ] Francisco Alburquerque
ya nos referimos previamente. Allí considera además las formas de consumo
sostenible y la economía social y solidaria como parte de ese tipo de desarrollo,
además de los recursos y el empleo (Alburquerque, 2014: 7).
Francisco Alburquerque trae a la mesa el tema de la crisis climática, la centralidad de los recursos naturales para una región como América Latina y el
Caribe, la atención sobre la expansión de los agro-negocios y la producción y
extractivismo que no respeta esa diversidad natural ni los bienes comunes, tal
como desarrolla por ejemplo en el “Foro Latinoamericano y del Caribe sobre
Desarrollo Económico Territorial” que tuvo lugar en Quito en mayo de 2015, en
sus clases y conferencias más recientes, y en un artículo más crítico de este año
donde cuestiona algunas publicaciones de organismos multilaterales porque
ponen el énfasis en la lectura del desarrollo desde las grandes empresas y actividades extractivas.
Allí llama su atención también los movimientos sociales y socio-ambientales que expresan de diversa manera un descontento y repudio de aquellas
prácticas que se basan en la especulación, por lo que el territorio se presenta como un ámbito de resistencia y de creación de relaciones de colaboración y actuación colectiva para enfrentar esta problemática, algo que atrae la
atención de Paco cuando recorre los diversos territorios marcados por estas
problemáticas. En palabras de sus colegas Paco Campuzano, Eva Jiménez y
Susana Vélez56:
Paco
Campuzano,
Eva Jiménez y
Susana Vélez
“Un aspecto a destacar es la dimensión ética de su trabajo, de manera que su apuesta por el Desarrollo Económico Territorial no es sólo una
opción de conocimiento, académica, sino que tiene un componente muy
importante de compromiso social, de voluntad de transformación de la
realidad para llegar a una sociedad más justa, menos desigual”.
Finalmente expresa que el DET debe dejar de contemplarse únicamente
como un instrumento de racionalización de la organización territorial de la producción para pasar a ser parte de una respuesta política capaz de enfrentar los
retos de esta crisis global. Comenzando con dicho esfuerzo de cambio, el autor
aporte algunas consideraciones referidas a las innovaciones para la sostenibilidad por donde parecen ir sus próximos aportes y preocupaciones.
56 Entevista desarrollada en conjunto para este proyecto, Abril de 2015.
Capítulo 2 [ 63 ]
ÎÎ Un cierre de esta parte más
teórico-conceptual del recorrido
En este recorrido que iniciamos con la llegada de “Paco” Alburquerque a América Latina para profundizar su trabajo en y para la región, pudimos evidenciar
cómo se fue ampliando la mirada del autor en torno a la temática del desarrollo
local. Como adelantamos en la introducción, dicho recorrido se fue nutriendo
de las iniciativas y proyectos variados en los que el autor se fue desenvolviendo,
que le permitió ese diálogo entre la práctica y lo conceptual (y viceversa) que ha
caracterizado su aproximación a la temática desde una postura heterodoxa del
desarrollo económico y comprometida con un verdadero cambio.
Su apertura a otras disciplinas y lecturas del desarrollo que se ha encontrado
en ese recorrido lo llevó a ampliar la mirada de las dimensiones del desarrollo
que hoy se caracteriza por ser integral y multidimensional, sin perder el énfasis
en la dimensión económica donde radica el corazón de sus argumentos.
Su mirada sigue puesta en la economía real, que refiere a las micro-empresas
y Pymes del ámbito local o regional, pero también a la economía campesina,
de subsistencia, el sector informal, frecuentemente invisibilizados. En la lectura
que ofrece en torno al desarrollo territorial, la lógica de esa economía debe estar referida a su contexto más específico territorial y no de un nivel más global
que poco tiene que ver con su funcionamiento, lo que no implica que se deba
desatender al núcleo globalizado. Así, el autor ha realizado grandes esfuerzos
por llevar a los diversos planos, tanto en la práctica como en las discusiones
más conceptuales, esa vinculación entre lo macro y lo micro. Además de todas
las precisiones más bien conceptuales en las que nos hemos centrado en esta
primera parte, el enfoque del desarrollo territorial se ha posicionado y extendido en la región como un enfoque para la acción, donde la práctica es para “Paco”
la fuente de alimentación y el motor de las ideas, pues como ha insistido en
reiteradas oportunidades es la práctica la que va por delante de la teoría, principalmente en América Latina. Según palabras de Roxana Pérez y Marco Dini.57
“Nos ha enseñado que el desarrollo local no es un planteamiento neutro, sino una opción política precisa que requiere de compromisos concretos y elecciones consecuentes”.
En la Tercera Parte de este documento expandimos este recorrido por la trayectoria y el legado de este especialista en la región haciendo hincapié en su
compromiso con los territorios y actores locales así como en su rol como docente, capacitador y facilitador en estos procesos.
57 Palabras extraídas de las entrevistas desarrolladas para este proyecto, Enero 2015.
Roxana Pérez
y Marco Dini
[ 64 ] Francisco Alburquerque
Capítulo 3 [ 65 ]
3. El compromiso de “Paco”
en los territorios
“Cuando no se vive como se piensa, se
acaba fácilmente pensando como se vive”
Dicho popular incluído en las palabras de despedida
de Alburquerque del CSIC, Febrero 2009, Madrid
Como Francisco Alburquerque y sus colegas expresan reiteradamente, su
compromiso por el cambio social va de la mano de lo que escribe y las ideas
que impulsa en su enfoque sobre el desarrollo territorial, sin dudas una postura
ideológica que destacamos previamente en este documento, y que también lo
hacen sus propios colegas. En su recorrido por la región ha dejado improntas
ligadas al armado de redes, al diálogo entre la PYMEs, la academia y la política;
rescatando los valores y una rebeldía para hacer, en palabras de uno de los responsables de este documento “no puede con su veta anárquica cuando se posiciona frente a la realidad”. Es de los especialistas que ha trabajado sin prejuicios a la
hora de la convocatoria de los actores y lo que le ha permitido fortalecer mesas
de articulación y nuestras democracias territoriales insistiendo en las lecturas
compartidas sobre el futuro.
Ha tenido disidencias con el sistema de innovación más tradicional. En sus
palabras de despedida del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
en el 2009, se vale de diversos dichos y obras célebres que le ayudan a reforzar
su postura crítica frente a la tradicional forma de construir el conocimiento y rol
de los investigadores en la sociedad.
Entonces, luego de un recorrido por algunas de las contribuciones centrales de Alburquerque, que nos permiten entender sus argumentos, conceptos
y la postura desde donde realiza sus aportes, esta sección examina con mayor
profundidad su trabajo más específico en los territorios así como su rol como
formador, docente y facilitador de procesos. Para ello, en primera instancia se
recupera algo del material (escritos, audio y videos) y los escritos del especialista que apuntan a brindar herramientas más aplicadas, vinculadas al desarrollo
territorial, y entendidas en el marco desde el cual el autor los desarrolla, ya sea
en función de alguna vinculación institucional o algún curso o programa específico. A continuación de dicha sección, abordamos otros de los desafíos por el
que “Paco” ha trabajado incansablemente, poniendo el foco principalmente en
América Latina: su papel en la generación y consolidación de redes.
Para ir concluyendo con este repaso de su compromiso en los territorios y
con los actores, ofrecemos un breve pantallazo recorrido por algunas experien-
[ 66 ] Francisco Alburquerque
cias en concreto en las que el especialista ha colaborado, recorriendo un poco
su accionar y reforzando esta lectura del desarrollo territorial como un enfoque
para la acción.
ÎÎ Su rol como formador
Como señalamos al explicar la metodología que utilizamos para abordar este
trabajo, la consideración de los aspectos más vinculados a lo personal de la figura de “Paco” son claves para poder comprender su accionar en los territorios.
Incluso para muchos que lo han conocido y han trabajado con él reconocen que
es difícil separar la apreciación más humana y afectiva de la profesional. Entre
las cualidades que sus colegas destacan, muchas de las cuales sobresalen a la
luz en cualquier intercambio con el especialista, aparece reiteradamente la coherencia que muestra entre lo que plantea en su discurso e ideas y sus acciones,
lo que no sólo brinda confianza y admiración sino que actúa como inspiración,
que “contagia” a muchos que continúan en ese camino, según expresan los entrevistados. En palabras expresadas por Marco Dini58:
Marco
Dini
“El entusiasmo y la generosidad de su aporte han contribuido a despertar el interés de centenares de personas por los temas relacionados con el
proceso de desarrollo local y a sentirse protagonistas del debate”.
Es una persona que genera empatía en su accionar y nunca falta el condimento de las anécdotas y recuerdos que recuperan tanto “Paco” como sus colegas, una característica que hace que sus ideas lleguen y resuenen con mayor
facilidad. Ello estuvo presente no sólo en los intercambios con colegas y las entrevistas con el propio Paco, sino principalmente en sus clases y cursos donde
parece ser una herramienta pedagógica muy eficaz para que sus interlocutores
comprendan sus argumentos y lo experimenten como algo más cercano.
Ha insistido mucho en construir casos que nos permitan trabajar sobre prácticas reales y ha contribuido a escribirlos desde el contexto latinoamericano. Sin
lugar a dudas, ello va de la mano de la aproximación de Alburquerque al desarrollo territorial como un enfoque para la acción, donde la práctica le permite
recoger vivencias y aprendizajes con los actores en el territorio. Vinculado a ello
se encuentra la lógica Aprender, Hacer y Conceptualizar con la que ha venido
trabajando para revisar y generar dimensiones conceptuales, alimentando el
edificio intelectual del desarrollo territorial. En esa lógica, la formación y capacitación han sido importantes para Alburquerque incluso, junto a otros autores,
los identifica como factores relevantes dentro de los procesos de desarrollo te58 Entrevista realizada en Enero 2015.
Capítulo 3 [ 67 ]
rritorial. Lo aborda desde la construcción colectiva, lo que demanda tener una
apertura y flexibilidad para tomar y aprender lo que dicha realidad le presenta
(ya sea en un proyecto concreto, un curso, un aula o una simple charla distendida). Esa apertura implica, además, una postura que es propia de Paco. En palabras de Andrew Cummings59 :
“en realidad siempre está buscando aprender; una vez discutíamos sobre la naturaleza de la dimensión político-institucional del desarrollo y
mientras otro quizá hubiera defendido sus propias ideas, él incluyó a sus
dimensiones lo que habíamos hablado”.
Andrew
Cummings
En la misma dirección, Roxana Pérez y Marco Dini señalan que posee una capacidad crítica que se vincula con esta apertura, pero también como dice Mario
Rosales de los valores:
“Creo que lo mejor de Paco está […] en lo que cree. Antes que la información, la ciencia o la técnica está la filosofía política y, antes aún, los
valores. Y de ahí parte Paco”.
Como ha demostrado el especialista, “el conocimiento, el saber y las técnicas
se deben generar a partir de los imperativos valóricos”, palabras de Mario Rosales
ofrecidas para este proyecto bajo el título “Paco Alburquerque: el poder de las
convicciones”60.En ese sentido, Alburquerque desempeña un rol muy importante
como formador, algo que ejerce con compromiso. Entre las tareas que ha desarrollado en esa dirección se encuentra la preparación de materiales destinados
a la formación y capacitación, entre el gran caudal de producciones que ha generado en torno al enfoque del desarrollo territorial.
Materiales para la formación y capacitación
Muchos de esos materiales constituyen específicamente guías para Agentes
de desarrollo local, uno de los primeros en los que ha trabajado fue el “Manual
del Agente de Desarrollo Local” publicado en 1999 (Figura 12)61. Las ideas impulsadas en su paso como director del Área de Desarrollo y Gestión Local en el ILPES
(1994-1997), junto con los intercambios previos que venía motivando a partir del
Seminario de 1989 organizado por la CEPAL –al que nos referimos al inicio de la
Primera Parte de este trabajo, servirán de base para la compilación de este manual. Como explica Alburquerque en el prólogo, el manual que está condensando en el Capítulo II de esa publicación constituye una versión adaptada a partir
59 Entrevista desarrollada en Dicimebre de 2015 para este proyecto
60 Entrevista desarrollada en Enero de 2015.
61 Alburquerque, F. (1999) “Manual del Agente de Desarrollo Local”, Colección Manuales, Ediciones
SUR, Santiago de Chile, Enero 1999. (También publicado en Colección Manuales del Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinares, La Paz, Bolivia).
Mario
Rosales
[ 68 ] Francisco Alburquerque
de un documento original de la Diputación de Barcelona y el Instituto Nacional
de Empleo (INEM) de dicha ciudad, que Alburquerque ha complementado con
algunas ideas más conceptuales y contextuales contenidas en el Capítulo I, pensando en el objetivo referido a la difusión y llegada de este material a América
Latina y el Caribe.
12
Figura 12
Portada del
Manual
del Agente
de Desarrollo
Local
Alburquerque;
Ed. CEBEM
Alburquerque
Aquí ya propone una definición
de Agente de Desarrollo local, que si
bien aclara que la misma depende
de las estrategias que establezca la
entidad que las promueve, implica
“características y requisitos que pueden facilitar el desarrollo y la consecución de los objetivos del Agente de
Desarrollo Local” (Alburquerque,
1999: 26). Varias de esas características básicas están más vinculadas a
las actitudinales y personales, como
la de una persona: independiente y
calificada con capacidad para identificar y trabajar sobre los problemas;
con tenacidad y capacidad para desarrollar lazos de confianza con la
comunidad; capacidad de escucha,
de transmisión de conocimiento, así
como diversas cualidades referidas
al tratamiento con diversos actores
y aptitudes sociales. Otra serie de
características se vinculan a los tipos de conocimientos que se requieren, entre
los que aparecen los de tipo más general de la realidad donde actuarán y que se
vinculan al mundo empresarial y el entorno económico. Aquí ya detecta el lugar
que ocupan las actitudes dentro del perfil de un facilitador, algo que reiteradamente enfatiza Alburquerque en sus trabajos:
“No importa sólo LO QUE HACE el facilitador, sino CÓMO LO HACE y LA
ACTITUD para ello”.
Adicionalmente, el manual incluye ideas y orientaciones para el trabajo de
un agente, pero que no son recetas sino que deberán definirse por los propios agentes y su papel según el ámbito donde se actúe, como enfatiza el autor.
Abordan temas diversos como la esfera del empleo, el rol de las PYMES, las
innovaciones, la organización y la cultura, el aprovechamiento de recursos endógenos, la formación de recursos humanos, la generación de redes, por mencionar los más representativos. Como se puede apreciar, aparecen temas que
son recuperados y abordados en profundidad por Alburquerque a lo largo de su
evolución del pensamiento sobre el DT, analizada en la primer y segunda parte
Capítulo 3 [ 69 ]
de este documento. Todo el material es presentado de una manera clara y útil,
con ejemplos y pautas específicas y fácilmente aplicables desde los diferentes
planos en los que se trabaja este rol de los agentes, insistiendo siempre en la
necesidad de revisión crítica y adaptación de estos elementos.
Además, las primeras ideas y producciones del autor en su paso por el ILPES
tuvieron una creciente influencia en los nuevos cursos de capacitación como
el curso LIDER (Laboratorio Integrado de Desarrollo Regional) y el de Gestión
Estratégica del Desarrollo Local (GEDEL) que comienza en 1997 y se mantiene
hasta la fecha (Costamagna 2015: 41, en base a Riffo, 2013)
Citando nuevamente las palabras de Roxana Pérez y Marco Dini sobre la visión de Paco, “la formación de competencias es una pieza clave para permitir a las
personas ser parte activa y consciente en el diseño, puesta en marcha y gestión del
desarrollo local”. Allí aparece, desde el lenguaje de ConectaDEL, una de las bases
para pensar el rol del facilitador, es decir “la existencia de personas que traccionan
el proceso”, propiciando la conexión, empujando el debate, tomando decisiones,
construyendo espacios de diálogo, entre otros (Costamagna, 2015: 100).
Otro de los materiales autoría de Alburquerque que es importante destacar en esta sección acerca de a su rol como formador, es el Material para Promotores del Desarrollo económico local + Empleo, desarrollado en el marco del
Centro Internacional de Formación (CIF) de la OIT, publicado en 200862. En la
Primera Parte de este documento hicimos referencia específica a uno de los
programa de la OIT en los que Alburquerque estuvo involucrado más directamente en el territorio, a partir del implementación en Argentina del Programa
AREA. Además de esa iniciativa, el especialista trabajó como consultor para OIT
en otros programas, al ser considerado uno de los referentes en estos temas
de desarrollo económico local y su vinculación con el empleo. Tal es el caso de
Iniciativa sobre Empleos Verdes establecida en 2007 a partir de una asociación
del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la OIT y la
Conferencia Sindical Internacional, al cual Alburquerque hace referencia en su
capítulo dentro del libro compilado por Costamagna; Pérez Rozzi (2015). Colegas
que han compartido con él en estos proyectos de la OIT y con los que pudimos
charlar para ahondar en sus lecturas sobre el trabajo de Alburquerque, entre
ellos Roberto Di Meglio, Claudia Lanzarotti y Wendy Domínguez, coincidieron en
destacar la labor que había desarrollado “Paco” en el marco de estas instituciones, promoviendo el trabajo multilateral y asociado, vinculando objetivos claves
dentro del enfoque del desarrollo territorial. La OIT, a través de este material,
introduce una reflexión sobre la funcionalidad del diseño territorial de las políticas de empleo y cómo la calidad del mismo es parte sustantiva de la competitividad empresarial (Alburquerque; Dini, 2008: Mod.0, p.6). El objetivo del manual
62 Alburquerque, F. (2008) Desarrollo económico local + empleo (DEL+E). Material para promotores, Organización Internacional del Trabajo, Centro Internacional de Formación (CIF), Turín. El mismo
puede consultarse en: http://www.ledknowledge.org/index.php?mod=doc&act=detail&id=61&id
C=1,48 (Accedido en agosto 2015).
[ 70 ] Francisco Alburquerque
fue reunir el gran caudal de conocimientos que existían y las herramientas apropiadas para la promoción del Trabajo Decente a través
del desarrollo económico local y la
creación de empleo. En ese sentido,
recoge el quehacer acumulado y las
lecciones aprendidas para ponerlos
a disposición y hacerlos accesibles,
ofreciendo asistencia técnica a todos
aquellos interesados en esta problemática.
13
Figura 13
Portada del
Material para
Promotores
CIF, OIT
El resultado ha sido un material
significativo para apoyar a los promotores en su rol de acompañar a
los actores locales a través de las diversas fases de un proceso de desarrollo económico local, que van desde la
identificación de los potenciales de
desarrollo territorial y grupos interesados, hasta la creación de un foro
DEL y el desarrollo de un plan estratégico, abarcando su ejecución, seguimiento y evaluación (Alburquerque, 2008,
Mod. 0, p. 7). Como el mismo especialista promueve en su trabajo diario, este
material fue pensado para ser utilizado en clases en situaciones de aprendizaje
grupal, desde un enfoque pedagógico congruente con esa construcción colectiva del conocimiento, integrando lo teórico conceptual con las situaciones cotidianas de los formadores y experiencias que se traen al proceso de aprendizaje.
Precisamente una de las características a destacar de esta publicación, es que
contiene diversas herramientas, tales como listados de control para los talleres,
técnicas y habilidades específicas para (potenciales) promotores, que lo convierten en un material pedagógico y metodológico que articula específicamente DEL
y empleo, desde una visión situada especialmente en América Latina y el Caribe.
En cada uno de los módulos plantea objetivos de aprendizaje, los que a su
vez son divididos en dos o más unidades de aprendizaje, con actividades (individuales y grupales) y herramientas, con orientaciones detalladas, cubriendo un
gran abanico de métodos y ofreciendo lecturas complementarias con posibilidades para ampliar la formación. No podían faltar recomendaciones para vincular
estas herramientas con experiencias de la realidad (ya sea a partir de las vivencias de los formadores o de viajes de estudio sugeridos). Todo está organizado
en ocho módulos pensados para que los formadores y facilitadores diseñen el
programa de formación según las necesidades territoriales y enmarcado en una
lógica que sigue las fases del proceso DEL. La figura 14 contiene un cuadro resumen que se encuentra en el módulo introductorio de esta publicación.
Capítulo 3 [ 71 ]
ᴥ Esquema de los módulos y objetivos de aprendizaje ᴥ
MÓDULOS
OBJETIVO GENERAL DE CADA MÓDULO
1
Empresas, entorno empresarial y territorio: introducción a conceptos de redes,
innovación y competitividad.
Se llama la atención sobre la importancia del entorno territorial de las empresas y redes de empresas, destacando las
vinculaciones entre los diferentes actores en el logro de la
competitividad empresarial desde cadaámbito territorial.
2
Cambio estructural y
globalización.
Competitividad global
y territorial.
Se subrayan las exigencias del actual proceso de cambio
estructural en el contexto de la globalización económica a fin
de comprender su anturaleza y alcance como elemento de
referencia para la introducción de innovaciones en la base productiva y tejido empresarial de un territorio.
3
Nueva gestión pública, capital social y gobernanza.
Muestra la importancia que tiene el adecuado acompañamiento por parte del sector público para promover la creación
de entornos favorables al fomento de la competitividad empresarial desde los distintos ámbitos territoriales.
4
Acciones colectivas y
proyectos de integración
productiva.
Se muestra la tipología y caraacterísticas de los proyectos de
redes empresariales, cadenas productivas y clusters.
5
El enfoque del desarrollo
económico territorial
Se señala la capacidad de los proyectos de integración productiva para la incorporación de innovaciones, el acceso a los
mercados y la sostenibilidad de las acciones colectivas, mostrando los factores críticos y lecciones aprendidas de ellos.
6
Evaluación y monitoreo de
proyectos de integración
productiva.
Muestra las características y funciones del Sistema de Indicaciones para la Evaluación y Seguimiento de los proyectos de
integración productiva
7
El enfoque del desarrollo
económico territorial
Presenta el enfoque del desarrollo económico local y expone
las principales dimensiones y bases de sustentación de las
iniciativas de desarrollo territorial.
8
Programas y estrategias de
desarrollo económico territorial.
Se indican las diferentes fases de la elaboración de estrategias
de desarrollo territorial y la incorporación del enfoque de
competitividad territorial en el desarrollo rural, el desarrollo
sustentable ambientalmente y la generación de empleo.
El propio Alburquerque sostiene que se trata de un material de gran utilidad
para aquellos interesados en formarse como promotores, tal como comentara
en una de las entrevistas y en otras instancias concretadas a lo largo de este
proyecto.63 Es, además, uno de los materiales destacados dentro del portal LED
(The Global Resource site for Local Economic Development)64 de la OIT, destacado bajo la sección descargas más populares dentro de esta página web. Es
utilizado además en diversos cursos de formación, como en algunos programas
63 Hizo referencia explícita por ejemplo en una recorrida de la Biblioteca Municipal de Rafaela en
abril de 2015 donde se encuentra actualmente disponible todo este material entre otros donados
por el especialista.
64 www.ledknowledge.org/
14
Figura 14
Resumen del
contenido del
Manual del
Promotor,
Alburquerque,
Módulo 0
(2008: 7)
[ 72 ] Francisco Alburquerque
impulsador por el CIF-OIT durante 2009 y 2010, en cursos de grado y posgrado
de diversos centros universitarios y de formación de América Latina. Para la
confección de este material el especialista participó y condujo una gran variedad de talleres de validación, trabajando con programas y actores vinculados al
desarrollo económico local en países de Europa (Italia, Suiza) y América Latina
(Chile) que estaban trabajando en esa línea con la OIT.
15
Figura 15
Portada de
la Guía de
aprendizaje,
Alburquerque;
Dini, (2008)
Alburquerque,
Dini, (2008:
Mod. 0, p.5)
En una dirección similar, ese
mismo año se publica la “Guía
de aprendizaje sobre integración
y desarrollo económico territorial” que Alburquerque escribe
en co-autoría con Marco Dini y
la colaboración pedagógica de
Roxana Pérez65. Esta guía, analizada desde otra perspectiva
en el capítulo anterior, surge
de la familia de Proyectos de Integración Productiva que llevó
adelante el FOMIN entre 2002
y 2007 cuyo objetivo apuntó a
aumentar la competitividad de
las empresas a través de grupos asociativos entre pequeñas
empresas en diversos ámbitos territoriales. En ella, Paco rescata el rol de Roxana Pérez y cómo, desde su mirada disciplinar vinculada a la pedagogía, agregó
valor a la publicación. Plantea además que facilitó comprender la necesidad de
incluir las acciones colectivas empresariales dentro del enfoque más amplio del
DET (Alburquerque, 2015: 13). Según aportes de Jiménez, Vélez y Campusano en
las entrevistas, reconocen que esta guía fue la base en donde “Paco” conceptualizó muy bien la utilidad de los Sistemas de información Territorial en la planificación y gestión del desarrollo económico territorial, un debate en el que ya venía
trabajando desde el proyecto sobre los Parques Naturales de Andalucía, y varios
proyectos y cursos conectados a esta temática. También fue un aporte para
trabajar posteriormente la temática desde ConectaDEL. El objetivo principal de
este material fue:
“ofrecer a las personas responsables de la ejecución de proyectos de
Desarrollo Económico Territorial, así como a los diseñadores de políticas
públicas (policy makers) en este campo, los conocimientos técnicos, herramientas y aptitudes necesarias para acompañar a los actores locales
en la planificación, ejecución, evaluación y seguimiento de estrategias de
desarrollo económico territorial”.
65 Alburquerque, F.; Dini, M. (2008) Guía de aprendizaje sobre integración productiva y desarrollo
económico. Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), BID, Washington DC, Estados Unidos.
Capítulo 3 [ 73 ]
Asimismo, pretende sistematizar y diseminar el conocimiento acumulado en
la ejecución de proyectos de integración productiva impulsados en las últimas
dos décadas en América Latina y el Caribe desde una mirada crítica, centrada
en la experiencia y que recuperara todo ese trabajo que se venía desarrollando.
La Guía está organizada siguiendo un criterio de exposición, mostrando esa visión
sistémica que debería tener un proceso de desarrollo económico territorial. Desde una concepción del conocimiento basada en el proceso de transformación
de experiencias personales, apunta a que aquéllos que la utilicen recuperen sus
propias experiencias para reflexionar a partir de ellas. Se trata de una herramienta de aprendizaje pero, sobre todo, de reflexión y aplicación de contenidos
y procesos en la práctica, más que un manual sobre cómo hacer cada paso, según dicen los autores. En la introducción se ofrecen algunas precisionesofrece
algunas precisiones sobre la concepción de aprendizaje que subyace, la cual
conciben como un proceso y una actividad social, en donde el material y la manera en que se presenta apuntan a motivar la estructura de comportamiento y
concepciones de las personas que participan desde un modelo didáctico que se
basa en el desarrollo de habilidades o competencias, principalmente aquellas
referidas a la resolución de problemas y la identificación de oportunidades.
Contiene ocho módulos, cada uno de los cuales posee sus respectivas unidades didácticas. Los contenidos, pueden ser estructurados en tres grandes
bloques como exponen los autores en el módulo introductorio. Examinando
rápidamente los temas de los módulos (ver Figura 16) puede apreciarse cómo
se recuperan e integran las ideas sobre las que venía trabajando “Paco” durante
su trayectoria. Como es propio de una guía o manual de estas características,
contiene herramientas orientadas a la práctica, definiendo claramente por módulo los objetivos de aprendizaje y las capacidades que se esperan lograr. Se
presentan diversos ejercicios prácticos; preguntas de evaluación; lecturas complementarias y un apartado de herramientas que incorporan temas de interés.
Un glosario de términos acompaña la guía con el fin de que los interesados
puedan recurrir en cualquier momento para esclarecer el significado de conceptos centrales. En el marco de ConectaDEL, el equipo ha avanzado desde está
base en la construcción de un enfoque pedagógico que visibiliza aún más la
complejidad de la formación. Sin dudas se trata de uno de los materiales más
referenciados y destacados por sus colegas desde la mirada del formador, tanto
en las entrevistas que realizamos como en las citas que hacen a este trabajo importante referentes en el campo del desarrollo económico local y el desarrollo
territorial. Tal como los pares españoles Paco Campuzano; Susana Vélez y Eva
Jiménez asienten, se trata de “un documento que compatibiliza muy bien teoría y
práctica”, reflexión que les es muy útil en el marco del trabajo que desarrollan
en sus respectivos ámbitos. Oscar Madoery, haciendo también referencia a esta
guía y el material para promotores de la OIT, lo identifica como un aporte central
de índole más metodológica y práctica dentro de esta línea de “Paco” orientada
a la elaboración de guías prácticas para agentes.66
66 Estos comentarios de colegas fueron recolectados en las entrevistas entre diciembre de 2014 y
mayo de 2015.
[ 74 ] Francisco Alburquerque
ᴥ Resumen con el contenido del Manual para
promotores de la OITᴥ
MÓDULO
OBJETIVO GENERAL
1
¿Qué es el DEL?
Ampliar las capacidades de Identificación y comprensión de
las oportunidades de desarrollo ofrecidas por el enfoque DEL,
en la fase actual de cambio estructural y globalización, en
comparación con el enfoque tradicional de desarrollo.
2
DEL+E: Promover el trabajo
decente a nivel local.
Aumentar la comprensión del concepto de trabajo decente y
su estrecho enlace con el enfonque DEL+E, así como explorar
el perfil de un promotor o promotora DEL+E.
3
Iniciar un proceso de DEL+E
Brindar argumentos a los y las promotores/as para que puedan justificar la necesidad de basar las estrattegias DEL+E, en
el capital territorial e investigar las distintas dimensiones deñ
desarrollo territorial a través de la interacción con los actores
locales.
4
Identificar potencialidades
productivas y de empleo
locales
Ofrecer orientaciones a los las promotores/as DEL+E para
analizar el sistema territorial y determinar cuál es su potencial productivo y de empleo local.
5
Construir un foro territoriall
Se señala la capacidad de los proyectos de integración productiva para la incorporación de innovaciones, el acceso a los
mercados y la sostenibilidad de las acciones colectivas, mostrando los factores críticos y lecciones aprendidas de ellos.
6
Elaborar el plan estratégico
Apoyar a los/as promotores/as DEL+E en el desarrollo de las
competencias necesarias para prestar asistencia a los actores
locales en la creación y fincionamiento.
7
Gestionar el plan estratégico
DEL+E
Facilitar la gestión participativa de las intervenciones DEL+E.
8
Dar seguimiento y evaluar la
estrategia DEL+E
Brindar explicaciones y herramientas para aplicar el enfoque
del marco lógico en el seguimiento y la evaluación de las
estrategias DEL+E.
16
Figura 16
Esquema de
módulos y
objetivos de
aprendizaje
de la
Guía de
aprendizaje
(2008)
Capítulo 3 [ 75 ]
Sus herramientas en la formación: la cancha de fútbol
Las herramientas de las que se vale Alburquerque para enseñar también
son una característica que merece ser destacada aquí, ya que acompañan y
complementan publicaciones específicas. Un ejemplo de ello es la analogía que
utiliza de una cancha y un partido de fútbol para analizar la agenda y los temas
principales en desarrollo local, como puede verse en el Curso de Formación de
Formadores en Desarrollo Económico Local que brinda en el año 2012 en Antigua,
Guatemala, en el marco del Programa ConectaDEL, organizado por la Fundación
DEMUCA/ Cooperación Española y el FOMIN (BID)67.
Esta cancha nació
en un taller de ConectaDEL en Buenos Aires
en el 2011 en una reunión de expertos y se
extendió en su utilización seguramente por
la relación de nuestro
continente con el fútbol
y su potencial pedagógico. En el material audiovisual que recupera
una sintesis de la presentación de especialista, se puede apreciar
la lectura que brinda de
estos diversos temas que conformarían una agenda de capacitación en desarrollo local así como la interrelación de los diversos elementos. Ubica al enfoque del desarrollo económico local en el arco, clarificando la concepción del
mismo como un desarrollo para la acción, desde la gente y con la gente. Desde
una visión integrada de todos estos componentes (y jugadores), resalta el papel
que tiene el Sistema Territorial de Innovación como un líder en esta cancha, que
articula y apoya tanto al capital social territorial, las redes de empresas y los
servicios de desarrollo empresarial, las estrategias competitiva territorial; el gobierno local; el desarrollo rural y desarrollo sustentable; todo encabezado por
una buena planificación y gestión DEL capaz de concretar la interdependencia
de todos estos elementos. Sería difícil abarcar la gran cantidad de ejemplos que
surgen del análisis de sus materiales (escritos, presentaciones, audiovisuales,
notas, etc.). Sin embargo los puntos que buscamos resaltar en este apartado
pretenden reforzar los rasgos que caracterizan el papel de “Paco” como docente y como formador, uno de sus tantos compromisos en este ámbito y nuestra
región específicamente. A continuación, veremos otra de las aristas en donde
ha trabajado arduamente para promover estas ideas y prácticas: su aporte en
la generación de redes.
67 El video con un resumen de ello puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=IzhnLCVmirg
17
Figura 17
Presentación
en el Seminario
Taller en el
Curso de
Formación de
Formadores
en Desarrollo
Económico
Local
Foto extraída
del video de
la Fundación
DEMUCA
disponible en
internet.
[ 76 ] Francisco Alburquerque
ÎÎ El desafío en la construcción de redes
La experiencia de Alburquerque en diversos territorios, proyectos previos y el paso por instituciones vinculadas a los objetivos del enfoque del desarrollo económico local, le permitieron ir fortaleciendo articulaciones
con otros colegas y actores. Como bien reconocen sus
pares, “Paco” no habla sólo de redes sino que va tejiendo
redes, tanto desde el concepto y las ideas sobre el desarrollo territorial como también desde los afectos. En ese
sentido, merece aquí reconocerse algunos de los principales aportes que hizo
frente a este desafío.
Una de las iniciativas en la que ha puesto un enorme compromiso ha sido el
impulso de una red de alcance regional en esta temática, la Red de Desarrollo
Territorial para América Latina y El Caribe (RED DETE ALC)68 .
Alburquerque,
(2009: 25)
“...surgió a mediados de los años 90 como expresión concreta de una
ilusión colectiva de un pequeño grupo de amigos y amigas, de Europa y
Latinoamérica, para intentar colocar en la agenda de discusión de las políticas de desarrollo este enfoque de desarrollo territorial”.
A partir del Seminario Internacional “Desarrollo Económico Territorial y Empleo” de 2004, organizado por el Programa Chile Emprende en Concepción, un
grupo de participantes acordó crear una red con especialistas, diseñadores y
gestores de programas de desarrollo económico territorial, destinada a respaldar, mediante un esfuerzo colectivo de aprendizaje y cooperación, las políticas
vinculadas al desarrollo económico local y trabajo digno como parte sustantiva
de las políticas de Estado en nuestra región. Dicha red pretende además servir
como canal para discutir estas ideas sobre el desarrollo económico local alimentando la mirada transdisciplinar sobre la temática e intentando introducir
el tema en la agenda de las políticas públicas.
Entre las actividades que se desarrollan para cumplir con sus objetivos
aparece la publicación y divulgación de documentos, tanto informativos como
científicos, organización de conferencias públicas, seminarios y promoción de
encuentros internacionales (durante un tiempo mantuvo un espacio de debate presencial de frecuencia anual). La gran mayoría de esta información y
publicaciones están disponibles en el portal web de la red; al mismo tiempo
se trabaja en colaboración con otras asociaciones, universidades y centros de
68 Página web de la Red: http://red-dete.org
Capítulo 3 [ 77 ]
conocimiento. Es importante mencionar que detrás de estas actividades la red
tiene una importante base de relaciones interpersonales, la amistad, el conocimiento y la confianza en el otro, propia de Paco y del grupo que originó esta
propuesta. Alburquerque actualmente se desempeña como Coordinador General de la
Red69, y como Madoery incluso recuerda en una de las entrevistas, fue el primero en coordinarla. Más allá del papel y reconocimiento formal que tiene dentro
de este proyecto, algunos pares insisten en que está ese reconocimiento tácito
de “Paco” como maestro y formador que lo desempeña desde su convicción y
generosidad, según la lectura que brindan sus colegas Claudia Lanzarotti, Carlos Calderón, Wendy Domínguez, y Roberto Di Meglio. En palabras de Carlos
Calderón, saliente coordinador de la Red, en las entrevistas desarrolladas para
este proyecto:
“En la Red DETE Paco ha tenido un rol diferencial al menos en dos sentidos. Por un lado había un reconocimiento tácito de que Paco era uno de
los maestros creadores y formadores de estos temas, todos lo teníamos
como referente bibliográfico (teórico y metodológico). Es decir, sin tener
ese cargo formal era un mentor e inspirador de este enfoque. Por el otro,
en cuanto a la pasión con la que trabaja los temas, no es un tema sólo
académico sino de convicción y militancia personal”.
Carlos
Calderón
“La red permite aglutinar y transferir experiencias en América Latina”, dice Wendy Domínguez en nuestra entrevista, si bien son sostenidos los esfuerzos y el
trabajo que se realiza para potenciar el posicionamiento de esta red, siempre
es un desafío enorme.
Por su parte Roxana Pérez y Marco Dini coinciden en el rol de Paco:
“Ha sido un incansable generador de redes entre personas de distintas
localidades y países, a través de las cuales se ha acelerado el intercambio
de ideas y experiencias y generado un fuerte respaldo a las ideas de transformación relacionadas con el desarrollo local”.
En el mismo sentido, Oscar Madoery distingue la cualidad de Alburquerque como “un gran gestor en esto de la vinculación de gente e instituciones con
experiencias concretas”, que va de la mano de su comportamiento, es decir su
impronta, el impulsar diversas iniciativas y motivar articulaciones.
69 Francisco asumió recientemente este rol, habiendo sido electo en Asamblea General de la Red en
Julio 2015.
Roxana Péres y
Marco Dini
[ 78 ] Francisco Alburquerque
Además de esta iniciativa más concreta y formal de la RED DETE-AL, y en
vinculación a este rol, el abordaje del tema de la construcción de redes estuvo
también presente dentro de los aportes más conceptuales y metodológicos
que el autor viene trabajando con relación al enfoque del desarrollo territorial.
Refuerza ello el hecho que ha oficiado como especialista invitado (y en ocasiones como director y coordinador) para discutir sobre este tema en particular
en innumerables conferencias, seminarios, talleres y proyectos en concreto, en
lo que manifiesta nuevamente coherencia entre las ideas que impulsa desde
su discurso y comportamiento. Cabe destacar que en torno a todos los proyectos y las iniciativas en las que asistía como profesional generaba un importante vínculo con los colegas y actores del territorio, al tiempo que propiciaba
las condiciones para que otras redes se generen y fortalezcan. En el próximo y
último punto de esta Tercera Parte del documento nos centraremos en rescatar
algunos aspectos más vinculados a la práctica profesional y su trabajo en los
territorios.
ÎÎ Un enfoque para la acción… en acción
Alburquerque es uno de los especialistas en este campo que se ha caracterizado por su permanencia y trabajo en la región, generando un alto grado de involucramiento, muy valorable al tratarse de alguien que a primera vista (y para
quienes no lo conocen) pareciera de una realidad más lejana. Tanto “Paco” como
sus propios colegas afirman que él siempre tuvo la sensación de que España
estaba en deuda con América Latina; creía que al menos le debía una disculpa,
refiriéndose a la llegada de los conquistadores que avasallaron estos territorios
y a las poblaciones aborígenes bajo la lógica del “descubrimiento de América”.
Se trató de una causa que incluso en un momento de su vida, en motivo de la
celebración en España de alguno de los aniversarios de ese hecho, lo movilizó
a actuar y reclamar en defensa de América Latina. Desde allí, desde aquella
postura generosa y desinteresada, decidió actuar desde lo individual para así
brindarle (“o devolver de alguna manera”) algo de conocimiento, compensando
“lo que se habían robado”, como también su colega Sergio Pérez Rozzi destacaba en una entrevista con motivo de este proyecto70.
En su caso, llegó a Latinoamérica para profundizar e intercambiar sobre los
temas que venía trabajando en España y que creía que ayudarían a la gente a
vivir mejor. Esta anécdota ayuda a figurarnos sus valores y convicciones sobre
las que vino a desarrollar su carrera profesional. Como dijimos, su aporte no se
trató simplemente de generar conocimientos, volcarlos a un papel y divulgarlos,
sino que estuvo en la propia acción. Juan Manuel Baldares sostiene que:
70 Conversaciones establecidas en Octubre de 2014 en San Juan, Argentina, durante la presentación de Alburquerque en el Congreso organizado por la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM).
Capítulo 3 [ 79 ]
“su trabajo se ha basado en la reivindicación de que el cambio social
debe ser el objetivo prioritario y no el mero ejercicio científico y teórico”.
Para ir más allá de la comprensión teórica, su gran aporte ha sido el trabajo que ha realizado en terreno, construyendo conjuntamente con los actores.
Este breve repaso por algunas de las iniciativas y proyectos en lo que participó
ilustran y refuerzan esa lectura que es compartida por los colegas que hemos
tenido oportunidad de entrevistar para el desarrollo de esta publicación.
Todas las experiencias en territorios en los que se ha involucrado, alimentaron de alguna manera su pensamiento y postura profesional. De hecho, hay
algunos de eso casos que no faltan en sus clases, seminarios o referencias al
momento de ejemplificar estrategias y abordajes de desarrollo económico local. Entre ellos, claramente hay muchos, sin embargo nos enfocaremos en el
caso del Programa Chile Emprende, el del Gran ABC en Brasil, el acompañamiento al proceso de la ciudad de Rafaela en Argentina; y dos casos en Costa
Rica, el de las Agencias para el Desarrollo de la Región Huetar Norte y el Programa “Tejiendo Desarrollo” del Gobierno de Costa Rica. Todos comparten dos
elementos centrales en la obra de Alburquerque: el componente de articulación
público-privada y estrategias orientadas a las micro y pequeñas empresas para
estimular el desarrollo local.
PROGRAMA DE CHILE EMPRENDE
Lanzado por el Gobierno de Chile en el año 2001, e integrando diversas instituciones del Estado bajo el Programa Chile Emprende71 constituye uno de los
primeros casos en América Latina en los que el enfoque de desarrollo económico territorial es incorporado en la Política de Estado. La iniciativa promueve procesos colaborativos de desarrollo territorial tomando como criterio la identificación de oportunidades económicas sobre la base de un mejor aprovechamiento
del capital del territorio y de sus actores (Alburquerque; Dini, 2008, Mod. 5: 58).
Surge a partir de un acuerdo voluntario entre los directores nacionales de
tres instituciones relacionadas con el fomento productivo: el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS), el Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC)
y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), a las que posteriormente se
incorporó el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), tratando de
mejorar la eficiencia de sus actuaciones sectoriales mediante una actuación
coordinada desde los diferentes territorios.
71 www.chileemprende.cl
Juan Manuel
Baldares
[ 80 ] Francisco Alburquerque
Chile Emprende comenzó a trabajar como una experiencia piloto entre 2001
y 2004 en diez territorios72, definidos como agrupaciones de municipalidades
con cierta coherencia geográfica, social, productiva, histórica y cultural, donde
existía una masa crítica de actores capaces de impulsar procesos de desarrollo
económico local a partir de una primera apuesta compartida de dinamización
de la economía territorial (Lanzarotti, 2005).
Lanzarotti,
(2005: 20)
“Chile Emprende plantea las ventajas de enfoques territoriales de la
economía local que sean la base de estrategias, que por un lado, partan
de la comprensión del conjunto de las relaciones que en cada territorio
existen entre sus diferentes sectores productivos y, que por otro lado, busquen densificar y enriquecer en términos de valor agregado, las redes y
relaciones internas que puedan concretarse”.
Según se explicita en el citado informe con la evaluación del proyecto (Lanzarotti, 2005), entre los logros del programa se encuentran resultados en diferentes planos, tanto de oportunidades económicas, como de institucionalidad
público privada, en los planes estratégicos y anuales operativos, con relación a
la capacidad de los territorios y sus actores, y los factores facilitadores externos.
No se trató de un proceso lineal y constante dentro de la política pública, es
decir su avance ha sido irregular y con importantes dificultades también, vinculadas principalmente a los factores que no son de corto plazo y que permitieron
identificar “nudos críticos” sobre los que el programa debía trabajar (Lanzarotti,
2005: 37). Alburquerque destaca esta iniciativa como un caso en donde un proceso genuinamente promovido desde abajo, es decir desde lo local y a partir de
una articulación entre actores, ha logrado influir en el plano más político y de
gestión, como comenta en una de las entrevistas (Abril 2015), promoviendo incluso una legislación que aboga por la descentralización y facilita el asociativismo
público-privado. Asimismo, el especialista lo ha referenciado como un ejemplo
de innovación socio-institucional según reconoce su colega Claudia Lanzarotti
(Secretaria Ejecutiva Chile Emprende) en las entrevistas. “Paco” ha colaborado
en diversas instancias propuestas dentro del programa, teniendo la posibilidad
de trabajar con los actores involucrados tanto en el inicio como ya avanzada su
implementación. Previamente a la implementación de este programa, Alburquerque tomó contacto con parte del equipo que luego estuvo al frente de Chile
Emprende. Claudia Lanzarotti recuerda, en relación a ese período, el gran aporte
que significó para ellos y para instalar en Chile esa noción de desarrollo económico local trabajada con los actores. La preocupación por los actores pequeños
en el Programa de Chile Emprende y el tema de la innovación serán dos puntos
72 Los territorios de actuación de Emprende Chile incluyeron: Provincia de Huasco, región de Atacama; Valle del Limarí, región de Coquimbo; Provincia de San Antonio, región de Valparaíso; Santiago
Norponiente, Región Metropolitana; Santiago Sur, Región Metropolitana; Secano del Libertador,
región de O´Higgins; Maule Sur, región del Maule; Cluster Forestal de la Araucanía, región de
La Araucanía; Araucanía Andina, región de La Araucanía; Chiloé, Región de Los Lagos (Lazarotti,
2005: 24)
Capítulo 3 [ 81 ]
de fuerte impronta que le ha dejado este especialista al programa, así como el
trabajar con los gobiernos de la concertación por instalar y llevar adelante estas
ideas, es decir sumando la dimensión política según afirma su colega chilena.
CASO DE RAFAELA (ARGENTINA)
La experiencia de Rafaela, en la Provincia de Santa Fe (Argentina), es bastante particular en la trayectoria del especialista debido al aporte realizado en
muchos momentos del proceso y donde, además, ha generado una importante
sinergia con los actores territoriales. Es una iniciativa de desarrollo económico local con años de implementación y con un buen efecto de demostración
en este campo en América Latina. El caso tuvo una importante difusión en el
contexto internacional, a lo que Alburquerque ha contribuido enormemente a
partir de los diferentes estudios y reflexiones que ha propiciado en torno a los
procesos de desarrollo territorial de dicha ciudad (Costamagna, 2015). Paco, lo
rescata también como un importante caso de estudio dentro de su evolución
conceptual, principalmente en cuanto al debate sobre el aprovechamiento de
los recursos endógenos y el rol de los actores locales y destaca:
“la emergencia de respuestas que aprovechen mejor los recursos endógenos a través de la mejor articulación de redes entre los actores locales:
empresas, universidades, municipios, centros tecnológicos, entidades financieras, etc., incorporando mejoras a los sistemas productivos locales
a través de la construcción de entornos innovadores territoriales”.
Esta estrategia de desarrollo económico se basa en un liderazgo de los gobiernos locales, en donde este sector interactúa fuertemente con el sector empresarial y las entidades de capacitación de recursos humanos y entre ellos también
(Alburquerque; Dini, 2008 en base a Costamagna, 2001; Ferraro y Costamagna,
2000). Es uno de los casos en donde los factores motorizadores de los procesos
no responden a una crisis puntual, sino que se trata de una forma de gestionar
el desarrollo de manera participativa y estratégica, como ha sido también el
caso de Porto Alegre en Brasil (Llorens; Alburquerque; Castillo, 2002). La importante cooperación institucional que se dio en este caso, principalmente teniendo en cuenta que el momento del inicio de este proceso se daba en un contexto
argentino donde las condiciones diferían enormemente, conllevó a la generación de una capacidad estratégica que le permitió enfrentar de manera positiva
los cambios que se avizoraban hacia mediados de la década de los 9073.
73 Argentina, junto con la gran mayoría de los países de América Latina, comenzaba a sufrir el impacto de las políticas neoliberales impulsadas por el Consenso de Washington, que además de
inducir a la implementación de un ajuste económico radical implicaron un cambio en el papel
de los actores institucionales, entre ellos el Estado, frente a las políticas economómicas. Estas
reformas implicaron, además, profundas consecuencias para los gobiernos locales a raíz de la
desconcentración de funciones y responsabilidades desde el gobierno nacional que vinieron de
la mano de este proceso de reestructuración.
Alburquerque
1997 en
Costamagna
(2015: 46)
[ 82 ] Francisco Alburquerque
Entre los elementos de la competitividad local de Rafaela que se destacan
internacionalmente figura la capacidad de identificación de los objetivos globales a nivel local, que facilitó la generación compartida de un proyecto básico de
desarrollo regional (Costamagna, 2001, en Aghón; Alburquerque; Cortés: 71).
“Paco” ha dejado una huella muy importante y particular en esta ciudad, pero
se trató de una retroalimentación mutua. En Julio de 2010, la Municipalidad de
Rafaela lo nombra visitante ilustre de la ciudad como reconocimiento a los aportes que venía generando y al compromiso que demostraba por colaborar y asistir en este proceso de desarrollo que se venía fortaleciendo. Además de diversos
talleres y seminarios en los que ha participado en esta ciudad, el especialista
actualmente brinda clases en el marco de la Maestría en Desarrollo Territorial de
la Universidad Tecnológica Nacional –UTN- en su Sede Rafaela.El cariño e involucramiento con este territorio quedará luego comprobado cuando “Paco” decide
donar toda su biblioteca personal para contribuir con la biblioteca del Instituto
de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local, ICEDEL, que funciona dentro
de la Biblioteca Municipal de la ciudad (Figura 18). La donación se concretó en
2014 y representó un gesto muy importante, además de ampliamente generoso,
pues incluía todo el material con el que se había formado, inclusive sus producciones y apuntes de misiones, viajes y proyectos, con el propósito de aportar al
proceso de formación de aquellos interesados en el tema del desarrollo territorial y a la proyección de este instituto local de formación. Como examinamos
previamente, su papel y convicción como formador se expresan nuevamente en
su comportamiento y compromiso frente a este y otros procesos.
18
Figura 18
Visita de
Alburquerque
a la biblioteca
municipal
de Rafaela
donde se
encuentra
el material
donado,
Abril 2015.
Foto: Prensa
municipal de
Rafaela.
Capítulo 3 [ 83 ]
CASO DEL GRAN ABC
Nunca faltan en sus cursos, entrevistas y charlas la mención al caso del Gran
ABC, que según el propio “Paco” apunta, lo ha marcado mucho. El Gran ABC
es una región industrial al sureste de Sao Pablo74, en donde los municipios, de
incluso diferente bandera política, generaron alianzas para hacerle frente a la
crisis del sector automotriz que les afectaba. Creando un consorcio intermunicipal para llevar adelante tareas de planeamiento municipal conjunto, constituyéndose en 1997 la Cámara Regional del Gran ABC que integra a los actores
regionales y a los tomadores de decisiones relevantes a nivel estadual y a la
sociedad civil local, a fin de alcanzar acuerdos dentro de una articulación tanto
horizontal como vertical. Un año después se origina la Agencia de Desarrollo
Económico que será la responsable de la gestión del Plan Estratégico (Llorens;
Alburquerque; Castillo, 2002: 23).
El Consorcio Intermunicipal ayudó a definir como campo de actuación un
amplio abanico de asuntos de interés común para los municipios de la región.
Eso se sumó a una sociedad civil organizada, que ha promovido igualmente un
avance de las acciones regionales, destacándose la creación en 1994 del Foro
de la Ciudadanía del Gran ABC, que congregó más de 100 organizaciones de
la sociedad civil, como asociaciones empresariales, sindicatos de trabajadores,
grupos ecologistas y asociaciones de vecinos (De Paula Leite, 2000, en Aghón;
Alburquerque; Cortés, 2001). El especialista destaca esta iniciativa por la participación activa de los sindicatos con relación al problema inicial de crisis del
sector automotriz, referenciándolo dentro de los casos y experiencias que ha
trabajado en América Latina como casi único por esta particularidad, en donde
los trabajadores son actores del desarrollo territorial:
“Los sindicatos locales desempeñan un papel de primer orden en la
búsqueda de espacios de cooperación con las grandes empresas y los gobiernos municipales de esa región, a fin de crear una institucionalidad
permanente de desarrollo económico local, orientada a asegurar la continuidad de las inversiones productivas y, en definitiva, de los niveles de
empleo e ingreso”.
La calificación de los recursos humanos, en sintonía con las necesidades
derivadas de las rápidas transformaciones productivas, basada a su vez en la
modernización tecnológica y nuevos modos de gestión, constituyó otro de los
pilares dentro de la estrategia para hacer frente a la crisis. Claramente puede
verse la creación de una nueva institucionalidad para servir a los objetivos de
desarrollo de la región, como una significativa madurez política para concretar
74 Región formada por siete municipios: Santo André, São Bernardo do Campo, São Caetano do Sul,
Diadema, Mauá, Ribeirao Pires y Rio Grande da Serra (De Paula Leite, 2000, en Aghón, Alburquerque, Cortés, 2001)
Aghón;
Alburquerque,
Cortés,
(2001: 306)
[ 84 ] Francisco Alburquerque
acuerdos y llevar adelante acciones en donde la búsqueda de espacios de acuerdo constituye un compromiso consistente con los ideales últimos de progreso
en favor de la población y de sus condiciones de vida.
La resonancia y connotación que tuvo este caso, además de las enseñanzas
que ha dejado desde el ámbito más práctico de implementación de los objetivos
y estrategias del desarrollo local, se debe a que es una región automotriz muy
importante (uno de los ejes principales del “milagro económico” de Brasil hasta
los 80), y políticamente muy activa de donde surge por ejemplo el denominado
‘nuevo sindicalismo’ y el Partido de los Trabajadores (PT) según señala Alburquerque en la entrevista de Abril 201575.
INICIATIVAS RECIENTES EN COSTA RICA
Entre los territorios y programas en donde Paco se ha involucrado más recientemente desde el FOMIN, destacando dos casos costarricenses: la Agencia
para el Desarrollo de la Región Huetar Norte en Costa Rica, y , la colaboración con
el Programa Tejiendo Desarrollo del Gobierno Central de Costa Rica.
La Agencia para el desarrollo de la Región Huetar Norte, fue constituida en el
año 2002 a partir de una articulación entre la Cámara de Comerciantes del cantón de San Carlos y otros actores institucionales y académicos con el objetivo de
estimular la generación de empleo. Dicha instancia contaba ya con un proceso
de diálogo público privado en base al objetivo compartido de centrarse en temas de desarrollo económico.
En el año 2012 el proyecto “Articulación Público Privada para el Desarrollo Sostenible y Competitividad de la Región Huetar Norte” 76 le ha permitido a la Agencia
profundizar en la línea de trabajo sobre desarrollo territorial que plantea Alburquerque. Estas ideas representan un importante insumo para los esfuerzos
que venían realizando pues le dan un marco de referencia que estaban necesitando, tal como expresa el director ejecutivo de la Agencia, Alfredo Aguilar Calderón, en las entrevistas realizadas en 2015. Esta región se caracteriza por una
vocación productiva principalmente agroindustrial y de turismo, con cadenas
de valor muy cortas y poco industrializadas pero con grandes potencialidades
y oportunidades que pretenden explotar. El enfoque del desarrollo territorial le
permitió a la Agencia establecer pautas a implementar en la práctica. Entre ellas
destacan el rol de la Agencia como articulador de los actores claves del DT, el
propósito de trabajar en acciones y articulaciones que vayan más allá de los límites administrativos y políticos, involucrándose en base a la dinámica productiva,
de materias primas, empleos y flujos comerciales; una visión superadora del
75 Entrevista realizada en Rafaela, Abril de 2015.
76 Con el apoyo de FOMIN a través de fondos nos reembolsables, la Agencia para el Desarrollo de la
Región Huetar Norte de Costa Rica comienza la ejecución de este proyecto que dura cuatro años,
abarcando el período 2011-2015. Las acciones serán desarrolladas por la estrategia de Zona Económica Especial (ZEE) donde participan gobiernos locales, universidad, empresas y cámaras empresariales de esta región.
Capítulo 3 [ 85 ]
19
Figura 19
Alburquerque
visita el Foro
Nacional de
Agentes de
Desarrollo
Económico
Territorial en
Costa Rica,
(Junio 2015)
Foto: gentileza
Agencia para
el Desarrollo
Región Huetar
Norte, Costa
Rica.
medio urbano-rural; la complementariedad entre las estrategias de desarrollo
económico y social; y un avance en términos de gobernanza desde el papel de
la agencia. Las personas que trabajan en la Agencia, plantean que de la lectura
de la bibliografía de Paco y de sus visitas han extraído aprendizajes claves. En
palabras de Alfredo Aguilar Calderón, Director Ejecutivo de la Agencia para el
Desarrollo de la Región Huetar Norte de Costa Rica, haciendo referencia al trabajo de esta organización77.
“La identificación que sentíamos entre lo que el Dr. Alburquerque proponía y lo que estábamos haciendo fue impresionante. Ello nos marcó
pautas que implementamos en la práctica”.
Entre los aspectos sobre los que han avanzado como parte del proyecto se
encuentran cuestiones vinculadas a la gobernanza territorial y al fomento del
sector productivo. Dentro de la primera, se trabaja con las cinco municipalidades
que conforman la Zona Económica Especial (ZEE) fortaleciendo la articulación
entre las mismas, la agencia de desarrollo y otros actores territoriales del sector
del conocimiento y el sector privado y se ha avanzado en la elaboración de un
Plan Estratégico de la Región Huetar Norte. Como parte de las acciones dentro
del sector productivo se están desarrollando diferentes procesos de formación
en diversos temas con productos de las agrocadenas. Se identificaron oportunidades de encadenamiento en productos y servicios de diferentes sectores
con el fin de avanzar en encadenamientos regionales, con apoyos específicos
77 Entrevista desarrollada para los fines de este proyecto en Agosto de 2015.
Alfredo Aguilar
Calderón
[ 86 ] Francisco Alburquerque
a las PYMES para que puedan accedes a dichas cadenas78. Su vinculación con
esta experiencia surge después de que el equipo de la Agencia tomara contacto
personalmente con Alburquerque en 2012 en un Taller de formación en Antigua, Guatemala79; además de haber sido recientemente invitado como asesor
y conferencista principal en dos eventos nacionales para discutir el tema y en
donde dejó sentado algunos nuevos temas estratégicos (Figura 19). Asimismo,
Francisco ha facilitado la concreción de intercambios internacionales gracias a
sus redes, aporte que su director Alfredo Aguilar Calderón destaca comentado
que, “cada vez que lo necesitan, Paco está dispuesto a colaborar”.
La segunda iniciativa a destacar en sus recientes colaboraciones en Costa
Rica refiere a la misión técnica de apoyo a la estrategia de implementación del
Programa de desarrollo territorial Tejiendo Desarrollo. Se trata de una iniciativa
interinstitucional que propone articular la acción de las instituciones del Estado
con el resto de los actores del desarrollo. Ha sido impulsada por la Presidencia de Gobierno de Costa Rica y liderada por el Despacho de la Primera Dama
contando con la participación inicial de cinco instituciones nacionales que han
pasado a conformar la “Red de Coordinación del Desarrollo Territorial y Participación Ciudadana”80.
El programa posee dos grandes ejes de actuación: la articulación institucional
y el fomento de la participación ciudadana. Como reconoce Juan Manuel Baldares
en carácter de Asesor de Desarrollo territorial de Costa Rica y referente entrevistado en 2015 a cerca de esta iniciativa:
Juan Manuel
Baldares
“el programa constituye un cambio de paradigma en la forma de intervención del Estado en las localidades, porque introduce el enfoque territorial, que parte de la realidad de cada territorio e involucra a todos
los actores locales públicos y privados en la definición de sus propias propuestas de desarrollo”.
El programa, que se ha nutrido a partir de varias misiones de apoyo de Paco,
ha representado un gran impulso en diferentes ámbitos y con variados actores;
desde los altos mandos en el gobierno, pasando por el sector empresarial, hasta
las ONGs. La participación del especialista en los Foros públicos que se han rea
78 Blog del FOMIN, de Natalia Laguayas, Marzo 2013. Link: http://www.fomin.org/en-us/Home/FOMINblog/Blogs/DetailsBlog/ArtMID/13858/ArticleID/2090/NoTitleLink.aspx
79 Se refiere a un Curso de Formación de Formadores en Desarrollo Económico Local para Centroamérica y República Dominicana, desarrollado en Agosto de 2012. Estuvo organizado por la Fundación DEMUCA/Cooperación Española y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de
su Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), en el marco del Programa ConectaDEL. Link: www.
conectadel.org/events/curso-formacion-de-formadores-en-del-el-salvador/
80 Dicha Red está conformada por la Presidencia de la Nación representada por el Despacho de la
Primera Dama, Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN), Instituto de
Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (DINADECO), Instituto de Desarrollo Rural (INDER) (www.conectadel.org)
Capítulo 3 [ 87 ]
lizado en el marco del programa fue relevante ya que nuevamente proporcionó ese marco del enfoque de desarrollo territorial ayudando a extenderlo
en Costa Rica, según afirma el referente consultado. Sin embargo, Juan Manuel
plantea que, en este caso, la mayor utilidad radica en la capacidad que tiene
Paco de vincular eso más conceptual con la realidad con la que dialoga. Es decir,
su aporte central estuvo en vincular las ideas básica del enfoque con los principales retos que enfrenta el país tales como desigualdad, pobreza, gobernanza,
sostenibilidad ambiental y debilidad del tejido productivo. Ello contribuyó a concientizar sobre la importancia y pertinencia de impulsar políticas de desarrollo
territorial.
20
Figura 20
Alburquerque
en uno de los
Talleres de
capacitación
en Costa Rica,
(marzo 2015)
Foto:
ConectaDEL
Además, ha contribuido en la formación de actores territoriales, a través de
los cursos que ha impartido a funcionarios de instituciones que ejecutan el Proyecto Tejiendo Desarrollo, que le ha permitido empoderar a dichos actores, un
nuevo papel proactivo que ha tenido un gran impacto en la práctica. Tanto en las
instancias de capacitación como los talleres que ha conducido para la construcción de agendas territoriales de desarrollo, Paco ha demostrado nuevamente
su “gran experiencia promoviendo diálogos entre los ciudadanos, instituciones
y empresas con el fin de analizar a fondo los retos territoriales y acordar conjuntamente lineamientos de actuación” (palabras de Juan Manuel Baldares, 2015).
[ 88 ] Francisco Alburquerque
ÎÎ Cierre de este recorrido por su accionar
El repaso por algunas iniciativas en los que Alburquerque
ha participado y se ha involucrado son una pequeña muestra
que permiten dar cuenta de esa
aproximación donde se puede articular y vincular práctica y teoría
en su trayectoria, lo que ha sido la
base de la evolución de su pensamiento sobre el desarrollo territorial acompañada de relaciones
interpersonales duraderas.
Esa metodología de análisis cercano de casos, que destaca su colega Juan
Manuel Baldares, no sería posible sin su apertura y generosidad con respecto a
su producción.
Juan Manuel
Baldares
“Su capacidad de navegar indistintamente entre la rigurosidad teórica
y académica, la instrumentalización práctica y la construcción participativa es inigualable”.
Ello se condice con la valorización que otros colegas también hacen, sobre
su compromiso con la realidad pero con una capacidad crítica para abordarla
(Roxana Pérez; Marco Dini, Omar Perotti, Roberto Di Meglio); el incesante trabajo para instalar el desarrollo económico local en los territorios desde sus convicciones y posturas filosóficas e ideológicas (Mario Rosales, Roberto Mirabella)
empoderando a los actores (Luis Rojas; Juan Baldares); la coherencia que muchos marcaron entre los temas que trabaja y cómo se comporta en el campo,
con una importante continuidad de las ideas que ha venido trabajando, integrando en cada una de las misiones, experiencias e ideas sobre las que ha trabajado (Oscar Madoery; Claudia Lanzarotti; Carlos Calderón, Enrique Gallichio;
Andrew Cummings y Héctor Castello); y con esa anticipación estratégica (Carlos
Ferraro; Juan Manuel Baldares) mediante la cual coloca temas en agenda que
están poco desarrolladas o directamente no formaban parte de las reflexiones
que se están haciendo en nuestra región.
Su trabajo continúa sobre la misma base en la que ha venido trabajando por
más de treinta años, y retroalimentado por el aporte de la gente que ha podido
trabajar con él; que lo incentiva y desafía a seguir adelante en su producción y
profesión. La gran inversión y esfuerzo que ha puesto por consolidar esas redes
y formar gente, tanto en el campo más conceptual como en los territorios, en
cada rincón de América Latina, seguirá dando sus frutos.
Capítulo 3 [ 89 ]
A modo de conclusión: la
construcción de una vía
En este recorrido intentamos recolectar y plasmar la trayectoria y los diversos aportes que viene dejando Paco Alburquerque en el área del desarrollo territorial en América Latina. Pusimos especial énfasis en comprender tales contribuciones desde una mirada contextualizada, a partir de desandar el camino
que ha hecho en diversos territorios y con diversas instituciones, entendiéndolo también a la luz de sus características personales y desde su mirada más
heterodoxa y democrática. Comenzando desde sus primeros pasos en nuestra
región en donde llegó movilizado por tomar contacto con una realidad que
siempre le interesó. Tenía como objetivo trabajar sus ideas y aproximaciones
en la temática del desarrollo para lo cual traía toda su carga y experiencias pasadas y así, se sumó al debate que se iniciaba en esta región a contrapelo de las
grandes tendencias hegemónicas de los noventa.
Su trayectoria se fue enriqueciendo a partir de la práctica y su involucramiento con las variadas experiencias en diversos programas y territorios de
América Latina, generalmente a través de su participación en instituciones,
pero especialmente motivado por sus propias convicciones y preocupaciones
que lo han llevado a recorrer y aprender de cada recóndito lugar por el que ha
pasado. Su cosecha es, un enfoque propio del desarrollo territorial.
En el camino ha hecho importantes esfuerzos por formar actores territoriales, a los que considera los agentes del cambio en los procesos de desarrollo
local y dejando la idea de construcción colectiva y el aprendizaje compartido.
En el espíritu de sus acciones se encuentra una de sus bases, ese enfoque para
la acción y para el cambio. Ha sido un gran motivador e inspirador de procesos
y personas, como bien expresan sus propios colegas, un gran maestro y una
gran persona; provocativo y fiel a sus ideas; con una gran coherencia entre
su forma de vivir y sus aportes en lo profesional y conceptual. Asimismo, este
incansable militante, ha sido generador y gestor de redes cuyo objetivo es promover un cambio de políticas que mejore la vida de las personas.
Actualmente, uno de los desafíos del conjunto es continuar la construcción
de un camino y como se planteó en la introducción, este trabajo pretende convertirse en un nuevo disparador para seguir incentivando y profundizando en
los intercambios y debates que se han suscitado a partir de esa idea de aprender, hacer y conceptualizar en el desarrollo territorial.
[ 90 ] Francisco Alburquerque
Inventario: Producción bibliográfica
de Alburquerque en la temática
El presente listado está actualizado a Agosto de 2015. A los fines de este proyecto se incluyen aquellas producciones con mayor vinculación y significancia
en la temática del desarrollo territorial en América Latina81 .
Capítulos de libros
»» Alburquerque, F. (1992) “La crisis de la industrialización y el desarrollo en América Latina”, en J. García Pérez, (coord.) América Latina: treinta años de transformación
(1962-1992), Colección Estudios 50, Universidad Pontificia Comillas, España, pp: 95-108.
»» Alburquerque, F. (1995) “Una reflexión acerca del nuevo modelo de desarrollo capitalista central”, en –Fernández Leiceaga, X. (coord.) Estudios en homenaxe ao Profesor
Xosé Manueal Beiras Torrado, Universidade de Santiafo de Compostela, Servicio de Publicaciones, España, pp: 19-32.
»» Alburquerque, F. (1999) “Cambio estructural, desarrollo económico local y reforma
de la gestión pública”, En Marsiglia, J. (comp). Desarrollo local en la globalización, Centro
Latinoamericano de Economía Humana, CLAEH. Montevideo, Uruguay, pp: 37-88.
»» Alburquerque, F. (1999) “Identidad y territorio”, en Elgue, M. (comp.): Globalización,
desarrollo local y redes asociativas. Ed. Corregidor, Buenos Aires, pp: 31-48.
»» Alburquerque, F.; Rodríguez Modroño, P.; Román del Río, C.; Ruiz Crespo, R. (2001)
“Aprendiendo a innovar: el caso de Andalucía”, en Román del Rio, C. (ed.) Aprendiendo a
innovar: regiones del conocimiento, Instituto de Desarrollo Regional, Fundación Universitaria, Organización para la cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Junta de Andalucía, España, pp: 61- 133. (Edición en inglés para la OCDE, Sevilla, 1999).
»» Alburquerque, F. (2001) “Gobiernos locales y desarrollo económico en América Latina y el Caribe”, en Göske, J. (ed.) La dimensión local del desarrollo: enfoque territorial,
tejido productivo local, concertación de actores y aprendizaje para la acción. Fundación Friedrich Ebert, Santiago de Chile: 35-50.
»» Alburquerque, F. (2001) “La importancia del enfoque del desarrollo económico local”, en A. Vázquez Barquero; O. Madoery (comp.), Transformaciones globales, instituciones y políticas de desarrollo local, Homo Sapiens, Rosario, pp: 176-199.
»» Alburquerque, F. (2001) “Servicios empresariales y desarrollo económico local: reseña comparativa”, en García Tabuenca, A; Levitsky, J y L.H. Mikkelsen (eds.), La micro y
pequeña empresa en Latinoamérica. La experiencia de los servicios de desarrollo
empresarial. Lima, Perú, pp: 189-200.
81 Se han dejado fuera algunas publicaciones del especialista que escapan al recorte temático y
tempo-espacial que planteamos en este documento y pueden faltar algunas otras que, a partir
de la lectura, puedan incorporarse con nuevos aportes al inventario.
Inventario [ 91 ]
»» Alburquerque, F. (2002) “Desarrollo económico local y cooperación descentralizada
para el desarrollo”, en Desarrollar lo local para una globalización alternativa. Instituto
de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional (Hegoa), Bilbao, pp: 19-32.
»» Alburquerque, F. (2005) “Desarrollo económico local en América Latina: Balances y
perspectivas”, en Lanzarotti, C. (ed.) Memoria Seminario Internacional Desarrollo Económico Territorial y Empleo, Programa Chile Emprende, Gobierno de Chile, Agosto, pp: 41-52.
»» Alburquerque, F. (2005) “Las iniciativas locales de desarrollo y el ajuste estructural”;
“Espacio, territorio e instituciones de desarrollo económico local”; “Nuevas políticas territoriales y funciones de la gestión local del desarrollo”, en Solari, A y Martinez, J., Desarrollo
local, textos cardinales. Universidad de Michoacán, México, pp: 69-131.
»» Alburquerque, F. (2006) “Hacia una política de desarrollo económico y social en
Chile”, en Lanzarotti, C; Di Meglio, R y J. Göske (eds.) Tres procesos, tres miradas: Huasco,
Litoral de los Poetas, Araucanía, GTZ, Organización Internacional del Trabajo y Gobierno
de Chile, pp: 161-168.
»» Alburquerque, F. (2007) “Desarrollo económico territorial y empleo: propuestas
para la acción”, en Calatrava, A; Marcu, S; Melero, A; y Méndez, R: Economías, mercados
de trabajo y territorios metropolitanos en transformación, Red Arethuse, pp: 275-290.
»» Alburquerque, F (2007) “Desarrollo Económico y territorio: enfoques teóricos relevantes y reflexiones derivadas de la práctica”, en M. G. Docampo; Aguilar Criado, E., Perspectivas teóricas en desarrollo local, Netbiblo, pp: 59-76.
»» Alburquerque, F. (2008) “Desarrollo y territorio en América Latina. Propuestas para
la acción”. En. Déniz, J.; De León, O.; Palazuelos, A. (coord.) Realidades y desafíos del desarrollo económico de América Latina, Economía y Sociedad, pp: 219-249.
»» Alburquerque, F. (2009) “Política industrial e desenvolvimento territorial”. En 200
Maiores empresas. Espírito Santo, Ediçao 2009. Instituto Euvaldo Lodi (IEL-ES), Vitória,
Brasil, pp: 50- 54.
»» Curbelo, J.L.; Parrilli, M.D.; Alburquerque, F. (2011) “Territorios innovadores y competitivos: contexto, retos, mediciones y acciones”, en Curbelo, J.L.; Parrilli, M.D.; Alburquerque, F. (coord.) Territorios Innovadores y Competitivos, Marcial Pons, Instituto Vasco de
Competitividad, Fundación Deusto, ORKESTRA, Madrid, pp: 11-30.
»» Alburquerque, F. (2012) “La crisis financiera y el Desarrollo Económico Territorial”, En
Madoery, O. y Costamagna, P. (comp.) Crisis económica mundial y desarrollo económico
territorial, UNSAM Edita, Serie Desarrollo Territorial, Ciencias Sociales, Bs. As., pp: 21-33.
»» Alburquerque, F. (2015) El Enfoque del desarrollo económico territorial. En Costamagna, P.; Pérez Rozzi, S. (comp.) Enfoque, estrategias e información para el Desarrollo
Territorial. Los aprendizajes desde ConectaDEL, FOMIN, ConectaDEL: 11-43.
Artículos
»» Alburquerque, F. (1992) “La crítica situación de América Latina al inicio de los noventa
y la necesidad de una estrategia de desarrollo alternativa al neoliberalismo”, América Latina
hoy: Revista de Ciencias Sociales, Vol. 4, Universidad de Salamanca, España, pp: 57-68.
»» Alburquerque, F. (1992) “La situación económica actual en América Latina y el Caribe:
de la deuda externa a la inserción internacional”, Rábida, N° 12, dedicado a Crisis y subdesarrollo en América Latina, pp: 30-51.
»» Alburquerque, F. (1992) “Hacia una nueva conceptualización de la cooperación internacional para el desarrollo”, Información Comercial Española, ICE: Revista de economía, N°
702 dedicado a Cooperación internacional para el desarrollo, pp: 21-34.
[ 92 ] Francisco Alburquerque
»» Alburquerque, F. (1992) “La cooperación oficial de España al desarrollo”, Información
Comercial Española, ICE: Revista de economía, N° 702 dedicado a Cooperación internacional para el desarrollo, pp: 144-159.
»» Alburquerque, F.; Curbelo, J.L (1992) “Las periferias del Sur ante la Unión Económica y
monetaria”, Revista de Estudios Regionales, Univ. de Andalucía, Málaga, No. 33, pp: 115-138.
»» Alburquerque, F. (1994) “La necesidad de una estrategia de desarrollo alternativa al
neoliberalismo”, América Latina hoy: Revista de Ciencias Sociales, Vol 7. Univ. de Salamanca,
España.
»» Alburquerque, F. (1994) “La introducción a los procesos de integración económica en
América Latina y el Caribe. Aportación latinoamericana, 1985 a 1992”, REDIAL Revista europea de información y documentación sobre América Latina, N° 3, pp: 61-82.
»» Alburquerque, F. (1995) “Competitividad internacional estrategia empresarial y papel
de las regiones”, Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales (EURE), Vol. XXI,
Junio, No. 63, Instituto de Estudios Urbanos, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997) “El Desarrollo Local en los Noventa”, Revista Persona y Sociedad: Instituto Latinoamericano de Doctrina y Estudios Sociales (ILADES), Vol. XI, Núm. 1,
Santiago de Chile, Abril, pp. 23-38.
»» Alburquerque, F. (1997) “Importancia de la producción local y la pequeña empresa
para el desarrollo de América Latina”, Revista de la CEPAL, N°63, Diciembre, CEPAL, Naciones Unidas, Santiago de Chile, pp. 147-159.
»» Alburquerque, F. (1998) “Espacio, territorio e instituciones de desarrollo económico
local”, Quimera, Revista de Estudios Territoriales, Universidad Autónoma del Estado de México, junio, pp. 77-95.
»» Alburquerque, F. (1998) “Cambio estructural, globalización y desarrollo económico
local”, Revista Comercio Exterior, Volumen 49, N° 8, Agosto, México DF, pp: 696-702.
»» Alburquerque, F. (2000) “Desarrollo económico local/regional y fomento empresarial
en América Latina”, Revista Ciudad y Territorio, Estudios Territoriales. Ministerio de Fomento,
Madrid, Vol. XXXII (122), pp. 821-834.
»» Alburquerque, F. (2001) “Ajuste estructural e iniciativa de desarrollo local”, Revista Comercio Exterior, Volumen 51, número 8, México DF, agosto, pp. 675-682.
»» Alburquerque, F. (2004) “Desarrollo Económico local y descentralización en América
Latina” Revista de la CEPAL N° 82, Comisión Económica para América Latina, Naciones Unidas, Abril, pp: 157-171.
»» Alburquerque, F. (2005) “Rafaela, una experiencia de desarrollo económico local en
América Latina”, Claves de la economía mundial, Instituto Español de Comercio Exterior
(ICEX), Secretaría de Estado de Turismo y Comercio, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Madrid, pp: 331-337.
»» Alburquerque, F. (2006) “Notas acerca del enfoque del Desarrollo Económico Territorial para el Empleo”, en P. Vergara y F. Alburquerque (coord.). Desarrollo Económico Territorial. Respuesta sistémica a los desafíos del empleo, Red DETE-ALC, Fortaleza, Brasil, pp:
39-56.
»» Alburquerque, F. (2007) “Desarrollo un debate abierto”, Libros de economía y empresa
N° 1, Fundación Caja Duero.
»» Alburquerque, F. (2007) “Teoría y práctica del enfoque del desarrollo local”, Revista
Observatorio Iberoamericano Del Desarrollo Local y La Economía Social, Año 1 Nro 0, Universidad de Málaga, España.
»» Alburquerque, F. (2008) “Innovación, transferencia de conocimientos y desarrollo económico territorial: una política pendiente”, Revista Arbor: Ciencia, pensamiento y cultura,
Vol. 184, N° 732, Julio-Agosto, Madrid, pp: 687-700.
»» Alburquerque, F. (2009) “El desarrollo humano local sostenible frente a la crisis actual”. Universitas Forum /ART PNUD. Número temático especial sobre Desarrollo Económico
Local y Economía Social. Vol. 1, num. 3.
Inventario [ 93 ]
Libros
»» Alburquerque, F.; De Mattos, C.; Jordán, R. (1990) Revolución Tecnológica y reestructuración productiva: Impactos y desafíos territoriales. Colección Estudios Políticos y Sociales,
ILPES/CEPAL, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, Argentina.
»» Curbello, J.L.; Alburquerque, F.; De Mattos,C. (1994) Territorios en transformación: análisis y propuestas, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Fondo de Desarrollo Regional Europeo, Madrid, España.
»» Alburquerque, F.; Costamagna.; Ferraro, C. (2008) Desarrollo Económico local, descentralización y democracia. Ideas para un cambio, Cs. Sociales. Desarrollo y Territorio, UNSAM
Edita.
»» Curbelo, J.L.; Parrilli, M.D.; Alburquerque, F. (coord.) (2011) Territorios Innovadores y Competitivos, Marcial Pons, Instituto Vasco de Competitividad, Fundación Deusto, ORKESTRA, Madrid.
Informes, Documentos de trabajo y Notas de disertaciones
»» Alburquerque, F. (1991) “La situación del Sur: desafíos del mundo subdesarrollado en
la década de los noventa”, Documento de Trabajo 91-0, Instituto de Estudios Soc. Avanzados, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España.
»» Alburquerque, F. (1995) “Espacio, territorio y desarrollo económico local”, ILPESCEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1995) “Factores Decisivos y Rasgos diferenciadores del Desarrollo
Económico Local”, Programa Analítico de Lectura, ILPES-CEPAL, Santiago de Chile.
»» Albuquerque, F.; César Elgue, M. (1995) “Globalización, desarrollo local y redes asociativas”, Instituto Provincial de Acción Cooperativa UNGSM, Corregidor.
»» Alburquerque, F. (1996) “Dos facetas del desarrollo económico y local: fomento productivo y políticas frente a la pobreza”, ILPES-CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1996) “Globalización, competitividad y desarrollo económico local”,
ILPES-CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1996)” Desarrollo económico local y difusión del progreso técnico”,
LC/IP/R 174, ILPES-CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997) “El proceso de construcción social del territorio para el desarrollo económico local”, LC/IP/R 180, ILPES-CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997) “Fomento productivo municipal y gestión del desarrollo económico local”, LC/IP/G 104 ILPES/CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997) “Desarrollo económico local”, en Desarrollo económico local:
¿Alternativa de modernización productiva?, Fundación Friedrich Ebert, Fundación SERCAL y
CEPAL Naciones Unidas, Santiago de Chile, pp: 21-26.
»» Alburquerque, F. (1997) “Metodología para el desarrollo económico local” Documento, ILPES/CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997) “Desarrollo económico local y distribución del progreso técnico. Una respuesta a las exigencias del ajuste estructural”, Cuadernos del ILPES N 43, CEPAL,
Santiago de Chile. (traducción al portugués).
»» Alburquerque, F.; Cortes, P. (comp.) (2001) “Desarrollo económico local y descentralización en América Latina: análisis comparativo”, CEPAL / GTZ, Proyecto Regional de Desarrollo Económico Local y Descentralización dirigido por Gabriel Aghón, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (2001) Desenvolvimento econômico local. Caminhos e desafios para a
construçao de uma nova agenda política, Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social,
Río de Janeiro, Brasil.
»» Llores, J.L; Alburquerque, F.; del Castillo, J. (2002) “Estudio de casos de desarrollo económico local en América Latina”, Serie Buenas Prácticas del Departamento de Desarrollo
Sostenible, Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Washington DC.
»» Alburquerque, F. (2004) “El enfoque del desarrollo económico local”, Cuadernos DEL,
Desarrollo Económico local y Empleabilidad Programa AREA-Organización Internacional
del Trabajo, Oficina Argentina.
[ 94 ] Francisco Alburquerque
»» Alburquerque, F. (2005) Desarrollo local en América Latina: oportunidades y desafíos
para el trabajo decente. Departamento de Integración de Políticas, OIT, Ginebra, 2005.
»» Alburquerque, F.; Vergara, P. (coord.) (2006). Desarrollo económico territorial. Respuesta sistémica a los desafíos del empleo, Red DETE-ALC, Fortaleza (Brasil).
»» Alburquerque, F. (2006) “Clusters, territorio y desarrollo empresarial: diferentes modelos de organización productiva”, Cuarto Taller de la Red de Proyectos de Integración Productiva, Julio, (MIF/FOMIN), BID
»» Alburquerque, F. (2006) Consideraciones sobre la distinción clusters y distritos, Mimeo, FOMIN, Washington.
»» Alburquerque, F. (2007) “Fomento productivo territorial e innovación empresarial en
Chile”, Chile Emprende, Sercotec, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (2007) “Desarrollo local en América Latina: oportunidades y desafíos
para el trabajo decente”, Documento de Trabajo N 63, Departamento de Integración de
políticas. Grupo de Políticas Nacionales. OIT.
»» Alburquerque, F.; Solimano, A.; Pollack, M.; Wainer, U.; y Wurgaft, J. (2007) Globalización, democracia económica y desarrollo territorial en Chile. Las empresas de menor tamaño
en las políticas de Estado. SERCOTEC y Programa Chile Emprende, Gobierno de Chile. Santiago de Chile, Octubre.
»» Alburquerque, F. (2009) “La crisis financiera y el desarrollo económico territorial”, en
Equipo SERCOTEC: Competitividad, innovación y desarrollo económico local. Una mirada
desde y hacia el Bío Bío, Chile, págs. 11-26
»» Alburquerque, F. (1999) “Desarrollo Económico local en Europa y América Latina”,
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España.
»» Alburquerque, F. (2011) “Políticas Públicas para el desarrollo económico territorial”,
Foro Mundial de Agencias de Desarrollo Local, DHL, HEGOA
»» Alburquerque, F. (2012) “Capacidades y desarrollo territorial”, Seminario Internacional:
Aprendiendo de las diferencias. Las diversas aproximaciones a la generación de capacidades
para el Desarrollo Territorial. Programa ConectaDEL, Buenos Aires, 24 de Abril de 2012.
»» Alburquerque, F.; Pérez Rozzi, S. (2012) “El desarrollo territorial: enfoque, contenido y
políticas”, Mesa de Programas 2012, Programa ConectaDEL.
»» Alburquerque, F. (2013) “Política Regional y DT en América Latina y el Caribe”, Programa ConcetaDEL, FOMIN/BID.
»» Alburquerque, F. (2014) “Universidad y Desarrollo Territorial”, Presentado en el I Encuentro Taller de la Red de Gestión de Conocimiento para el Desarrollo Territorial en Centroamérica y República Dominicana, La Antigua, Guatemala, 22 de febrero de 2014.
»» Alburquerque, F. (2014) “Evolución del desarrollo territorial. Situación actual, crisis y
perspectivas”, Colección Elementos de Innovación y Estrategia, 6, Oficina Técnica de Estrategias para el Desarrollo Económico, Diputación Barcelona, España.
»» Alburquerque, F. (2015) “Las Políticas de Desarrollo Productivo y el Desarrollo Económico Territorial”, Enero 2015.
Guías y material de capacitación
»» Alburquerque, F. (1999) “Manual del Agente de Desarrollo Local”, Colección Manuales,
Ediciones SUR, Santiago de Chile, Enero 1999. (También publicado en Colección Manuales
del Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinares, La Paz, Bolivia).
»» Alburquerque, F. (2002) “Desarrollo económico territorial: Una Guía para Agentes”,
Instituto de desarrollo Regional, Fundación Universitaria, Sevilla.
»» Alburquerque, F.; Dini, M. (2008) Guía de aprendizaje sobre integración productiva
y desarrollo económico. Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), BID, Washington DC,
Estados Unidos.
»» Alburquerque, F. (2008) Desarrollo económico local + empleo (DEL+E). Manual para promotores, Organización Internacional del Trabajo, Centro Internacional de Formación (CIF),
Turín.
Inventario [ 95 ]
»» Alburquerque, F (ed.) (2009) Guía de Desenvolvimento Territorial. Confederación Nacional de Industria, Brasilia, Brasil.
»» Alburquerque, F. (coord.) (2011) Manual de Buenas Prácticas de Agencias de Desarrollo
Regional en América Latina y Europa. Instituto Interamericano para el Desarrollo Económico
y Social (INDES), Banco Interamericano de Desarrollo, Washington DC.
»» Alburquerque, F. (2015) “Economía del desarrollo y desarrollo territorial”, Documento
preparado para la Maestría en Desarrollo Territorial, ConectaDEL
Material audiovisual
»» 2010. Entrevista a Francisco Alburquerque, Segundo Encuentro de Proyectos FOMIN
en Competitividad Local, 2010. Link: https://www.youtube.com/watch?v=xTrxwoNL8Fo&in
dex=6&list=PLivoAftXVYWdVHaZ1J4k2EGx1viYOnyo3
»» 2012 a. Introducción sobre capacidades y Desarrollo Territorial. Conferencia de
apertura por Francisco Alburquerque, Seminario Internacional Aprendiendo de las
Diferencias. Buenos Aires, Argentina, Abril de 2012. Link: https://www.youtube.com/
watch?v=rPdpqvGM9bw
»» 2012 b. Entrevista a Francisco Alburquerque y Miren Estensoro, 2012. Charla en ConcectaDEL: Capacidades en el Territorio. Link: https://www.youtube.com/watch?v=OUkzR33tvSg
»» 2012 c. Francisco Alburquerque. Resumen sobre su presentación en el Foro Americano
Agencias de Desarrollo Económico Local. Link: https://youtu.be/ZD-_xVsIZtA?list=PLivoAft
XVYWdVHaZ1J4k2EGx1viYOnyo3
»» 2012 d. Palabras de Francisco Alburquerque en el marco de su presentación en el Seminario Taller de la Agenda de capacitación en desarrollo local. Fundación DEMUCA. Link.
https://www.youtube.com/watch?v=IzhnLCVmirg
»» 2013.Palabras de Alburquerque, F. en el marco del Seminario Regiones y Desarrollo
Local, organizado por el Instituto Federal de Gobierno de la Facultad de Ciencia Política y
Relaciones Internacionales, de la UCC y el Grupo Banco Provincia de Buenos Aires, Marzo
2013.Link en el portal Youtube de la UCC: https://www.youtube.com/watch?v=oTj63uTXeo
4&index=7&list=PLivoAftXVYWdVHaZ1J4k2EGx1viYOnyo3
»» 2014 a. Conferencia Plenaria “Desarrollo Económico Territorial en América Latina y
el Caribe: Perspectivas y Oportunidades” de F. Alburquerque en el marco del Encuentro
Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM), en San Juan, Argentina. https://www.youtube.com/watch?v=UY1bQE_xJL4&index=12&list=PLivoAftXVYWdVHaZ1J4k2EGx1viYOnyo3
»» 2014 b. Entrevista a de Francisco Alburquerque en el marco de su participación en el
Encuentro Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM), en San Juan, Argentina. Link;
https://www.youtube.com/watch?v=iKZdYObJ7fk
»» 2014 c. Disertación principal de F. Alburquerque en el marco de la Maestría en Desarrollo Regional e Integración en la Universidad Gastón Dachary, Misiones, Link: https://www.
youtube.com/watch?v=M9iOrwZ_OEs
[ 96 ] Francisco Alburquerque
Anexo I
ÎÎ DESPEDIDA DEL CSIC: ¿Cortijo o Consejo?
El papel de los científicos en la sociedad
Brian Easlea, en su libro sobre “La liberación social y los objetivos de la ciencia” (1973) señala que la investigación científica debe ser asumida por personas
calificadas dispuestas a colaborar en la construcción de una sociedad en la que
pueda existir la certeza de que dicha actividad se utiliza siempre al servicio de
la humanidad.
Esto hace necesario un compromiso de carácter personal, con programas
específicos de investigación y acción, tanto en las ciencias humanas y sociales
como en las ciencias físicas. En el campo de las ciencias humanas y sociales
esto es mucho más importante, dadas las circunstancias de desigualdad, exclusión social, militarización extensiva e insostenibilidad medioambiental que
caracteriza al mundo actual, sometido a una lógica de crecimiento excluyente e
insostenible, basado en gran medida en el fundamentalismo de mercado, a fin
de ocultar y mantener las situaciones de poder existentes.
Como diría el sociólogo estadounidense Alvin W. Gouldner (1969) criticando
el mito de una sociología libre de valores, insistir exclusivamente en las habilidades técnicas de los investigadores, dejando de lado su responsabilidad con un
compromiso moral y ético, puede que nos lleve algún día a cargar con la responsabilidad de haber formado una generación de personas dispuestas a servir a
cualquier proyecto autoritario. Con no pocas dosis de ingenuidad, el filósofo inglés Francis Bacon (1620) señalaba que el propósito de la ciencia no era otro que
el de “aliviar la condición humana”. No se trata, pues, de buscar únicamente el
conocimiento en sí, sino el conocimiento relevante o interesante desde el punto
de vista social y humano. Es decir, hay que incorporar siempre una valoración
concreta acerca de para quién y para qué fines dicho conocimiento es relevante.
Hay una copla que canta Carlos Cano que dice:
“Como se sueña se quiere,
como se quiere se vive,
como se vive se muere”.
O en palabras de un dicho popular:
“Cuando no se vive como se piensa, se acaba fácilmente pensando como se vive”.
Anexo I [ 97 ]
En el momento actual parece que, al igual que sucede en el “Mundo Feliz” de
Aldous Huxley (1932), la investigación científica en el CSIC es conducida en un
determinado sentido, obligando a dedicarse a la búsqueda de relaciones de cabildeo para lograr colocar artículos en revistas de supuesta excelencia, sin que
eso garantice en absoluto la relevancia de dichas aportaciones para mejorar
las condiciones de vida de la gente, un aspecto que no cuenta para nada en esa
actividad. Sin embargo, los valores y los objetivos sociales informan toda actividad humana. Sin ellos, la actividad científica se desliza hacia la trivialidad. Como
señala Easlea (1973), para un científico el compromiso con los valores es como
el viento para un barco de vela. Sin el viento, éste se encuentra inmovilizado.
Lejos estamos, pues, de la utópica afirmación de Francis Bacon que le hacía
pensar que la meta de la ciencia debía ser el alivio de la condición humana. Todo
ello se ha reducido, desde hace años, a un conjunto ininterrumpido de “planes
estratégicos” superficiales, que sólo esconden el logro de situaciones de poder para algunos dirigentes de las organizaciones científicas y para apoderarse
con ello de los escasos fondos que se dedican a la investigación y desarrollo en
ciencias humanas y sociales, excluyendo para ello otras líneas de investigación
y acción menos sumisas al poder de turno. De este modo, la contribución de
la ciencia a crear escenarios de colaboración entre actores sociales para lograr
una sociedad mejor parece una quimera que, sin embargo, algunos hemos seguido practicando a pesar del CSIC y a costa de renunciar a nuestra legítima
promoción como científicos en este organismo.
En el momento de esta despedida del CSIC, vaya por delante mi absoluto
desprecio hacia los que siguen colaborando en un proyecto caduco e insolidario
con los problemas de la sociedad. Han convertido (¿o mantenido?) la versión del
CSIC como “Cortijo”, no como “Consejo” Superior de investigaciones Científicas.
Aquí, en el cortijo, aún la Presidencia tiene pleno poder de elegir arbitrariamente los tribunales para la promoción de científicos; aún aquí se desprecia la carrera profesional y las líneas que se consideran no “apropiadas”; aún aquí a los
investigadores/as en ciencias humanas y sociales se nos mide con indicadores
trasplantados de las ciencias naturales; aún aquí se desprecian los acuerdos de
claustros o incluso –más recientemente- se eliminan éstos. Todo un proyecto
para excluir las diferentes opiniones, algo que en un ámbito como el científico
carece totalmente de sentido y en un régimen democrático resulta una incongruencia. Nada de esto sería posible, sin embargo, en un medio menos mediocre y con organizaciones colectivas que defendieran de veras el papel social de
la ciencia sin venderse al poder de turno.
Me marcho pues con una profunda mezcla de tristeza y contrariedad. Hablo
con la legitimidad que me da pertenecer a una generación que dejó buena parte
de su vida en la lucha por traer la democracia a esta sociedad, enfrentándose a
la dictadura. Pero debo reconocer que la democracia aún no ha llegado al CSIC.
Los gobiernos se suceden pero en este organismo solo se cambia la fachada o,
últimamente, se trata de mejorar el marketing externo del mismo, pero manteniendo las estructuras autoritarias de su funcionamiento.
Francisco Alburquerque,
25 de febrero de 2009
[ 98 ] Francisco Alburquerque
ÎÎ Bibliografía del Documento
»» Aghón, G. (director del proyecto); Alburquerque, F.; Cortés, P. (comp). (2001) “Desarrollo
económico local y descentralización en América Latina. Análisis comparativo”, CEPAL/GTZ,
agosto 2001, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1990) “Introducción”, en Alburquerque et al. Revolución Tecnológica y
reestructuración productiva: Impactos y desafíos territoriales. Colección Estudios Políticos
y Sociales, ILPES/CEPAL, Buenos Aires, Argentina, Grupo Editor Latinoamericano, pp: 13-22.
»» Alburquerque, F. (1991) “La situación del Sur: desafíos del mundo subdesarrollado en la
década de los noventa”, Documento de Trabajo 91-0, Instituto de Estudios Soc. Avanzados,
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España.
»» Alburquerque, F. (1997a) “Metodología para el Desarrollo Económico Local”. ILPES/CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (1997b) “Desarrollo económico local y distribución del progreso técnico. Una respuesta a las exigencias del ajuste estructural”, Cuadernos del ILPES N 43,
CEPAL, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F. (2001) “Gobiernos locales y desarrollo económico en América Latina
y el Caribe”, en Göske, J. (ed.) La dimensión local del desarrollo: enfoque territorial, tejido
productivo local, concertación de actores y aprendizaje para la acción. Fundación Friedrich
Ebert, Santiago de Chile: 35-50.
»» Alburquerque, F. (2003) “Los Planes de Desarrollo Sostenible en los Parques Naturales
de Andalucía. Aproximación conceptual y metodológica”, Cuadernos del Instituto de Desarrollo Regional, Fundación Universitaria, Sevilla, pp. 1-53.
»» Alburquerque, F. (2004a) “Desarrollo Económico local y descentralización en América
Latina” Revista de la CEPAL N° 82, Comisión Económica para América Latina, Naciones
Unidas, Abril, pp: 157-171
»» Alburquerque, F. (2004b) “El enfoque del desarrollo económico local”, Cuadernos DEL,
Desarrollo Económico local y Empleabilidad Programa AREA – Organización Internacional
del Trabajo, Oficina Argentina.
»» Alburquerque, F. (2007a) “Fomento productivo territorial e innovación empresarial en
Chile”, Chile Emprende, Sercotec, Santiago de Chile.
»» Alburquerque, F (2007b) “Desarrollo Económico y territorio: enfoques teóricos relevantes y reflexiones derivadas de la práctica”, en M. G. Docampo; Aguilar Criado, E., Perspectivas teóricas en desarrollo local, Netbiblo, pp: 59-76.
»» Alburquerque, F. (2009) “El desarrollo humano local sostenible frente a la crisis actual”.
Universitas Forum /ART PNUD. Número temático especial sobre Desarrollo Económico Local y Economía Social. Vol. 1, num. 3.
»» Alburquerque, F. (2012) “La crisis financiera y el Desarrollo Económico Territorial”, en
Madoery, O. y Costamagna, P. (comp) Crisis económica mundial y desarrollo económico territorial. Reflexiones y políticas, UNSAM Edita, Serie Desarrollo Territorial, Ciencias Sociales,
Buenos Aires, pp: 21-33.
»» Alburquerque, F. (2013) “Política Regional y DT en América Latina y el Caribe”, Programa
ConcetaDEL, FOMIN/BID.
»» Alburquerque, F. (2014) “Universidad y Desarrollo Territorial”, Presentado en el I Encuentro Taller de la Red de Gestión de Conocimiento para el Desarrollo Territorial en Centroamérica y República Dominicana, La Antigua, Guatemala, 22 de febrero de 2014.
»» Alburquerque, F. (2015) El Enfoque del desarrollo económico territorial. En Costamagna, P.; Pérez Rozzi, S. (comp.) Enfoque, estrategias e información para el Desarrollo Territorial. Los aprendizajes desde ConectaDEL, FOMIN, ConectaDEL: 11-43
»» Alburquerque, F.; Dini, M. (2008) Guía de aprendizaje sobre integración productiva y desarrollo económico. Fondo Multilateral de Inversiones, BID, Washington DC, Estados Unidos.
»» Boyer, R. (1992) La teoría de la regulación. Valencia, Ed. Alfons el Magnán.
Bibliografía [ 99 ]
»» Alburquerque; Costamagna.; Ferraro (2008) Desarrollo Económico local, descentralización y democracia. Ideas para un cambio, Cs. Sociales. Desarrollo y Territorio, UNSAM
Edita.
»» Alburquerque, F.; Pérez Rozzi, S. (2012) “El desarrollo territorial: enfoque, contenido y
políticas”, Mesa de Programas 2012, Programa ConectaDEL.
»» Curbelo, J.L.; Parrilli, M.D.; Alburquerque, F. (coord.) (2011) Territorios Innovadores y
Competitivos, ORKESTRA Instituto Vasco de Competitividad, Fundación Deusto, Madrid,
Marcial Pons.
»» Boyer, R. (1994) “Las alternativas al fordismo. De los años 80 al siglo XXI”, en G. Benko y
A. Lipietz (comps.). Las regiones que ganan: distritos y redes. Los nuevos paradigmas de la
geografía económica, Valencia, Ed. Alfons el Magnánim.
»» Esser, K.; Hillebrand, W.; Messner, D.; Meyer-Stamer, J. (1996) “Competitividad sistémica:
nuevos desafíos para las empresas y la política”, Revista de la CEPAL N 59, Agosto de 1996,
Santiago de Chile, pp: 39-52.
»» Costamagna, P. (2000) La articulación y las interacciones entre instituciones: la iniciativa de desarrollo económico local de Rafaela, Argentina. Documento de la CEPAL LC/R.2011,
Santiago de Chile.
»» Costamagna, P. (2015) “Política y formación en el desarrollo territorial. Aportes al enfoque pedagógico y a la investigación acción con casos de estudio en Argentina, Perú y País
Vasco”, Serie Desarrollo Territorial, Orkestra – Instituto Vasco de Competitividad Fundación
Deusto, Publicaciones Universidad de Deusto.
»» Costamagna, P.; Perez, R. (2013) “Enfoque pedagógico para el Desarrollo Territorial: su
relación con los espacios de formación (formales y no formales)”, Documentos del Programa ConectaDEL del FOMIN/BID, Octubre 2013. Disponible en: http://www.conectadel.org/
biblioteca/?did=264
»» Fajnzylber, F. (1988): “Competitividad internacional. Evolución y lecciones”, Revista de la
CEPAL, N 36, Santiago de Chile.
»» GREMI (1990) “Nouvelles formes d’organisation industrielle: reseaux d’innovation et milieux locaux”, Proceedings of the International Conference, Neuchâtell.
»» Karlsen, J.; Larrea, M. (2015) Desarrollo territorial e investigación acción. Innovación a
través del diálogo. Serie Desarrollo Territorial, Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad,
Fundación Deusto, UTN Facultad Regional Rafaela, Publicación de la Universidad de Deusto.
»» Lanzarotti, C. (dir. Ed.) 2005. Sistematización Evaluativa Chile Emprende, Gobierno de
Chile, OIT, Diciembre de 2005, Santiago de Chile.
»» Llores, J.L; Alburquerque, F.; del Castillo, J. (2002) “Estudio de casos de desarrollo económico local en América Latina”, Serie Buenas Prácticas del Departamento de Desarrollo
Sostenible, Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Washington DC.
»» Lundvall, B. (1995). National Systems of Innovation: Towards a theory of innovation and
interactive learning, London, Pinter.
»» Piore, MJ.; Sabel, Ch. (1984) La Segunda Ruptura Industrial, Madrid, Ed. Alianza.
»» Porter, M. (1991) La ventaja competitiva de las naciones, Plaza&Janes Ed.
»» Riffo Pérez, L. (2013) “50 años del ILPES: evolución de los marcos conceptuales sobre
desarrollo territorial”, Serie Desarrollo Territorial 15. ILPES / CEPAL. Santiago de Chile.
»» Vázquez Barquero, A. (1986) “El cambio de modelo regional y los nuevos procesos de
difusión en España”, en Estudios Territoriales, Número 20.
»» Vázquez Barquero, A. (1988) Desarrollo local. Una estrategia de creación de empleo.
Madrid, Ed. Pirámide.
»» Vázquez Barquero, A. (1993) Política económica local, Madrid, Ed. Pirámide.
»» Vázquez Barquero, A. (2000) Desarrollo económico local y descentralización: aproximación a un marco conceptual, Documento de la CEPAL (LC/R.1964), Santiago de Chile.
»» Entrevistas citadas (además de las realizadas por los autores):
»» Entrevista a Francisco Alburquerque, en Revista Dlocal N° 3, Noviembre de 2007.
»» Entrevista a Francisco Alburquerque en Radio DEL con Ulrich Harmes-Liedtke, Buenos
Aires, Argentina, Octubre 2011. Entrevista para el CEDET, San Juan Argentina, Octubre 2014
Textos
María Belén Alfaro
Pablo Costamagna
Edición
Mónica Muñoz
Diseño y Armado
Andrea Suris
Ficha bibliográfica:
Título El pensamiento de Francisco Alburquerque en torno al enfoque
del desarrollo territorial
Pablo Santiago Costamagna y María Belén Alfaro.
ConectaDEL Programa Regional de Formación para el Desarrollo Local
con Inclusión Social en América Latina y El Caribe (FOMIN/ BID)
Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Facultad Regional Rafaela
Formato: 180 x 255 mm
paginas 100